Cristianseptiembre 21, 2020
planificacion.jpg

5min51

La planificación de proyectos forma parte de la gestión, la cual se vale de cronogramas tales como diagramas de Gantt para planear, y subsecuentemente, informar del progreso dentro del entorno del proyecto. La finalidad de una óptima planificación consiste en crear un sistema referencial utilizado para evaluar previamente todas las instancias de la concatenación de los trabajos necesarios a efectos de materializar la instalación encargada. La programación incorpora la variable del tiempo como condicionante del esquema referencial adoptado en la etapa de planificación.

Aquí se deben estimar los tiempos y los esfuerzos requeridos para cada actividad, aplicando un programa realista para completarlas. De hecho, se involucra al equipo de proyecto y construcción en la estimación de la duración de las actividades. 

La planificación y programación de un proyecto para crear una instalación determinada resulta inútil si no es comunicada efectivamente. Cada miembro del equipo necesita conocer sus responsabilidades y limitaciones. Desde luego, partimos de un proyecto definido en el cual comenzamos a analizar todas las tareas necesarias para completarlo. Las dependencias lógicas entre dichas tareas son definidas a partir de un diagrama de actividad en red (Activity Network Diagram), el cual posibilita la identificación del mejor formato de trabajo a adoptar. Una forma de planificar un proyecto de instalaciones debe contemplar:

  1. Las condiciones exactas para que la instalación sea finalizada. Antes de que permanezcan absolutamente claros cuáles son los objetivos del proyecto, no tiene sentido comenzar a estimar cuánto tiempo llevará y/o cuánto demandará económicamente. Desgraciadamente, muchos profesionales fallan al no examinar esta primera y crucial etapa.
  2. Realizar un inventario de todas las tareas demandadas para finalizar la instalación motivo del contrato. Aquellas que insuman mucho tiempo necesitan ser divididas en tareas menores. 
  3. Identificar todos los recursos necesarios para ejecutar cada tarea. En ese momento se puede estimar el costo de cada subrubro y, consecuentemente, de todo el proyecto.
  4. Decidir si el plan previsto reúne todas las condiciones adecuadas desde el punto de vista técnico, administrativo, etc. Aquí es donde se deberán modificar los objetivos y el trabajo de ser necesario.
  5. Definir dependencias entre tareas. Algunas necesitan ser finalizadas antes que otras puedan comenzar. Poniendo las tareas en orden de conclusión se construye una red de proyecto (diagrama PERT). Aquí es donde el profesional instalador deberá interactuar e intercambiar opiniones con otros técnicos de los diferentes rubros de la obra en cuestión. Vale recordar que nuestra disciplina asume, cada vez más, un papel interdisciplinario.
  6. Calcular el tiempo mínimo para ejecutar el proyecto. Este será el trayecto más extenso a través de la red del proyecto (PERT), desde el comienzo del mismo hasta su extremo final. Dicho trayecto se denomina “Camino crítico”. Las otras tareas pueden ser ejecutadas en paralelo al camino crítico, pero cualquier atraso en las tareas que componen el camino crítico resultará automáticamente en el atraso del proyecto completo.
  7. Crear un cronograma de proyecto, por ejemplo, empleando un diagrama de Gantt.
  8. Efectuar un plan de gestión de riesgos y modificar el proyecto de acuerdo con dicho plan.
  9. Verificar el comportamiento de la empresa de instalaciones al iniciar la ejecución del proyecto.

De esta forma, contemplando estos nueve pasos, los profesionales instaladores podrán cumplimentar los plazos previstos, y de provocarse algún contratiempo, precisamente, gracias a contar con un plan, se podrá programar el nuevo lapso para la entrega de la red finalizada.

