Pruebas hidráulicas en Sistemas de Piso Radiante

Se recomienda practicar dos pruebas para un completo y adecuado control de calidad en obra; la primera antes del llenado del hormigón del contrapiso y la segunda antes de la colocación de los revestimientos. El procedimiento para la segunda prueba a llevar a cabo es el siguiente:

 

  1. Llenar los circuitos del panel radiante con agua potable.
  2. Purgar el aire de la instalación abriendo bien la grifería de purga y haciendo salir el agua y todo el aire acumulado en los distintos circuitos. A través de una manguera conectada a la grifería de descarga del colector, el agua extraída puede volcarse a una pileta de patio o a una boca de desagüe abierta.
  3. Aplicar una presión de ensayo de 3,5 Bar (3,5 Kg/cm2, aproximadamente).
  4. Transcurrida 1 hora, volver a aplicar la presión de ensayo de 3,5 Bar, porque debido a la dilatación de los tubos se producirá una pequeña baja en la presión, perfectamente constatable en el manómetro. Se recomienda que el mismo presente la dimensión apropiada para facilitar la lectura en Bar o Kg/cm2.
  5. Transcurridas 24 horas, volver a someter a la instalación a 3,5 Bar durante 1 hora.
  6. La prueba se considerará superada si no se detecta ninguna fuga.

 

Tras completar la última prueba hidráulica, es decir, la inmediata anterior a la colocación de los revestimientos, es conveniente que los tubos queden cargados con agua potable a una presión constante de 2 Bar.

 

Puesta en marcha del sistema

 

  • Llenar los circuitos hasta llevarlos a la presión de trabajo (1,5 a 2 kg/cm2). Con la bomba en funcionamiento, se lleva a cabo la purga de los circuitos, mediante los purgadores automáticos incluidos en los colectores.
  • Elevar la temperatura del agua en forma gradual (especialmente, durante el período de fraguado de la losa, para evitar la pérdida prematura de la humedad de la masa). Es recomendable ejecutar ese procedimiento después de 21 días de materializada la estructura de hormigón.
  • Mantener circulando el agua a 25 ºC durante 3 días. Luego, llevarla a la temperatura de diseño, permaneciendo así durante 4 días más.

Mantenimiento

 

Las intervenciones de mantenimiento tienen como objeto verificar y asegurar el correcto funcionamiento de la instalación durante su vida útil, garantizando un óptimo nivel de confort y ahorro. Para ello, se llevarán a cabo las siguientes tareas de comprobación del estado de la instalación:

 

  • Inspección de circuitos y ramales en tramos vistos.
  • Comprobación de la inexistencia de fugas y condensaciones.
  • Verificación de la estanqueidad de las llaves de paso y detentores.
  • En caso de formación de suciedad en la instalación, vaciado de los circuitos, limpieza de la misma con agua y aditivos específicos de limpieza y llenado posterior con aditivos adecuados.

 

Revisiones para asegurar el correcto funcionamiento:

 

  • Control y ajuste de caudales de circulación en los circuitos.
  • Verificación de la homogeneidad de temperaturas en las superficies radiantes.
  • Estudio de bombas y válvulas, comprobación de la actuación.
  • Inspección de purgadores, purga y eliminación de aire.
  • Chequeo de los sensores de la instalación.

 

Ajuste de la regulación:

 

  • Inspección de centralitas de regulación y control, comprobación de funcionamiento y ajuste de consignas.
  • Toma de temperaturas de mando y retorno de agua, y comparación con las condiciones de diseño.
Comentarios

Alejandra



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter







Comentarios