Invisible y letal

El monóxido de carbono es un gas sumamente peligroso, producto de una combustión incompleta originada generalmente por el mal estado de las instalaciones, insuficiente ventilación o la disposición de artefactos en espacios incorrectos. Resulta ser altamente tóxico y sumamente “traicionero”, ya que los sentidos no pueden detectarlo: es incoloro, inodoro e insípido. En nuestro organismo se combina con la sangre a través de los pulmones, mucho más fácilmente que el oxígeno. Pero la exposición ante este gas, aún durante un breve período, produce daños irreversibles. Unas pocas partículas alteran el funcionamiento del sistema nervioso y provoca desde cambios de humor y cefaleas permanentes hasta lesiones neurológicas.

Por el Arq. Gustavo Di Costa,Editor de Revista Sepa Cómo INSTALAR

Una persona expuesta a un ambiente contaminado con apenas 600 partes por millón de monóxido de carbono, en tres horas, puede fallecer. En ciertas ocasiones, defunciones adjudicadas al monóxido de carbono suelen ser atribuidas a escapes de gas. Pero es necesario aclarar que el gas natural (metano) no es tóxico, puesto que las moléculas de Metano no son solubles en agua, por ende, no ingresan a la sangre a través de las mucosas pulmonares. Pero sí es asfixiante, puesto que su irrupción desplaza al aire presente en el ambiente.

Las estufas catalíticas, al igual que las pantallas infrarrojas, consumen el oxígeno del ambiente y resultan ser doblemente peligrosas ya que emiten los productos de la combustión al mismo ambiente. No constituyen un peligro si son instaladas bajo normas de seguridad por parte de un gasista matriculado, previendo la colocación de las reglamentarias rejillas de ventilación.

Como vemos, este gas reclama un gran respeto, por ello, valen estos consejos del ENARGAS (Ente Nacional Regulador del Gas), para evitar accidentes por inhalación de monóxido de carbono: efectuar una revisión periódica de sus artefactos por parte de un gasista matriculado; respetar las normas técnicas y reglamentarias de instalación ya que una disposición irregular de un artefacto puede ocasionar accidentes; permitir siempre el ingreso de aire al ambiente desde el exterior, en suficiente cantidad como para renovarlo, teniendo en cuenta que una pequeña abertura puede salvarnos la vida; verificar que la llama de los artefactos sea de color azul, si es de otro color (amarillo o tonalidades anaranjadas o rojas) el equipo se encuentra funcionando en forma defectuosa; resulta indispensable que las salidas de los gases al exterior permanezcan libres de obstrucciones y colocadas en forma reglamentaria, ya que la mayoría de los casos fatales tienen su origen en conductos defectuosos; no colocar calefones en baños o dormitorios si no son de tiro balanceado, debido a que las estadísticas muestran que el 72% de los accidentes fatales se deben a calefones con funcionamiento incorrecto; el uso de hornallas y hornos de la cocina para calefaccionar el ambiente es sumamente peligroso; si los conductos de evacuación (chimeneas o salidas al exterior) son retirados para trabajos de limpieza o pintura, y luego no son correctamente reinstalados, pueden ocasionar severos accidentes.

Todos los accidentes por inhalación de monóxido de carbono son evitables. Trabajemos en favor de ello.

Comentarios

Sepa Cómo Instalar



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter







Comentarios