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista Sepa Cómo INSTALAR


Sepa Cómo Instalaragosto 6, 2020
planos-1.jpg

5min146

Recuerdo que, iniciando mis tareas profesionales, un ex jefe (de quien, por pudor, me reservo su identidad), se jactaba de poder dirigir cualquier tipo de obra con una copia del plano municipal como único recurso de documentación. Lo gravoso del caso es que este profesional, además de trabajar en forma privada, desarrollaba tareas como Docente en la Facultad de Arquitectura de la UBA. Sus obras -o una gran parte de ellas- tenían “fecha de vencimiento”, como jocosamente denominaba al plazo en el cual la obra comenzaba a mostrar severas patologías, evitables todas ellas, de haber mediado oportunamente los documentos cuyas especificaciones trabajaran sobre la vida útil de un material o elemento constructivo. Con el tiempo, por suerte, pude verificar que esta forma de trabajo es, además de poco profesional, antieconómica. Veamos, si una obra tiene una “fecha de vencimiento temprana”, además de exponernos a un cuestionamiento de carácter legal (recordemos los años de responsabilidad profesional sobre los trabajos realizados), seguramente también demostrará ciertas patologías (humedades, condensación superficial o intersticial, filtraciones, mapeos de las terminaciones superficiales, etc.) que llevarán al desencanto de nuestro comitente. Dicen los que saben que un comitente insatisfecho significa ocho que no van a recurrir a nuestros servicios cuando los requieran (como vemos el boca a boca resulta letal cuando hacemos mal las cosas). Ni hablar de que los comitentes -y la sociedad toda- reclama al profesional una clara toma de partido respecto de las estanqueidades térmicas de una envolvente arquitectónica, a fin de consumir menos energía en invierno y verano para acondicionar interiormente la obra. Economía y conciencia ambiental se combinan en esta demanda, hoy creciente.

¿Cómo es posible arribar a buen puerto con un proceso constructivo que carece de una acabada y completa documentación técnica? ¿Cómo asegurar, en suma, un comitente satisfecho?

Hace algunos años, una de las consultas que encabezaba el “top ten” de los Consejos y Colegios Profesionales de Arquitectura en la Argentina era: ¿Cuál es la cantidad de planos que debo realizar, como mínimo, para dirigir una obra? Subrayo el “como mínimo” como principal razón de las angustias del profesional. La verdad es que cualquier respuesta que se aparte de “se deberán confeccionar la totalidad de los documentos gráficos y escritos necesarios para conducir la obra respetando sus tres variables fundamentales, a saber: costo, tiempo y calidad”, hubiera sido una mala respuesta. 

Ahora bien ¿por qué no se confecciona la DTC (Documentación Técnica Completa)? Entre las razones que es posible adivinar se encuentra un fatal combo de pereza, desconocimiento técnico, poco compromiso con la obra a desarrollar y la liberadora “porque el comitente no paga esa documentación”.

¿Es eso cierto?, ¿no está dispuesto el comitente a pagar por la información de base que le permitirá al profesional ser preciso y previsible en el desarrollo de la obra, y también por cierto, garantizar una óptima vida útil del emprendimiento? Con este criterio, ¿estaría dispuesto un comitente a someterse a una cirugía sin un estudio pre-quirúrgico? Seguramente no, entonces, ¿por qué suponemos que no pagará por la documentación que le permitirá contar con una obra que le brinde garantías finales de calidad y confort? 

¿Los profesionales nos detenemos a explicar estas cuestiones ante nuestros comitentes o simplemente damos por hecho una respuesta negativa que quizás no es tal?

El diccionario nos define Documento como la “ciencia del procesamiento de la información. Integradora y globalizadora, se trata de una ciencia enriquecedora y generalista, de ámbito multidisciplinar o interdisciplinar”.

Por todo ello, documentos, por favor.

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista Sepa Cómo INSTALAR

 


Sepa Cómo Instalarjulio 23, 2020
control-calidad.jpg

4min164

El control de calidad durante la ejecución de una red de instalación permanece relacionado con dos amplios sectores que son: La empresa constructora y los laboratorios u organismos de control. En comparación con otras industrias, la construcción tiene la gran desventaja de que el nivel de formación de su mano de obra es relativamente bajo. Esta es una realidad en nuestro país (y en el exterior) con la que vale contar. Ligado a ello los diversos oficios que protagonizan la construcción, a nivel de mano de obra, están sin definir, salvo en su aspecto de experiencia práctica. No obstante, antes de dar un paso hacia una normativa obligatoria debe tenerse en especial consideración el carácter de movilidad de la industria analizada, ya que es errante, esencialmente versátil en hombres y equipos. 

El control de calidad sobre la ejecución de los trabajos incluirá una serie de medidas y prohibiciones a respetar por parte de la empresa constructora, en un todo de acuerdo con el pliego de condiciones y  las normas vigentes.

Deberán además, establecerse el número de verificaciones y frecuencias de control de acuerdo con la envergadura de la obra. Todas las operaciones enumeradas tienen en cuenta que la calidad de ejecución solo puede comprobarse con el muestreo (especialmente en obras de envergadura). 

Es casi imposible la supervisión continua de todos los trabajos que en caso contrario, sería altamente costoso. Es necesario tener presente que el control de calidad de la ejecución es siempre posterior o, en contadas excepciones y en el mejor de los casos, simultánea al desarrollo de los mismos, por lo tanto en general, subsanar los defectos conforma una situación costosa. Por tal motivo, se debe prestar particular atención a las condiciones (organización empresarial, calidad de los distintos insumos, métodos de trabajos utilizados, seguridad y condiciones de trabajo, protección ante los agentes atmosféricos, etc.) que deben brindar como resultado la óptima calidad de obra buscada.

  1. Verificaciones dentro del control de obra

Es necesario luego de cada verificación levantar un acta donde se señalen:

  1. Las partes de suministro pendientes a instalar, si las hubiera.
  2. Los elementos defectuosos.
  3. Los resultados de las pruebas.
  4. La entrega de manuales e instrucciones de mantenimiento y operación.
  5. La recepción provisional y el período de garantía de la obra.

La información referente al control de calidad y sus defectos, deben llegar lo más rápidamente posible a todas las personas interesadas y, sin duda alguna, el medio más idóneo es el libro de órdenes de servicios, independientemente de los informes por separado cursados para actualización del comitente.

 


Sepa Cómo Instalarjulio 16, 2020
extraccion-baño.jpg

9min209

Todas las estancias de un establecimiento o vivienda necesitan una correcta ventilación, y el baño no iba a ser una excepción. Todo lo contrario. Se trata de un espacio en el que debido a la humedad y a los olores que se acumulan resulta necesario instalar aparatos específicos, como es el caso del sistema de extracción de aire para baños.

A pesar de estar considerados como un sistema de ventilación clave, aún hay quien no conoce en profundidad las características y funcionamiento de estos aparatos. Si quieres saberlo todo acerca de este tipo de sistemas y contar con la información necesaria para el elegir el mejor para tu baño, atención a lo que te contamos en los siguientes párrafos.

¿Por qué es necesario ventilar un cuarto de baño?

El cuarto de baño es uno de los espacios más húmedos de cualquier estancia, lo que significa que una buena ventilación resulta primordial para garantizar unas buenas condiciones y que los elementos no se vean dañados. En este contexto es cuando adquieren relevancia los sistemas de extracción de aire en baños, ya que mediante la correcta ventilación del aire conseguimos evitar cualquier tipo de condensación y aparición de moho.

De esta forma tampoco se producirá un envejecimiento prematuro de los distintos elementos del baño: revestimientos, muebles, pinturas, instalaciones eléctricas… Al tiempo que reducimos la posibilidad de contraer ciertas enfermedades provocadas de la humedad como pueden ser el asma o las irritaciones en los ojos y en la piel.

¿Cómo funciona un sistema de extracción de aire en baños?

Un sistema de extracción de aire para baños es un aparato que permite airear y ventilar la estancia eliminado los malos olores y el moho. Por si fuera poco, este dispositivo también consigue mantener las paredes, suelos y juntas en buen estado al expulsar el aire hacia el exterior y evitar condensaciones.

Funcionan mediante corriente eléctrica, por lo que no deben colocarse encima de la ducha o la bañera a menos que la distancia con el suelo sea superior a 2,25 metros. Tampoco deben estar situados encima de los radiadores para evitar pérdidas de calor, así como junto a rejillas de ventilación que pueden perjudicar la correcta circulación del aire.

Un aspecto muy positivo de los sistemas de extracción de aire en baños es que apenas necesitan mantenimiento, ya que es suficiente con limpiar periódicamente el polvo acumulado en la rejilla y comprobar el estado de los conductos internos y externos para que funcione siempre a pleno rendimiento.

Tipos de sistemas de extracción de aire para baños

El sistema de extracción de aire que vayamos a elegir para nuestro baño debería estar habilitado para poder funcionar correctamente en condiciones de humedad muy diferentes. También resulta muy interesante que tenga un escaso impacto acústico y una alta eficiencia energética.

En función de las necesidades concretas de cada estancia, se puede optar por dos tipos principales de sistemas de extracción de aire para baños.

Sistema de extracción para baños de tipo axial o helicoidal

Son dispositivos empleados principalmente en instalaciones directas a fachada o con /b>conductos de pequeña longitud. Los sistemas de tipo helicoidal también se incluyen en este grupo en el caso de que se instalen junto a esos elementos sin ningún tipo de conducto de evacuación.

Sistema de extracción para baños de tipo centrífugo

Con una mayor potencia que los sistemas de tipo axial, este tipo de dispositivos están pensados para aquellas ubicaciones en las que es necesario contrarrestar una elevada pérdida de carga a través de los conductos y los accesorios debido a las grandes longitudes que cubren hasta la salida.

Además, según el tipo de funcionamiento específico de cada uno de ellos podemos encontrar diferentes modelos con características diversas:

– Manuales: es necesario activarlos de manera manual mediante un interruptor.

– Con detector de presencia: se activan automáticamente cada vez que detectan movimiento a través de un sistema de infrarrojos.

– Higrostatos: incluyen una serie de sensores que ponen en funcionamiento el sistema de extracción de aire según la cantidad de humedad presente en el ambiente. El dispositivo se activa cuando el nivel de humedad supera un umbral previamente establecido y se detiene cuando desciende ese umbral.

– Con temporizador: se mantienen activos únicamente durante el tiempo necesario para renovar el aire, apagándose automáticamente después.

Cómo elegir el sistema de extracción para baños más adecuado

Para garantizar una correcta ventilación por parte del sistema de extracción de aire en cualquier baño, el caudal del extractor debe ser diez veces superior al volumen de aire en la estancia. Llegados a este punto, seguro que te estás preguntando lo siguiente: ¿cómo se calcula ese volumen de aire? La respuesta es muy sencilla: tan solo debes multiplicar el alto por el largo y el alto de la habitación.

En cuanto a la potencia requerida, esta siempre va ir acorde al tamaño del baño. Por norma general, la potencia de un sistema de extracción para baños suele ir entre los 8 W y los 35 W en función de su tamaño, del caudal que absorbe y del lugar de instalación.

Otro aspecto a tener en cuenta es el ruido, tanto el que proviene directamente del extractor como las vibraciones producidas por el motor. Como es lógico, cuanto mayor sea el tamaño del sistema de extracción de aire en baños, mayor va a ser el ruido que generen. Por eso es recomendable instalar sistemas en los que el motor sea soportado por silent-blocks, una tecnología que consigue una notable reducción del ruido y por tanto una amplia mejora en el confort.

Mejora la ventilación mediante un sistema de extracción de aire para baños

La correcta ventilación de los baños resulta fundamental para mejorar el confort de cualquier estancia, al eliminar olores que pueden extenderse al resto de la vivienda o establecimiento generando grandes incomodidades. Las características especiales de esta estancia hacen que la instalación de sistemas de extracción de aire para baños sea casi imprescindible para conseguir unas condiciones de confort óptimas.

Con información de: www.construnario.com


Sepa Cómo Instalarjunio 18, 2020
puertas-automaticas.jpg

3min223

En momentos en que el control de la higiene es esencial, hay que tomar medidas preventivas para garantizar que el riesgo de propagación de bacterias en su edificio se mantenga al mínimo, por ejemplo, instalando unidades de activación sin contacto, automatizando sus puertas manuales y asegurándose de que sus puertas automáticas estén funcionando según sus necesidades.

En áreas con mucho tráfico peatonal, los tiradores de las puertas se tocan constantemente. Eliminar la necesidad de tocar esos tiradores reduce el riesgo de contaminación cruzada y ayuda a eliminar la propagación bacteriana entre los empleados, clientes, pacientes y visitantes. El interruptor mágico ASSA ABLOY activa la puerta automática con una onda sin contacto y es la opción perfecta para el control de la higiene, independientemente del negocio en el que se encuentre.

Si hay otras puertas manuales en el edificio que tienen un alto volumen de personas entrando y saliendo, como baños y otras entradas interiores, recomendamos que estas puertas sean automáticas. Esto minimizará aún más el riesgo de contaminación y mantendrá el control de higiene en toda la instalación, asegurando que todos los peatones se mantengan seguros. Obtenga más información sobre su oferta de puertas automáticas aquí.

La automatización de puertas es esencial para permitir el control de la higiene, minimizar la contaminación y separar las áreas interiores. En estos tiempos difíciles, es más importante que nunca dar servicio, mantener y modernizar sus puertas automáticas para garantizar que funcionen en todo momento. Sus técnicos de servicio están siempre cerca y equipados con repuestos y el conocimiento técnico para dar servicio a la automatización de su puerta, tanto de ASSA ABLOY Entrance Systems como de otras marcas.

Con información de: www.construnario.com


Sepa Cómo Instalarjunio 18, 2020
agua-de-lluvia.jpg

8min215

Por: Eduardo Souza | www.plataformaarquitectura.cl

La cantidad total de agua en nuestro planeta es, teóricamente, la misma desde su formación. Es posible que el vaso de agua que tomaste hace unas horas contenga partículas que han circulado por el río Ganges, algunas que han pasado por el sistema digestivo de un dinosaurio y otras que han enfriado un reactor nuclear. Por supuesto, antes de calmar su sed, se evaporó y cayó como lluvia millones de veces.

El agua puede ser contaminada, desperdiciada, mal utilizada, pero nunca creada o destruida. Según un estudio de la UNESCO, se estima que la Tierra contiene aproximadamente 1386 millones de kilómetros cúbicos de agua. Sin embargo, el 97.5% de esta cantidad es agua salina y solo el 2.5% es agua dulce. De esto, la mayor parte (68.7%) se encuentra en forma de hielo y nieve permanente en la Antártida, el Ártico y en las regiones montañosas. Luego, el 29.9% existe como agua subterránea. Solo el 0.26% de la cantidad total de agua dulce en la Tierra está disponible en lagos, embalses y cuencas, fácilmente accesibles para las necesidades económicas y vitales del mundo. Con el aumento de la población, especialmente en las zonas urbanas, varios países ya tienen graves problemas para ofrecer la cantidad de agua potable a sus poblaciones.

Del mismo modo, una cantidad considerable de agua potable se pierde por fugas, desperdicios y mal uso. En los hogares, estudios muestran que entre un 40% y 50% del consumo de agua no necesitaría realizarse con agua potable, es decir, con agua apta para el consumo humano. Esto incluye el agua utilizada en el riego, la limpieza, el lavado de la ropa, o en sanitarios – alrededor del 40%. Por supuesto, esto no significa que sea agua sucia o contaminada.

El agua de la lluvia, por ejemplo, puede aprovecharse para tales usos. Es una alternativa barata y ambientalmente responsable, que, cada vez más, debe ser alentada por los gobiernos. Países como Australia ya están mucho más desarrollados en términos de uso del agua de lluvia, sin embargo, en muchos otros países todavía no es una realidad. Para incluir esta tecnología en tu próximo proyecto de arquitectura, es importante seguir algunas consideraciones.

Además de reducir el consumo de agua potable, la captación del agua de la lluvia ayuda a evitar la sobrecarga de la infraestructura de drenaje urbano. El sistema es bastante simple. El área de captación es generalmente la losa o el techo del edificio, pero también es posible extraer agua de otras superficies, como una carretera o una plaza, por ejemplo. A partir de ahí, esta agua se dirige a las canaletas y tuberías hasta llegar al depósito. Este es el componente más costoso de todo el sistema, y ​​su dimensionamiento correcto es vital para aprovechar de manera satisfactoria el potencial del agua de lluvia, sin desperdiciar recursos ni espacio.

Entre los factores que influyen en el volumen de los tanques se encuentran las dimensiones del área de captación, la demanda de agua en la propiedad y, principalmente, la precipitación promedio del lugar, que debe determinarse a través de bases de datos históricas. Existen algunas opciones para calcular el volumen de los depósitos de agua de lluvia que pueden ayudar a elegir el volumen del tanque. Pero siempre es importante consultar a un especialista o proveedor para tomar las decisiones más apropiadas para cada situación. Por ejemplo, un lugar con precipitaciones frecuentes y bien distribuidas durante todo el año puede necesitar de cisternas más pequeñas. Un lugar con una estación lluviosa y una estación seca, debe tener un depósito más grande, para abastecer los meses sin precipitaciones.

Otra recomendación importante es siempre desechar los primeros litros de agua de lluvia. Son las aguas las que lavan las superficies de captación, como el techo o la losa, y también concentran la mayor cantidad de contaminantes tóxicos presentes en la atmósfera de las ciudades. Existen en el mercado productos y tanques filtrantes diseñados para este fin, que desechan automáticamente los primeros litros de lluvia. También es importante considerar filtros para los tubos verticales de modo que las hojas y otros materiales puedan llegar a los tanques. Para un buen funcionamiento, es vital limpiar las canaletas periódicamente y mantenerlas en buen estado, al igual que el interior de los tanques.

El agua recolectada se utiliza generalmente para usos no potables, como el riego, la limpieza e incluso para la descarga del inodoro. Para estos usos por lo general no es necesario un mayor cuidado en la purificación, basta con la filtración para eliminar las principales impurezas. Sin embargo, también existe la posibilidad de utilizar el agua de lluvia para el consumo humano, para bañarse y cocinar alimentos. En este caso, se recomienda utilizar tratamientos más complejos, como la desinfección con luz ultravioleta o la ósmosis inversa. Si esa es la intención, es esencial buscar asistencia técnica calificada.

Se trata de una inversión de rápido retorno con bajos costos de mantenimiento y operación. Pero considerarlo desde el principio del proceso de diseño asegura que el sistema esté bien dimensionado para las demandas de cada proyecto. El uso del agua de lluvia es algo muy antiguo; algunas investigaciones señalan que ya se utilizaban cisternas en el período Neolítico. En Pompeya, por ejemplo, el almacenamiento de agua de lluvia en el techo era común antes de la construcción del acueducto en el siglo I a.C. Cada vez más, la arquitectura debe aprender del pasado para enfrentar los problemas contemporáneos. Así como el aprovechamiento de la luz natural, el sol y los vientos en proyectos de arquitectura está cada vez más presente, el uso del agua de lluvia es un acto de sentido común extremo y una excelente manera de conservar este recurso preciado e indispensable para nuestras vidas.


construya-mayo.jpg

2min258

El Índice Construya (IC), que mide la evolución de los volúmenes vendidos al sector privado de los productos para la construcción que fabrican las empresas líderes que conforman el Grupo Construya (ladrillos cerámicos, cemento portland, cal, aceros largos, carpintería de aluminio, pisos y revestimientos cerámicos, adhesivos y pastinas, pinturas impermeabilizantes, sanitarios, grifería y caños de conducción de agua), señaló que las ventas de insumos de las empresas del Grupo se ubicaron 34% por debajo de las registradas en mayo de 2019. 

Y al comparar con abril 2020, los volúmenes despachados en mayo 2020 registraron un aumento de 183,55% desestacionalizado. 

En tanto, en el primer cuatrimestre del año el Índice Construya acumuló un descenso de 32,4% en comparación con el mismo período del año anterior. 

Es conveniente aclarar que el ISAC que se publicara el 4 de junio está referido al mes de abril. Por tanto, no es comparable con el Índice Construya del mes de mayo.


climatización.jpg

5min255

La Asociación de Fabricantes de Equipos de Climatización (Afec) ha comunicado que los sistemas de climatización pueden contribuir en la reducción de la concentración de la COVID-19 en el aire interior.

En contra de lo que apunta un estudio aislado, llevado a cabo en China, y los interrogantes que éste ha suscitado, la asociación española explica que “expertos de diversos organismos nacionales e internacionales del sector de la climatización han concluido que los sistemas de climatización, utilizados para calefacción y refrigeración, en particular cuando integran renovación de aire, pueden contribuir a reducir la concentración del virus SARS-CoV-2 en el aire interior y, por lo tanto, disminuir el riesgo de transmisión“.

En concreto, se refiere a entidades como ASHRAE (Sociedad Estadounidense de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado)REHVA (Federación de Asociaciones Europeas de Calefacción, Ventilación y Aire Acondicionado) y ATECYR (Asociación Técnica Española de Climatización y Refrigeración) que han confirmado que “la ventilación y la filtración proporcionadas por estos sistemas de climatización “ayudan” en ese sentido.

Recordemos que esta misma semana CNI también se manifestaba en esta línea, afirmando que desde la Asociación Europea de Aire Acondicionado y Refrigeración (AREA), a la que pertenecen, y tras semanas de estudio, habían confirmado que “no existe una investigación sólida que respalde que la COVID-19 se pueda transmitir a través del aire acondicionado”.

