Alejandramayo 24, 2021
Permisos-obras-1280x839.jpg

4min60

La Autoridad de Aplicación podrá determinar requisitos específicos para el registro de obras las cuales presenten características especiales. En estos casos, los permisos en cualquiera de sus clasificaciones, podrán tener el carácter de:

 

  1. Permisos de Obra en una Misma Parcela.
  2. Permiso de Obra de Uso Particularizado.
  3. Permiso de Obra para Inmuebles de Protección Patrimonial.

 

Permisos de Obra en una Misma Parcela

En caso de solicitarse más de un permiso de obra en una misma parcela, los responsables de la misma deben delimitar el alcance y ámbito de su incumbencia. En caso de no definirse claramente, la Autoridad de Aplicación establecerá el desarrollo de cada una de ellas.

 

Permiso de Obra de Uso Particularizado

Este permiso comprende aquellos usos con un tratamiento administrativo diferenciado de los requisitos particulares establecidos por la Autoridad de Aplicación. Estarán comprendidas: las Obras del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, del Estado Nacional, de Entes autárquicos, de las empresas con participación del Gobierno de la Ciudad y asimilables a éstas, las Embajadas, representaciones diplomáticas extranjeras u organismos gubernamentales internacionales y los Establecimientos de Salud y Educación y de las Pequeñas y Medianas Empresas.

 

Permiso de Obra de Protección Patrimonial

En los casos de edificios con protección patrimonial se contará con el visado correspondiente del organismo competente en la materia.

 

Permisos de Obra en Etapa de Proyecto

Los permisos de obra en etapa Proyecto se corresponden con un anteproyecto que no resulta apto para construir. Pueden aplicarse sobre futuros permisos de micro obra, de obra menor, obra media y obra mayor. Su plazo de vigencia será de 180 días corridos.

 

Obras Adyacentes a Edificios Catalogados

En toda solicitud de permiso de obra a realizarse en parcelas con frente adyacente a inmuebles incluidos en el Registro de Inmuebles Catalogados debe darse intervención al Organismo competente en materia de interpretación urbanística, en lo relativo al tratamiento de fachadas, muros medianeros y al contexto patrimonial.

 

Permisos de Obra en Barrios en Proceso de Reurbanización

Alcanza a aquellas obras materializadas o proyectadas a fin de regularizar la infraestructura edilicia en barrios en proceso de re-urbanización. En caso de solicitarse permisos de obra para re-adecuación de viviendas existentes, la Autoridad de Aplicación podrá determinar los requisitos exigibles y las excepciones admisibles. En caso de contar dichos predios con la identificación parcelaria, titularidad de dominio, y que a su vez, demande trabajos constructivos en las viviendas finalizadas, se exigirán requisitos especiales sujetos a diversos niveles de adaptabilidad.


Alejandramayo 17, 2021
Espuma-de-aislamiento-1280x741.jpg

6min88

En tiempos de arquitectura sustentable, de cuidado del ambiente, de disminuir los costos, maximizar las ganancias y ser rentable en el mercado laboral, surge un concepto acerca de formalizar un manejo de la energía más eficiente, tendiente a disminuir o evitar los costos de refrigeración y calefacción mediante el empleo de materiales considerados como “aislantes térmicos”.

 

Definimos como aislante térmico a todo material o elemento aplicado en la construcción el cual presenta la característica de poseer una alta resistencia térmica, estableciendo así una “barrera” al paso del calor entre dos medios. Esos medios, naturalmente, tienden a igualar sus temperaturas. Por esa razón, se emplean como aislante térmico las lanas minerales (de roca o vidrio), el poliestireno expandido, la espuma de poliuretano, el poliestireno extruido, el corcho, entre otros. Resulta factible optimizar el rendimiento térmico de un edificio, toda vez que introduzcamos mejoras gracias a un cambio en el diseño, el cual se oriente a maximizar el acondicionamiento térmico mediante una adecuada aislación de sus cerramientos, capaz de contribuir al logro de un microclima responsable de asegurar las condiciones necesarias de confort, con las consiguientes ventajas económicas, en cuanto al consumo de energía para alcanzar las metas establecidas en las distintas normas, mediante el uso de nuevas tecnologías aplicadas a los distintos materiales.

