Verde energía

La eficiencia energética conforma una de las principales metas de la arquitectura sustentable. Los profesionales del diseño disponen de diversas técnicas capaces de reducir las demandas energéticas de sus creaciones mediante el ahorro del consumo, buscando incrementar su capacidad de capturar, por ejemplo, la energía del Sol o de generar su propia matriz de economías a partir de la instalación de novedosos sistemas.

Entre las citadas estrategias de diseños sustentables se encuentran la calefacción solar activa y pasiva; el calentamiento solar del agua -también, activo o pasivo-; la generación eléctrica solar, y más recientemente, la incorporación en los edificios de generadores eólicos.

La arquitectura sustentable es asumida como un modo de concebir un diseño de manera sostenible, buscando optimizar los recursos naturales y aquellos sistemas de edificación de tal modo que minimicen el impacto ambiental de las obras sobre el ambiente circundante directo y sus habitantes.

Los principios de la arquitectura sustentable incluyen la permanente y obsesiva consideración de las condiciones climáticas, la hidrografía y los ecosistemas del entorno en el cual se construyen los edificios, a efectos de alcanzar un máximo rendimiento con el menor impacto; eficacia y moderación en el uso de los materiales y elementos de construcción, primando los de bajo contenido energético frente a los de alto contenido energético; la reducción del consumo de energía para calefacción, refrigeración, iluminación y otros equipamientos, cubriendo el resto de la demanda con fuentes de energías renovables; la minimización del balance energético de la edificación, abarcando las fases de diseño, construcción, utilización y final de su vida útil; y el cumplimiento de los requisitos en cuanto a confort higrotérmico, salubridad, iluminación y habitabilidad de las edificaciones.

El impacto ambiental del diseño, su construcción y operación son muy importantes. Como ejemplo, vale describir ciertos edificios ubicados en los Estados Unidos, responsables del 39% de las emisiones del CO2, del 40% del consumo de energía primaria y de un 13% de la demanda de agua potable. Por todo ello, atendiendo a las mencionadas cifras, es imprescindible instalar una “arquitectura de rascacielos” la cual respete el ambiente y fundamentalmente, sea capaz de garantizar una adecuada sustentabilidad, como el caso de la “arquitectura vertical”.

Resumiendo, los rascacielos pueden ser adaptados a la arquitectura verde y sostenible. El momento es, precisamente, ahora.

La arquitectura no se refiere exclusivamente a la implantación de las edificaciones urbanas, como se consideraba tradicionalmente -salvo contados casos de aquellos profesionales sensibles, quienes estudiaban y aprovechaban las variables socioambientales de las implantaciones de sus obras-.

Un ejercicio “íntegro” de arquitectura, importa la dedicación de técnicas basadas en la sostenibilidad y las energías renovables. Sin eufemismos ni “pirotecnia de marketing”, sino con ejemplos verificables, cuantificables y demostrables.

La arquitectura sustentable, sanamente entendida, deriva en la generación de confort. Un confort consciente y sostenible a lo largo de los años.

¿Nuestros profesionales arquitectos trabajan en esa línea?

¿Se encuentran las Universidades estudiando e instalando esos temas vitales en las mentes de sus estudiantes, o esas problemáticas son ignoradas y meramente formuladas en base a slogans de casi nula corroboración en la demostración material de lo producido en los talleres de “Diseño”?

De esas respuestas depende, nada más ni nada menos, que el presente y el futuro de la arquitectura, entendida como “el arte de proyectar y construir edificios”.

 

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista Sepa Cómo INSTALAR

Comentarios

Sepa Cómo Instalar



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter







Comentarios