Cristianoctubre 19, 2020
medida-trabajo.jpg

4min7

La medida del trabajo dentro de nuestra industria resulta de la aplicación de las técnicas para determinar el contenido de horas/hombre de una tarea definida, fijando el tiempo que un trabajador calificado invierte en llevarla a cabo con apego a una norma de rendimiento preestablecido. La medida de un trabajo determinado permanece de esta manera asociada a un método o modo de realizar la tarea. Es decir, que cuando se define la duración de una tarea se aclarará qué método o forma de materialización se está empleando para realizarla.

Previamente a efectuar la medida de un trabajo definido, se llevará a cabo un estudio del método el cual permita obtener un modelo más eficiente de tal forma que, cuando se practica la medición del trabajo, éste corresponda al método óptimo y sea un valor estable o irreductible. La determinación de la medida del trabajo para las tareas de obra es de gran utilidad para la conducción y dirección en cuanto permite:

 

  1. Programar la producción, igualando la carga de trabajo de los componentes de cada grupo o grupos de obra, obteniendo el uso racional de los recursos de personal y equipos.
  2. Contribuir al conocimiento exhaustivo de los costos de obra.
  3. Utilizar una política de incentivos o de primas de producción, que verifica una muy buena herramienta de dirección.

 

Para que el tiempo tipo a determinar resulte significativo, es evidente que debe ser ejecutable por la mayor cantidad de operarios o trabajadores de una obra. Sería inútil fijar ritmos de trabajo muy elevados, los cuales puedan cumplir solamente los mejores empleados. Asimismo, no fomentaría la eficiencia de una obra fijar niveles tan bajos que puedan ser realizados, holgadamente, por los trabajadores menos activos.

Para obtener, entonces, valores equitativos y razonables en la medida del trabajo, se puede cuantificar la tarea con trabajadores promedio. Pero debemos ser conscientes de la necesidad de considerar que los operarios no trabajan día a día, y ni siquiera, minuto a minuto con suma constancia. A partir de lo anterior llegamos a una clara conclusión: Es vital disponer de algún medio capaz de permitir evaluar el ritmo con que los operarios observados están trabajando y establecer la relación con el ritmo normal.

El procedimiento empleado para lograrlo se denomina “Valoración”. Lo definimos como la operación mediante la cual quien observa una tarea con el objeto de hallar la medida del trabajo, comparando la situación de los operarios a quienes está observando, con el propio ritmo normal de ejecución de la tarea.

EI ritmo normal lo definimos como “aquel que puede mantenerse fácilmente un día tras otro sin excesiva fatiga física o mental, y se caracteriza por llevar adelante un esfuerzo constante y razonable”.

Es aceptado que el ritmo normal resulta equivalente a la velocidad de movimiento de un hombre que recorre a pie, por terreno llano y en línea recta, 4.800 metros en una hora (Velocidad de 4,8 Km/h).

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista Sepa Cómo INSTALAR

 


Cristianoctubre 15, 2020
lavadero-ecologico.jpg

8min28

Esta invención describe un lavadero doméstico con dos desagües en el área del tallador, el primero conectado a la red de drenaje común y el segundo que ofrece un destino diferente al primero permite captar las aguas grises, (al cerrar la boca del primero con un tapón removible). El agua residual generada en procesos de limpieza de ropa, utensilios de cocina, higiene personal, lavado de alimentos y procesos similares, para luego ser encauzada hacia un depósito para su almacenamiento y posterior reutilización o tratamiento.

Debido a la creciente demanda de agua potable resultado del aumento de la población, y la disminución de las reservas del vital líquido, se torna un asunto de extrema importancia el máximo aprovechamiento de este recurso natural. Por lo que desde hace años los gobiernos de todo el mundo exhortan a la población a cuidar el agua haciendo un uso más prudente de la misma.

Analizando los procesos en que comúnmente se utiliza el agua en los hogares, se ha descubierto que la mayor parte de las aguas grises, que comúnmente se desechan en la red de drenaje, tienen las cualidades necesarias para emplearse satisfactoriamente en múltiples aplicaciones que van desde el uso en retretes, lavado de ropa (acompañada de detergente y sola para el enjuague), riego de plantas, limpieza de pisos y paredes, limpieza de vehículos, etc.

Mientras que aquellas que presenta cantidades significativas de grasas, detergentes o jabones, material orgánico (restos de comida) y con una turbiedad, color, olor y transparencia que no son del agrado del usuario para ser reutilizada solo representa una fracción del volumen total que regularmente consume.

La industria se ha sumado a esta iniciativa al rediseñar un sin número de utensilios que involucran a el agua desde regaderas para ducha, lavadoras y retretes de bajo consumo de agua, tanques de wc que reutilizan el agua del lavabo, etc.

Cabe destacar que se han diseñado algunos lavaderos que cuentan con una pileta para almacenar las aguas grises, pero han fracasado comercialmente debido a que se incrementa notablemente el tamaño lo cual desalienta a los compradores por el espacio cada vez más limitado de las viviendas modernas, aunado a un incremento considerable del precio, además de que tienen una capacidad muy limitada. Sin embargo de toda la casa el lavadero es el mejor punto para recolectar las aguas grises, debido a que aquí se generan las menos contaminadas y riesgosas a la salud. Además de que también es el segundo punto donde más se generan, el primero es la ducha o regadera la cual tiene muchas desventajas en varios aspectos para este fin.

Los lavaderos tradicionales siempre han contado de un solo desagüe en el área del tallador, el cual está conectado casi siempre a la red de drenaje imposibilitando cualquier intento de reutilización de las aguas grises, por lo que se pierden teniendo que ser nuevamente tratadas para que vuelvan a ser aptas para el consumo humano y posteriormente vueltas a bombear a los núcleos urbanos, todo esto implica altos costos y grandes pérdidas definitivas del vital líquido.

Por lo que para solucionar este problema se ideó este novedoso lavadero con dos desagües en el área del tallador, uno conectado a la red de drenaje doméstica y el otro que ofrece un destino diferente al primero, permite la captación de las aguas grises que pueden ser encauzadas hacia un depósito para su almacenamiento o posterior reutilización, lo que permite al usuario determinar a criterio personal qué destino le va a dar a las aguas grises al insertar un tapón que cierre la boca de uno los desagües según sea su propósito.

Elemento de drenaje.

Un elemento de drenaje para habilitar los lavaderos tradicionales para que sean capaces de separar las aguas grises para su re-utilización.

 

 

De fácil instalación y requiriendo de una mínima inversión podemos acondicionar cualquier lavadero, lavabo, incluso la salida de la lavadora para determinar que final le queremos dar a las aguas grises.

Si pensamos que el agua está demasiado sucia podemos eliminarla en la red de drenaje doméstica.

 

Y si tiene las características necesarias para ser reutilizada con insertar un simple tapón la desviamos para su almacenamiento.

Por: Sergio Cortés | www.ecoinventos.com


Cristianoctubre 14, 2020
humedad-1.jpg

6min43

Se puede observar una inmensa cantidad de edificaciones antiguas construidas con ladrillos cerámicos vistos, en distintas partes del mundo, incluyendo en aquellos climas húmedos. No necesariamente en todos los casos el agua pluvial alcanza los interiores de las mismas, a pesar de que las lluvias humedecen las caras expuestas de los muros exteriores. Lo mismo ocurre en los casos donde hay faltante de revoques en forma total o parcial.

En algunas circunstancias, la razón por la cual el agua no transita completamente a través del muro es que éste es demasiado grueso, entonces, el agua pluvial tarda mucho en llegar al interior. Cuando la lluvia se detiene, el agua contenida en la superficie de la pared tiende a evaporarse. Algunos ladrillos presentan una baja capacidad de absorción del agua, debido a sus propiedades físicas (porosidad reducida, alto contenido de arcilla).

En obras antiguas, se solían utilizar cales vencidas, polvo de ladrillo con partículas contaminantes. Todo aquello restaba compacidad y resistencia, generando oquedades y fisuras, es decir vías para el ingreso de humedad a los edificios por capilaridad.

En el presente se construyen edificaciones de ladrillos vistos, donde la protección hidrófuga se encuentra en la cara interna, se deja una cámara de aire intermedia y se construye un panderete interior. Este sistema constructivo es muy eficaz (térmicamente); pero tiene que ser realizado por mano de obra bien capacitada y con un control exhaustivo durante su ejecución.

Se ven casos donde aparece evidencia de humedad en las terminaciones interiores. El motivo se encuentra en que la cámara de aire intermedia se construye demasiado angosta (para aprovechar más la superficie útil edificada), entonces, existe una creciente tendencia a acumular, por descuido, restos de mortero de asiento del panderete (sin hidrófugo), creando “puentes” que a través de la cámara unen ambos paramentos. Los restos del mortero se van acumulando en la parte más baja de la cámara donde es muy difícil de extraer. El agua condensa sobre la cara interior de la pared impermeabilizada (más fría en épocas de temperaturas ambientes bajas). Esta cae por la pared y satura dicho material, lo cual produce el pasaje de humedad por capilaridad e ingresa a través del panderete sin protección hidrófuga.

La humedad es de condensación, ya que la superficie hidrófuga se encuentra fría en épocas invernales. El agua condensada, en contacto con el material absorbente, es conducida hacia el panderete (sin barrera hidrófuga). Existen casos donde se puede observar defectos en la ejecución de juntas de los ladrillos, especialmente en lugares donde no llega el control de obra. Los lugares más críticos se encuentran en los apoyos de los paramentos en las vigas y losas donde se encuentran dos materiales distintos; allí resulta muy difícil dar continuidad de la envoltura hidrófuga. También, pueden aparecer filtraciones al edificio a través de las oquedades que se encuentren en los muros.

Las evidencias de las infiltraciones pueden verse en ambos lados de los muros a través de chorreaduras blanquecinas, problema de difícil solución. Esto se debe a reacciones químicas desarrolladas en los medios acuosos.

Las corrientes de aire llevan consigo gases y partículas contaminantes, que se van asentando en la superficie de los muros exteriores, sobre todo en aquellos que carecen de junta enrasada, motivo por el cual, la superficie de contacto es más importante. La capilaridad existente en el ladrillo común da lugar a la proliferación de colonias orgánicas, micro y multicelulares. No son consideradas peligrosas para la salud humana, pero pueden ser arrastradas por lluvias a lugares de los edificios donde se transforman en alimento para cepas patógenas.

Otro tipo de sistema constructivo es aquel compuesto por muros de ladrillo a la vista, revestidos con madera en la cara interna. Allí se comprueba una gran actividad bacteriana, debido a que se genera un incremento en la acidez en la zona de contacto entre la mampostería y el revestimiento, siempre en contacto con humedad proveniente en algunos casos de condensación y otros de absorción de la madera o por capilaridad de la pared. Proliferan allí ácidos grasos arrastrados por los vapores provenientes de cocinas, parrillas, etc. Los hongos que florecen se alimentan de la madera en proceso de degradación.

 


Cristianoctubre 2, 2020
sanitarista.jpg

4min48

Algunos años atrás, un slogan publicitario afirmaba: “Un buen nombre es lo más valiosos que uno puede tener”.

En este sentido, la imagen profesional es el capital más importante con que cuenta un técnico instalador. Trabajar en mejorar y optimizar dicha imagen implica efectuar una inversión, pero como en todo negocio la inversión a efectuarse será acorde con las posibilidades del mercado demandante, y ese es el equilibrio necesario de procurar por parte del instalador.

Las empresas de instalaciones no escapan a las generales de la ley en cuanto a desembolso e inversión. Como en todo negocio, nuestro sector debe garantizar el debido mantenimiento e inversión sobre las tareas realizadas. De no formular dicha inversión, nuestra imagen profesional se irá desluciendo, y en el corto plazo, quedaremos fuera del mercado.

Pero una adecuada imagen profesional no implica contar con herramientas de última generación o sistemas capaces de explotar y explorar tecnologías de punta. También debemos ocuparnos de la imagen profesional que implica aplicar nuestras aptitudes humanas: Confiabilidad, seguridad, presencia, cultura, cordialidad, etcétera.

En este sentido, la fundamental imagen que debe lograr un profesional radica en demostrar que para él las labores encaradas no le demandan un esfuerzo desmedido, es más, le resultan sencillas de resolver. En realidad, una persona es reconocida como profesional dentro de su área cuando hace que su labor parezca tan sencilla de realizar, natural y fácil que cualquiera podría llevarla a cabo.

Otro aspecto fundamental de la imagen es la de ser tan natural como sea posible, cuando uno actúa llega un momento donde los otros se dan cuenta y eso crea desconfianza e inseguridad, y así nos señalan James y Jongeward, dos autores que interpretan el marketing desde la imagen profesional: “El triunfador no consagra su vida al servicio de lo que imagina que debe ser, sino, por el contrario, se esfuerza por ser él mismo y, como tal, no consume sus energías en representaciones dramáticas, ni en falsas pretensiones, ni tampoco en manipular o inducir a otras personas en sus propios juegos. El triunfador puede revelarse como realmente es, en lugar de proyectar imágenes que agraden, inciten o seduzcan a los demás; tiene conciencia de que existe una importante diferencia entre ser cariñoso y actuar cariñosamente, entre ser estúpido y actuar estúpidamente, entre ser inteligente y actuar inteligentemente. El triunfador no necesita esconderse detrás de una máscara; se despoja de sus propias imágenes irreales de inferioridad o de superioridad y no se deja atemorizar por la autonomía”.

Entonces, en nuestro diario quehacer, brindemos imágenes nítidas del trabajo ofertado.

Será el bien más valioso que un Instalador pueda tener.

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista Sepa Cómo INSTALAR

 


Cristianseptiembre 28, 2020
fv-2.jpg

3min107

FV, empresa de grifería de alta tecnología, lanzó al mercado la nueva Válvula extra chata para descarga de inodoros 0378.01, en conjunto con su tapa embellecedora 0378.02.

Totalmente nueva en cuanto a diseño y funcionamiento, la válvula base 0378.01 es completamente apta incluso para construcción en seco, posibilitando su instalación en tabiques de hasta 70mm de espesor. A su vez permite de manera independiente, la regulación del caudal y de la velocidad de llenado de la cámara que determina el tiempo de duración de la descarga. 

Al igual que nuestra válvula para inodoros 0368.01, tiene una llave de paso incorporada, trabaja a una presión mínima de 250 gramos, con bajada independiente y cañería de 38mm de diámetro interno.

Por su lado, la tapa 0378.02 es singular por su delicado diseño minimalista y porque trae incorporado un botón que permite el suave accionamiento de la válvula, gracias a su recorrido interno de 2mm, facilitando así que cualquier persona pueda accionarla sin inconvenientes ni esfuerzo alguno.

Al igual que todos los productos FV, la Válvula es fabricada a través de un proceso de producción integrado, focalizado en el diseño, funcionalidad, calidad y respaldo de marca.

Para más información se puede acceder a: www.fvsa.com

 

 


Cristianseptiembre 24, 2020
comitente-2.jpg

5min57

Entre los factores que gravitan en la conformación del costo de una obra hay varios que no tienen ninguna relación con los aspectos morfológicos o técnico-constructivos del proyecto pero que, en cambio, se relacionan con las formas y modalidades de contratación de la obra y con otras decisiones propias del comitente. 

El profesional, basado en su capacitación y experiencia, debe analizar y evaluar distintas opciones y asesorar y aconsejar a su comitente acerca de las ventajas y desventajas de las distintas alternativas de contratación comentadas en los títulos precedentes. ya que las características del proyecto, la tipología de la obra y las condiciones del mercado de la construcción pueden favorecer a algunas opciones con respecto a otras. 

Además de las decisiones relacionadas con las formas de contratación, existen otros conceptos que inciden significativamente en el precio de la obra, acerca de los cuales el comitente tiene exclusivo poder de decisión los cuales también deben ser decididos con la suficiente anticipación como para adecuar o ajustar la documentación de proyecto y posibilitar la programación de licitaciones y contrataciones. El siguiente listado es un resumen de todos los conceptos que por su incidencia en el precio de la obra y por su posibilidad de afectar directamente otros intereses del comitente, deben contar con su acuerdo antes de ser establecidos en la documentación de proyecto: 

  • Adopción del régimen de contratista único o contratos separados. 
  • En caso de contratos separados, definición de los rubros a cargo del contratista principal y los rubros o paquetes de rubros y/o provisiones que se contratarán por separado. 
  • En caso de contratos separados, asignación de las responsabilidades por la construcción de la obra y la coordinación de contratistas al contratista principal o a un profesional que asuma el rol de ejecutor de obra. 
  • Definición de la modalidad de contratación del contrato único o de cada uno de los contratos separados. 
  • Reserva del derecho del comitente de proveer ciertos materiales. 
  • Definición de la forma de pago y plazo para el pago de los certificados.
  • Existencia o no de regímenes de anticipos para la compra de materiales y en su caso, de los rubros o ítems afectados. 
  • Existencia o no de un régimen de anticipos financieros y en su caso, montos o porcentajes y la oportunidad para su formalización. 
  • Determinación del plazo de ejecución de la obra y, cuando corresponda, plazos parciales, por etapas constructivas o por sectores de obra. 
  • Fijación del porcentaje y forma de constitución de la garantía de contrato.
  • Fijación del porcentaje y forma de constitución del fondo de reparo. definición del plazo de garantía. 
  • Existencia o no de premios y/o penalidades referidos al cumplimiento de los plazos contractuales. 
  • Requerimientos en materia de seguros. 

En este listado aparecen varios conceptos sobre los cuales conviene, por su gravitación en el precio de la obra, informar oportunamente al comitente, a quien en todos los casos corresponde decidir al respecto. 


Cristianseptiembre 23, 2020
grafeno-construccion.jpg

3min56

“Hemos demostrado que cualquier materia sólida a base de carbono, incluidos los desechos plásticos mezclados y los neumáticos, se puede convertir en grafeno”. Así de rotundos se muestran en la Universidad de Rice (EEUU), donde han desarrollado un nuevo proceso que puede convertir grandes cantidades de casi cualquier fuente de carbono en grafeno, según publica Nature.

¿Cómo lo consiguen? Simplemente calentando esos materiales de desecho (residuos de alimentos como la cáscara de plátano e incluso plásticos) que contienen carbono a 2.800 grados centígrados. Eso sí, este proceso debe llevarse a cabo en un reactor diseñado a medida que calienta el material rápidamente y elimina todos los elementos que no son de carbono, como el gas. Una operación que apenas dura 10 milisegundos.

De esta forma, se obtiene de esta manera pequeña partículas de grafeno que, tal como aseguran desde la universidad, “eliminan gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono y el metano, que los desechos de los alimentos habrían emitido en los vertederos”.

Además, los investigadores destacan que esas partículas de grafeno flash se pueden añadir a cemento usado para producir hormigón, con lo que se consigue reducir la cantidad de CO2 que se genera en la producción de este material fundamental para la construcción.

James Tour, uno de los investigadores del proyecto, asegura que con una concentración de tan solo 0,1% de este grafeno flash en el cemento para crear nuevo hormigón “podría disminuir en un tercio su impacto ambiental masivo”. En este sentido, explica que “al fortalecer el hormigón con grafeno se necesitaría usar menos en las construcciones y, además, costaría menos fabricarlo y transportarlo”.

Hasta ahora, subraya Tour, el grafeno era demasiado costoso para usarlo en este tipo de aplicaciones, pero con este proceso flash se reducirá en gran medida el precio y, además, ayuda a gestionar mejor los desechos al aprovecharlos, siguiendo un modelo de economía circular.


Cristianseptiembre 21, 2020
planificacion.jpg

5min90

La planificación de proyectos forma parte de la gestión, la cual se vale de cronogramas tales como diagramas de Gantt para planear, y subsecuentemente, informar del progreso dentro del entorno del proyecto. La finalidad de una óptima planificación consiste en crear un sistema referencial utilizado para evaluar previamente todas las instancias de la concatenación de los trabajos necesarios a efectos de materializar la instalación encargada. La programación incorpora la variable del tiempo como condicionante del esquema referencial adoptado en la etapa de planificación.

Aquí se deben estimar los tiempos y los esfuerzos requeridos para cada actividad, aplicando un programa realista para completarlas. De hecho, se involucra al equipo de proyecto y construcción en la estimación de la duración de las actividades. 

La planificación y programación de un proyecto para crear una instalación determinada resulta inútil si no es comunicada efectivamente. Cada miembro del equipo necesita conocer sus responsabilidades y limitaciones. Desde luego, partimos de un proyecto definido en el cual comenzamos a analizar todas las tareas necesarias para completarlo. Las dependencias lógicas entre dichas tareas son definidas a partir de un diagrama de actividad en red (Activity Network Diagram), el cual posibilita la identificación del mejor formato de trabajo a adoptar. Una forma de planificar un proyecto de instalaciones debe contemplar:

  1. Las condiciones exactas para que la instalación sea finalizada. Antes de que permanezcan absolutamente claros cuáles son los objetivos del proyecto, no tiene sentido comenzar a estimar cuánto tiempo llevará y/o cuánto demandará económicamente. Desgraciadamente, muchos profesionales fallan al no examinar esta primera y crucial etapa.
  2. Realizar un inventario de todas las tareas demandadas para finalizar la instalación motivo del contrato. Aquellas que insuman mucho tiempo necesitan ser divididas en tareas menores. 
  3. Identificar todos los recursos necesarios para ejecutar cada tarea. En ese momento se puede estimar el costo de cada subrubro y, consecuentemente, de todo el proyecto.
  4. Decidir si el plan previsto reúne todas las condiciones adecuadas desde el punto de vista técnico, administrativo, etc. Aquí es donde se deberán modificar los objetivos y el trabajo de ser necesario.
  5. Definir dependencias entre tareas. Algunas necesitan ser finalizadas antes que otras puedan comenzar. Poniendo las tareas en orden de conclusión se construye una red de proyecto (diagrama PERT). Aquí es donde el profesional instalador deberá interactuar e intercambiar opiniones con otros técnicos de los diferentes rubros de la obra en cuestión. Vale recordar que nuestra disciplina asume, cada vez más, un papel interdisciplinario.
  6. Calcular el tiempo mínimo para ejecutar el proyecto. Este será el trayecto más extenso a través de la red del proyecto (PERT), desde el comienzo del mismo hasta su extremo final. Dicho trayecto se denomina “Camino crítico”. Las otras tareas pueden ser ejecutadas en paralelo al camino crítico, pero cualquier atraso en las tareas que componen el camino crítico resultará automáticamente en el atraso del proyecto completo.
  7. Crear un cronograma de proyecto, por ejemplo, empleando un diagrama de Gantt.
  8. Efectuar un plan de gestión de riesgos y modificar el proyecto de acuerdo con dicho plan.
  9. Verificar el comportamiento de la empresa de instalaciones al iniciar la ejecución del proyecto.

De esta forma, contemplando estos nueve pasos, los profesionales instaladores podrán cumplimentar los plazos previstos, y de provocarse algún contratiempo, precisamente, gracias a contar con un plan, se podrá programar el nuevo lapso para la entrega de la red finalizada.

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista Sepa Cómo INSTALAR


Sepa Cómo Instalarseptiembre 7, 2020
mujeres-construccion.jpg

6min69

Por: Tomas Rico | www.ellitoral.com

Mujeres a la obra Santa Fe es una organización sin fines de lucro, en proceso de ser Asociación Civil, que busca empoderar mujeres a través de la educación en oficios de la construcción.