Por caso, el sistema constructivo de terrazas verdes provee de materiales y elementos originarios del ambiente como agua, aire, tierra y vegetación, los cuales junto a los materiales industrializados que utilizan nuevas tecnologías, brindan como resultado, una fusión entre lo natural y lo artificial, con la finalidad de asegurar las condiciones mínimas de habitabilidad. Entre las ventajas de disponer las terrazas verdes, podemos mencionar los efectos absorbentes generados, retardando el drenaje del agua de lluvia y mitigan las inundaciones, contribuyendo al ecosistema, favoreciendo el aislamiento térmico, permitiendo reducir la temperatura interior, atenuar los ruidos en las ciudades y aportar un componente estético a las terrazas, convirtiéndolas en áreas recreativas.

Contar con espacios verdes en la casa, en el lugar de trabajo, ayuda (por la vegetación) a producir un efecto que contrarresta a la contaminación, mejorando notablemente la calidad de vida. Las terrazas verdes son soluciones modernas ante el compromiso de la arquitectura sustentable de contribuir al cuidado del ambiente, ya que fueron creadas como una solución efectiva ante los problemas edilicios de extrema magnitud, tales como la climatización y el ahorro energético. Como única desventaja, vale mencionar que en algunos casos se los considera intensivos porque necesitan mucho mantenimiento. Por ello, algunos sistemas se encuentran diseñados para ser “autosustentables” y requieren de un mínimo de mantenimiento, considerándolos “extensivos”. Otros de los elementos utilizados para mejorar el manejo de la energía es el poliestireno expandido (EPS), ya que al ser el producto de mayor poder aislante térmico conocido, se aplica ampliamente en la construcción de edificios con la finalidad de ahorrar energía. Un volumen aislado adecuadamente con espuma de poliestireno puede reducir la energía utilizada para climatizarlo hasta en un 40%. Con ello se logran reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Entre otras ventajas de este producto, podemos nombrar:

 

  • Confiere rigidez estructural.
  • Actúa como amortiguador de vibraciones.
  • Duración indefinida. Existen aplicaciones de más de 30 años que no presentan insuficiencia en el producto.
  • Se trata de un material ideal, adecuado a las distintas necesidades propuestas, ya que la rapidez y sencillez de su aplicación permite obtener reparaciones en forma inmediata y/o realizar reformas con facilidad.

 

Otros materiales a utilizar para alcanzar la aislación térmica necesaria radican en la aplicación de poliuretano, paneles sándwich, productos livianos reflectantes y el eco-aislamiento. Finalmente, la utilización de los mejores aislantes térmicos y la implementación de nuevas tecnologías, aunque parezca más costoso, teniendo en cuenta que una propiedad se calcula a cincuenta años de vida útil, vale contemplar estos sistemas para entender que una inversión correcta y oportuna logra, con los años, economía en su mantenimiento, dados los ahorros acumulados en materia de refrigeración y calefacción. Lo expresado se incrementa si tenemos en cuenta nuestra realidad de interrupción forzada de los suministros, más un crecimiento exponencial de la demanda.


Alejandraabril 20, 2021
riego-por-aspersión-1280x885.jpg

11min156

En el riego por aspersión, un sistema que intenta imitar a la lluvia, el agua alcanza a las plantas por medio de tuberías y pulverizadores, llamados aspersores, los cuales, gracias a una presión determinada, eleva el agua para que luego caiga pulverizada, o en forma de gotas, sobre la superficie a regar. A los fines de lograr un buen riego por aspersión necesitamos:

 

  • Una red de tuberías adecuadas a la presión del agua.
  • Presión en el agua.
  • Aspersores capaces de esparcir el agua a la presión de la red de distribución.
  • Depósito de agua conectado con la red de tuberías.

 

Desarrollaremos, a continuación, cada uno de los citados aspectos en detalle:

 

Presión en el agua: Es necesaria por dos motivos; la red de distribución se multiplica en proporción a la superficie que debemos regar, y teniendo en cuenta que el agua debe llegar al mismo tiempo e idéntica misma presión, a las bocas donde se encuentran instalados los mecanismos de difusión (aspersores) con el fin de conseguir un riego uniforme. La segunda razón es que la presión del agua debe ser capaz de activar todos los aspersores al mismo tiempo, sean fijos o móviles, de riego más pulverizado o menos. En el caso que la presión de la red no resulte suficiente, se deberá instalar un motor capaz de brindar la presión demandad desde el depósito hasta los aspersores.

 

Red de tuberías: En general, la red de tuberías que conducen el agua por la superficie a regar se compone de ramales de alimentación los cuales canalizan el agua principal para suministrar a los ramales secundarios conectados directamente con los aspersores. Todo ello supone un estudio técnico adecuado, ya que de él dependerá el éxito de la instalación.

 

Depósito del agua: Desempeña dos funciones: La de almacenamiento del agua suficiente para uno o varios riegos y la de conformar un punto de enlace entre el agua sin presión y el motor de impulsión de dicho líquido a la presión necesaria para el riego calculado.

 

Aspersores: Los más utilizados son los giratorios los cuales rotan alrededor de su eje y permiten regar una superficie circular, impulsados por la presión del agua. En el mercado, se comercializan con variadas funciones y alcances. Forman parte muy importante del equipo de riego por aspersión, y por lo tanto, el modelo, tipo de lluvia producida (más o menos pulverizada), debe formar parte de un estudio técnico pormenorizado.

 

Ventajas del riego por aspersión

 

Entre las ventajas del sistema de riego por aspersión, listamos:

 

Ahorro en mano de obra: Una vez puesto en marcha no demanda una especial atención. Existen en el mercado eficaces programadores activados por electro-válvulas conectadas a un reloj los cuales, por sectores y tiempos, activarán el sistema según las necesidades previamente programadas.

 

Adaptación al terreno: Se puede aplicar tanto en terrenos lisos como ondulados, no demandando allanamiento ni preparación de las tierras. La eficiencia del riego por aspersión es de un 80% frente al 50% de los riegos por inundación tradicionales. En consecuencia, el ahorro de agua conforma un factor muy importante a la hora de valorar este sistema.

 

Proceso de Evapotranspiración

 

En la antigüedad se concluyeron ciertas apreciaciones sobre el proceso de evapotranspiración. Aristóteles, en el siglo IV aC, dijo que el viento influye más en la evaporación que el Sol, y relacionó los principales mecanismos de la evaporación. Salomón, intuyó que todas las aguas van al mar y, sin embargo, no lo llenan, dando origen a la comprensión del ciclo del agua. Edmund Halley, en el siglo XVII se dedicó a observar que la evaporación del Mediterráneo era muy similar al aporte de los ríos a éste. Es a finales del siglo XVIII, cuando Dalton (1806) inició los estudios modernos, con su teoría de que la evaporación era consecuencia directa de la combinación de la influencia del viento, el contenido de humedad atmosférica y las características de la superficie del suelo. La evaporación se define como “el proceso físico por el cual un sólido o líquido se transforma a la fase gaseosa”. La evaporación del agua a la atmósfera ocurre a partir de los efectos verificados sobre las superficies de agua libre, como océanos, lagos y ríos, de zonas pantanosas, del suelo, y de la vegetación húmeda. La mayor parte del agua evaporada por las plantas constituye un líquido el cual ha pasado a través de la especie vegetal, absorbida por las raíces, circulando por sus tejidos vasculares y emigrando por las hojas, a través de las estomas, aunque a veces, también ocurre a través de la cutícula. La evaporación del agua a través de las plantas es la denominada transpiración. Dicha transpiración se encuentra controlada por muchas variables al depender directamente de algunos aspectos dinámicos de la actividad de la planta:

 

  • Durante la noche la transpiración es del orden del 5 al 10% de la tasa de transpiración diurna.
  • Las distintas especies vegetales pueden transpirar cantidades muy diferentes de agua en función de la naturaleza de las aberturas de evaporación que presentan sus hojas, las denominadas estomas, fundamentalmente por su tamaño, densidad y localización o exposición.
  • La estación del año determina si las plantas tienen hojas y por cuánto tiempo.
  • La hora del día, capaces de alterar el balance de la radiación y los ritmos de fotosíntesis y crecimiento de la planta, más la actividad de las estomas.
  • El estado de crecimiento de la planta, dado que las especies verdes consumen mucha más agua en estado de crecimiento activo o en aquellos periodos de construcción de biomasa, o cuando el sistema radicular ha alcanzado el máximo de su expansión y eficiencia.
  • Para ciertas especies vegetales, el máximo de evapotranspiración tiene lugar cuando ha conseguido cubrir la totalidad de la superficie del suelo.
  • Los factores meteorológicos también influyen en la apertura de las estomas, dándose la circunstancia de que con fuertes vientos, especialmente si los mismos son cálidos, las estomas se cierran, como mecanismo para no perder grandes cantidades de agua. Por el contrario, en casos de gran humedad ambiental, las plantas pueden seguir eliminando agua, incluso en forma líquida, para permitir el movimiento y circulación de la savia.
  • Las propiedades del suelo, por supuesto, también condicionan la cantidad de agua disponible para la planta, conformando un factor limitante a tener en consideración, de manera que, en función de la litología, las plantas van a ser capaces de extraer más o menos cantidad del agua retenida por el suelo.

 

La evaporación directa a partir el suelo (Es) y la transpiración (T) se verifican de manera simultánea en la naturaleza, y no es fácil distinguir cuánto vapor de agua es producido por cada uno de los dos procesos. Atento a ello, se emplea usualmente el término Evapotranspiración (ET), englobando el proceso de transferencia de agua a la atmósfera, tanto por acción de las plantas como por evaporación directa a partir del suelo. La cantidad de agua intercambiada en el proceso de respiración de los animales es minúscula y no se considera especialmente.


Alejandramarzo 25, 2021
Destacada-1280x853.jpg

5min219

Gas de hulla

Los procesos de gasificación de hulla más importantes están destinados, especialmente, a la producción del gas denominado “de tipo gasoducto”, cuyas propiedades son más o menos equivalentes a las del gas natural. El gas procedente de la hulla, además de cumplir las especificaciones de bombeo y calentado, responderá ante estrictos límites en cuanto al contenido de monóxido de carbono, azufre, gases inertes y agua. Para cumplir esas normas, la mayoría de los procesos de gasificación de hulla culminan con operaciones de limpieza y metanación del gas. En la actualidad, se aplican diversos métodos de hidrogasificación, donde el hidrógeno reacciona directamente con el carbón para formar metano. Dichos procesos evitan el paso intermedio consistente en producir gas de síntesis, hidrógeno y monóxido de carbono, antes de producir metano. Otros métodos son el de aceptores de dióxido de carbono, el cual emplea dolomita, un material calizo, y el proceso de sal fundida. Otros gases fabricados en el pasado a partir de carbón y coque, como el gas del alumbrado o el gas de horno de coque, apenas tienen importancia actualmente.

Gas natural

 

Los yacimientos de petróleo casi siempre llevan asociados una cierta cantidad de gas natural, que egresa a la superficie junto con él cuando se perfora un pozo. Sin embargo, ciertos pozos proporcionan solamente gas natural. Éste contiene elementos orgánicos importantes como materias primas para la industria petrolera y química. Antes de emplear el gas natural como combustible se extraen los hidrocarburos más pesados, como el butano y el propano. El gas que queda, el llamado gas seco, se distribuye a usuarios domésticos e industriales como combustible. Este gas, libre de butano y propano, también se encuentra en la naturaleza. Está compuesto por los hidrocarburos más livianos, metano y etano, y también, se emplea para fabricar plásticos, fármacos y tintes.

