Sepa Cómo Instalaragosto 20, 2019
pliego1-1280x854.jpg

5min195

El Pliego de Especificaciones Técnicas (PET) constituye una documentación de obra (en forma escrita), diseñada para la licitación de un trabajo. La misma complementa la información contenida en la documentación gráfica integrada por planos y planillas. El mencionado pliego suele incluir, además, los requisitos de la licitación junto con las formas y condiciones de la contratación. Dicha información puede integrar un Pliego de Bases y Condiciones de Licitación y Contratación (PBC), imprescindible según las características, complejidad y envergadura de la obra a efectuar. Como tal, y con referencia a los planos generales, de detalle y planillas, completa, enfatiza y describe todos aquellos aspectos relativos a los materiales, elementos y componentes en cuanto a ensayos, normas, reglamentos y otras disposiciones legales. También, explicita equipos y herramientas, mano de obra, ejecución de las tareas, requerimientos particulares y objetivos a cumplir.

El PET no constituye un tratado de construcción, sino un documento responsable desde el punto de vista técnico y legal, de especificar resultados. Es muy importante lograr la sistematización de esa información proveniente de diversas fuentes, organizarla en una estructura clara y comprensible, de fácil lectura y relativa extensión; necesaria para no perder claridad conceptual e informativa, pero evitando -al mismo tiempo- la redundancia y sobreabundancia de información contenida en las normas y reglamentos citados. Es muy conveniente establecer una unidad estructural y descriptiva de los rubros e ítems con los códigos de la documentación gráfica y los Listados Unificados de Ítems y Cómputos y Presupuestos. Todo ello facilitará la adecuada interpretación de la documentación, el uso y consulta durante la construcción de la obra y simplificará las tareas de control y pago de los correspondientes certificados por avance.

Redactar una buena especificación técnica para la ejecución de una obra de arquitectura requiere, necesariamente, del uso apropiado del vocabulario y la gramática mediante una correcta, completa y concisa construcción de oraciones y párrafos. Es válido incluir información específica acerca de la presentación de los productos, las pruebas y ensayos y demás procedimientos capaces de asegurar la provisión de productos aceptables. No es conveniente la exigencia al Contratista de una extensa documentación de taller o ejecutiva si la información en los catálogos disponibles resulta coherente. Tampoco es útil exigir pruebas si la norma del producto es suficiente. Se evitarán requerimientos imposibles, innecesarios o responsables de generar inútiles pérdidas de tiempo y consecuentes costos adicionales.

La sobreabundancia, ambigüedad o extensión desmesurada, son enemigos declarados de una buena especificación técnica. Deberá mantenerse el mismo modo gramatical a través de toda la especificación y evitarse repetir o duplicar requerimientos y prescripciones contenidos en las distintas partes del PET. Para un uso correcto del glosario técnico, puede ser útil la consulta de diccionarios especializados y de las normas IRAM sobre terminología.

Es conveniente desarrollar la misma lista de términos para los materiales, métodos y técnicas, tanto en los planos y planillas como en las especificaciones técnicas, los listados unificados de ítems y los cómputos y presupuestos del rubro en cuestión.

En este contexto, las especificaciones técnicas pueden ser producidas de distintas maneras y los procedimientos empleados por parte de los técnicos, variables.

 

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista Sepa Cómo INSTALAR



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter