Tecnologías de punta

La innovación tecnológica ha permitido encontrar nuevos productos, como el desarrollo de materiales para la construcción de base sintética, aplicando polímeros, sumado a la manipulación a través de la nanotecnología de las moléculas de carbono para producir materias primas ultra-resistentes y livianas, capaces de reemplazar con eficiencia a ciertos materiales convencionales. Aceros más fuertes, resistentes y livianos; morteros enriquecidos y específicos, conforme a las demandas a cubrir; vidrios irrompibles y de alta eficiencia térmica; sustitutos sintéticos de componentes altamente costosos por su escasez o métodos extractivos utilizados para la decoración, los cuales alcanzan una similitud perceptiva casi imposible de diferenciarlos respecto de los reales.

¿Quién hubiera imaginado, hace algunos años, que Dubai llegaría a ser la meca de la arquitectura moderna no formando parte del primer mundo? ¿Quién hubiera creído hace 20 años que era factible construir una estructura habitacional inteligente de 1,5 km de altura como las proyectadas en Medio Oriente?

Los avances tecnológicos han desplazado las fronteras de las ciencias como nunca se vio, y la Arquitectura no permanece al margen de dicho impulso creativo. Sin embargo, la revolución recién comienza y lejos está de encontrar su punto máximo, más aún, cuando mucha de esas tecnologías no han sabido superar las barreras socioeconómicas que las retienen en beneficio de los países más desarrollados.

Podemos visualizar obras de envergaduras colosales, como el Burj Khalifa, de 828 metros desde una pantalla con una definición de detalles hiperrealistas y una exactitud en sus cálculos imposibles de igualar. Estos avances también han permito suprimir no solo el dibujo a mano de planos y cortes, sino a su vez, asisten al marketing de los emprendimientos a través de la aplicación de realidad virtual, la cual posibilita visualizar en tiempo real las obras a construir sin necesidad de solventar costosos prototipos para la comercialización de sus unidades funcionales.

Obras como el museo Guggenheim hubieran sido imposibles de realizar sin la asistencia de la informática aplicada a la arquitectura. Tan solo la pre-visualización de un segmento de uno de sus techos hubiese llevado cientos de planos y cortes concebidos “a mano”, requiriendo muchísimas horas hombres sin siquiera mencionar los cálculos estructurales necesarios para constatar su factibilidad. El avance tecnológico generado en el desarrollo de sistemas informáticos aplicados al diseño estructural, han permito romper con el paradigma que limitaba a las estructuras a formas cúbicas y poco orgánicas.

Plataformas como AutoCAD, Revit, BIM, escáneres e impresoras 3D, más un sinfín de otros aplicativos, posibilitan dejar de concebir la arquitectura en dos planos y llevarlas a la tercera dimensión. Hoy en día resulta factible contar con una pared tridimensional en un par de clic, no solo desde la idea, sino llevarla a planos, cortes y realizar sus cálculos de estructuras e instalaciones y costos en un mínimo de tiempo y a un precio abismalmente menor respecto de la realización manual.

Si bien la Arquitectura ha sabido beneficiarse de los citados avances tecnológicos, los mismos no se han registrado en todas las áreas. Aunque en lo referido a la implementación de nuevas tecnologías y por ahora, quitando los procesos de construcción, se puede decir que en el resto de sus estamentos, aquellos llevados a cabo en el estudio de la obra, han verificado un potente salto de era.

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista Sepa Cómo INSTALAR

Comentarios

Sepa Cómo Instalar



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter








Comentarios