Sepa Cómo Instalarenero 29, 2020
vertiv.jpg

3min195

Colaboradores de Vertiv junto a una familia de Pilar fueron protagonistas de una original iniciativa solidaria: la creación de un calefón solar 100% sustentable, fabricado con materiales reciclados que abastece de agua caliente sin necesidad de electricidad.

Como parte de su programa de voluntariado, los colaboradores de Vertiv protagonizaron una experiencia solidaria en Pilar, provincia de Buenos Aires. La iniciativa se realizó en conjunto con la ONG “Sumando Energías”, liderada por el ingeniero industrial Pablo Castaño, quién capacitó a los participantes en el proceso de construcción de un calefón solar realizado íntegramente con materiales reciclables como botellas de plástico y latas y cartones de aluminio. Los voluntarios trabajaron codo a codo junto a una de las familias beneficiadas: preparando y cortando las botellas, las latas y los cartones para acondicionarlos. El radiador solar ya estaba en marcha.

Una vez instalado en el techo de la casa, en dirección al norte y gracias al efecto termosifón, se dio inicio al ciclo: el agua al calentarse en los caños se hace menos densa y sube hacia el termotanque para luego volver hacia el colector y calentarse nuevamente. Son 60 ciclos que en un par de horas permiten abastecer el tanque de agua caliente. Para una familia de 5 personas, este consumo equivale aproximadamente, a una garrafa de gas de aproximadamente 20 kg por mes, proporcionándole un ahorro significativo a su presupuesto familiar.

Este mecanismo, inventado en 2002 en Brasil, permite actuar en dos focos: la reutilización de residuos y la obtención de agua caliente de modo sustentable, con una estructura de costo mínimo, ofreciendo ahorros de energía de hasta un 30%.


Sepa Cómo Instalarjunio 10, 2019
arquitecturasostenible1.jpg

4min473

No se vende en ninguna juguetería. No se comercializa en una caja de rutilantes colores. Sin embargo, el “Rompecabezas sustentable” permanece a nuestra vista, esperando que las piezas se ubiquen cada una en su lugar. Será allí cuando la suma de las partes, convenientemente unidas, brindará como resultado un paisaje, una imagen que permanecerá allí hasta que alguna de las piezas, por esos azares del destino, abandone su puesto. Entonces, la figura lucirá ausente, un espacio dejará de sumar valor al todo.

Sin lugar a dudas, la arquitectura sustentable es un modo de llegar a un proyecto arquitectónico, sostenible, de manera de satisfacer las necesidades básicas actuales sin comprometer las del mañana. En una obra de estas características, estudiar los factores climáticos como el agua, el sol, las lluvias y el viento, resulta un aspecto fundamental.

De acuerdo al contexto de nuestra edificación vamos a aplicar algunas de las consideraciones adquiridas respecto de las energías renovables. El viento, para un generador de energía eólica, el recorrido del sol, para aprovechar al máximo la luz del día y captar energía a través de paneles solares o fotovoltaicos, como así también ahorrar en demanda para calefacción y refrigeración. Desde luego, la cuestión ambiental se asume como un gran problema social. Si los encargados de elaborar las leyes estuviesen realmente comprometidos con la causa, podrían impulsar nuevas empresas encargadas de generar energía limpia, como por ejemplo, el biogás. Cristoph Martens, de Alemania, pionero en el uso de biogás, continúa desarrollando nuevas utilidades para ese combustible. Recordemos que el biogás en Alemania produce el 3% de la electricidad, con casi 7.000 instalaciones de biogás en funcionamiento.

El reciclaje de materiales y elementos constructivos ha derivado en una serie de sitios de Internet capaz de vincular a los usuarios que buscan vender o comprar materiales usados, como madera, metales, vidrio, eléctricos, goma, caucho, orgánicos, aceites, entre otros. Estos sitios ofrecen además, jornadas y fichas técnicas, datos de expertos recicladores y distintas empresas dedicadas al recupero de insumos específicos de la industria de la construcción.

Concientizar a cada individuo de la población hasta tomar medidas, como el efectivo cumplimiento de la ley 13.059, la cual determina el acondicionamiento de una vivienda, resulta fundamental. Las Normas LEED, certifican que un edificio reduce sus costos operativos, al tiempo que incrementan el valor de la propiedad, sus espacios son más sanos y seguros para sus habitantes, reducen la emisión de gases dañinos… En suma, este certificado comprueba el rendimiento de un edificio y permite su valoración a partir de distintos alcances. Por lo tanto, se garantiza que un edificio es ambientalmente responsable, redituable y suma espacios sanos para vivir y trabajar.

Quedan todos invitados entonces a participar de un juego que no es tal. A armar un rompecabezas de compleja dinámica, pero que brindará el mejor de los resultados: Un futuro posible para la continuidad de la vida.

 

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista Sepa Cómo INSTALAR



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter