Cristianseptiembre 10, 2020
aire-acondicionado-wifi.jpg

5min79

Entre las distintas variedades de aire acondicionado, existen Splits con WIFI integrado. Esta utilidad permite al usuario conectar el equipo con su Smartphone o tablet para regular la temperatura del aire o programar su funcionamiento. El teléfono móvil se convierte en el centro de operaciones, haciendo que el control del aire acondicionado sea mucho más fácil y cómodo de utilizar.

De esta forma, existe la posibilidad del control remoto, por lo que se puede programar el equipo sin la necesidad de estar en la vivienda. Esto es una gran ventaja ya que ganamos en comodidad, haciendo que, por ejemplo, de camino a casa, podamos activar el aire acondicionado (o la calefacción) para que a nuestra llegada nos encontremos la temperatura adecuada.

Para utilizar el modo WIFI es tan sencillo como descargarse una aplicación en el smartphone o table y tener acceso a internet con dichos dispositivos.

Ahorro de Energía con el Aire Acondicionado WIFI

Otra de las ventajas de optar por un aire acondicionado conectado es el ahorro en la factura energética, además de ser más respetuoso con el medio ambiente. A continuación, te contamos cómo un mayor control sobre nuestro sistema se puede traducir en un ahorro para la vivienda.

Por un lado, un buen uso de los termostatos y servicios en la nube ayudará a controlar y regular el aire acondicionado, reduciendo así el consumo de energía.

Además, el aire acondicionado WIFI puede evitar que tengamos el sistema de climatización funcionando más tiempo del necesario en el caso de encontrarnos fuera del hogar. No resulta rentable que, en una ausencia prolongada del usuario, los sistemas estén funcionando de forma continuada, ya que esto provoca un gasto energético y económico innecesario.

Por ello, la posibilidad de realizar programaciones horarias de encendido/apagado junto a la regulación de la temperatura, ofrece un control total sobre la instalación. De esta forma podemos elegir que zonas de la casa queremos climatizar, permitiéndonos un mayor ahorro de energía.

Monitorización del consumo de energía

Cada vez son más las aplicaciones conectadas a los equipos de aire acondicionado que permiten conocer el consumo de energía en tiempo real. Esto permite que sea más sencillo poder tomar medidas enfocadas al ahorro de energía con los sistemas de climatización del hogar.

Tal y como se ha comentado, el control y motorización de lo dispositivos inteligentes se puede realizar mediante sencillas aplicaciones instaladas en el Smartphone o Tablet del usuario.

Pero, aunque estemos hablando de dispositivos inteligentes, en el aire climatizado WIFI también entra en juago el factor humano. Se recomienda regular el aire a una temperatura adecuada, unos 26 ºC para refrigeración para conseguir un ambiente de confort. Además, apoyar estas medidas con un buen aislamiento, cerrando ventanas y persianas en las zonas donde el sol incide más directamente, siempre es un plus para sacar el máximo rendimiento a el aire acondicionado WIFI.

Control por voz del Aire Acondicionado WIFI

Pero aquí no terminan las ventajas de un aire acondicionado «inteligente o conectado», ya que se puede gestionar el control del aire acondicionado mediante órdenes verbales. Esta funcionalidad cada vez la ofrecen más aires acondicionados WIFI compatibles con los altavoces inteligentes como Amazon Echo o Alexa. Sólo con decir «Oye Siri o «OK Google enciende el aire acondicionado», el usuario puede activar los sistemas, disfrutando así del máximo confort mediante el control por voz, sin depender de tener el control a distancia o el móvil cerca.

Por: Ailsa Da Conceicao Seco | blog.caloryfrio.com


moho-negro.jpg

7min272

Todos hemos tenido la desafortunada sorpresa de encontrar algo de moho en nuestras casas. Los indeseables puntos negros y verdosos, generalmente observados en rincones oscuros y húmedos, pueden parecer inofensivos al principio, pero plantean un problema importante para los edificios y sus ocupantes. Principalmente, porque sabemos que su tendencia es de propagarse cada vez más, contaminando otros materiales y superficies, causando un olor característico y contaminando el aire. ¿Cómo es posible controlarlo y, principalmente, evitar que surjan a través del diseño arquitectónico?