“Es un voluntariado que busca capacitar a todas las mujeres que quieran aprender los rubros de la construcción, que generalmente están dominados por los hombres y está muy estigmatizado al no ver muchas mujeres trabajando en obras”, comentó la arquitecta Andrea Dalmolin, integrante la Comisión Directiva, en una entrevista con El Litoral.

“El objetivo no es que todas las mujeres que capacitamos salgan a trabajar a la construcción, porque hay mujeres que lo hacen como superación personal o para conocimiento propio. Pero al mismo tiempo buscamos que aquellas mujeres que quieran insertarse en el mundo laboral puedan hacerlo, buscamos generar igualdad de oportunidades y disminuir las brechas”, destacó la arquitecta.

Hace un año y medio que “Mujeres a la obra Santa Fe” está en marcha, desde entonces 154 mujeres obtuvieron certificados que les sirven para adquirir nuevos conocimientos y herramientas para ofrecer en el mercado laboral. “Lo que tratamos de lograr es que las mujeres elijan lo que quieran ser, si quieren decidir trabajar en la construcción puedan hacerlo, tengan las herramientas y las posibilidades”, valoró.

Pasos cumplidos

Días atrás, la organización logró un gran avance al firmar un convenio con una empresa constructora de la ciudad para integrar a mujeres operarias al trabajo en obra.

“Sentimos que es un gran comienzo. Nosotros pusimos a disposición la base de datos de las mujeres capacitadas que tuvimos para que la empresa pueda considerarlas para los puestos de trabajo específicos que necesita”, indicó Dalmolin y agregó: “En estos momentos están incorporadas a una obra para reformar una vivienda y trabajan junto a una cuadrilla de hombres. Las chicas comentaron que la recepción que tuvieron por parte de sus compañeros fue muy buena”.

Capacitaciones

Entre los rubros desarrollados brindaron capacitaciones sobre: aberturas; revoques; revestimientos plásticos; construcción en seco; electricidad; inserción laboral; instalaciones de agua y cloacas; construcción en seco e higiene y seguridad laboral.

Las edades de las mujeres que se han capacitado oscilan entre los 18 y 65 años, participando en cursos de diversos temas y niveles.

“Tenemos programas de capacitaciones a largo plazo que duran seis meses, por ejemplo la capacitación sobre instalaciones eléctricas, donde las chicas se capacitaron y se egresaron como ayudantes”, ejemplificó una de las referentes de la organización y señaló que la idea es cubrir todos los rubros de la construcción.

-¿Las interesadas en capacitarse deben contar con estudios previos?

-No, para participar no necesitan conocimientos previos, solamente deben tener ganas de aprender. Hemos tenido gente que no terminó el secundario, incluso el primario; tenemos chicas que están a punto de recibirse de arquitectas u otras áreas; es decir que no hay un filtro.

-¿Dónde se llevan adelante los cursos?

-Si bien el año pasado la idea era hacerlo en el barrio Santa Rosa de Lima, surgió la intención de llevar la capacitación a otros barrios, porque muchas veces al hacerlo en el centro se complica la movilidad de algunas personas. Nos dimos cuenta que no solo fue gente de Santa Rosa de Lima, sino que se sumó gente desde la Vuelta del Paraguayo, de Candioti, Guadalupe Oeste. La recepción por parte de las mujeres santafesinas fue muy buena.

-¿Las capacitaciones tienen costo para las participantes?

-Son 100% gratuitas para las chicas que se capacitan. Nosotros funcionamos como un nexo entre las empresas que dictan los cursos y las chicas. Porque si bien tenemos los conocimientos para brindar la capacitación, no tenemos un respaldo como autoridad para emitir un certificado que a ellas les sirva para su currículum. Por eso lo hacemos mediante empresas, pero nuestro gran sueño es poder conformarnos como una escuela de formación profesional.

 

 


Sepa Cómo Instalarseptiembre 4, 2020
humedad-edificios.jpg

5min113

El agua de lluvia infiltrada ocasiona daños irreversibles o de muy difícil solución en techos, cielorrasos, paredes, pisos y en otras partes del edificio. Una solución muy empleada, aunque no siempre efectiva, en zona de lluvias intensas es la colocación de membranas asfálticas, las cuales a su vez, impiden el proceso de secado natural de la humedad contenida en el edificio. El agua atrapada por la membrana hidrófuga busca dirigirse hacia el interior del edificio, causando daños a la estructura edilicia y perjuicios a la salud de los habitantes.

En el caso de los enlucidos de yeso, este material es muy sensible al contacto con el agua, ya que las moléculas que componen el yeso se expanden al hidratarse dañando las pinturas y terminaciones. También resultan afectadas las armaduras de hierro utilizadas en la construcción de los cielorrasos, éstas  generan manchas y exfoliaciones al oxidarse, que terminan haciendo estallar el material utilizado. Este fenómeno también se repite en cajas y conductos de la instalación eléctrica, con el consecuente riesgo de cortocircuito. De la misma manera pueden sufrir deterioro los aceros presentes en el hormigón armado, sobre todo si se cuenta con un medio corrosivo generado por la disolución del anhídrido carbónico, este último puede provenir de cales no fraguadas presentes en el hormigón.

El agua infiltrada desde el exterior llega frecuentemente a los niveles más bajos saturando los contrapisos, los cuales están construidos con material de relleno que se comporta como una esponja que absorbe humedad. Esto facilita los medios para el desarrollo de insectos, especialmente hormigas, las cuales si son seguidas en sus caminos probablemente conduzcan a una vía de infiltración. Pueden contener cales no fraguadas solubles en agua, al no estar en contacto con el anhídrido carbónico del aire. Esto produce un medio corrosivo que puede llegar a afectar fachadas, cerramientos, pinturas, maderas, etc.

Es importante evitar que queden restos de madera ocultos en el material, como por ejemplo bolines (utilizados en los revoques) y partes que integran el encofrado. Los fragmentos de madera actúan como esponjas que terminarán absorbiendo la humedad del entorno ocasionando daños (al expandirse rompen el mortero que los rodea) y manchan las paredes, pisos, etc. Con restos orgánicos originados en su degradación. Los cerramientos que contienen hierro deben recibir mantenimiento periódico con pinturas antióxido.

Las obras de arte construidas en Zinc, que adornan algunos edificios en grandes ciudades, han perdido gran parte de su espesor original debido a la corrosión galvánica.

Cuando la humedad relativa ambiente es alta dentro de los espacios habitados, debido al ingreso humedad del exterior, se produce el fenómeno de absorción de la misma por parte de los materiales higroscópicos, como la madera de muebles, cerramientos, pisos, lana de alfombras, etc.; dando lugar descomposiciones fácilmente detectadas odoríficamente.

Las cubiertas de tejas o pizarras, realizadas con materiales porosos, absorben el agua del ambiente, en especial en zonas saturadas de humedad. Generalmente, se trata de lugares con una densa vegetación circundante. Esto da lugar al desarrollo de musgos y líquenes, los cuales desestabilizan la estructura química de la materia y terminan por quitarle los elementos consolidantes.

En zonas climáticas con estaciones bien marcadas, el colapso de las tejas se produce al llegar el frío invernal, esto es debido al congelamiento del agua intersticial que al expandirse por congelamiento, hace estallar los poros en zonas deficientemente calcinadas. Las tejas evidencian exfoliaciones en su superficie que brindan asilo a colonias de bacterias que producen asentamiento de partículas polutivas arrastradas por los vientos.

Las tejas fabricadas con arcillas contaminadas con carbonatos (caliza, mármoles, etc.) dan lugar a reacciones químicas en medio acuoso debido a las lluvias. Dicho proceso experimenta una expansión molecular que termina haciendo estallar la rígida estructura cerámica.

Cuando las tejas resultan saturadas de humedad aumentan su peso sustancialmente, esto repercute en la estructura portante del edificio cuando es débil, siendo especialmente riesgoso en zonas donde puede acumularse gruesas capas de nieve sobre los tejados.



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter