Tecnología del termotanque solar

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de revista INSTALAR

El termotanque solar es un equipo que a través de la radiación solar permite calentar el agua para uso domiciliario, ahorrando hasta un 80% del consumo eléctrico o de gas utilizado para calentar agua sanitaria. Así, reemplaza a los equipos termotanques y calefones convencionales de gas y electricidad.

El funcionamiento de los calefones solares se basa en el movimiento del agua entre el colector y el termotanque solar, el agua absorbe el calor del sol dentro del colector y luego se almacena en el termotanque solar. Este ciclo se repite hasta que la temperatura del agua alcanza el nivel deseado, la circulación entre estos dos componentes, colector y termotanque solar puede suceder de dos maneras: Por circulación natural o por calefón solar atmosférico.

La circulación en este tipo de instalación se debe a la diferencia de densidad entre el agua caliente y la fría, se produce una recirculación entre el colector y el termotanque solar, aumentando la temperatura de este último hasta alcanzar los valores deseados en un breve periodo de tiempo.

El calefón solar es la mejor manera de satisfacer nuestras necesidades de una forma ecológicamente correcta. Su principio de funcionamiento, basado en el calentamiento del agua por medio de la energía solar, asegura que tendremos agua caliente de por vida completamente gratis, ayudando a reducir considerablemente el impacto ambiental que las energías no renovables ofrecen sobre el ecosistema. Además de este aspecto tan significativo, existen grandes beneficios económicos, reduciendo el consumo anual de gas en un 75%, así como aumentando el valor de una propiedad en caso de alquilarse.

El agua caliente adquirida se puede usar en cualquier sitio donde se la necesita. Es substancial que el calefón solar pueda recibir luz solar todo el día, sus aplicaciones más comunes son en viviendas familiares, hospitales, hoteles y clubes, pero también, conforman una extraordinaria opción elegida por empresas para reducir los consumos de energía aplicadas en calderas o equipos de calentamiento industrial.

Estos colectores solares son dispositivos diseñados para recoger la energía solar generada a través del sol y convertirla en energía térmica. Si bien existen varios tipos de colectores solares, los equipos con tubo de vidrio al vacío son los más comunes. Este tipo de vacío evita que el calor que ingresa al tubo interno vuelva a escaparse, permitiéndole a este sistema elevar el agua a temperaturas que puedan llegar a alcanzar 100 ºC. Los colectores solares no solo absorben los rayos directos, sino también, la radiación solar difusa, permitiendo calentar el agua aún en días nublados.

El tanque de almacenamiento de un calefón solar conforma un compartimiento en el cual se aloja el agua calentada por el colector solar. El receptáculo está aislado térmicamente, evitando que el agua contenida en su interior pierda temperatura por la noche. Está construido principalmente en acero inoxidable, revestido por espuma de poliuretano, y en el exterior puede ser de plástico o acero inoxidable. Además, estos equipos cuentan con una resistencia eléctrica acompañada por un termostato, asegurando que en días nublados o muy fríos, el agua alojada en su interior alcance niveles óptimos para su disposición.

La ubicación ideal del colector solar es en lugares despejados, se recomienda colocarlo sobre el techo, orientados de tal manera que su superficie permanezca en posición perpendicular a los rayos del sol, y durante el periodo más largo posible. La mejor incidencia de la radiación se da cuando el panel se encuentra orientado hacia el norte y con una inclinación aproximada de 40 a 45 grados.

Vea también

Calefones solares para las familias que más lo necesitan

Comentarios

Alejandra



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter







Comentarios