La climatización puede reducir la concentración del coronavirus en el aire interior

La Asociación de Fabricantes de Equipos de Climatización (Afec) ha comunicado que los sistemas de climatización pueden contribuir en la reducción de la concentración de la COVID-19 en el aire interior.

En contra de lo que apunta un estudio aislado, llevado a cabo en China, y los interrogantes que éste ha suscitado, la asociación española explica que “expertos de diversos organismos nacionales e internacionales del sector de la climatización han concluido que los sistemas de climatización, utilizados para calefacción y refrigeración, en particular cuando integran renovación de aire, pueden contribuir a reducir la concentración del virus SARS-CoV-2 en el aire interior y, por lo tanto, disminuir el riesgo de transmisión“.

En concreto, se refiere a entidades como ASHRAE (Sociedad Estadounidense de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado)REHVA (Federación de Asociaciones Europeas de Calefacción, Ventilación y Aire Acondicionado) y ATECYR (Asociación Técnica Española de Climatización y Refrigeración) que han confirmado que “la ventilación y la filtración proporcionadas por estos sistemas de climatización “ayudan” en ese sentido.

Recordemos que esta misma semana CNI también se manifestaba en esta línea, afirmando que desde la Asociación Europea de Aire Acondicionado y Refrigeración (AREA), a la que pertenecen, y tras semanas de estudio, habían confirmado que “no existe una investigación sólida que respalde que la COVID-19 se pueda transmitir a través del aire acondicionado”.

Salen a la luz más beneficios

Afec añade que, como consecuencia de la situación derivada de la pandemia, también han salido a la luz diversos beneficios de los equipos de climatización, entre ellas, que no se deben detener estos sistemas para reducir la transmisión del virus:

  • Las instalaciones de climatización son seguras y necesarias para alcanzar unas condiciones óptimas de bienestar e higiene en el interior de los edificios, mejorando la calidad del aire interior.
  • Espacios no acondicionados pueden provocar estrés térmico en personas, lo que puede perjudicar a quienes estén en situación de convalecencia. Lo más recomendado es mantener unas condiciones interiores de temperatura en época de calefacción, entre 19ºC y 21ºC; y, en época de refrigeración, entre 24ºC y 26ºC, con una humedad relativa del 40 %-60 %.
  • Una adecuada ventilación de espacios, independiente o integrada en sistemas de climatización, garantiza una renovación permanente de aire, y ayuda a eliminar partículas suspendidas en el aire, de tal manera que reduce el riesgo de transmisión de enfermedades infecciosas.
  • No es recomendable, para reducir la transmisión del virus, detener los sistemas e instalaciones de climatización y ventilación, siendo muy importante un buen mantenimiento de los mismos.
  • Los filtros de los equipos de aire acondicionado reducen las partículas suspendidas en el aire, por lo que contribuyen a mejorar la calidad del aire interior. Es esencial la limpieza de los mismos y un buen mantenimiento.

Por último, Afec señala que los propios equipos de aire acondicionado pueden incluir sistemas de purificación y filtración del aire de alta eficiencia, en base a tecnologías que han demostrado su alta eficacia para reducir virus o bacterias y partículas en suspensión (radiación UV; fotocatalización, mediante dióxido de Titanio TiO2; procesos de filtración Iónica…).

“Todo ello mediante la propia recirculación del aire, comandada y monitorizada por el mismo equipo o sistema”, añade.

Con información de: climatizacion-y-confort.cdecomunicacion.es

Comentarios

Sepa Cómo Instalar



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter







Comentarios