Gas envasado

 

Varios hidrocarburos como el propano, el butano y el pentano, o mezclas de esos gases, se licuan para emplearlos como combustible. Gracias a los llamados gases embotellados, almacenados en bombonas o tanques metálicos, pueden utilizarse cocinas o estufas en localidades carentes de suministro centralizado de gas. Estos gases embotellados se producen a partir del gas natural y el petróleo. El Metano, llamado gas de los pantanos, compuesto de carbono e hidrógeno, de fórmula CH4, es un hidrocarburo, el primer miembro de la serie de los alcanos. Es más liviano que el aire, incoloro, inodoro e inflamable. Se encuentra en el gas natural, como en el gas grisú de las minas de carbón, en los procesos de las refinerías de petróleo, y como producto de la descomposición de la materia en los pantanos. Es uno de los principales componentes de la atmósfera de los planetas Saturno, Urano y Neptuno. El metano puede obtenerse mediante la hidrogenación de carbono o dióxido de carbono, por la acción del agua con carburo de aluminio o también, al calentar etanoato de sodio con álcali. El metano es apreciado como combustible y para producir cloruro de hidrógeno, amoníaco, ético y formaldehído. El metano presenta un punto de fusión de -182,5 ºC y un punto de ebullición de -161,5 ºC. El Nitrógeno, de símbolo N, es un elemento gaseoso que compone la mayor parte de la atmósfera terrestre. Su número atómico es 7 y pertenece al grupo 15 (o VA) de la tabla periódica. El nitrógeno fue aislado por el físico británico Daniel Rutherford en 1772 y reconocido en 1776 como gas elemental por el químico francés Antoine Laurent Lavoisier.

 


Alejandramarzo 19, 2021
agree-1238964_1920-1280x853.jpg

10min236

Mediante las denominadas “conversaciones preliminares” se inicia el proceso de acercamiento entre el cliente y el profesional, necesario para establecer las bases de la relación, intercambiar información y considerar la viabilidad del proyecto. Destacamos en esta Casoteca algunas tareas preliminares las cuales, junto a las mencionadas conversaciones, conforman el desarrollo de la etapa de “Proyecto” para una obra.

 

Cuando no media conocimiento previo, el cliente evalúa la personalidad del profesional y si puede depositar su confianza en él. Con iguales propósitos se le aconseja al profesional proceder a la evaluación de su posible cliente, ya sea un particular, una pequeña empresa, una corporación o un ente de la administración pública. Durante las conversaciones preliminares, el cliente proporciona información sobre sus necesidades básicas y sobre el terreno o lugar de ejecución de los trabajos, pero no siempre informan sus limitaciones presupuestarias, en cuyo caso, el profesional debe abordar el tema para poder evaluar preliminarmente la viabilidad del proyecto, principal interrogante a develar. Muchos clientes son reacios a expresar claramente el monto que disponen para encarar su proyecto. Si el profesional no consigue superar esta valla difícilmente podrá encuadrar correctamente su propuesta inicial y perderá tiempo hasta que, finalmente, conozca un dato que debería haber sido uno de sus puntos de partida. Se aconseja al profesional que durante esta etapa informe al cliente:

 

  • Los honorarios a percibir por el cumplimiento del encargo, actitud conveniente en esta instancia para evitar malgastar tiempo y esfuerzos en gestiones y tareas para un cliente cuya idea del honorario a pagar puede distar mucho del justipreciado y no permanecer en desventaja en futuras negociaciones, a las cuales puede arribar con parte del trabajo realizado.
  • Que no se encuentran incluidos dentro de los honorarios tres servicios profesionales necesarios para la ejecución del proyecto: La planialtimetría del terreno, el ensayo y el estudio de suelos y el relevamiento físico y del estado de las medianeras, si las hay, incluyendo actuación notarial y toma de fotografías.

 

También, se recomienda destacar ante el cliente que el honorario planteado mantiene estrecha relación con el servido profesional y simultáneamente proporcionarle el detalle de las tareas y obligaciones a cumplir. El propósito es concientizar al cliente acerca de la estrecha relación que debe prevalecer entre prestación y retribución, poniendo de relieve el sin sentido de las propuestas que no detallan claramente ambos términos.

 

El Programa de Necesidades

 

Para emitir una opinión preliminar sobre la viabilidad del proyecto, el profesional necesita un mínimo de información referente a la ubicación y medidas del terreno, un programa básico de necesidades y el monto asignado. Comprobada la viabilidad en forma preliminar y tentativa, requiere contar con información adicional, la cual generalmente guarda relación con el grado de elaboración del programa de requerimiento y la envergadura y complejidad del proyecto. Un modo práctico es tomar anotaciones durante las distintas conversaciones.

La información que suministra el comitente se complementa con la que debe obtener el profesional, especialmente la vinculada con el terreno o lugar de ejecución de los trabajos, el entorno y los códigos de planeamiento y edificación. Una visita al terreno permite apreciar su topografía, forestación, condiciones de linderos y vecindad, los medios locales disponibles para la construcción, etc. Toda esta información conviene registrarla mediante croquis, notas, minutas y fotografías, etc. Cuando el proyecto es de refacción y/o ampliación, a la información mencionada en el párrafo precedente debe sumarse el estado de la construcción, de su estructura e instalaciones, la existencia o no de los planos respectivos, restricciones para el acceso a la construcción y similares. Esta etapa de recopilación de información se debe complementar con el estudio de las normas oficiales y la obtención de datos ante las empresas prestatarias de servicios con jurisdicción sobre el terreno o superintendencia sobre las actividades que tendrán lugar en el edificio proyectado. En muchos casos resulta útil la consulta a vecinos respecto de modalidades, circunstancias o problemas propios del lugar, por ejemplo, posibles fuentes de ruido o escurrimiento del agua en lluvias torrenciales.

 

Consolidación del Programa de Necesidades

 

La información proporcionada por el cliente, la obtenida por el profesional y la resultante de los estudios necesarios, será procesada para facilitar su apreciación y definir prioridades y jerarquizar valores, procedimiento útil también para detectar y superar omisiones o demasías del programa de necesidades. En ocasiones, las evaluaciones preliminares concluyen en la necesidad de modificar el programa de necesidades, el presupuesto asignado o algún otro requerimiento para ubicar al proyecto en un nivel que podría denominarse de prefactibilidad. Esta es una tarea que el profesional debe encarar conjuntamente con su comitente a quien debe brindar asesoramiento para la toma de decisiones, como por ejemplo, el ajuste de la envergadura de la obra, la búsqueda de terrenos alternativos, la construcción de la obra en etapas o el aumento del presupuesto asignado. En todos los casos, y previo al comienzo de las etapas de diseño, se recomienda que el comitente revise el programa de necesidades finalmente consolidado y le otorgue su conformidad, preferentemente por escrito. El profesional estará entonces en condiciones de iniciar las tareas de croquis preliminares, las cuales le permitirán una primera comprobación de la factibilidad del proyecto, pues incorpora dos nuevos factores: La idea básica propuesta por el arquitecto y la posterior aceptación de la misma por parte del comitente.

 

Estudios y tareas en relación con el proyecto

 

Previo a la ejecución de un proyecto suelen ser necesarios estudios y tareas para completar la información que el profesional, o su comitente, pueden necesitar para iniciar o proseguir con el proyecto, los cuales usualmente no están comprendidos en los servicios de proyecto y dirección por ser independientes de ellos y cuyos honorarios deben sumarse a los del encargo original. Algunos pueden ser realizados por el arquitecto, previa autorización y acuerdo de los honorarios con el comitente; otros requieren la participación de otros profesionales, entre ellos:

 

  • Amojonamiento del terreno, tarea que requiere la participación de un Agrimensor.
  • Estudios de suelos, tarea que requiere la participación de un Ingeniero especializado.
  • Estudios de impacto ambiental los cuales pueden ser realizados por arquitectos u otros profesionales.

 

Algunos de estos estudios pueden ser necesarios desde un primer momento, pues de su resultado dependerá la decisión de proseguir o cancelar el proyecto, otros pueden realizarse más adelante. Se recomienda informar esas cuestiones al comitente desde un primer momento sin diferirlas para una posterior ocasión, lo que luego podría originar desacuerdos o conflictos. Los estudios y tareas para evaluar la factibilidad del proyecto tienen por objeto obtener o producir y evaluar información necesaria para el proyecto y facilitar al arquitecto y a su cliente la toma de decisiones para proceder con el mismo. Estos estudios y tareas pueden consistir, entre otros:

 

  • Estudios y tareas para la redacción de un programa de necesidades.
  • Estudios de antecedentes históricos y/o constructivos.
  • Estudios de mercado, inmobiliarios, técnico-legales, económico-financieros.
  • Estudios de impacto ambiental, estudios de pasivo ambiental.
  • Estudios del costo de uso y operación del edificio terminado.

Alejandramarzo 9, 2021
wall-768765_1920-1280x853.jpg

6min203

Los sistemas de ventilación mecánica son aquellos donde el movimiento del aire, introducido y expulsado en un edificio, se genera por la acción de un ventilador. Ese ventilador se alimenta, de forma general, con energía eléctrica.

 

La  ventilación mecánica es la opción principal para el sector de las viviendas y garantizan la calidad del aire interior en los edificios. Ésta es la mejor solución a la hora de garantizar la renovación del aire necesaria en cada momento, así como el máximo confort y ahorro energético. La eficiencia de la ventilación dependerá del diseño de los espacios interiores. Además de ello, también dependerá de la salubridad y calidad del aire interior. Los edificios que no cumplen con dichos parámetros resultan, a menudo, más susceptibles a convertirse en edificios enfermos.

 

Beneficios respecto a la ventilación natural

 

En la ventilación mecánica se puede mejorar la admisión y calidad del aire (filtrándolo) y añadiendo controles. También, es factible reducir el ruido exterior. Además se dispone de soluciones híbridas: Entrada natural y extracción mecánica, o viceversa. A nivel general, y prescindiendo de aspectos normativos, podemos encontrar tres tipos de sistemas de ventilación mecánica, analizados a continuación:

 

  1. Sistema de ventilación mecánica en admisión: La entrada de aire (admisión) se produce mecánicamente, mediante el uso de un ventilador y la distribución del aire se realiza generalmente por conductos. La evacuación del aire se lleva a cabo por ventilación natural a través de las infiltraciones o rejillas.

 

  1. Sistemas de ventilación mecánica en extracción: La extracción del aire se realiza mediante un ventilador el cual, a través de una red de conductos, extrae el aire de las zonas húmedas (baños y cocina) y lo expulsa al exterior. El aire de admisión ingresa de forma natural al edificio por las zonas secas (habitaciones y salón) mediante rejillas. Como variantes a este sistema, que mejoran el comportamiento del mismo, podemos ofrecer:

 

  • Rejillas de admisión regulables, activas o pasivas: La admisión del aire a través de las rejillas se regula de forma automática en base a parámetros como niveles de contaminantes en el aire, en función del viento incidente en la fachada del edificio, presencia, etc.
  • Extracción con caudal variable de ventilación: En función de diferentes parámetros relacionados con la calidad de aire interior (humedad, VOC, presencia, etc.), el sistema de ventilación puede regular el caudal de aire bien a través de las rejillas de extracción o directamente a través del ventilador. Este sistema aporta confort y un elevado ahorro energético, al garantizar un caudal de renovación suficiente y adecuado en todo momento.

 

  1. Sistemas de ventilación mecánica en admisión y extracción (o sistemas doble flujo): En dichos sistemas, tanto la impulsión como la extracción disponen cada uno de un ventilador responsable de garantizar el caudal de aire necesario. En función del tipo de proyecto, podríamos modificar la configuración de la admisión y de la extracción centralizando o descentralizando según convenga en cada caso.

 

Una de las principales ventajas de los mencionados sistemas radica en la posibilidad de instalar un recuperador de energía.  El recuperador aprovecha parte de la energía contenida en el aire de extracción, cediéndosela al aire de admisión. Este sistema funcionaría tanto en invierno, precalentando el aire de entrada, como en verano, refrescando el aire exterior si se dispone de un sistema de climatización. En sistemas de doble flujo, igual que lo indicado anteriormente en extracción, podemos plantear un sistema de caudal variable cuando el caudal fijo suponga un gasto excesivo. Estos sistemas, modifican el caudal en función de diferentes parámetros, como pueden ser, la humedad relativa, VOC, etc.



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter