Tipos de contratos y contratos tipos

Múltiples resultan ser los tipos de contratos que habitualmente se suscriben dentro de la industria de la construcción. Por caso, en los contratos con un contratista único la ejecución de una obra la realiza una única empresa constructora, quien a su vez es responsable de los aspectos comerciales y laborales, los cuales pueden ser previsionales o fiscales propios de su empresa. La responsabilidad por la ejecución de la obra, la puede llegar a tener el dueño de la empresa si presenta la incumbencia y está habilitado -o un profesional que actúa como representante técnico-.

En los contratos separados la construcción de la obra puede ser llevada a cabo por distintos contratistas especializados, quienes trabajaran en partes y etapas diferentes de la construcción, llevando a cabo por ejemplo, rubros como hormigón, albañilería, instalaciones, etc. Comúnmente, un contratista es el principal, responsable del desarrollo como constructor y es responsable comercial, laboral -y además- de la coordinación de los restantes contratistas, asumiendo la responsabilidad técnica por la realización de la obra. La misma se desarrolla mediante contratos separados, donde ningún contratista actúa como constructor, esto no es cotidiano ni recomendable. En este caso, el comitente deberá contratar un ejecutor de obra, quien asuma las responsabilidades técnicas y coordine los trabajos de los demás contratistas, donde cada uno de ellos es responsable por el cumplimiento del trabajo.

Este tipo de contratación presenta desventajas en cuanto al deslinde de responsabilidades, y demanda un mayor control por parte de la dirección de obra. Atento a ello, los honorarios del profesional que asume la dirección de la obra serán mayores.

El formato de contrato por ajuste alzado es el comúnmente más utilizado, para garantizar una construcción completa o para diferentes rubros de diversos contratistas. La característica de este contrato requiere un precio determinado y un tiempo de ejecución de la obra completa. Por este motivo, debe diseñarse un detallado análisis y documentación del proyecto. En este sistema el contratista asume el riesgo máximo -y en consecuencia- el incremento del coeficiente de pase entre costo y precio demandará un análisis detallado para cuidar su beneficio, el cual proviene de una buena coordinación de los trabajos más una eficaz utilización de los materiales y mano de obra. A causa de la inflación, se estudiarán condiciones de variaciones de los precios como herramienta para actualizar los mismos, aplicando métodos los cuales deben establecerse según el tipo de obra, los rubros que las componen, la incidencia de la mano de obra, materiales y elementos de importación, gastos financieros, etc.

Los contratos por unidad de medida prefijan precios unitarios para cada ítem a liquidar según la cantidad de trabajo efectuado, midiéndose en función específica de una unidad de medida establecida previamente. El citado procedimiento resulta ser aconsejable para la contratación de aquellos trabajos donde intervengan pocos rubros. La ventaja de este sistema radica en la facilidad para contratar ítems los cuales no computarán al momento de la adjudicación. También, como en los contratos por ajuste alzado, en los años de inflación se debe establecer un sistema efectivo, capaz de determinar variaciones en los precios.

En los contratos por “Coste y Costas” el contratista realiza los trabajos contra el reintegro de los costos más un porcentaje en concepto de gastos generales y beneficio. Este sistema se caracteriza por la imprecisión del monto de contrato. Este método resulta ser recomendable para la contratación de aquellos trabajos donde los precios son muy difíciles de definir, como en las tareas de refacciones o ampliaciones y en los trabajos en los que no resulta factible contar con una perfecta y detallada documentación del proyecto.

Los sistemas por administración o economía no demandan un contrato. Sin embargo, en la vida cotidiana, es muy difícil de lograr. En la práctica, el sistema se aplica a varios rubros mientras algunos otros son contratados. De alguna forma, se produce una unión de este sistema con el de contratos separados. Mediante este tipo de contratos el comitente se responsabiliza por la provisión de materiales y mano de obra, seguros, alquiler de bienes y maquinaria. También recae sobre él las responsabilidades técnicas por la ejecución de la obra, si el comitente no cuenta con los conocimientos técnicos y habilitación para realizar la obra, deberá contratar un profesional habilitado para que se desempeñe como ejecutor de la misma. Este trabajo también lo puede llevar a cabo el mismo profesional encargado de la Dirección de la obra. Allí el comitente deberá pagar sus correspondientes honorarios.

Comentarios

Sepa Cómo Instalar



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter







Comentarios