Salen a la luz más beneficios

Afec añade que, como consecuencia de la situación derivada de la pandemia, también han salido a la luz diversos beneficios de los equipos de climatización, entre ellas, que no se deben detener estos sistemas para reducir la transmisión del virus:

  • Las instalaciones de climatización son seguras y necesarias para alcanzar unas condiciones óptimas de bienestar e higiene en el interior de los edificios, mejorando la calidad del aire interior.
  • Espacios no acondicionados pueden provocar estrés térmico en personas, lo que puede perjudicar a quienes estén en situación de convalecencia. Lo más recomendado es mantener unas condiciones interiores de temperatura en época de calefacción, entre 19ºC y 21ºC; y, en época de refrigeración, entre 24ºC y 26ºC, con una humedad relativa del 40 %-60 %.
  • Una adecuada ventilación de espacios, independiente o integrada en sistemas de climatización, garantiza una renovación permanente de aire, y ayuda a eliminar partículas suspendidas en el aire, de tal manera que reduce el riesgo de transmisión de enfermedades infecciosas.
  • No es recomendable, para reducir la transmisión del virus, detener los sistemas e instalaciones de climatización y ventilación, siendo muy importante un buen mantenimiento de los mismos.
  • Los filtros de los equipos de aire acondicionado reducen las partículas suspendidas en el aire, por lo que contribuyen a mejorar la calidad del aire interior. Es esencial la limpieza de los mismos y un buen mantenimiento.

Por último, Afec señala que los propios equipos de aire acondicionado pueden incluir sistemas de purificación y filtración del aire de alta eficiencia, en base a tecnologías que han demostrado su alta eficacia para reducir virus o bacterias y partículas en suspensión (radiación UV; fotocatalización, mediante dióxido de Titanio TiO2; procesos de filtración Iónica…).

“Todo ello mediante la propia recirculación del aire, comandada y monitorizada por el mismo equipo o sistema”, añade.

Con información de: climatizacion-y-confort.cdecomunicacion.es


acustico-2.jpg

4min218

Vivimos en un mundo cada vez más ruidoso dónde puede ser bastante difícil encontrar un momento de tranquilidad, y más, si te ubicas en las grandes ciudades.

Ya no estamos ante una cuestión de molestias auditivas, esto ya se trata de un tema de salud y que nos afecta a todos.

Aunque la tecnología en el campo de la acústica aplicada a la construcción está avanzando a pasos de gigante; incluyendo ventanas que pueden reducir el ruido a los 30 decibelios, tecnología activa de cancelación de ruido (como la que utilizan los auriculares), etc. Pero, no siempre obtenemos un material acústico económicamente viable y de fácil implantación.

La tecnología que encontramos en el mercado es muy efectiva para bloquear el sonido (Solo tenemos que ver los estudios de grabación que están rellenos de grandes revestimientos que amortiguan el ruido exterior) pero aparte de tener un alto precio, no permiten el flujo de aire.

Ahora, un pequeño equipo de ingenieros mecánicos de la Universidad de Boston nos ha sorprendido con el desarrollo de un dispositivo especialmente diseñado para bloquear hasta el 94% de las ondas sonoras entrantes, sin obstaculizar el flujo de aire.

 

 

El nuevo dispositivo está impreso en 3D, en forma de anillo – aunque según los investigadores, puede adoptar muchas formas – donde su diseño está fabricado con unos estándares matemáticos muy precisos.

Su forma está específicamente diseñada para interferir con las ondas sonoras entrantes y hacerla rebotar en la forma que vinieron, reduciendo el sonido que puede pasar por el centro del anillo.

Para probar este nuevo dispositivo, los investigadores colocaron el prototipo en el extremo de una tubería de PVC, enganchando un altavoz en el otro extremo – según los investigadores – el dispositivo ha bloqueado el 94% del sonido.

Según los investigadores… “este tipo de dispositivos podría tener muchas aplicaciones en el mundo real donde el sonido necesita ser bloqueado y que el flujo del aire no tenga impedimentos. Por ejemplo, podrían colocarse en las rejillas de los sistemas de calefacción y climatización de los edificios“

Dado que el diseño de este “bloqueador de sonido” puede cambiar de forma y ser un cubo o un hexágono y es muy ligero, podría utilizarse como un azulejo o ladrillo para construir paredes que cancelan el sonido de una forma contundente.

Según el equipo, las aplicaciones en el sector de la arquitectura y la construcción pueden ser impresionantes y relativamente bastante económicas. Así que estamos ante un dispositivo que puede revolucionar el sector.

Con información de: ovacen.com


moho-negro.jpg

7min256

Todos hemos tenido la desafortunada sorpresa de encontrar algo de moho en nuestras casas. Los indeseables puntos negros y verdosos, generalmente observados en rincones oscuros y húmedos, pueden parecer inofensivos al principio, pero plantean un problema importante para los edificios y sus ocupantes. Principalmente, porque sabemos que su tendencia es de propagarse cada vez más, contaminando otros materiales y superficies, causando un olor característico y contaminando el aire. ¿Cómo es posible controlarlo y, principalmente, evitar que surjan a través del diseño arquitectónico?

El moho es un tipo de hongo y está presente en casi todos los lugares, incluido el aire. Existe una multitud de especies. Cuando se usa el término “moho negro”, generalmente se está hablando del llamado Stachybotrys chartarum. Existen otras especies muy comunes, como las llamadas Alternaria, Aureobasidium, y Chaetomium. Es importante tener en cuenta que si bien la concentración de humedad es el hongo en su etapa inicial, más superficial y más fácil de eliminar, el moho corresponde a su etapa avanzada, con puntos negros enraizados y más difíciles de eliminar. Los hongos se reproducen a través de sus esporas y prosperan en superficies húmedas y ricas en celulosa, como tableros de fibra, maderas, y paneles de yeso. En lugares con pequeñas filtraciones, también puede aparecer moho.

El moho negro es toxigénico, es decir, libera micotoxinas que pueden ser extremadamente dañinas para los ocupantes del edificio. Por supuesto, algunas personas son más sensibles a las esporas de hongos que otras, y pueden desarrollar síntomas respiratorios después de inhalar una pequeña cantidad de esporas. Pero un ambiente con una alta concentración de micotoxinas puede causar envenenamiento por hongos, incluso en individuos sanos, dependiendo de su nivel de concentración, la cantidad de tiempo en exposición a ella y otros factores.

En el caso de los bebés y los niños, la exposición al moho es aún más dañina. Un estudio mostró que los niños expuestos al moho pueden tener más probabilidades de desarrollar asma. En 2009, la Organización Mundial de la Salud publicó un documento llamado WHO Guidelines for Indoor Air Quality: Dampness and Mould, con una revisión exhaustiva de la investigación científica sobre los problemas de salud asociados con la humedad y los agentes biológicos en edificios.

El informe concluye que los efectos más llamativos son una mayor prevalencia de síntomas respiratorios, alergias y asma, así como una interrupción del sistema inmunitario. El documento también resume la información disponible sobre las condiciones que determinan la presencia de moho y las medidas para controlar su crecimiento en interiores. La forma más importante de evitar efectos adversos para la salud es prevenir (o minimizar) la humedad persistente y el crecimiento microbiano en las superficies interiores y las estructuras de los edificios.

Como arquitectos, nuestro deber es desarrollar proyectos que hagan que la vida de los ocupantes sea lo más saludable posible. Por lo tanto, no es exagerado tener especial cuidado con la impermeabilización de los techos y paredes, asegurándose de especificar los productos adecuados. Detalles precisos y el monitoreo durante el proceso constructivo son vitales para certificar la estanqueidad de las estructuras. Además, es importante considerar que la abundante luz solar y la ventilación adecuada son las formas más fáciles, baratas y (generalmente) efectivas de controlar la humedad en el interior. Analizar y proponer soluciones apropiadas para la luz solar y la ventilación natural, y desarrollar estrategias pasivas, pueden ser las medidas más inteligentes en la mayoría de los casos, especialmente cuando el edificio no se ubica en zonas con climas extremos.

Sin embargo, por más complejo que sea evitar la aparición de estos microorganismos dañinos en los edificios, existen algunas precauciones básicas que pueden ayudar:

  • Realizar inspecciones de rutina para encontrar y reparar pequeñas grietas y áreas dañadas en techos e impermeabilizaciones que puedan desarrollar una infiltración.
  • Asegurar un bajo nivel de humedad al interior de los espacios.
  • Permitir el ingreso de la brisa y el sol al interior del edificio siempre que sea posible.
  • Si aún sigue apareciendo moho, es importante eliminarlo de raíz. Si el problema es demasiado grave, es prudente buscar ayuda profesional. Sin embargo, existen varias recetas caseras en Internet, que generalmente utilizan lejía, que deberían funcionar para eliminar florecimientos pequeños.

Por: Eduardo Souza | www.plataformaarquitectura.cl



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter