El Muro Trombe: Un sistema accesible

Considerando la totalidad de los sistemas pasivos, el muro Trombe exige menos esfuerzo para operar y es recomendable para aquellos espacios de importante uso durante el día y la noche, siendo muy apropiada para los edificios residenciales.

Resulta óptimo en aquellos locales donde el silencio y la privacidad sean deseables, la proporcionar la mayor parte de su calor al espacio durante la tarde y noche, y es ideal para su uso en las zonas de estar y dormitorios. También, son apropiados en climas que se caracterizan por diferencias de temperatura marcadas entre el día y la noche, para proporcionar calor suplementario (reducción de la demanda de calefacción) en zonas habitables, o como sustituto de la calefacción en espacios con requerimientos térmicos no elevados, tales como zonas de circulación, depósitos, almacenes, etc.

En verano, como el recorrido del Sol es más alto, si sobre el muro colocamos un alero, ingresará en nuestra obra mucha menos radiación solar. En consecuencia, el efecto de calentamiento del muro será inferior al producido durante el invierno.

Paralelamente, al cambiar simplemente la configuración de los conductos, se logra un efecto refrigerante. Se abren las compuertas de la parte superior del vidrio y el conducto de la parte inferior del muro, mientras se cierran los conductos de la parte superior del mismo.

La radiación solar incidente en el muro calienta el aire el cual asciende por convección y escapa al exterior desde la compuerta superior del vidrio. El vacío dejado por el aire que ha salido es ocupado por aire procedente del interior de la casa, el cual penetra por los conductos en la parte inferior del muro. De esta manera, se establece un efecto de succión el cual provoca una corriente que renueva el aire del interior de la obra, produciendo un efecto refrigerante.

Ventajas del sistema Trombe

Entre las múltiples ventajas representadas por este sistema, listamos a continuación:

  • Bajo costo: Se puede fabricar con materiales (albañilería, hormigón) relativamente asequibles.
  • Facilidades de construcción: Relativamente sencillo de incorporar en la construcción de la estructura como un muro de carga, interno o externo.
  • Sistema de captación solar pasiva: No presenta partes móviles y poco o ningún tipo de mantenimiento. No se requiere combustible. Puede reducir la factura de calefacción en gran proporción. No contamina el ambiente.
  • Confort térmico: Irradia en el infrarrojo, que es más penetrante y agradable que los tradicionales sistemas de calefacción de aire forzado. Presenta ambientes atractivos, agradables, claros y limpios los cuales no contribuyen a la contaminación. Las temperaturas interiores son más estables que en la mayoría de los sistemas pasivos.

Un problema de este sistema radica en su demanda de un muro ciego en la fachada Sur del edificio, lo cual hipoteca tanto la entrada de luz como las posibles vistas que pudiera tener dicho local. Por este motivo, se han desarrollado variaciones del esquema descripto, buscando brindar una respuesta a la captación de energía sin renunciar a la apertura de huecos.

Por otra parte, este sistema sólo se puede utilizar en la práctica para calentar la zona sur de las habitaciones donde se emplaza. Incluso, en esas salas la calefacción eficaz se considera sólo a una profundidad de aproximadamente una vez y media la altura del muro.

Como corolario, es factible afirmar que la aplicación de este elemento pasivo dentro de la arquitectura representa la sencillez con la cual debemos desarrollar nuestros proyectos, enfocados en la sustentabilidad de la vivienda y el confort del habitante.

Comentarios

Sepa Cómo Instalar



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter







Comentarios