Industrialización de los sistemas de instalaciones

Cuando una empresa de instalaciones cuenta con un producto o servicio, en ocasiones resulta difícil comunicar de manera efectiva sus cualidades tecnológicas, cuáles son sus fortalezas y ventajas más importantes. En contraposición, resulta mucho más fácil transmitir el concepto cuando existe en el mercado un producto similar, o cuando los consumidores se encuentran predispuestos a buscar soluciones a sus problemas en la misma dirección.

Lo mismo sucede cuando una firma presenta en el mercado un sistema que resultará revolucionario, y que por ello, no muestra semejanzas con ningún otro existente, o cuando la capacitación sobre la correcta aplicación del sistema se torna vital. La forma de comunicar adecuadamente el mensaje, y de que éste sea recibido óptimamente, se transforma en un punto sumamente delicado.

Las nuevas instalaciones deben, simplemente, entenderse dentro del marco de la “industrialización de la construcción”, esto es, la aplicación de las técnicas de producción en instalaciones fijas de alto rendimiento, con elevados niveles de control y calidad, que conducen, no sólo a mejores terminaciones, sino también, a inmejorables precios, debido a las economías de escala alcanzadas gracias al empleo de medios y técnicas de producción especializadas, respecto de aquellos obtenidos en materializaciones “in situ” o “tradicionales”. 

Dicha multiplicidad de conceptos le demandará a una empresa de instalaciones disponer de espacios y canales de capacitación efectivos. En suma, la firma que logre una buena comunicación con sus clientes es aquella que desarrolle una efectiva accesibilidad. 

No perdamos de vista que la industrialización es un fenómeno característico de nuestros tiempos. Sin embargo, sólo adquiere importancia y arraigo cuando la comprensión técnica va acoplada a un punto de vista inteligente en las aspiraciones y necesidades de la sociedad. La idea de la industrialización de las instalaciones puede ser llevada a la realidad con éxito mediante la repetición de partes individuales. He allí su “as en la manga”, el cual debidamente explotado, puede dar lugar a la realización de diseños de alta performance.

La capacitación en la etapa del estudio de un proyecto resulta fundamental, dado que en ese punto se determinará la eficiencia del sistema de instalaciones propuesto. Cada detalle debe ser cuidadosamente estudiado con el objeto de anular contratiempos en la materialización de las redes. Una instalación construida con un sistema industrializado nace de una información previa, de una clasificación de necesidades y exigencias, conformando el resultado de experiencias sistematizadas, más una estrecha colaboración entre los equipos de proyecto, fabricación y mano de obra.

Como corolario, vale recordar las definiciones que corresponden al término “prefabricado”: Sistema de construcción cuyo diseño de producción es mecanizado, en el que todos los subsistemas y componentes se han integrado en un proceso global de montaje y ejecución para acelerar su construcción.

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista Sepa Cómo INSTALAR

Comentarios

Sepa Cómo Instalar



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter







Comentarios