Industrialización 4.0

La construcción es el arte o técnica de fabricar edificios e infraestructuras. La necesidad de asegurar el cumplimiento de los objetivos empresariales de producción, la calidad de las obras de acuerdo con lo contratado y el plazo de ejecución, obligan a la introducción en el proceso constructivo de técnicas de industrialización, en la medida de las posibilidades.

La industrialización se entiende “como una organización la cual aplica los mejores métodos y tecnologías al proceso integral de la demanda, diseño, fabricación y construcción, constituyendo un estado de desarrollo de la producción que lleva consigo una mentalidad nueva, diferente”. A medida que evoluciona la ciencia, la técnica y la tecnología, se desarrollan sistemas para la construcción de viviendas capaces de ahorrar tiempo y dinero, optimizan recursos y delegan tareas en manos de expertos sumamente capacitados.

Una obra industrializada no es sinónimo de prefabricada, pero las prefabricadas se llevan a cabo usualmente por partes, con procesos y elementos “previamente fabricados por la industria”. La obra prefabricada se ensambla en el lugar, en cambio, las industrializadas se construyen en el espacio con todos los elementos necesarios. La industrialización de las obras se basa en procesos de fabricación y construcción sistematizados, estandarizados. Los nuevos materiales y elementos destinados a las instalaciones se suman a los recursos disponibles para desarrollar sistemas más eficientes. La construcción industrializada brinda originales aptitudes con respecto a la construcción tradicional al minimizar la mano de obra empleando personal no calificado al cual se forma en el manejo del sistema; acota los errores humanos -y consecuentemente- los posteriores trabajos de reparaciones; todos los componentes, partes y piezas se encuentran fabricados a medida para el proyecto, restando sólo montarlos en obra siguiendo una secuencia operativa establecida, evitando mediciones e improvisaciones por parte de los operarios; simplifica y abarata los trabajos de terminación debido a la precisión de medidas… Todo lo mencionado da lugar a una considerable reducción de los plazos de ejecución de una obra. Ello se debe a que muchos de los procesos de construcción se pueden llevan a cabo en forma simultánea en fábrica y montarlos posteriormente.

Finalmente, vale considerar la siguiente particularidad: En la construcción industrializada se pueden disponer procesos los cuales no pueden trasladarse a un sitio de construcción, como por ejemplo, la utilización de carpas de curado para hormigón a efectos de acelerar los tiempos de fragüe. El factor climático presenta una menor incidencia en los procesos de construcción, ya que las partes industrializadas se desarrollan en ambientes cerrados. Dadas las características de los procesos constructivos es posible tipificar los controles de seguridad para los operarios. Se utilizan maquinarias de mayor porte con controles de seguridad y procesos impensados en una obra desarrollada en su sitio de emplazamiento.

La construcción industrializada se ha asociado y limitado a una construcción donde las terminaciones finales -o la comodidad de la edificación- no son los elementos fundamentales, sino que lo perseguido se basa en la reducción de costos y eficiencia productiva.

La arquitectura del siglo XXI afronta el reto de un cambio y éste pasa ineludiblemente por los avances tecnológicos y los nuevos sistemas constructivos, por la industrialización y la prefabricación de sistemas.

 

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista Sepa Cómo INSTALAR

Comentarios

Sepa Cómo Instalar



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter








Comentarios