“Domus”

Aunque la definición más ortodoxa de “Domótica” sugiere que “se trata de una ciencia atinente al hogar, de hecho, “Domus” significa casa en latín, el concepto de “dispositivos inteligentes” resulta ser sumamente útil y aplicable en cualquier lugar, sean viviendas, empresas, zoológicos, locales comerciales, cárceles, universidades… No obstante, los expertos difieren al momento de proponer el segundo vocablo raíz, algunos indican que se trata de “robótica”, otros afirman su procedencia de “automática”. Adoptaremos el término “informática”, definido por la Real Academia de la Lengua Española.

Cierto es que a pesar de los notables avances tecnológicos, resulta imposible admitir en la actualidad el desarrollo de un robot androide con la inteligencia de Einstein. Un robot así no existe, y muy probablemente nunca existirá. Sin embargo, con la tecnología actual, en poco tiempo más podrá emularse una entidad con algunas de esas características, solo las importantes, para cada empresa o persona. No precisamente un robot, sino una computadora capaz de cumplir con los citados conceptos al permanecer en red con una serie de dispositivos especializados (cámaras, interruptores, circuitos), todos ellos integrados a lo largo y ancho de las instalaciones, y que permita a una o unas pocas personas mantener el control total de las instalaciones, equipos y personal.

La Domótica aplicada en las instalaciones ofrece importantes ventajas, conformando una magnífica inversión, sin importar lo pequeña que ella sea, ya que proporciona una gran variedad de ventajas, entre las cuales se pueden destacar el ahorro de energía, el incremento en los niveles de seguridad, un mayor y mejor control centralizado sobre todas las áreas, una óptima comunicación, automatización, ahorro de tiempo, mejoras en la calidad de vida, un incremento del valor de las propiedades, compatibilidad y garantía de funcionalidad en el futuro, y porque no, un alto grado de confort.

Para tener una idea más clara sobre el tema estudiaremos el caso siguiente: Una empresa japonesa ubicada en la ciudad de Monclova, Coahuila, dedicada a la producción de bolsas de aire para automóviles, fue víctima recientemente de una serie de explosiones que ocasionaron la pérdida total de la nave industrial, y daños materiales millonarios a algunas locaciones vecinas. Afortunadamente, las pérdidas humanas fueron nulas. A grandes rasgos, sucedió lo siguiente: Un pequeño incendio fue creciendo y alcanzó los contenedores de un material altamente explosivo; una persona de intendencia se percató del incendio y dio parte a sus superiores para iniciar la evacuación, mientras gracias a la eficiencia de sus sistemas de simulacros, lograron desplazar rápidamente a todo el personal a un espacio seguro. En este caso, la inversión requerida para la adaptación de una red domótica compleja sería inferior comparado con los gastos demandados en la reconstrucción total de la planta, indemnizar a todos los vecinos, e incluso, a un aeropuerto cercano, más otros tipos de costos relacionados a las pérdidas materiales.

En este caso, un grupo de sensores de temperatura y detectores de humo activaron una alarma la cual alertó a los encargados de seguridad, quienes a través de cámaras ipv6 tomaron la afortunada decisión de activar dispositivos antiincendios, cerrar las puertas de esa habitación mediante motores de automatización de puertas, y al mismo tiempo, aislar las áreas críticas de la empresa.

Por lo expresado, concluimos que la domótica no es exclusiva de las viviendas, sino que sus alcances van desde una simple mini-casita, hasta un importante edificio corporativo. En cualquiera de los casos, la seguridad y tranquilidad de las personas resulta invaluable.

Hoy se encuentran en el mercado una serie de dispositivos orientados a la conformación de una “vivienda domótica”, siendo cada vez mayor el número de compañías interesadas en el desarrollo del sector.

 

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista Sepa Cómo INSTALAR

Comentarios

Sepa Cómo Instalar



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter







Comentarios