Latinoamérica planifica el agua

Latinoamérica es una de las regiones con mayor disponibilidad de agua dulce en el planeta y su economía se encuentra muy vinculada al agua dada la producción agropecuaria o de energía eléctrica. Dicha disponibilidad varía a lo largo del territorio y se encuentra fuertemente influenciada por el comportamiento del clima. Por ejemplo, Brasil, Paraguay, Argentina y Uruguay tienen una de las mayores reservas de agua subterránea, el Acuífero Guaraní, con 1.195.700 km2 y una capacidad estimada de almacenamiento de 40.000 km3, suficiente para satisfacer la demanda de agua de 360 millones de habitantes (300 litros por persona) durante 100 años, agotando apenas el 10% de sus reservas. Sin embargo, ello no impidió que Brasil experimente una de sus peores sequías en el año 2014-2015, causando severas restricciones en el uso a sus pobladores. Un informe de las Naciones Unidas acerca del desarrollo de los recursos hídricos en el mundo destaca que si bien la región cuenta con alrededor de un tercio de las existencias mundiales de agua, el uso intensivo por parte de las economías regionales y su dependencia de los recursos naturales y de los precios internacionales de las materias primas, plantean importantes desafíos al crecimiento económico y la generación de empleo. De esta manera, se presenta un conflicto cuya temática se resume en mucha agua pero mala gestión.

Hay agua pero la distribución a lo largo de la misma no resulta igualitaria, además existen otros factores capaces de incrementar la vulnerabilidad, como la falta de una cultura preventiva y los efectos de los fenómenos climáticos extremos. Invertir en generar información, desarrollar infraestructuras eficientes y procesos adecuados relacionados al agua, puede significar elevados rendimientos para el desarrollo económico y la creación de empleo en la población. Atendiendo a ello, el Banco Interamericano de Desarrollo ha lanzado una herramienta para el manejo y planificación del recurso hídrico en América Latina y El Caribe denominada Hydro-BID. El plan, básicamente, consiste en un sistema integrado y cuantitativo para simular hidrología y gestión del recurso hídrico bajo escenarios de cambio relacionados a clima, uso de suelo y población. La herramienta permite, entre otros aspectos: Desarrollar planes de gestión de recursos hídricos; pronosticar los efectos del cambio climático sobre la disponibilidad y variabilidad de los recursos hídricos; simulación de las aguas subterráneas; gestión de riesgos para inundaciones y sequías; pronóstico de cambios en la calidad del agua atribuibles a modificaciones de las aguas superficiales (transporte de sedimentos); realizar cálculos de balance y flujos de agua a nivel de escala regional, cuenca o sub-cuenca; gestión de embalses y capacidades generales de asignación de agua; entre otros aspectos de gran importancia.

La aplicación de Hydro-BID ha sido exitosa y está siendo extendida en varios países de la región, siendo Perú el primero que la ha dispuesto como herramienta de planificación del agua a nivel nacional a través de la Autoridad Nacional del Agua (ANA). Argentina lo ha aplicado en la cuenca del río Bermejo para evaluar el impacto del cambio climático en una región que ya sufre de escasez de agua y para evaluar las opciones posibles de adaptación. Este caso de estudio arrojó varias conclusiones, una de ellas es que los datos disponibles y los modelos climáticos futuros indican un moderado y constante incremento de la temperatura media en la cuenca del Río Grande/Río San Francisco Superior, hasta el año 2060.

La precipitación media no muestra ninguna tendencia constante, aunque la variación interanual se mantendrá alta. Se espera que otras partes de Argentina experimenten diferentes cambios climáticos futuros, en base a las mismas herramientas de modelaje climático. Adicionalmente, Hydro-BID incorporará un modelo económico el cual permitirá analizar los costos-beneficios de los proyectos relacionados con el agua. Uno de los inconvenientes que enfrenta la región es la falta de información sobre la temática, principalmente, dada la ausencia de mediciones. Ello debe ser superado para convertir a América Latina en un ejemplo de planificación hídrica. En este contexto, Hydro-BID conforma una oportunidad importante para los países a fin de generar información útil y diversa para planificar los riesgos relacionados con el agua, principalmente, sequías e inundaciones, al tiempo de incentivar a las instituciones a realizar mediciones hidrológicas.

 Fuente: www.iagua.es

Comentarios

Sepa Cómo Instalar



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter








Comentarios