Alejandramarzo 19, 2021
chess-4794265_1920-1280x853.jpg

5min212

Planificación: “Plan general, metódicamente organizado y frecuentemente de gran amplitud, para obtener un objetivo determinado”.

 

La planificación de una obra de construcción constituye el conjunto de actividades tendientes a simular la realización de un trabajo, ordenándolo de la manera más económica posible y previendo todas las acciones para la ejecución del mismo. Una planificación contiene:

 

  • Un programa detallado del proceso de ejecución elegido.
  • Las necesidades de recursos físicos situados en tiempo y espacio.
  • La valoración del costo del proceso constructivo elegido.
  • Un plan de calidad.
  • Un plan de seguridad.
  • Un plan de control de producción.

 

Suma numerosas ventajas una buena planificación, como obligar al profesional proyectista a profundizar en los medios para realizar cada unidad, con la consiguiente ventaja en cuanto a la precisión de los precios y plazos, permitir una definición más exacta de los pliegos de condiciones, ajustar los presupuestos con menores posibilidades de variaciones posteriores, evitar retrabajos en la realización de la obra y lagunas en la identificación de actividades de tipo administrativo y aprovechar mejor los recursos disponibles, entre otras. Las fases presentes en la planificación de una obra de arquitectura son las siguientes:

 

  • Determinación de las cantidades de obra a realizar.
  • Elección de las tecnologías a emplear.
  • Determinación de la productividad de los recursos aportados.
  • Cálculo de los tiempos parciales.
  • Definición del encadenamiento entre los procesos.
  • Programa fechado.
  • Suma de recursos.
  • Determinación de los costos de los recursos.

 

Un elemento diferenciador e imprescindible de toda planificación es la consecución de un fin determinado. Lo primero que debemos decidir cuando empezamos a planificar es el nivel de definición demandado por la obra. La definición queda acotada a los niveles de desglose en los cuales dividiremos las tareas. Evidentemente, no todas las obras necesitan ser definidas de la misma manera. Incluso, dentro de una obra, las tareas no tienen por qué mostrar un idéntico nivel de definición. Principalmente, el mismo resultará proporcional a la duración de la tarea. Establecido el nivel de definición, pasaremos a relacionar las tareas por orden cronológico, con sus subtareas igualmente relacionadas de manera temporal. Para ellos, realizaremos una tabla donde asignaremos los valores a controlar: Tiempos mínimos y máximos, inicio más temprano y tardío posible, número de operarios, presupuesto. Lo último a definir será el nivel de control. La planificación conforma una herramienta de trabajo, pero también, de control. El control será proporcional al nivel de definición del proyecto, y en paralelo, lo será el nivel de exigencia impuesto.

Periódicamente, semanal o mensualmente, se realizarán puntos de control donde se compruebe el desarrollo de las tareas, los plazos invertidos y la concordancia con el presupuesto inicial. A cada tarea se le asignará un encargado de la revisión (quien además será responsable sobre el criterio de aceptación, siempre dentro de la normativa correspondiente y vigente). Establecidos los tiempos óptimos para llevar a cabo cada una de las tareas, pasamos a identificar las interrelaciones entre las mismas. Luego, determinaremos el camino crítico, vale decir, la relación de las acciones cuyos retrasos alterarán los plazos totales de obra.

Sobre esas tareas deberá maximizarse el control de los plazos.


Sepa Cómo Instalaroctubre 25, 2019
sustentable3.jpg

3min672

Por Hugo Torres Director de QE2 Construcciones SRL

Como todo nuevo paradigma, la construcción sustentable ha pasado por numerosos debates, y en todos ellos demostró por qué debemos tender hacia ella para cuidar el planeta y nuestras vidas. Actualmente, además, se están viendo los beneficios que esta modalidad traerá al mundo laboral en cuanto a la creación de empleos.

Esto es tan así, que según la Organización Internacional del Trabajo, se espera que la construcción verde genere más de 6,5 millones de puestos para el 2030. A esto hay que sumar los que se crearán a partir de la instalación y producción de energías limpias, una industria que va de la mano con el levantar edificios y casas.

¿Por qué se plantean estos números tan alentadores? Es simple. Por un lado, la esfera corporativa ya abrazó la tendencia de tener oficinas sustentables por las bondades que tiene para sus trabajadores, porque influye en su imagen de marca y porque les permite ahorrar en costos fijos como el uso de energía. Por el otro lado, está la necesidad creciente de edificar este tipo de inmuebles: todos los nuevos ya incluyen en mayor o menor medida conceptos “verdes”.

Para tener idea de como está desarrollándose la construcción sustentable, basta con saber que en 2000 en los Estados Unidos había sólo 41 edificios realizados a partir de esta tendencia, mientras que el año pasado se llegaron a registrar más de 65.000.

Por todo esto, por ejemplo, la Oficina de Estadísticas de Empleo de EE.UU. estima que para 2026 aumentará 105% la demanda de instaladores de paneles solares, lo que se traducirá en la creación de más de 11.800 empleos. En China, también esta industria dejará un impacto positivo en el mundo del trabajo, pues en los próximos años tendrán que llegar a que el 50% de los edificios urbanos nuevos sean ecológicos.

También, otra industria que crecerá exponencialmente y está vinculada es la del manejo del agua, un recurso que ya hemos entendido que es escaso y, al mismo tiempo, sumamente vital. Por eso, su cuidado y ahorro desafiará a ingenieros, ecologistas y técnicos hídricos para diseñar nuevos sistemas que luego se aplicarán en las viviendas. En nuestro país, este sector se espera que de espacio para 200 mil nuevos puestos.

Por último, en este contexto se cree que surgirán nuevas especializaciones, profesiones y carreras, como eco–diseñadores, ingenieros en eficiencia energética, eco–arquitectos, paisajistas urbanos, agrónomos urbanos, eco–geólogos y más.



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter