robots-gallery.jpeg

5min139

Robots Gallery, una empresa de orígen español, apunta la oportunidad de una transformación tecnológica en el sector de la construcción, de la mano de los robots industriales de segunda mano. Esta firma dedicada a la venta de este tipo de robots, está viendo cómo se están desarrollando gran número de sistemas robotizados, enfocados a automatizar múltiples tareas que forman parte de los procesos constructivos, tanto en obra de vivienda como de infraestructuras. El principal motivo de este hecho es la precisión y la productividad que proporcionan estas nuevas herramientas, que ayudan a solucionar las necesidades de cualquier edificación o construcción.

Se estima que en cinco años alrededor del 20% del trabajo realizado en este sector será realizado por robots industriales de ocasión. Por ello, desde Robots Gallery se apremia a las empresas del sector a reconocer el cambio tecnológico y comenzar a establecer una estrategia de transformación hacia la robótica industrial de segunda mano.

Estas nuevas herramientas facilitan el trabajo; proporcionan mayor precisión, productividad y seguridad. Abarcan todos los niveles, desde el ensamblado de piezas hasta la inspección de un acabado, aunque su implantación está en las primeras etapas. Por el momento, a los robots industriales usados, se les están encargando tareas como la demolición, la albañilería, la perforación, la impresión en 3D e incluso soldar barras de refuerzo.

Se pueden utilizar robots encargados de realizar una tarea específica; ensamblando los componentes planta por planta y subiendo de nivel según se va ganando altura en la construcción de la estructura. Por ejemplo, un sistema robotizado situado sobre una plataforma móvil puede ubicar ladrillos incluso seis veces más rápido de lo habitual, proporcionando una elevada reducción de costes y tiempo. Estos equipos cuentan con un brazo robótico, una bomba para almacenar el cemento y un almacén donde se depositan los ladrillos.

En Robots Gallery disponen de distintos modelos de robots industriales usados que se pueden utilizar para ello.

También se está extendiendo la utilización de drones para explorar zonas de difícil acceso y obtener información que de otra manera sería muy complicado. Su alta capacidad para cubrir un amplio perímetro en un corto espacio de tiempo y capturar imágenes con una elevada precisión, suponen un enorme adelanto a la hora de elaborar los procesos de inspección.

El uso de estos sistemas de robots industriales de ocasión, modifica el entorno y las funciones a desempeñar por el equipo de trabajo. El papel de la robótica en la construcción será por un lado sustituir al trabajador en la realización de tareas peligrosas, complementar su trabajo en diferentes procesos, aportando más fuerza, resistencia y precisión, bajo el control y planificación del trabajador. De esta forma se consigue un trabajo más seguro y se aumenta la productividad y la calidad de los procesos.

El mayor uso de métodos de construcción modernos ha dado lugar a la posibilidad de fabricar de forma externa. Consiste en construir partes o módulos en un entorno de fábrica controlado, lejos de la obra para después transportarlos hasta el emplazamiento y realizar allí el montaje final. De esta manera es posible la realización de proyectos tan sorprendentemente rápidos de ejecución, como el de los hospitales de Wuhan, en China durante la presente pandemia por Covid-19 o coronavirus.

Con información de: www.construnario.com


Sepa Cómo Instalarseptiembre 30, 2019
ROBOTICA.jpg

7min301
Un robot led reciclador, otro para controlar la humedad. Un sistema de automatización de invernaderos, un sistema de riego y un semáforo para daltónicos. Y, por supuesto, un baño inteligente. No es un listado de ideas; se trata de proyectos concretos que llevan adelante alumnos de diferentes escuelas misioneras. Estudiantes que  entendieron la robótica no sólo como una asignatura; sino como herramienta para mejorar la calidad de vida.
En 2016 se presentó la iniciativa, en la Legislatura, de crear la Escuela de Robótica en Posadas.
Desde entonces, la tecnología se fue apropiando de los salones; en realidad los salones se abrazaron a lo tecnológico. Los niños y adolescentes se comprometieron a tal punto que superaron sus propias expectativas. Es el caso de los que ganaron la Copa Robótica 2019 en Buenos Aires con su robot que limpia el océano; ahora la mente de esos chicos se concentra en su próximo destino de exhibición: Dubái.
Luego de tres años de la apertura de la escuela que funciona por la avenida Gobernador Roca casi Costanera, las experiencias se multiplican y las propuestas, incluso, se independizan de la matriz. Por un lado, se desprenden de la Escuela de Robótica programas como Sumá tu Escuela, Efas 4.0 o Espacios Makers en municipios del interior. Y, por otro, hay iniciativas como la de Epet 7, de Jardín América, donde  un grupo de aficionados creó el Club de Robótica. Allí, en el establecimiento escolar, cada sábado alumnos y docentes se reúnen para compartir información, programas, novedades, conocimientos y cualquier otra cosa que estuviera vinculada al tema.
La robótica revoluciona el aula; el único límite es la imaginación. Es transversal y permite al alumno explotar al máximo sus habilidades. “Se trata de un área de estudios que atraviesa varias disciplinas. Porque para construir una máquina que ejecute una acción determinada hay que combinar conocimientos de física, matemática, diseño, electrónica y una serie de áreas que confluyen todas en un proyecto común. Esa construcción implica aplicar conocimientos y habilidades de varias materias y eso lo hace sumamente interesante al momento de generar y comunicar conocimientos”, señala en diálogo con El Territorio, el licenciado en Audiovisión, German Infiesta, quien dirige el Laboratorio Pedagógico de Nuevas Tecnologías que funciona dentro de ‘Abremate’ de la Universidad Nacional de Lanús.
Así como en una escuela convencional hay grados, desde primero a séptimo, en la Escuela de Robótica los grupos se dividen por trayectos. Van niños desde los 5 años y desde diferentes puntos de la provincia. “Trabajamos con los ejes de la robótica que es la programación, el diseño 3D, la electrónica, el trabajo en equipo, la inteligencia emocional”, señala la directora de la institución, Solange Schelske, al tiempo que destaca, “siempre buscamos que los chicos trabajen en ideas para dar soluciones a los problemas que ven a su alrededor”.
Del programa Sumá tu Escuela, por citar un ejemplo, ya se trabaja en 2.000 colegios, en los cuales se entregaron 900 kits de robótica educativa compuestos por placas Arduino y protoboard, baterías, luces LED, resistencias, servomotores, un zumbador, jumpers, y distintos sensores y conectores. Con estos elementos pueden armar distintos prototipos de acuerdo al proyecto. La cifra más importante es, sin lugar a dudas, la siguiente: Hay unos 254 mil estudiantes misioneros de todos los niveles involucrados en la robótica educativa.
Algunas de las propuestas en las que trabajan los alumnos en las escuelas son automatización de invernaderos, sistema de riego, cortina; el desarrollo de un dispensador de yerba mate, baño inteligente, Smart Timbre, luces con encendido automático, sistema de iluminación sustentable, semáforo para daltónicos y ciegos, Robot Espanta Huerta, medidor de luz para ambiente y difuminador para laboratorios. También, lustradora de piso, barredora, timbre automático, robot led reciclador, aspiradora de residuos reciclables, sensor de humedad y temperatura para invernadero escolar, entre otras.
“Cuando se sanciona la ley el año pasado, se considera a Marandú Comunicaciones y Escuela de Robótica como actores de cambio en la educación de las Efa. Las Efa se conciben como comunidad rural”, sostuvo Constanza Castillo, coordinadora de Efas 4.0 y agregó que luego de una etapa de sensibilización “este año pudieron aprender programación en espacios curriculares concretos”.
En el marco del programa Vos Podés, que lleva adelante la Comisión de Desarrollo Estratégico e Integral de Municipios (Codeim) se logró firmar un convenio con representantes de la Escuela de Robótica, para fortalecer los potenciales vinculados al mundo cibernético. La iniciativa está destinada a jóvenes mayores de 18 años. “Si bien la Escuela de Robótica estaba teniendo una presencia bastante fuerte en lo que es el casco urbano de Posadas y gran Posadas, por ahí se daban algunos casos de municipios que mandaban chicos los días sábados. Viendo desde esa perspectiva, la Escuela de Robótica y el planteo que hicieron los intendentes de la Codeim, vimos la posibilidad de insertar en el programa Vos Podés, un vínculo con la Robótica”, desliza el coordinador de la Codeim, Daniel Bruening.
(FUENTE: www.elterritorio.com.ar / Griselda Acuña)


Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter