Depuración de aguas residuales – Convenientes formas de tratamiento

Una de las medidas principales a tomar para asegurar la salubridad de una población es, aparte de una buena distribución de agua potable para satisfacer a todas las necesidades públicas y privadas, alejar y destruir dichos residuos antes de que entren en fermentación. Es preciso, en suma, conciliar el medio urbano con el medio natural para lo cual el hombre está organizado.

Fosas sépticas
Cuando no exista alcantarillado general para la recogida y conducción de aguas residuales, se ha de adoptar un sistema de depuración de éstas que permita su evacuación sin peligro de contaminación y hedores. La depuración más eficaz es la denominada depuración biológica que consiste en hacer permanecer durante un tiempo más o menos largo el agua a depurar en fosas sépticas, en las que debe operarse la transformación de la materia orgánica. Se produce una fermentación bajo la acción de las bacterias y otros microorganismos aerobios y anaerobios (que viven con el aire los primeros y sin él, los segundos) de ahí el nombre del sistema bacteriano o biológico. El papel de la fosa séptica es, pues, el de mantener las materias fecales en un medio cerrado, lo más favorablemente a la evolución de los microbios de la putrefacción. Estas materias se descomponen y quedan reducidas a elementos minerales (nitratos, hidrógeno, ácido carbónico, nitrógeno, etc.).

Pozos negros
Constituyen el método más primitivo de almacenamiento de las excretas en depósitos cerrados. El pozo negro consiste en una cavidad abierta en el terreno, de planta circular o cuadrada y con sus paredes y fondo revestidos con cemento; a él van a parar las excretas que luego se extraen cuando aquél está lleno. Este procedimiento es lo más antihigiénico que pueda concebirse; en efecto: la fermentación de las materias orgánicas origina el desprendimiento de grandes cantidades de gases malolientes que, si no tienen más fácil salida, terminen por atravesar la tapa por las juntas viciando el aire. Además, la extracción y transporte de las materias es una operación repugnante y peligrosa, pudiendo reducirse aquel aspecto y estos riesgos, efectuando la limpieza del pozo por agotamiento con bombas.

Pozo Mouras
El pozo Mouras se compone de una cámara impermeable herméticamente cerrada y sin ventilación llena de agua hasta cierto nivel, en la que se introducen dos tubos; uno de caída, que lleva las materias fecales a dicha cámara, y otro de evacuación sumergido en el líquido unos 15 centímetros y destinado a conducir las materias diluidas a una corriente de agua o a un pozo absorbente. A cada descarga de materias corresponde la salida de un volumen igual de líquido.

Pozo Bezault
Está constituido por un recipiente impermeable cerrado herméticamente y dividido por un tabique en dos compartimentos desiguales; en el mayor desembocan los tubos de caída y, del menor, parte la tubería de evacuación. Ambos compartimentos se comunican entre sí por medio de unas aberturas practicadas en el tabique de separación a unos 0,80 metros bajo la superficie del líquido. El tabique de separación, imposibilita la formación de corrientes y remolinos entre el tubo de llegada y el de salida e impide que las materias sólidas pasen al segundo compartimiento antes de su disgregación. Los tubos de caída y de evacuación se sumergen de 0,50 a 0,60 metros en el líquido.

Fosa séptica Muoras pasteurizada
La fosa séptica no produce por sí sola la depuración de las aguas residuales, sino, únicamente, la disgregación y solubilización de la materia orgánica. Es preciso, por lo tanto, tratar el afluente de dicha fosa a fin de oxidar la materia orgánica. El tratamiento completo puede realizarse en la “fosa séptica Mouras pasteurizada”. Esta fosa séptica consta de tres cámaras de planta cuadrada o rectangular que reciben los nombres de depuradora, filtrante y absorbente, respectivamente. Sus capacidades serán de un metro cúbico por cada diez personas (o sea, en total tres metros cúbicos por diez personas). La cámara depuradora está dividida por un tabique en dos compartimentos desiguales; unos orificios practicados en el tabique permiten el paso de las materias del compartimiento de llegada al de salida. Esta cámara está provista de una tubería de ventilación. La segunda cámara tiene por misión filtrar el líquido procedente de la cámara depuradora. El lecho filtrante está formado por varias capas de escorias, gravilla, turba, etc. En la cámara absorbente, las aguas, una vez filtradas, pasan al terreno, para lo cual el fondo de esta cámara se dejará sin revestir.

Pozos absorbentes
En este sistema, que no es aplicable más que cuando el terreno es permeable, el efluente de la fosa séptica se hace llegar a un pozo absorbente. Consiste éste en una excavación de planta circular generalmente revestida con muros de ladrillos o piedra en seco dejando huecos entre las juntas para que el líquido pueda infiltrarse en el terreno. El fondo no lleva revestimiento alguno. Las substancias sólidas, después de secas, se extraen periódicamente. Este procedimiento, muy práctico y económico, tiene el inconveniente de contaminar las capas acuíferas subterráneas y por consiguiente, los pozos y manantiales de los alrededores; por ese motivo, debe prescribirse en términos generales.

Drenajes
Los drenajes constituyen un método que da buen resultado para el tratamiento del líquido procedente de una fosa séptica. Para ello, se dispone una serie de tubos de cerámica o de cemento, de unos 10 centímetros de diámetro en zanjas de 0,40 a 0,50 metros de profundidad. Se dejan las juntas abiertas y se da a los tubos una pendiente muy suave (aproximadamente un 0,3 por 100) para lograr que el afluente pase al terreno a través de las juntas. Los tubos deben recubrirse con gravilla o escorias. Cuando el terreno no es bastante permeable, hay que instalar, por debajo de los drenes distribuidores, otros drenes colectores normales a aquéllos. Encima de los colectores se pone una capa de arena de 60 a 80 centímetros de espesor que servirá de filtro y a través de la cual se hacen pasar los distribuidores. Al saturarse de líquido el terreno, aquél es recogido, ya filtrado, por los drenes colectores que lo transportan a un terreno más permeable o a un curso de agua.

Comentarios

Sepa Cómo Instalar



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter







Comentarios