El moho es un tipo de hongo y está presente en casi todos los lugares, incluido el aire. Existe una multitud de especies. Cuando se usa el término “moho negro”, generalmente se está hablando del llamado Stachybotrys chartarum. Existen otras especies muy comunes, como las llamadas Alternaria, Aureobasidium, y Chaetomium. Es importante tener en cuenta que si bien la concentración de humedad es el hongo en su etapa inicial, más superficial y más fácil de eliminar, el moho corresponde a su etapa avanzada, con puntos negros enraizados y más difíciles de eliminar. Los hongos se reproducen a través de sus esporas y prosperan en superficies húmedas y ricas en celulosa, como tableros de fibra, maderas, y paneles de yeso. En lugares con pequeñas filtraciones, también puede aparecer moho.

El moho negro es toxigénico, es decir, libera micotoxinas que pueden ser extremadamente dañinas para los ocupantes del edificio. Por supuesto, algunas personas son más sensibles a las esporas de hongos que otras, y pueden desarrollar síntomas respiratorios después de inhalar una pequeña cantidad de esporas. Pero un ambiente con una alta concentración de micotoxinas puede causar envenenamiento por hongos, incluso en individuos sanos, dependiendo de su nivel de concentración, la cantidad de tiempo en exposición a ella y otros factores.

En el caso de los bebés y los niños, la exposición al moho es aún más dañina. Un estudio mostró que los niños expuestos al moho pueden tener más probabilidades de desarrollar asma. En 2009, la Organización Mundial de la Salud publicó un documento llamado WHO Guidelines for Indoor Air Quality: Dampness and Mould, con una revisión exhaustiva de la investigación científica sobre los problemas de salud asociados con la humedad y los agentes biológicos en edificios.

El informe concluye que los efectos más llamativos son una mayor prevalencia de síntomas respiratorios, alergias y asma, así como una interrupción del sistema inmunitario. El documento también resume la información disponible sobre las condiciones que determinan la presencia de moho y las medidas para controlar su crecimiento en interiores. La forma más importante de evitar efectos adversos para la salud es prevenir (o minimizar) la humedad persistente y el crecimiento microbiano en las superficies interiores y las estructuras de los edificios.

Como arquitectos, nuestro deber es desarrollar proyectos que hagan que la vida de los ocupantes sea lo más saludable posible. Por lo tanto, no es exagerado tener especial cuidado con la impermeabilización de los techos y paredes, asegurándose de especificar los productos adecuados. Detalles precisos y el monitoreo durante el proceso constructivo son vitales para certificar la estanqueidad de las estructuras. Además, es importante considerar que la abundante luz solar y la ventilación adecuada son las formas más fáciles, baratas y (generalmente) efectivas de controlar la humedad en el interior. Analizar y proponer soluciones apropiadas para la luz solar y la ventilación natural, y desarrollar estrategias pasivas, pueden ser las medidas más inteligentes en la mayoría de los casos, especialmente cuando el edificio no se ubica en zonas con climas extremos.

Sin embargo, por más complejo que sea evitar la aparición de estos microorganismos dañinos en los edificios, existen algunas precauciones básicas que pueden ayudar:

  • Realizar inspecciones de rutina para encontrar y reparar pequeñas grietas y áreas dañadas en techos e impermeabilizaciones que puedan desarrollar una infiltración.
  • Asegurar un bajo nivel de humedad al interior de los espacios.
  • Permitir el ingreso de la brisa y el sol al interior del edificio siempre que sea posible.
  • Si aún sigue apareciendo moho, es importante eliminarlo de raíz. Si el problema es demasiado grave, es prudente buscar ayuda profesional. Sin embargo, existen varias recetas caseras en Internet, que generalmente utilizan lejía, que deberían funcionar para eliminar florecimientos pequeños.

Por: Eduardo Souza | www.plataformaarquitectura.cl


Sepa Cómo Instalarfebrero 28, 2020
suelo-radiante.jpg

5min265

Por Sebastián Zimmermann, Director Ejecutivo de BGH Eco Smart.

El sistema de calefacción por piso radiante emite a los ambientes el calor del agua caliente que circula dentro de los tubos que quedan embutidos en el contrapiso. Con este tipo de tecnología se logran ambientes calefaccionados de forma homogénea y eficiente.

Al transmitir el calor por medio del piso, es relevante tener en cuenta la materialidad del mismo para diseñar el tendido de cañerías. La capacidad de transmitir calor de los diferentes materiales, como por ejemplo madera o porcelanato, indicará la separación que debe existir entre tuberías necesaria para lograr superficies de calor homogéneas. En cualquiera de los casos, este sistema asegura el calor sin importar el tipo de piso, ofreciendo ventajas importantes.

Curva ideal de calor: La trayectoria de la curva de calentamiento ideal indica que la temperatura ambiente puede rondar los 20° en invierno, a la altura de la cabeza. El piso radiante, al calefaccionar desde la superficie del suelo, brinda una mejor sensación térmica al proveer un calor homogéneo y un ahorro de energía, al no calefaccionar de más los sectores que no lo necesitan (ej: cielorrasos). Pies calentitos y cabeza fresca.

Menos impacto en polvo en suspensión: Al no producirse corrientes de aire debido al calor uniforme, se reduce el polvo, no produce sequedad y la baja humedad ambiente consigue evitar la aparición de ácaros.

Una solución “invisible” que no ocupa espacio: Al estar ubicado dentro del contrapiso, no hay artefactos que se interpongan en el diseño interior de los ambientes de una vivienda u oficina, esto es especialmente importante en espacios vidriados como livings o amoblados como cocinas y vestidores, que no cuentan con superficie disponible para ubicar otro tipo de emisores de calor.

Circuitos diferenciados: Se pueden climatizar ambientes a diferentes temperaturas o “apagar” el funcionamiento en aquellos lugares donde no sea necesario. Incluso se puede programar la temperatura de los ambientes por hora con termostatos, determinando también  en qué horarios se puede prescindir de la calefacción.

Sustentabilidad: Al trabajar con bajas temperaturas, los sistemas por piso radiante permiten el funcionamiento en conjunto con energías renovables. Se pueden instalar en sistemas mixtos, por ejemplo, con equipos que precalientan el agua de la instalación con energía solar.

Para que el sistema de calefacción por piso radiante sea eficiente, es necesario contar con un generador de calor que también lo sea, como una caldera doble servicio a gas de tiro forzado o de condensación, o una bomba de calor. Es importante elegir el equipo correcto con el tipo de salida de humos que corresponda, ya que al trabajar con temperaturas más bajas (si se compara con sistemas de calefacción por radiadores), los gases de evacuación en el caso de las calderas, pueden condensar y retornar al equipo, dañándolo.

Por otro lado, es necesario asegurar un correcto dimensionamiento de cañerías, una dirección de obra cuidadosa, contar con controles para termostatizar los ambientes y, fundamentalmente, una buena aislación térmica en toda la envolvente de la casa. Con todo esto, se logra una inversión a largo plazo que resulta sustentable.

De esta manera, el piso radiante asegura un eficiente confort térmico que, según los expertos, se logra cuando las personas no experimentan sensación de calor ni de frío, cuando existe un equilibrio. Es decir, cuando las condiciones de humedad, temperatura y movimientos del aire son favorables a la actividad que se practica en el ambiente, sea esta descansar en los hogares o trabajar en la oficina.


Sepa Cómo Instalardiciembre 2, 2019
Offitfv.jpg

4min971

Se presentó Ofitt, el sistema más completo del país para la conducción de agua en circuitos de calefacción por radiadores y pisos radiantes, fruto de la sinergia y del desarrollo conjunto entre FV y Peisa, dos empresas argentinas líderes en la conducción de agua y la calefacción.

“Ofitt es el resultado de la actividad complementaria realizada entre FV y PEISA, que nos permite reafirmar nuestro compromiso con el desarrollo de la industria nacional. De esta forma ampliamos nuestra oferta de productos a la cadena de distribución, con un sistema innovador y diferencial”, afirmó José Rodriguez, Sub Gerente General de FV.

FV, con casi 100 años de trayectoria en el mercado de la construcción, satisfaciendo necesidades relativas a la conducción y control de agua y gas, adquirió PEISA en el año 2017 y, desde ese momento, hubo un trabajo de integración tecnológica y de desarrollo corporativo, potenciado por el talento y la experiencia los profesionales de ambas empresas.

Esto ha permitido reafirmar el propósito conjunto de aumentar la calidad de servicio y la satisfacción de los clientes lo que ahora se materializa con el lanzamiento de Offit.

Este sistema brinda múltiples ventajas, convirtiéndose en una solución rápida y sencilla de instalar, al no necesitar electricidad ni calor para lograr la unión de sus componentes.

Dispone de más de 150 piezas y componentes además de las herramientas requeridas, incluyendo uniones prearmadas, que facilitan la manipulación y el acople de estos en la instalación.

La garantía más amplia del mercado

El sistema Ofitt cuenta con la garantía más amplia del mercado, con 50 años de respaldo en tubos.

Su planta industrial está en condiciones de fabricar localmente todos los productos y componentes lo que garantiza entrega inmediata y stock permanente con entrega para todo el país.

Siguiendo la tendencia internacional, tanto para los constructores como para los hogares, la visión no queda limitada a una caldera, sino que se considera un sistema de calefacción integral que se destaque no solo por el diseño y la ingeniería, sino también por la innovación y la tecnología presente en cada uno de sus componentes lo cual incluye a los radiadores, las válvulas, los caños, termostatos, y los denominados fittings (elementos de interconexión para las cañerías).

En este sentido el paso dado por el grupo, con el lanzamiento de este nuevo sistema de conducción, afirma la integración que permite potenciar la calidad del servicio con la respuesta más eficiente.


Sepa Cómo Instalarnoviembre 14, 2019
librerias-BIM.jpg

2min661

Grupo Dema, presenta las primeras LIBRERÍAS BIM diseñadas en la Argentina, compatibles con REVIT®, para proyectos de instalaciones de agua y desagües, con sus sistemas ACQUA SYSTEM y DURATOP LÍNEA X, que incluyen listados de materiales de actualización permanente.

Autodesk Revit® es un software BIM (Building Information Modeling) para diseño arquitectónico, que permite modelar planos en 3D, con un alto nivel de detalle.

Todas las etapas de la planificación, diseño y  construcción de edificios e infraestructura, pueden manejarse con este software, de manera colaborativa y con alta eficiencia.

Asi mismo, en el caso del diseño de instalaciones, el software posibilita su visualización en 3D, lo que optimiza la planificación de la instalación, como también el cálculo de materiales de manera precisa, reduciendo errores, tiempos y costos.

Las “Librerías” REVIT de ACQUA SYSTEM Y DURATOP comprenden todos los tubos y conexiones, diseñados con este software, para que los planos de instalaciones de agua y desagües puedan hacerse con las formas y medidas exactas de esos sistemas.

Al final de ese proceso, se genera un listado de materiales completo, para facilitar la presupuestación y abastecimiento de materiales.

Las librerías pueden bajarse del sitio web www.grupodema.com.ar

GRUPO DEMA agradece así la confianza de los profesionales en todos sus productos: Acqua System, Duratop Línea X, Sigas Thermofusión y Tubotherm, que le permite seguir innovando para sostener el más alto nivel de calidad y servicio en sistemas para la conducción de fluidos.


Sepa Cómo Instalarnoviembre 11, 2019
calentador3.jpg

6min975

Los costos para calentar el agua pueden ser tan altos como los relativos a los sistemas de calefacción, para un hogar eficiente en energía emplazado en una región de clima templado (moderado). El cálculo del uso de agua caliente en un hogar resulta difícil de cuantificar, debido a las amplias diferencias de hábitos en el uso del recurso.

No obstante, los cálculos aproximados para una familia de cuatro miembros, con una persona en el hogar, podrían ser tan altos como 333 litros de agua caliente demandados por día. Para una familia de dos integrantes, con ambos miembros trabajando, el consumo será de solamente 185 litros por día, estimando valores promedio. Ante este contexto, resulta posible disminuir el costo del calentamiento del agua disponiendo simples medidas de conservación y alternativas de sistematización.

Factor de la Energía

Los calentadores de agua se comercializan en una amplia gama de eficiencias, garantías, y fuentes de combustible. Sus rendimientos son medidos a partir de un índice conocido como el Factor de la Energía (EF, por sus siglas en idioma inglés). Dicho coeficiente constituye una medida de la eficiencia total de un calentador de agua e incluye la eficiencia de recuperación, pérdida de calor conductiva y pérdidas de ciclo.

La etiqueta de eficiencia energética de un calentador de agua se puede usar para comparar el costo estimado de energía anual para un calentador de agua específico con modelos comparables.

No importa qué tipo de fuente de energía se utiliza para calentar el agua, siempre nos aseguraremos de aprovechar los ahorros derivados de las medidas de conservación. Para los nuevos hogares se recomienda mantener la longitud de las cañerías de agua caliente tan corta como sea posible, un meticuloso diseño puede dar lugar a longitudes de menos de 10 metros; considerar un sistema de cañerías múltiple a fines de reducir el tamaño de los tendidos de agua caliente; y disponer electrodomésticos de buen rendimiento térmico, los cuales, reducen los requerimientos de agua caliente.

En cuanto al descenso del ajuste de temperatura en el calentador de agua, las consecuencias logran un ahorro de energía y proporcionan suficiente agua caliente, acotando el riesgo de lesiones por quemaduras.

Toda vez que se demanden temperaturas más calientes para el lavaplatos, deberemos seleccionar lavaplatos con calentadores internos de agua.

También, se recomienda envolver el exterior del tanque del calentador de agua con una cubierta de aislamiento. Simple de instalar, el reembolso tiene lugar en menos de un año.

Calentadores de agua a gas con eficiencia energética

Los calentadores de agua a gas con eficiencia energética ofrecen factores de energía de 0,62 cuando esos índices entran en acción. Además de las variaciones en aislamiento, la eficiencia del calentador de agua a gas permanece afectada por el diseño del quemador, la forma de la cañería del tubo que demoran los gases de escape calientes para incrementar la transferencia del calor del agua, y la cantidad de superficie verificada entre los gases del tubo y del agua.

Los calentadores de agua encendidos por combustible, situados en un espacio acondicionado, deberán permanecer en un cuarto mecánico sellado con las entradas de aire fresco desde afuera.

Para evitar la necesidad de un cuarto mecánico sellado, otra opción válida radica en disponer de un calentador de agua encendido por combustible, el cual incluye provisiones para combustión del aire exterior, tal como una unidad de ventilación directa. Los citados sistemas presentan una cañería de tubo doble, la cual incluye una toma para aire de combustión y un tubo para gases de escape.

Los calentadores de agua a gas de más alta eficiencia poseen sopladores para ventilar y para el suministro de aire de combustión, conjuntamente con características energéticas más sofisticadas, tales como encendido electrónico, reguladores de la cañería de escape e intercambiadores de calor de condensación. Estos calentadores de agua a gas de alta eficiencia pueden alcanzar factores de energía superiores a 0,90.

 


Sepa Cómo Instalarnoviembre 4, 2019
piso-radiante-3.jpg

4min417

Los polímeros más utilizados en nuestro país para cañerías aplicadas en los sistemas de Pisos Radiantes son el polietileno reticulado (PER o Pex) y el Polietileno Copolímero Octeno PECO. El PER materializa la transformación del polietileno de alta densidad por medio de la modificación de la estructura molecular, la cual vista en un microscopio se aprecia a partir de un entrelazado o reticulado entre las moléculas de carbono. De esta manera, se logra un notable incremento de la resistencia mecánica del plástico, con lo cual, es factible reducir los espesores de las paredes y obtener mayores presiones, confiriéndole una óptima resistencia a las altas temperaturas y a la degradación o envejecimiento. El PECO conforma un polietileno de media densidad sin reticular que brinda a la temperatura de trabajo una excelente resistencia mecánica por la modificación de su estructura molecular de 8 átomos de carbono. Su principal ventaja radica en admitir la termofusión a diferencia del PER quien demanda de bridas metálicas como unión, ya que la superficie interna de la cañería -extremadamente lisa- opone escasa resistencia a la circulación del líquido, permitiendo una impulsión por bomba de menor caída de presión o con igual bomba, circuitos de mayor extensión.

Es importante tener en cuenta la dilatación y la ejecución de juntas cuando los contrapisos superen los 40 m² o los 8 m de lado. Para ello, se debe tender la red de caños a fin de evitar este inconveniente mediante la realización de juntas de poliestireno expandido u otro material el cual cumpla la misma función. Existen diferentes tipos de distribución de los tubos según su forma de colocación:

  • En serpentín: El tubo empieza en un extremo para terminar en el lado opuesto. Es una de las formas más sencillas de colocación, aunque su defecto es que no tiene un reparto parejo de las temperaturas, ya que a medida que se avanza con la serpentina va disminuyendo la temperatura.
  • En espiral: Es el método más recomendable, puesto que es el que mejor iguala la temperatura en todo punto del ambiente. Se comienza a colocar desde el extremo de afuera hacia adentro, dejando un espacio doble para retomar por él al punto de partida.
  • Combinada: Admite distintas separaciones de la serpentina, con mayor densidad de tubos en las denominadas “zonas marginales”. Estas zonas presentan mayor pérdida de calor, normalmente ubicadas en las cercanías de las ventanas, paredes con orientación sur, etc. Puede ejecutarse de dos maneras: Con dos circuitos independientes dentro de la misma habitación o reforzando la densidad de la serpentina a medida que el circuito se acerca a las ventanas o puertas balcón para volver a la separación de cálculo luego de dos o tres espiras de tubo.

Sepa Cómo Instalaragosto 14, 2019
leño1.jpg

5min984

Además de calefaccionar, ¿puede el artefacto ayudar al aspecto general del ambiente? Con ello nos referimos a la utilización de un leño a gas, por ejemplo, ya que en general, los calefactores actuales son bastantes sobrios y decorativos. Atención al empleo de un leño a gas, equivalente a un calefactor infrarrojo, ya que un quemador de gas natural calienta el material refractario encargado de imitar a los troncos de leña.

Estos se proveen también por cantidad de calorías, son de fácil instalación y poseen válvula de seguridad. En lo posible, vale brindarles una entrada de aire, la cual puede ser una reja de 15 x 15 cm ubicada en una pared lo más próxima posible; o bien, un conducto, si el espacio lo permite, a efectos de generar una toma de aire para que el equipo no lo consuma desde el ambiente.

Si bien ello genera un mayor costo respecto de un calefactor común, además de calefaccionar, le puede brindar un toque muy acogedor a un estar o a un comedor, por ejemplo, donde la toma de gas permanece ubicada en un lugar ideal para ello. A fin de verificar las calorías necesarias para un ambiente, debemos realizar un balance térmico. Dicho análisis es el más seguro a efectos de encontrar el requerimiento necesario; pero muchas veces para un único ambiente conforma un cálculo engorroso.

Un sistema de cálculo sencillo, a los fines de conocer las calorías necesarias, consiste en estimar las medidas del ambiente a calefaccionar (largo, ancho y alto). Ello nos brindará el metraje cúbico. Ese valor, multiplicado por un coeficiente el cual variará de acuerdo con la ubicación de la vivienda y su implantación (por ejemplo, si todas las medianeras permanecen libres, resulta óptimo conocer los volúmenes de aire en torno a la vivienda en cuanto a espacio se refiere, etc.), este coeficiente será de entre 50 a 60 para dormitorios, y de 60 a 70 para estar o comedores.

Lo cierto es que ni bien llegan los primeros fríos, comienzan las corridas del usuario demandando la compra de calefactores para su instalación. Adquisición la cual, con más comodidad, mejor costo y tiempo, se debería realizar en períodos de clima templado.

Compra del equipo

Más allá del asesoramiento efectuado por parte de un vendedor en el momento de la compra de un equipo calefactor, el usuario puede también consultar con un profesional instalador, hecho que -lamentablemente- rara vez sucede.

En general, todo comienza en el local de electrodomésticos o en el supermercado. Continúa cuando el instalador pasa su factura, y termina o cuando hace mucho frío y el vendedor al cual se le reclama, manda al usuario a consultar con el service, o al instalador; o finalmente, cuando llega la primera factura de gas, momento en el cual las palabras sobran.

Ante la necesidad de un artefacto calefactor trataremos de responder a las siguientes premisas:

  • ¿Qué espacio de la casa se va a calefaccionar?
  • ¿Cuántos metros cúbicos tiene?
  • ¿Cuántos habitantes estables cuenta ese ambiente?
  • ¿Tiene ventilación natural?
  • ¿Qué tipo de artefacto de todos los provistos por el mercado se puede instalar?
  • ¿Cómo se va a ventilar ese espacio?

Con esas preguntas respondidas obtendremos mejores resultados en la compra del equipo calefactor adecuado para el ambiente a acondicionar. Siempre es necesario el asesoramiento por parte de un profesional gasista matriculado, a fin de habilitar el equipo para un funcionamiento sustentable, de bajo mantenimiento y, especialmente, seguro para los usuarios.


Sepa Cómo Instalaragosto 12, 2019
zonificacion1-1280x768.jpg

6min417

Aquellas obras de importantes superficies, a menudo, disponen de dos o más unidades separadas de calefacción y aire acondicionado para diferentes pisos o áreas. Los sistemas múltiples garantizan un óptimo confort mientras ahorran energía, al posibilitar mantener diferentes zonas de la unidad a distintas temperaturas. Los ahorros más significativos ocurren cuando una unidad dispuesta en una zona vacante puede desactivarse. En lugar de diseñar dos sistemas separados, los proyectistas en sistemas de aire acondicionado y ventilación pueden proporcionar sistemas automáticos por zonas, capaces de funcionar con un sistema. La canalización de los mimos ofrece una serie de reguladores controlados termostáticamente, encargados de asegurar un flujo de aire en cada zona.

Aunque es algo nuevo en la construcción residencial, los termóstatos, reguladores y controles para la división en zonas centrales de los sistemas, han sido aplicados con éxito durante años en edificios corporativos. Si los especialistas en calefacción y aire acondicionado piensan que la instalación de dos o tres unidades separadas es necesaria, en paralelo, estudiarán y dimensionarán el costo de un solo sistema con un control por regulador sobre la canalización. Tal sistema se diseñará cuidadosamente a los fines de asegurar que el soplador no sea dañado si los reguladores se obturan ante varios conductos surtidores. Ante la posibilidad descripta, el soplador intenta delegar el mismo flujo de aire, pero ahora solamente a través de unos pocos conductos. La presión creada contra las aletas del soplador provocará un severo daño al motor.

Los expertos detallan la existencia de tres opciones primarias de diseño. La primera de ellas consiste en instalar un sistema manufacturado, el cual dispone de un conducto de puente con flujo de aire dirigible, conectando así el pleno surtidor con la canalización de retorno. La instalación del puente regulador con flujo de aire dirigible resulta el método típico. Cuando solamente una zona permanece abierta, el regulador de puente con flujo de aire dirigible, quien responde automáticamente a los cambios de presión verificados en el sistema del conducto, se abre para permitir parte del aire disponible, tomando un “atajo” directo al conducto de vuelta, y así disminuir la presión total en la canalización.

Una segunda opción de diseño creará dos zonas y agrandará el tamaño de la canalización, de modo que cuando el regulador se cierra en un sector, el soplador no sufra daños. Solamente se recomienda este método para dos zonas de cargas, aproximadamente iguales, de calefacción y enfriamiento.

La tercera opción habilita a diseñar un sistema de aire acondicionado y ventilación de velocidad variable, mediante un ventilador de velocidad variable para el sistema de conducto. Dado que los sistemas de velocidad variable resultan, generalmente, más eficientes respecto de los sistemas de una velocidad, se logrará un incremento significativo de los ahorros.

Controles de temperatura

El tipo más básico de sistema de control de temperatura se resume a la instalación de un termostato de calefacción y enfriamiento. Los termóstatos programables pueden ahorrar mucha energía en los hogares al ajustar automáticamente el nivel de temperatura cuando los usuarios se encuentran durmiendo o fuera del hogar. Cabe asegurarse que el termóstato programable seleccionado permanezca diseñado para el equipo de calefacción en particular y de enfriamiento a controlar. Ello es especialmente importante para las bombas de calor, pues un incorrecto termóstato programable puede, en realidad, incrementar sensiblemente el consumo de energía. Un termóstato se situará centralmente dentro de la zona. Obviamente, no debe recibir luz directa del Sol o ubicarse cerca de un electrodoméstico generador de calor. Algunos propietarios han experimentado incomodidad y un más alto consumo de energía por años, ya que el aire de un ático se filtró en la cavidad de la pared detrás del termóstato, provocando que el sistema de enfriamiento o calefacción funcionara por mucho más tiempo de lo necesario.


pisovsradiador-1280x728.jpg

5min1033

Al realizar una obra nueva, o una reforma importante de un edificio, muchos usuarios se plantean la posibilidad de instalar un sistema de Piso Radiante o de Radiadores como esquema de calefacción integrado en su vivienda.  No es fácil concluir qué sistema es mejor o peor a grandes rasgos, ya que cada uno se puede adecuar mejor ante diferentes necesidades. Por lo tanto, podemos repasar las principales características y ventajas de cada uno de los sistemas para compararlos entre sí y elegir el más adecuado en cada caso.

Tanto el sistema de Piso radiante como los radiadores pueden ser eléctricos o sistemas por agua. En este artículo nos centraremos en comparar los sistemas que se basan en un circuito de agua caliente sanitaria. Aunque ambos sistemas utilicen el agua caliente para calentar un espacio, la base de su funcionamiento se diferencia claramente.

La calefacción por suelo radiante de agua consiste en la emisión de calor por parte del líquido que circula por un esquema de cañerías embebidos en la placa de hormigón que conforma el contrapiso, con ello conseguimos una superficie realmente amplia como elemento emisor de calor.

Durante el invierno, el agua recorre la totalidad de la tubería integrada a una temperatura baja si la comparamos con la temperatura que circula por los radiadores (en torno a los 30 a 40 ºC frente a los 70 u 80 ºC que requieren los radiadores) sumando el calor necesario para alcanzar una temperatura de confort en en interior del ambiente a calefaccionar.

La ventaja de funcionar con agua a baja temperatura radica en que el sistema de piso radiante resulta ideal para trabajar con una bomba de calor, aprovechando de esta manera la energía térmica contenida en el aire para calentar la vivienda, consumiendo muy poca energía y considerándose como un esquema de calefacción sustentable.

En cuanto al funcionamiento de la calefacción por radiadores, la función de los elementos emisores de calor es precisamente esa; emitir y distribuir el calor procedente del agua calentada en una caldera de gas. Como hemos comentado, los radiadores tradicionales de aluminio o acero necesitan que el agua circulando por su interior alcance los 70 u 80 ºC para poder transmitir calor al ambiente.

Sin embargo, hoy en día, existen los denominados radiadores a baja temperatura, los cuales también son capaces de funcionar utilizando una bomba de calor para aclimatar el agua (55 ºC y 60 ºC), garantizando un bajo consumo de energía en este tipo de instalaciones. Estos radiadores de baja temperatura emiten el calor de una forma diferente a los radiadores tradicionales, ofreciendo otro tipo de características técnicas.

Vale recordar que el propósito de un sistema de calefacción es compensar y equilibrar las pérdidas de calor de los ocupantes del edificio. En el sistema de calefacción mediante radiadores, el agua caliente se desplaza por lo general a un máximo de 80º en la tubería de ida, mientras que le temperatura de retorno será entre 10º y 20º menor, dependiendo del tipo de instalación.

Todos los radiadores deben de tener una válvula que permita modificar las aportaciones térmicas y dejarlo fuera de servicio. Se recomienda el uso de dispositivos automáticos. Todo radiador dispondrá de dispositivos de corte de entrada y de salida con cierre eficaz.

El suelo radiante también puede ser refrescante. En invierno, el agua recorre la tubería integrada en el suelo a una temperatura en torno a los 35 ºC y 40 ºC, aportando el calor necesario para lograr una temperatura de confort. Pero existe asimismo la interesante posibilidad de emplear una instalación de este tipo para una conseguir una climatización integral que brinde calefacción durante el invierno y refresque el ambiente en los meses cálidos. Así, en verano el agua recorrerá la instalación a unos 14 ºC y 18 ºC, absorbiendo el exceso de calor del local y proporcionando una agradable sensación de confort.



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter