El valor “K”

 Escribe: Arq. Gustavo Di Costa
Editor de revista INSTALAR

 

Una edificación energéticamente eficiente es aquella capaz de minimizar el uso de las energías no renovables.

Eficiencia energética

La norma IRAM 11900-2010 establece un cálculo de eficiencia energética de las envolventes de los edificios, otorgando una categoría de “eficiencia energética” en función de la transmisión térmica de la envolvente del volumen.

El coeficiente de transferencia de calor (K) indica cuál es la cantidad de calor que se transmite a través de un determinado material:

  • Por unidad de tiempo
  • Por unidad de superficie.

Cuanto menor es el valor de K, mayor es su capacidad de aislar calor o frío por conducción y convección, siendo más eficiente el sistema.

La transmisión térmica sirve para calcular las necesidades de potencia del equipamiento energético de un ambiente. Así se determina la energía necesaria para mantener la diferencia de temperatura entre el interior y exterior.

La transmisión térmica expresa la aislación que ofrece el vidrio al paso del calor, que por conducción y convección superficial, atraviesa un acristalamiento en la unidad de tiempo.  Cuando entre la superficie exterior y la interior existe una diferencia de temperatura.

El valor K

Si dividimos 1 m2 de nuestra envolvente por la diferencia de temperatura entre sus caras, obtendremos el valor correspondiente a la transmisión térmica, llamado valor K.

Valor permite conocer su nivel de aislación térmica en relación al porcentaje de energía que lo atraviesa:

  • Si el número resultante es bajo, superficie bien aislada.
  • Si el número es alto, superficie térmicamente deficiente.

El valor K depende de la resistencia térmica de cada uno de los elementos constitutivos de la superficie (porcentaje  del elemento se opone al paso del calor), y en particular obedece al espesor de cada capa y a su conductividad térmica.

Se puede observar que el vidrio de 4 mm tienen un valor K casi 4 veces mayor respecto de los elementos tradicionales y muy cercano a la chapa de zinc.

Cada vez que se reemplaza 1 m2 de pared tradicional por 1 m2 de vidrio común, se cuadriplica la carga térmica de un edificio. Esto produce un gran aumento de la cantidad de calefacción y/o refrigeración necesaria para acondicionar el ambiente.

Variando el espesor de ese vidrio entre 3 y 19 mm, el valor de K cambiaría de 5.8 a 5.2 W/m2K, demostrando que, la aislación térmica es prácticamente insignificante.

El valor K para un Doble Vidriado Hermético (DVH) con 12 mm de cámara equivale a 2,80 W/m2°K y para un DVH con vidrio Low-E de baja emisividad el valor K sería cercano a los 1,80 W/m2°K.

El factor K de los diferentes materiales permite llevar a cabo una comparación del aislamiento térmico ofrecido por cada elemento y apreciar las ventajas de elegir un óptimo DVH para las ventanas, al lograr un 50% más de ahorro de energía respecto de un vidrio común.

 

Comentarios

Alejandra



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter







Comentarios