Desagüe del precipitado pluvial

Escribe: Arq. Gustavo Di Costa
Editor de revista INSTALAR

 

Si el espacio a diseñar se ubica sobre napas freáticas altas o posee un horizonte edáfico de baja permeabilidad, debe diseñarse un buen sistema de drenaje. Asimismo, si la intensidad de las precipitaciones es superior a la velocidad de infiltración de la superficie, y el volumen sobrante de agua no es debidamente canalizado, la escorrentía puede causar daños al suelo por erosión o arrastre de semillas, y al sistema radicular de las plantas de un jardín por anegamiento. Una red de desagüe conforma un sistema de canalizaciones, absorbedores y conexiones, el cual recoge el volumen de agua residual y le brinda salida de forma contralada. Este conjunto de elementos canaliza el agua hacia un colector principal que puede conformarse mediante un sistema de zanjas excavadas (impermeabilizadas o no), construidas con un pequeño desnivel para facilitar el flujo del agua. El colector principal puede materializarse con un sistema de tubos de PVC o mangueras tipo poliducto. El caudal de agua excedente es canalizado hasta el lugar de utilización o almacenamiento o hacia la red de desagüe municipal. Es importante tener en cuenta la pendiente de escorrentía de todas las superficies pavimentadas, y de ser posible, el sistema debe diseñarse de tal forma que el agua circule por gravedad.

En zonas ajardinadas, con el objetivo de ahorrar agua, los líquidos pluviales pueden ser derivados mediante canaletas y pendientes hacia las superficies de suelo permeable, de acuerdo con los requerimientos hídricos de cada hidrozona. La reutilización de aguas grises (residuales no cloacales) o blancas (pluviales) para riego es una excelente alternativa de aprovechamiento del recurso. Esto conlleva a la creación de una red de almacenamiento, distribución y riego diferente de la actual de agua potable, por esto, su denominación de “fuente alternativa”. Los sistemas de drenaje pueden constar de tuberías de drenaje, zanjas con material drenante o una combinación de tuberías y zanjas, denominados sistemas mixtos. Las tuberías de drenaje permiten el ingreso del agua por medio de una abertura y ésta luego circula por acción de la gravedad hacia los sectores de recogida. La infiltración del agua a la tubería se da a través de ranuras o poros. El ranurado puede ser total o parcial, dependiendo de su extensión a lo largo de la tubería. El empleo de tubos corrugados le otorga mayor rigidez al sistema. Otro factor el cual aumenta la rigidez son las tuberías de pared doble, mientras que una pared simple otorgará flexibilidad y mayor adaptabilidad a la configuración del terreno en la instalación. Generalmente, se utilizan tuberías corrugadas de doble pared en drenajes profundos, mientras que, si el sistema de drenaje se ubica en los dos metros de profundidad, suelen prescribirse tuberías lisas de pared simple.

Al igual que en los sistemas de riego, el material más comúnmente empleado en los esquemas de drenaje es el Policloruro de Vinilo no plastificado o PVC-U. También se disponen tuberías de polietileno perforado, polipropileno, hormigón poroso o arcilla, estos últimos en menor medida. Al instalar una red de drenaje interna debe considerarse la profundidad de las tuberías, la disposición y el espaciado entre tubos, la pendiente del terreno y su longitud, más el diámetro de las cañerías. Con relación al diámetro, este va de los 50 a 600 milímetros, siendo frecuente el intervalo de 100 a 400 milímetros en el PVC. El diámetro aumentará a mayor jerarquía del colector. Como se puede observar, el Policloruro de Vinilo o PVC es un material muy común en sistemas de riego y desagüe. Las tuberías de PVC son ampliamente consideradas para este tipo de sistemas, ya que además de su gran versatilidad, son duraderas, no requieren mantenimiento y ofrecen un muy bajo costo de instalación. Es un material ignífugo y si cuenta con filtro UV como aditivo, son resistentes a la intemperie. En el caso del riego subterráneo por goteo, el filtro UV no es necesario. Es un material resistente a la abrasión, con alta resistencia mecánica y al impacto, aspecto que le otorga una prolongada vida útil y disminuye los riegos de pérdidas de agua por deterioro del sistema. Es estable e inerte, por lo tanto, el almacenamiento o circulación de agua en contacto con este material es seguro.

Comentarios

Alejandra



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter







Comentarios