Cristianseptiembre 21, 2020
planificacion.jpg

5min51

La planificación de proyectos forma parte de la gestión, la cual se vale de cronogramas tales como diagramas de Gantt para planear, y subsecuentemente, informar del progreso dentro del entorno del proyecto. La finalidad de una óptima planificación consiste en crear un sistema referencial utilizado para evaluar previamente todas las instancias de la concatenación de los trabajos necesarios a efectos de materializar la instalación encargada. La programación incorpora la variable del tiempo como condicionante del esquema referencial adoptado en la etapa de planificación.

Aquí se deben estimar los tiempos y los esfuerzos requeridos para cada actividad, aplicando un programa realista para completarlas. De hecho, se involucra al equipo de proyecto y construcción en la estimación de la duración de las actividades. 

La planificación y programación de un proyecto para crear una instalación determinada resulta inútil si no es comunicada efectivamente. Cada miembro del equipo necesita conocer sus responsabilidades y limitaciones. Desde luego, partimos de un proyecto definido en el cual comenzamos a analizar todas las tareas necesarias para completarlo. Las dependencias lógicas entre dichas tareas son definidas a partir de un diagrama de actividad en red (Activity Network Diagram), el cual posibilita la identificación del mejor formato de trabajo a adoptar. Una forma de planificar un proyecto de instalaciones debe contemplar:

  1. Las condiciones exactas para que la instalación sea finalizada. Antes de que permanezcan absolutamente claros cuáles son los objetivos del proyecto, no tiene sentido comenzar a estimar cuánto tiempo llevará y/o cuánto demandará económicamente. Desgraciadamente, muchos profesionales fallan al no examinar esta primera y crucial etapa.
  2. Realizar un inventario de todas las tareas demandadas para finalizar la instalación motivo del contrato. Aquellas que insuman mucho tiempo necesitan ser divididas en tareas menores. 
  3. Identificar todos los recursos necesarios para ejecutar cada tarea. En ese momento se puede estimar el costo de cada subrubro y, consecuentemente, de todo el proyecto.
  4. Decidir si el plan previsto reúne todas las condiciones adecuadas desde el punto de vista técnico, administrativo, etc. Aquí es donde se deberán modificar los objetivos y el trabajo de ser necesario.
  5. Definir dependencias entre tareas. Algunas necesitan ser finalizadas antes que otras puedan comenzar. Poniendo las tareas en orden de conclusión se construye una red de proyecto (diagrama PERT). Aquí es donde el profesional instalador deberá interactuar e intercambiar opiniones con otros técnicos de los diferentes rubros de la obra en cuestión. Vale recordar que nuestra disciplina asume, cada vez más, un papel interdisciplinario.
  6. Calcular el tiempo mínimo para ejecutar el proyecto. Este será el trayecto más extenso a través de la red del proyecto (PERT), desde el comienzo del mismo hasta su extremo final. Dicho trayecto se denomina “Camino crítico”. Las otras tareas pueden ser ejecutadas en paralelo al camino crítico, pero cualquier atraso en las tareas que componen el camino crítico resultará automáticamente en el atraso del proyecto completo.
  7. Crear un cronograma de proyecto, por ejemplo, empleando un diagrama de Gantt.
  8. Efectuar un plan de gestión de riesgos y modificar el proyecto de acuerdo con dicho plan.
  9. Verificar el comportamiento de la empresa de instalaciones al iniciar la ejecución del proyecto.

De esta forma, contemplando estos nueve pasos, los profesionales instaladores podrán cumplimentar los plazos previstos, y de provocarse algún contratiempo, precisamente, gracias a contar con un plan, se podrá programar el nuevo lapso para la entrega de la red finalizada.

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista Sepa Cómo INSTALAR


Sepa Cómo Instalarjulio 23, 2020
control-calidad.jpg

4min164

El control de calidad durante la ejecución de una red de instalación permanece relacionado con dos amplios sectores que son: La empresa constructora y los laboratorios u organismos de control. En comparación con otras industrias, la construcción tiene la gran desventaja de que el nivel de formación de su mano de obra es relativamente bajo. Esta es una realidad en nuestro país (y en el exterior) con la que vale contar. Ligado a ello los diversos oficios que protagonizan la construcción, a nivel de mano de obra, están sin definir, salvo en su aspecto de experiencia práctica. No obstante, antes de dar un paso hacia una normativa obligatoria debe tenerse en especial consideración el carácter de movilidad de la industria analizada, ya que es errante, esencialmente versátil en hombres y equipos. 

El control de calidad sobre la ejecución de los trabajos incluirá una serie de medidas y prohibiciones a respetar por parte de la empresa constructora, en un todo de acuerdo con el pliego de condiciones y  las normas vigentes.

Deberán además, establecerse el número de verificaciones y frecuencias de control de acuerdo con la envergadura de la obra. Todas las operaciones enumeradas tienen en cuenta que la calidad de ejecución solo puede comprobarse con el muestreo (especialmente en obras de envergadura). 

Es casi imposible la supervisión continua de todos los trabajos que en caso contrario, sería altamente costoso. Es necesario tener presente que el control de calidad de la ejecución es siempre posterior o, en contadas excepciones y en el mejor de los casos, simultánea al desarrollo de los mismos, por lo tanto en general, subsanar los defectos conforma una situación costosa. Por tal motivo, se debe prestar particular atención a las condiciones (organización empresarial, calidad de los distintos insumos, métodos de trabajos utilizados, seguridad y condiciones de trabajo, protección ante los agentes atmosféricos, etc.) que deben brindar como resultado la óptima calidad de obra buscada.

  1. Verificaciones dentro del control de obra

Es necesario luego de cada verificación levantar un acta donde se señalen:

  1. Las partes de suministro pendientes a instalar, si las hubiera.
  2. Los elementos defectuosos.
  3. Los resultados de las pruebas.
  4. La entrega de manuales e instrucciones de mantenimiento y operación.
  5. La recepción provisional y el período de garantía de la obra.

La información referente al control de calidad y sus defectos, deben llegar lo más rápidamente posible a todas las personas interesadas y, sin duda alguna, el medio más idóneo es el libro de órdenes de servicios, independientemente de los informes por separado cursados para actualización del comitente.

 


construya-mayo.jpg

2min258

El Índice Construya (IC), que mide la evolución de los volúmenes vendidos al sector privado de los productos para la construcción que fabrican las empresas líderes que conforman el Grupo Construya (ladrillos cerámicos, cemento portland, cal, aceros largos, carpintería de aluminio, pisos y revestimientos cerámicos, adhesivos y pastinas, pinturas impermeabilizantes, sanitarios, grifería y caños de conducción de agua), señaló que las ventas de insumos de las empresas del Grupo se ubicaron 34% por debajo de las registradas en mayo de 2019. 

Y al comparar con abril 2020, los volúmenes despachados en mayo 2020 registraron un aumento de 183,55% desestacionalizado. 

En tanto, en el primer cuatrimestre del año el Índice Construya acumuló un descenso de 32,4% en comparación con el mismo período del año anterior. 

Es conveniente aclarar que el ISAC que se publicara el 4 de junio está referido al mes de abril. Por tanto, no es comparable con el Índice Construya del mes de mayo.


construccion2-1.jpg

5min191

Los profesionales deben permanecer inscriptos en el Registro de Profesionales del GCBA. En ese registro se constarán los datos identificatorios, las sanciones, inhibiciones o incompatibilidades para ejercer cualquiera de las funciones establecidas en el Código de Edificación de la ciudad de Buenos Aires. Los profesionales deben firmar todos los documentos en los cuales se describen las actividades proyectadas o ejecutadas en las etapas de la obra donde intervengan. Son responsables por la veracidad de los datos volcados en aquellos documentos, que revisten el carácter de Declaración Jurada.

Constructor o Contratista

Se considera Constructor a aquella persona, humana o jurídica que efectúe tareas comprendidas en una obra en sus distintas especialidades, tales como: Excavación, demolición, construcción propiamente dicha, ejecución de instalaciones sanitarias, eléctricas, electromecánicas, térmicas, inflamables, elevadores, de prevención y extinción de incendios, así como toda actividad que en el futuro pueda integrarse a las enumeradas o sean reglamentadas por la Autoridad de Aplicación. Son obligaciones del constructor, entre otras:

  1. Inscribirse en el Registro de Constructores o Contratistas, conforme el modo y la forma en que sea reglamentado por la Autoridad de Aplicación.
  2. Contratar Profesionales habilitados que actuarán como Representantes Técnicos.
  3. Suscribir la documentación y el Proyecto de los cuales resulte manifiesta su intervención.

Registro de Constructores o Contratistas del GCBA

Para el Registro de Constructores y Contratistas dentro del ámbito de la Subsecretaría de Registro, Interpretación y Catastro del GCBA, las personas humanas o jurídicas que participen en cualquiera de las etapas de obra deben inscribirse en este Registro, conforme la modalidad y requisitos establecidos por la Autoridad de Aplicación en los Reglamentos Técnicos. Son entidades de control de calidad de la edificación aquéllas capacitadas para prestar asistencia técnica en la verificación de la calidad del proyecto, de los materiales y de la ejecución de la obra y sus instalaciones de acuerdo con el proyecto y la normativa aplicable. Son obligaciones de las entidades y de los laboratorios de control de calidad:

  1. Prestar asistencia técnica y entregar los resultados de su actividad al agente autor del encargo.
  2. Justificar la capacidad suficiente de medios materiales y humanos necesarios para realizar adecuadamente los trabajos contratados, en su caso, a través de la correspondiente acreditación oficial otorgada por el Sistema Nacional de Normas, Calidad y Certificación o Autoridad local.

La Autoridad de Aplicación se encuentra facultada para exigir la intervención de más de un profesional en el proceso de una obra, en los casos de:

  1. Permisos de Obra Mayor, cuando existan distintos Proyectos de los profesionales intervinientes. En la etapa de Ejecución, cuando se requiera organizar la logística y coordinación de las distintas actividades que se desarrollen y las mismas requieran coordinación e integración.

Toda Empresa que intervenga en el Proyecto o Ejecución de una Obra puede autorizar a otro Profesional o Empresa registrados en una categoría igual o superior para reemplazarla transitoriamente en las actividades por ella desempeñadas, previa conformidad expresa y fehaciente del Propietario. Un Profesional o una Empresa pueden delegar en terceras personas la realización de las diligencias y gestiones relativas al trámite administrativo de cada una de sus obras siempre que no exista disposición en contrario. Debe informarse a la Autoridad de Aplicación sobre la autorización o delegación conferida. Su vigencia y validez se extenderá hasta la presentación de la Declaración Jurada de Finalización de las obras de Edificación o de las obras de Edificación no concluidas.


grietas-1.jpg

4min281

Cuando estás habitualmente en obras no puedes dejar de ver grietas en paredes, a veces en obras propias o ajenas, a veces sorpresa y a veces esperadas. Hablo de esperadas cuando, por ejemplo, hacemos alguna intervención en edificación existente, véase refuerzos, apeos, aperturas de huecos… Lo que si debemos de ser precavidos y estar bien seguros de la manera en la que intervenimos en la construcción existente, y ya no solo en la propia, sino también en la colindante.

Las obras que acometemos en un edificio pueden provocar movimientos en edificios cercanos, hay que tenerlo presente. Es habitual el realizar una inspección previa de los edificios colindantes antes de realizar alguna obra que previsiblemente les pueda afectar, asegurándose, muchas veces ante notario, de la presencia de fisuras y grietas en un estado previo a las obras, para evitar posibles denuncias a la constructora.

Una de las consecuencias directas de las grietas, cuando aparecen en la envolvente de la edificación, es la presencia de humedades, las cuales no se ven en ocasiones desde el interior, en las que el agua penetra desde el exterior empapando el muro. De los tipos habituales de entrada de humedad, las grietas están presentes en la filtración (entrada directa desde una zona inundada hacia el interior a través de una abertura en forma de grieta hacia el interior, por gravedad) y aumenta en ocasiones la entrada de agua por capilaridad desde el terreno.

Cuando intervenimos en un edificio es habitual que modifiquemos su peso, nunca «nos lo parece», pero un recrecido en todas las plantas, pavimento nuevo, alicatado sobre alicatado, y «vaya usted a saber» incrementa el peso repartido del edificio, una vez que ya había asentado. Esto provoca grietas a lo largo y alto del edificio, especialmente en las zonas altas y las zonas próximas al terreno. Ya hablé alguna vez sobre alguna empresa especializada en cimentaciones, habituadas a hacer recalces con resinas expansivas, inyecciones, etc.

Cuando la estructura se mueve todo empieza a fallar. Pequeñas deformaciones que provocan desplomes de carpinterías, empiezan a rascar, a no abrir… En ese momento lo que se debe de hacer es colocar unas galgas extensométricas, o como mínimo unas pelladas de yeso fino, para ver si la grieta continúa su avance o simplemente fue un movimiento «controlado». Estos momentos son cruciales y se debe de contar con un técnico capaz de interpretar los movimientos de la estructura.

Cuando las grietas derivan en elementos secundarios, como tabiques, y la estructura se mantiene firme el problema no es tan serio. Las reparaciones son más sencillas. Basta con seguir los procesos habituales de limpieza y apertura de la grieta, con el posterior grapado y relleno de la grieta.

La recomendación para las grietas son el contacto con el técnico para que evalúe la importancia y el origen de las mismas, pasando posteriormente por la solución, más compleja o sencilla en función de hasta donde se ha llegado con la patología, y la resolución de las entradas de auga, bien sea reparando las superficies dañadas o bien sea evitando la entrada de agua con impermeabilizaciones y drenajes.

Por: Luis Santalla | teoriadeconstruccion.net


instalador.jpg

4min260

Al concluir una instalación nos preguntamos si ella responde a las metas propuestas en el proyecto y con posterioridad a la documentación para la ejecución de la misma. Es decir, nuestro trabajo, ¿conformó lo previsto? Para ello, debemos ejercer un control de calidad tal que garantice el cabal cumplimiento de las exigencias y necesidades del usuario.

Independientemente de esta afirmación, existen mínimos de calidad reglamentados por las normas y que son de aplicación obligatoria. Ahora bien, podemos definir el concepto de “calidad” diciendo que: “es la propiedad o conjunto de propiedades que hacen que una cosa se destaque y aprecie de una manera más atenta en relación con las demás de su misma especie”. Entonces, para poder determinar la calidad, necesariamente, tenemos que contar con un modelo o parámetro que nos sirva de guía para evaluar y definir el grado de calidad de un sistema sanitario.

Lo previsto y lo propuesto permanece acotado en el proyecto, y con posterioridad, se verifica mediante la ejecución de la red. No debemos pasar por alto que, una calidad máxima depende, en algunos casos, de un usuario dispuesto a pagarla, ya que se podría considerar un desperdicio el esfuerzo en alcanzar tal calidad, cuando es poco probable la valoración y aceptación de la misma.

De esta expresión, surge la necesidad de aclarar que la calidad final de una instalación permanece sujeta además, por el buen empleo de la mano de obra, de los productos proporcionados para tal fin y que se adaptan a las necesidades del usuario. Sin esta consideración, no podemos manejar el concepto de calidad más allá de las exigencias normativas.

Igualando o superando lo previsto habremos conseguido una calidad razonable, no distante de la óptima. Por todo lo expuesto, el control de calidad resulta ser un factor fundamental, que surge de la necesidad de obtener una mayor perdurabilidad de las instalaciones y permitir o mejorar las condiciones de habitabilidad y confort, que no siempre requieren inversiones mayores. Para que dicho control sea efectivo, y a su vez, ejecutado convenientemente por los profesionales responsables de la obra, resulta imprescindible la presencia de los mismos en los momentos claves.

La construcción es una industria que se ejerce a “pedido”, a diferencia de las demás, dedicadas a la automatización, electrónica, etc., ésta genera un número elevado de prototipos, todos dispares en imagen pero, generalmente materializados de igual manera. Por esta razón, el análisis de las pautas a seguir para el control de calidad atraviesa diferentes etapas que van desde el encargo propiamente dicho, el proyecto, el proceso de ejecución, hasta la obra terminada. También, debemos incluir en este análisis el efectivo control a realizar en los distintos materiales y elementos intervinientes en la obra.

Reflexionemos ahora respecto del accesible panorama que nos brindan los sistemas termo-hidrosanitarios, toda vez que simplifican y acotan los controles de calidad, dada la repetitividad de ciertas tareas que minimizan la posibilidad de errores de ejecución, tan comunes en las instalaciones tradicionales, más acostumbradas a “improvisar” soluciones en el acto.

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista Sepa Cómo INSTALAR


Sepa Cómo Instalarnoviembre 14, 2019
librerias-BIM.jpg

2min626

Grupo Dema, presenta las primeras LIBRERÍAS BIM diseñadas en la Argentina, compatibles con REVIT®, para proyectos de instalaciones de agua y desagües, con sus sistemas ACQUA SYSTEM y DURATOP LÍNEA X, que incluyen listados de materiales de actualización permanente.

Autodesk Revit® es un software BIM (Building Information Modeling) para diseño arquitectónico, que permite modelar planos en 3D, con un alto nivel de detalle.

Todas las etapas de la planificación, diseño y  construcción de edificios e infraestructura, pueden manejarse con este software, de manera colaborativa y con alta eficiencia.

Asi mismo, en el caso del diseño de instalaciones, el software posibilita su visualización en 3D, lo que optimiza la planificación de la instalación, como también el cálculo de materiales de manera precisa, reduciendo errores, tiempos y costos.

Las “Librerías” REVIT de ACQUA SYSTEM Y DURATOP comprenden todos los tubos y conexiones, diseñados con este software, para que los planos de instalaciones de agua y desagües puedan hacerse con las formas y medidas exactas de esos sistemas.

Al final de ese proceso, se genera un listado de materiales completo, para facilitar la presupuestación y abastecimiento de materiales.

Las librerías pueden bajarse del sitio web www.grupodema.com.ar

GRUPO DEMA agradece así la confianza de los profesionales en todos sus productos: Acqua System, Duratop Línea X, Sigas Thermofusión y Tubotherm, que le permite seguir innovando para sostener el más alto nivel de calidad y servicio en sistemas para la conducción de fluidos.


Sepa Cómo Instalarjunio 27, 2019
seguridad2.jpg

6min500

Con el fin de realizar un correcto diseño del control de calidad en una obra de instalaciones, el profesional cuenta con la valiosa ayuda de la Dirección de obra, a quien se le debe exigir un programa de seguimiento de la calidad adecuado a cada tipología de obra, dependiendo de su grado de complejidad. No basta con su sola labor de inspección y vigilancia, sino que acudiremos a contratar a terceras personas, como los laboratorios de control de calidad quienes permiten realizar las comprobaciones técnicas necesarias. El Comitente debe ser el primer interesado en exigir un control de calidad en la industria de la construcción. Así evitará sorpresas desagradables, las cuales siempre se convierten en excesos de costos y tiempos. Es necesario garantizar un inflexible cumplimiento de todos los aspectos técnicos y económicos influyentes en la planificación de una obra de instalaciones. Si la misma ha sido contratada previamente sin los citados planteamientos, seguramente se verificarán excesos de costo por errores en el proyecto, deficiencias en los materiales y elementos los cuales no se corresponden con lo contratado y a lo que estamos dispuestos a pagar por ellos, o con deficiencias en la ejecución las cuales pueden ocasionar siniestros de todo tipo, incluyendo pérdidas humanas.

¿Que es la Calidad Total?

En este escenario, la Calidad Total puede definirse como el principio unificador de toda estrategia, planificación y actividad de la empresa, basado en la dedicación total al cliente. Es decir, la empresa se dedica por entero a la satisfacción del cliente. En términos de simplificación, “Calidad Total es hacer las cosas bien desde el principio”. La norma ISO 8.402 y 9.000 definen los términos básicos y fundamentales relacionados con los conceptos de la calidad, aplicables a todos los campos de nuestra industria. También podría decirse que es la “conformidad con los requisitos” y el “grado de excelencia”, entendiéndose calidad como la satisfacción del cliente.

Características de la Calidad total

El concepto de calidad abarca no sólo cómo se atienden las exigencias de nuestros clientes, sino también, la manera en que se hace, como por ejemplo, la rapidez con la cual se los atiende.

Principios de la Calidad Total

Entre los principales referentes del concepto de Calidad Total, se destaca Edwards Deming, quien desarrolló los 14 Principios que resaltan la necesidad de una mejora continua en el sistema de producción y servicio. Los recordamos a continuación:

  1. Hacer constante el propósito de mejorar la calidad del producto o servicio.
  2. Adoptar la nueva filosofía.
  3. Terminar con la dependencia de la inspección masiva.
  4. Erradicar la práctica de decidir negocios en base al precio y no en base a la calidad.
  5. Encontrar y resolver problemas para mejorar el sistema de producción y servicios, de manera constante y permanente.
  6. Instituir métodos modernos de capacitación en el trabajo.
  7. Demostrar liderazgo con modernos métodos estadísticos.
  8. Expulsar de la organización el miedo.
  9. Romper las barreras entre oficinas de apoyo y de línea.
  10. Eliminar metas numéricas, carteles y frases publicitarias que piden aumentar la productividad sin proporcionar métodos.
  11. Eliminar estándares de trabajo que estipulen cantidad y no calidad.
  12. Desbloquear las barreras que impiden al trabajador realizar un buen trabajo.
  13. Instituir un vigoroso programa de educación y entrenamiento.
  14. Crear una estructura en la alta administración la cual impulse los puntos anteriores.

A su vez, Joseph Juran, quien también ha escrito sobre el Concepto de Calidad, sostiene que “La calidad no sucede por accidente, debe ser planeada”. La considera una trilogía integrada por tres aspectos: La planificación, el control y la mejora permanente, siendo que los tres procesos se relacionan entre sí. El objeto de planificar la calidad radica en suministrar a las fuerzas operativas los medios para obtener productos los cuales puedan satisfacer las necesidades de sus clientes. Una vez que se ha completado la planificación, comienza la producción. Luego, se analiza qué cambios se deben aplicar en el proceso para obtener una óptima calidad.


planificacion1-1280x640.jpg

5min744

Desde el primer momento en el que encaramos un nuevo proyecto se nos abre un abanico de posibilidades, riesgos y oportunidades. El costo, tiempo y calidad son las tres variables a considerar a la hora de realizar una instalación. Las citadas variables se encuentran directamente relacionadas, cualquier cambio en una de ellas producirá una transformación en las otras dos. Es necesario conocer con anticipación -y con la mayor precisión posible- el costo y la duración de la obra. La planificación, programación y control de la obra, junto con un buen cómputo y presupuesto, constituyen valiosas herramientas las cuales convenientemente utilizadas y consideradas, pueden ayudar a evitar desvíos.

Entendamos como “Planificación” la acción y efecto de planear, proyectar, organizar, un sistema pre-establecido a fin de lograr -sin ningún sobresalto- un objetivo definido. Al realizar la planificación es común, en primer lugar, considerar todas aquellas actividades de la obra productiva, vale decir, de la ejecución de la propia obra. No obstante, esas tareas condicionan y permanecen condicionadas por actividades de otros agentes intervinientes en el proceso, como las tareas administrativas, subcontratos, proveedores de materiales, incluso ciertos factores completamente ajenos a la obra, como los climáticos, el calendario de feriados o los conflictos gremiales. El planificar la ejecución de una instalación no consiste exclusivamente en ordenar y programar las actividades de uno solo de los citados participantes. El plan ha de asumir una función de síntesis, integrando la intervención de todos los participantes, siendo el instrumento capaz de asegurar la coordinación de las actividades a realizar por todos ellos, de acuerdo con objetivos generales predefinidos. Entonces, la planificación radica en establecer programas con indicación de objetivos, así como definir las diferentes etapas que lo conforman, con el objetivo final de concretar las metas fijadas. Para ello, es necesario establecer el control correspondiente en cada etapa del plan y programas propuestos.

En definitiva, sin un control exhaustivo el cual corrobore paso a paso la concreción de  la planificación, la propuesta pierde por completo su función. Este proceso, para poder llevarlo a cabo, requiere de un instrumento adecuado capaz de cumplir con los objetivos propuestos. A este instrumento lo denominamos “Programación” y conforma los medios gráficos que relacionan los trabajos a realizar con su tiempo de ejecución. Como medios de Programación podemos destacar dos métodos: El método de Gantt y el método de Camino Crítico. El primero de ellos constituye un sistema gráfico el cual facilita la realización de un programa de producción, y a su vez, permite el control del cumplimiento de las tareas del mismo. Básicamente, presenta las tareas a realizar y los tiempos que conllevan. Para ello, en un par de semiejes de un cuarto cuadrante cartesiano ortogonal, se colocan en ordenadas las tareas y en abscisas la duración de las mismas, convenientemente siguiendo el almanaque, contemplando domingos y feriados.

Es una excelente herramienta la cual -de forma sencilla- permite el control por parte del Director y el Jefe de obra, informando la tarea a realizar día por día, y en consecuencia, se puede verificar su realización en la recorrida de obra. A este vital documento se le puede sacar su mayor provecho si a las longitudes que indican las duraciones de las tareas le incorporamos los valores de producción, en escala variable para cada unidad de tiempo, en cantidades previstas y realmente ejecutadas, así como parciales y acumuladas, tanto sea en unidades o porcentajes, de los totales programados. Por otra parte, el objetivo del método por Camino Critico radica en determinar la duración correspondiente al costo mínimo. De esta manera, nos sirve como método para programar -en forma ordenada- las distintas tareas a realizar y prever los puntos débiles del plan, al tiempo de efectuar el control del avance de cada trabajo específico.

 


Sepa Cómo Instalarmarzo 27, 2019
herramientas1-1.jpg

6min671

  En el diseño de una instalación no existen materiales tecnológicamente aptos o no, por sí mismos. Una coherente selección deberá primero evaluar minuciosa y específicamente los condicionantes de cada instalación determinada. La extrapolación lisa y llana de soluciones de una obra a otra, práctica bastante común en nuestro medio, suele conducir a errores. La selección de materiales no está exenta de ellos. En el diseño de un tendido es de vital importancia estudiar “el para qué y el cómo” de todas las partes que la conforman, dado que las leyes de la hidráulica resultan ser inexorables. Elegir las premisas de diseño o cálculo para que la instalación funcione de una cierta forma bajo determinadas condiciones, constituye el punto de partida clave a efectos de alcanzar una óptima solución tecnológica y constructiva. Falencias por ventilaciones de cañerías que no rematan “a los cuatro vientos”, insuficientes desagües pluviales o artefactos inoperantes, son tan sólo algunas de las consecuencias de un mal accionar en la etapa de diseño de cualquier instalación.

  Hace algunos años, el esquema de acción de los técnicos sanitaristas estaba dominado por una amplia intervención profesional. La misma abarcaba no solo el asesoramiento, sino también, la ejecución de la correspondiente documentación de obra, vale decir, la suma de planos, detalles, pliegos, etc. Hoy ese formato de trabajo se ve disminuido y es hora de tomar conciencia que el eficiente diseño de una instalación desde su origen, vale decir desde el proyecto, redundará en beneficio de los clientes al evitar una suma de patologías repetidas y por todos conocidas.

  Ciertas desactualizaciones en cuanto a los reglamentos y normas técnicas vigentes complican el panorama del diseño de las redes para fluidos. Los mencionados parámetros técnicos no contemplan el uso de válvulas reductoras de presión en determinados sectores de las instalaciones. Párrafo aparte merecen las tablas para el dimensionamiento de los desagües pluviales, las cuales fueron elaboradas para un régimen pluviométrico de 60 mm/hora que resulta actualmente irreal. Se ha estudiado que en la Argentina llueve -en promedio- un 25% más que hace 40 años. Las tormentas intensas se hicieron más frecuentes, lo cual implica un mayor riesgo de sufrir el colapso manifiesto de los sistemas de drenaje pluvial en los edificios, si se los calcula empleando tablas obsoletas.

  Una tarea profesional interdisciplinaria, desde las ideas previas, debe contemplar la presencia de sus instalaciones. Los espacios para plenos requeridos, la disposición de tanques, los tendidos de cañerías de desagües y las cotas de niveles de piso o techos imprescindibles a tal fin, las previsiones estructurales de aberturas o pases, son algunas de las consideraciones previas. El postergar el diseño de las instalaciones para una etapa futura hará que su solución resulte forzada y antieconómica, atentando en definitiva, contra la calidad de la misma.

  Hoy encarar un diseño de instalaciones, independientemente de su escala, requiere de la utilización de herramientas y técnicas las cuales permitan su correcta planificación, optimizando recursos (humanos, tiempos, costos), y obteniendo como resultado un tendido que cuente con los mayores parámetros de calidad. Atento a ello resulta imprescindible conocer las nuevas tecnologías, sistemas y dispositivos que el mercado ofrece para poderlos utilizar adecuadamente. Un mal diseño de una instalación redundará en pérdidas económicas para la empresa que la ejecutará y para el comitente. Muchas veces escuchamos a ciertos profesionales que se refieren al diseño en papel de una instalación como una pérdida de tiempo y se aventuran a improvisar en obra los tendidos. Pésima decisión…

  Un estudio racional y cuidadoso de los materiales y la tecnología de una instalación, de acuerdo al destino final del edificio a construir, contribuirá a mantener acotado -e incluso a reducir- los costos de la misma.



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter