Particularidades de las instalaciones contra incendio

Podemos afirmar, en cuanto a sus elementos constitutivos, que las instalaciones contra Incendio son responsables de asegurar tiempos y formas de trabajo contra el fuego con la mayor de las eficacias. Al producirse un siniestro de consideración en un edificio, muy probablemente, la reserva de agua del tanque no resultara suficiente como para sofocarlo en su totalidad. Atento a ello, en el diseño de la instalación, se diseña un tramo de cañería llamada “Prolongación de alimentación”, la cual circula desde la válvula o grifería más baja, vale decir, la más cercana al ingreso principal del edificio, hasta la puerta de calle, donde se ubica una tapa con la nomenclatura “Bomberos”, dispuesta en la vereda o en alguno de los muros. Dentro de esta caja embutida se instala una válvula o grifo con su anilla giratoria, en la cual se conectará la manguera de los bomberos.

En cuanto a carga de llama, vale señalar que estimamos dos tipos distintos de fuegos. Al denominado “Fuego eléctrico” no se lo sofoca con agua, sino con la llamada espuma o polvo químico, extinguiendo mediante la asfixia que el propio peso de dicha sustancia ejerce sobre las llamas, anulando de esta manera la participación del oxígeno en la combustión.

La autobomba puede asistir o alimentar al edificio por medio de la misma cañería, de forma tal que pueda llegar a los grifos, válvulas y/o rociadores, asegurando así un mayor ingreso de agua. La alimentación de la instalación contra incendio puede conformar dos sistemas distintos, uno por tanque elevado y otro de forma directa, es decir toma el agua de la red de suministro por medio de una conexión especial de 0,025 m, con su respectiva llave de paso en la vereda que dice VI. En el primer caso, es decir por medio del tanque, sabemos que el tiempo es limitado, mientras que al tomar agua de la red, se corre el riesgo de una baja presión en el momento de desatarse el siniestro, entorpeciendo la extinción, tema que se agrava en el caso de edificios. Las mencionadas instalaciones se autorizan o permiten para locales de planta baja y hasta un subsuelo.

Otro elemento de uso exterior, es la llamada “Columna hidrante”, la cual consta de un tramo de caño de, aproximadamente, 70 cm de longitud, que en su extremo superior presenta un grifo o válvula y en el extremo inferior, una base totalmente roscada. Cuenta también con manijas laterales para ayudar a su roscado con la válvula a bolilla ubicada en las esquinas, en las veredas y tomando agua de la red. En paralelo, la columna hidrante y la válvula a bolilla, conforman elementos utilizados por el personal de bomberos. Desde allí estos profesionales extraen el agua, que a su vez, alimenta la cisterna de la autobomba. Éstos como los anteriores, normalmente son ignorados, pues se disponen como unas más de las tapas de hierro de 0,15 x 0,15 cm instaladas en la vereda. Sin embargo, dada su extrema importancia, se debe localizar e identificar preventivamente su emplazamiento.

Finalmente, podemos decir que como toda instalación cuya finalidad radica en brindar un servicio, es considerado de vital importancia el mantenimiento de la misma. Dicha tarea se realiza -por lo menos- dos veces al año, a partir de la acción de profesionales especializados en la materia, brindando participación por escrito ante la empresa de suministro, la cual se encuentra facultada para designar uno de sus inspectores para verificar dicha tarea.

Tanto los señores administradores, propietarios o consorcistas de un edificio que posea este tipo de instalación, se ven obligados al cumplimiento de los citados requisitos. Al no purgar o probar el sistema, el sarro del tanque puede quedar depositado en las cañerías, los cuerpos de las válvulas o grifos, las membranas de los rociadores o sprinklers, dispositivos los cuales quedarían obstruidos por esos residuos. En especial condición se presentan las mangueras, constituidas en su parte exterior por un tejido de fibra de Nylon y en su interior de elastómero, una membrana de gema siliconada. La falta de manutención de las mismas puede ocasionar cortes por reseca, los que al recibir la presión del sistema, reviertan. Aconsejamos enfáticamente que las mangueras permanezcan roscadas en su posición a los grifos, y las lanzas con sus respectivas boquillas conectadas a las mangueras, tomando en consideración que una serie de juntas de goma se distribuyen en forma de sello en las anillas roscadas, a efectos de garantizar la ausencia de pérdidas de agua.

 

Comentarios

Sepa Cómo Instalar



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter







Comentarios