Cristianoctubre 2, 2020
sanitarista.jpg

4min218

Algunos años atrás, un slogan publicitario afirmaba: “Un buen nombre es lo más valiosos que uno puede tener”.

En este sentido, la imagen profesional es el capital más importante con que cuenta un técnico instalador. Trabajar en mejorar y optimizar dicha imagen implica efectuar una inversión, pero como en todo negocio la inversión a efectuarse será acorde con las posibilidades del mercado demandante, y ese es el equilibrio necesario de procurar por parte del instalador.

Las empresas de instalaciones no escapan a las generales de la ley en cuanto a desembolso e inversión. Como en todo negocio, nuestro sector debe garantizar el debido mantenimiento e inversión sobre las tareas realizadas. De no formular dicha inversión, nuestra imagen profesional se irá desluciendo, y en el corto plazo, quedaremos fuera del mercado.

Pero una adecuada imagen profesional no implica contar con herramientas de última generación o sistemas capaces de explotar y explorar tecnologías de punta. También debemos ocuparnos de la imagen profesional que implica aplicar nuestras aptitudes humanas: Confiabilidad, seguridad, presencia, cultura, cordialidad, etcétera.

En este sentido, la fundamental imagen que debe lograr un profesional radica en demostrar que para él las labores encaradas no le demandan un esfuerzo desmedido, es más, le resultan sencillas de resolver. En realidad, una persona es reconocida como profesional dentro de su área cuando hace que su labor parezca tan sencilla de realizar, natural y fácil que cualquiera podría llevarla a cabo.

Otro aspecto fundamental de la imagen es la de ser tan natural como sea posible, cuando uno actúa llega un momento donde los otros se dan cuenta y eso crea desconfianza e inseguridad, y así nos señalan James y Jongeward, dos autores que interpretan el marketing desde la imagen profesional: “El triunfador no consagra su vida al servicio de lo que imagina que debe ser, sino, por el contrario, se esfuerza por ser él mismo y, como tal, no consume sus energías en representaciones dramáticas, ni en falsas pretensiones, ni tampoco en manipular o inducir a otras personas en sus propios juegos. El triunfador puede revelarse como realmente es, en lugar de proyectar imágenes que agraden, inciten o seduzcan a los demás; tiene conciencia de que existe una importante diferencia entre ser cariñoso y actuar cariñosamente, entre ser estúpido y actuar estúpidamente, entre ser inteligente y actuar inteligentemente. El triunfador no necesita esconderse detrás de una máscara; se despoja de sus propias imágenes irreales de inferioridad o de superioridad y no se deja atemorizar por la autonomía”.

Entonces, en nuestro diario quehacer, brindemos imágenes nítidas del trabajo ofertado.

Será el bien más valioso que un Instalador pueda tener.

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista Sepa Cómo INSTALAR

 


Cristianseptiembre 24, 2020
comitente-2.jpg

5min212

Entre los factores que gravitan en la conformación del costo de una obra hay varios que no tienen ninguna relación con los aspectos morfológicos o técnico-constructivos del proyecto pero que, en cambio, se relacionan con las formas y modalidades de contratación de la obra y con otras decisiones propias del comitente. 

El profesional, basado en su capacitación y experiencia, debe analizar y evaluar distintas opciones y asesorar y aconsejar a su comitente acerca de las ventajas y desventajas de las distintas alternativas de contratación comentadas en los títulos precedentes. ya que las características del proyecto, la tipología de la obra y las condiciones del mercado de la construcción pueden favorecer a algunas opciones con respecto a otras. 

Además de las decisiones relacionadas con las formas de contratación, existen otros conceptos que inciden significativamente en el precio de la obra, acerca de los cuales el comitente tiene exclusivo poder de decisión los cuales también deben ser decididos con la suficiente anticipación como para adecuar o ajustar la documentación de proyecto y posibilitar la programación de licitaciones y contrataciones. El siguiente listado es un resumen de todos los conceptos que por su incidencia en el precio de la obra y por su posibilidad de afectar directamente otros intereses del comitente, deben contar con su acuerdo antes de ser establecidos en la documentación de proyecto: 

  • Adopción del régimen de contratista único o contratos separados. 
  • En caso de contratos separados, definición de los rubros a cargo del contratista principal y los rubros o paquetes de rubros y/o provisiones que se contratarán por separado. 
  • En caso de contratos separados, asignación de las responsabilidades por la construcción de la obra y la coordinación de contratistas al contratista principal o a un profesional que asuma el rol de ejecutor de obra. 
  • Definición de la modalidad de contratación del contrato único o de cada uno de los contratos separados. 
  • Reserva del derecho del comitente de proveer ciertos materiales. 
  • Definición de la forma de pago y plazo para el pago de los certificados.
  • Existencia o no de regímenes de anticipos para la compra de materiales y en su caso, de los rubros o ítems afectados. 
  • Existencia o no de un régimen de anticipos financieros y en su caso, montos o porcentajes y la oportunidad para su formalización. 
  • Determinación del plazo de ejecución de la obra y, cuando corresponda, plazos parciales, por etapas constructivas o por sectores de obra. 
  • Fijación del porcentaje y forma de constitución de la garantía de contrato.
  • Fijación del porcentaje y forma de constitución del fondo de reparo. definición del plazo de garantía. 
  • Existencia o no de premios y/o penalidades referidos al cumplimiento de los plazos contractuales. 
  • Requerimientos en materia de seguros. 

En este listado aparecen varios conceptos sobre los cuales conviene, por su gravitación en el precio de la obra, informar oportunamente al comitente, a quien en todos los casos corresponde decidir al respecto. 


Sepa Cómo Instalarjulio 27, 2020
contrato-construccion.jpg

7min258

No existe obligación del Comitente ni del Director de Obra (DO) con relación al personal de la construcción que trabaja en la obra, pues no hay vínculo jurídico entre ellos ya que la relación contractual del comitente es exclusivamente con la empresa constructora o con los contratistas y la del Director de Obra exclusivamente con el Comitente. 

Los obreros de la construcción son contratados por la empresa constructora o por los contratistas o subcontratistas que ejecutan la obra por lo que ellos son quienes deben responder ante los reclamos de los primeros. Al comitente, lo mismo que al Director de obra, les resulta imposible evitar ser demandados por el personal de las empresas constructoras, contratistas y subcontratistas. Por eso los pliegos de condiciones de los modelos de contratos de construcción incluyen cláusulas que disponen la exclusiva responsabilidad de los contratistas en esta materia, entre las cuales se destacan: 

  • El contratista cumplirá la normativa vigente que rige el trabajo de los distintos gremios actuantes en la construcción respecto a salarios mínimos, vacaciones, jubilaciones, descanso semanal, jornada legal, seguros, seguridad e higiene del trabajo, trabajo en lugares insalubres, horas extra, fondos de desempleo, etc. 
  • El contratista abonará a los operarios de todos los gremios que intervengan en la ejecución de los trabajos salarios iguales o superiores a los que correspondan por los convenios colectivos de trabajo, homologados por autoridad competente o por disposición de esta, en vigencia para la zona correspondiente a la de la ejecución de los trabajos. 
  • El contratista mantendrá al día el pago del personal empleado en la obra, abonará íntegramente los salarios estipulados y dará cumplimiento estricto a las disposiciones que determinan la jornada legal. 
  • El contratista será único responsable de dar cumplimiento estricto a las leyes 17258 y 20744 Y Convenios Colectivos de trabajo aplicables a su personal y cumplirá las leyes y normas de previsión social. 
  • El contratista hará cumplir a sus subcontratistas las disposiciones precedentes y será único responsable por sus incumplimientos. 
  • El contratista asume plena y total responsabilidad exclusiva y excluyente e indemnizará y mantendrá indemnes al comitente y al DO, por todos los daños, perjuicios, costas, gastos judiciales y contingencia de índole civil, laboral, administrativa o penal que el comitente o el DO deban afrontar en forma directa o indirecta, en su persona o bienes, por cualquier acto, hecho u omisión fundado en el error, culpa, negligencia o cualquier acción del contratista, sus subcontratistas o del personal de ambos relacionados con las obligaciones que le impone este contrato. 

A pesar de los recaudos precedentes, las demandas laborales usualmente son dirigidas contra todos aquellos que tienen intervención en la obra – contratista, comitente y DO, solo debido a que se pretende la existencia de solidaridad entre todos, solidaridad que, a criterio del Consejo y su Asesor Legal no existe, aunque ello no obsta para que procuren que algún juez la conceda y, particularmente, desde que ello no significa costo adicional alguno para el obrero de la construcción. 

Con el propósito de que el comitente pueda monitorear el cumplimiento de las disposiciones referentes a cuestiones laborales y previsionales y de seguros por parte de los contratistas, los pliegos de condiciones editados por el Consejo incluyen la siguiente disposición: 

  • El contratista deberá acreditar ante el comitente el cumplimiento de las obligaciones laborales y de seguridad social en forma mensual, respecto de la totalidad de las personas por él afectadas al cumplimiento del contrato. A tales efectos deberá presentar al comitente, dentro de los diez días de iniciado cada mes, la siguiente documentación respecto de cada una de las personas afectadas por el contratista al cumplimiento del contrato: 
  1. El Código Único de Identificación Laboral (CUIL). 
  2. La constancia de pago de las remuneraciones correspondientes al mes anterior. 
  3. Los comprobantes de pago al sistema de la seguridad social correspondientes al mes anterior. 
  4. La constancia de cobertura por riesgos de trabajo del mes en curso y el comprobante de pago correspondiente al mes anterior. 
  5. La constancia de cobertura del mes en curso y pago del seguro por accidentes personales correspondientes al mes anterior en caso de corresponder. 

El DO debe aconsejar a su comitente para que proceda por sí o por intermedio de expertos a la revisión sistemática de la documentación mencionada, la cual debe ser proporcionada por cada contratista, revisión que le permitirá detectar a tiempo fallas e incumplimientos y que, según opinión del Consejo, no corresponde al arquitecto, por no ser materia de su competencia.


contratista.jpg

5min428

Conviene que la Dirección de Obra (DO) acuerde con los contratistas las fechas y rutinas para llevar a cabo conjuntamente las mediciones, las cuales pueden ser realizadas también por sus representantes autorizados. Es práctica recomendable la suscripción de un acta con el detalle de las mediciones realizadas. Usualmente, se miden los totales de los trabajos realizados hasta ese momento y el trabajo a liquidar en el lapso surge por diferencia con el liquidado en el lapso anterior.

Cada rubro y/o ítem se mide según las unidades utilizadas en la oferta del contratista, muchos pueden medirse en obra, otros sobre planos y otros, especialmente los cotizados en forma global, pueden estimarse como un porcentaje del total cotizado. En función de la medición y los precios de su oferta, el Contratista, confecciona las planillas de liquidación.

Liquidaciones del Contratista

Se recomienda imponer al contratista la obligación de presentar separadamente las liquidaciones de diferente naturaleza, por ejemplo, de trabajos según precios de contrato, de modificaciones, de anticipos para la compra de materiales o de anticipos financieros si los hay. Conviene aconsejar al contratista para postergar la emisión de las facturas oficiales hasta que la DO haya aprobado las liquidaciones y emitido el certificado respectivo. Seguir este procedimiento le evitará inconvenientes en caso de efectuar correcciones ordenadas por la DO.

Certificación de los trabajos

Una vez revisadas y aprobadas las liquidaciones del contratista, la DO las remite al comitente emitiendo un certificado con el acuerdo para su pago. Los pliegos de condiciones disponen el procedimiento para la emisión de certificados y los alcances de estos instrumentos contractuales.

Resulta conveniente que la DO adopte ciertas rutinas para la emisión de los certificados en función de las disposiciones de los contratos comitente/contratistas. En el caso de obras por contratos separados se recomienda incorporar disposiciones uniformes en los pliegos de condiciones de los diversos contratos con respecto a la periodicidad y fecha de emisión de las liquidaciones. Esta rutina facilita otras rutinas, la del comitente para prever los fondos y efectuar los pagos y las de la DO para la revisión de las liquidaciones, emisión de los certificados y emisión de las facturas de honorarios por dirección de obra.

Aplicación de sanciones

Es conveniente que los pliegos de condiciones establezcan sanciones a aplicar a los contratistas por incumplimiento a sus obligaciones contractuales. Los cargos son sanciones en dinero que, según previsiones contractuales, el comitente puede imponer a un contratista para resarcirse por los costos y gastos en que deba incurrir por los perjuicios ocasionados motivados por sus acciones, errores u omisiones o sus efectos.

Previo a la imposición de un cargo se debe dar al contratista la oportunidad de que proceda a la reparación correspondiente con sus propios medios o mediante terceros. En su defecto los trabajos pueden ser encomendados por el comitente a un tercero y el DO debe llevar cuenta de los costos, gastos y honorarios necesarios para valorar el monto de la imposición.

Las multas son sanciones en dinero que, de acuerdo con previsiones contractuales, el comitente puede imponer al Contratista por incumplimientos en la ejecución de los trabajos, por contravenir disposiciones contractuales o desatender órdenes de servicio.

Los pliegos pueden prever multas por diversas contravenciones y por montos que varían según su gravedad. Las multas y cargos los aplica el comitente a solicitud del DO, razón por la cual se recomienda la consulta al comitente antes de la solicitud formal, pues la aplicación casi siempre da lugar a un pedido de reconsideración por parte del contratista y no es conveniente se rectifique la medida una vez aplicada.

 


Sepa Cómo Instalardiciembre 26, 2019
financiacion.jpg

6min590

Al analizar el aspecto financiero de una obra determinada, se estará en condiciones de calcular los gastos de financiación. Primero, tendremos en cuenta los intereses y gastos del capital de ejecución. En el caso de financiación bancaria, generalmente acordado con contratistas de obras públicas, consiste en que la institución o Banco, toma en prenda mediante la respectiva cesión de derechos de tres cobros, los certificados de una obra y a su sola presentación, acredita un giro en descubierto en la cuenta corriente del contratista, por un importe del 70 al 90% del valor neto del certificado, según el estado de la plaza y solvencia del concertante. Los intereses del depósito de garantía de contrato conforman una carta de fianza bancaria, o una póliza de caución. Por su parte, los intereses de depósitos de garantía retenidos en los certificados, se asumen como el “Fondo de reparo” de la obra.

También cuantificaremos las previsiones, gastos de reposición del plantel de máquinas, equipos, etc., o bien, la desvalorización del capital circulante durante el plazo afectado a la obra, motivado por factores de inflación, por ejemplo.

Los Ingresos

Los denominados “Ingresos” constituyen la suma económica que percibe la empresa constructora por la realización de los trabajos pactados. Los mismos surgen de las certificaciones de obra. Lo más frecuente es que la administración expida mensualmente certificaciones que comprendan las tareas ejecutadas durante dicho periodo, cuyos abonos representan el concepto de pagos a buena cuenta, sujetos a las rectificaciones y variaciones verificadas en la medición final, sin suponer aprobación y recepción de las obras que comprenden. Las certificaciones se expedirán tomando como base la documentación técnica de gestión y administración de la obra y se tramitará por parte del Director en los siguientes diez días del periodo correspondiente.

Al contratista solo se le concede un trámite de audiencia el cual no paraliza el curso de la certificación. En la misma fecha cuando el Director tramita la certificación remitirá al contratista una copia de la documentación y de la cotización correspondiente, a los efectos de brindar su conformidad o reparos. A su vez, el contratista podrá formular descargos en el plazo de quince días, contados a partir de la recepción de los expresados documentos.

La certificación mensual pude ser ordinaria. En la misma se recoge simultáneamente la obra ejecutada, la revisión de precios y anticipos, la certificación anticipada, es decir la expedida para acreditar que la obra excede de la anualidad prevista y la certificación de liquidación.

La obligación de abonar el importe

La administración tiene la obligación de abonar el importe de las certificaciones dentro de los dos meses siguientes a la fecha de expedición. Caso contrario, incurre en mora y debe abonar los intereses devengados debido a ese retraso. Si la demora del pago fuese superior a cuatro meses, el contratista procederá a la suspensión del cumplimiento del contrato, debiendo comunicarlo a la administración con un mes de antelación. Si la demora en el pago fuese superior a ocho meses, el contratista tendrá derecho a resolver el contrato y al resarcimiento de los perjuicios por ello originado.

La obra ejecutada, a medida que las unidades contratadas van siendo materializadas, nace perteneciendo a la propiedad. Pero eso no indica que la propiedad pague siempre con igual fluidez el valor de esas unidades realizadas. Por el contrario, existe la tendencia del cliente a demorar sus pagos, pues la obra en todo caso ya es suya, a diferencia de lo sucedido en la compraventa habitual, donde solo el pago del precio permite la adquisición de la cosa comprada, la cual mientras tanto pertenece al vendedor y permanece en su poder.

A dicha tenencia se une, en muchos casos, la necesidad de concertar modificaciones de precios o acordar nuevos valores, permitiéndole al cliente demorar pagos de unidades realizadas, las cuales no pueden ser certificadas hasta conseguir esas concesiones o acuerdos.

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista Sepa Cómo INSTALAR

 


Sepa Cómo Instalarabril 10, 2019
instalador2.jpg

4min1133

  Los diversos formatos de contratos que se pueden aplicar en las obras de instalaciones implican importantes consecuencias sobre los costos finales, los tiempos de ejecución junto con las obligaciones y responsabilidades de los distintos agentes participantes en su materialización: Él o los contratistas, el Director de Obra (en adelante DO) y el Comitente. Desde el contrato único a los contratos separados y desde el ajuste alzado al coste y costas, existe una transferencia de riesgo de los contratistas al comitente, al mismo tiempo que se incrementan las responsabilidades y obligaciones del DO.

  El contratista único que actúa como empresa constructora, asume la totalidad de las responsabilidades laborales, civiles, comerciales, previsionales, técnicas y penales por la construcción de la obra y es responsable por su ejecución y entrega, de acuerdo con los planos y especificaciones del proyecto, los precios y plazos estipulados y demás obligaciones determinadas en los documentos que integran el contrato de construcción.

  Además de la obligación principal señalada precedentemente, los pliegos de condiciones de los contratos de construcción deberían contemplar lo siguiente: Adoptar, mantener y controlar las medidas y precauciones de seguridad e higiene, de acuerdo con lo establecido por la normativa vigente; Disponer la maquinaria y equipo, para el movimiento y transporte de materiales y personas en la obra, responsabilizándose por su operación y mantenimiento; Prestar ayuda de gremios a sus subcontratistas; Adoptar, mantener y controlar las medidas y precauciones para la vigilancia de la obra; Adquirir las responsabilidades como constructor y firmar los planos municipales, como constructor, ejecutor de la estructura e instalador de las redes necesarias.

  En paralelo con sus obligaciones como contratista único, deberá cumplir las obligaciones atinentes a cualquier otro contratista, tales como, respetar la autoridad de la DO y acatar sus órdenes; cumplir los códigos, reglamentos y disposiciones de orden técnico vinculados con los trabajos a su cargo; cumplir las normas oficiales vigentes rectoras del trabajo de los distintos gremios intervinientes respecto a salarios mínimos, vacaciones, jubilaciones, descanso semanal, jornada legal, seguros, seguridad e higiene, trabajo en lugares insalubres, horas extras, fondo de desempleo, etc.; cumplir las leyes, decretos, ordenanzas, edictos y reglamentaciones oficiales, las cuales rigen en el ámbito de ejecución de los trabajos; adoptar los procedimientos constructivos, secuencias de tareas, técnicas y equipos; coordinar la ejecución de los trabajos del personal propio con el de sus subcontratistas; conducir y controlar cualitativa, cuantitativa y permanentemente el proceso de construcción, la calidad y los trabajos de acuerdo con la documentación contractual y las “reglas del arte”, entendiéndose por tales a “los procedimientos consagrados por la experiencia constructiva”; programar y controlar la provisión e ingreso a obra de los materiales, equipos y suministros necesarios para la ejecución de las distintas tareas y controlar su calidad, programar la presentación de mano de obra y controlar su calidad.

La sumatoria de los aspectos mencionados debe formar parte, indefectiblemente, de los contenidos de un contrato.

 

Escribe: Arq. Gustavo Di Costa

Editor de revista INSTALAR



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter