Cuando el comitente incide en el precio

Entre los factores en la conformación del costo de una obra, muchos de ellos no ofrecen ninguna relación con los aspectos morfológicos o técnico-constructivos, se relacionan con las formas y modalidades de contratación de la obra y con otras decisiones propias del comitente.

El profesional, analizará y evaluará distintas opciones para asesorar y aconsejar a su comitente acerca de las ventajas y desventajas de las distintas alternativas de contratación.

Además de las decisiones relacionadas con las formas de contratación, existen otros conceptos que inciden significativamente en el precio de la obra. Acerca de los mismos, el comitente tiene exclusivo poder de decisión, siendo decididos con la suficiente anticipación como para adecuar o ajustar la documentación de proyecto y posibilitar la programación de licitaciones y contrataciones.

El siguiente listado conforma un resumen de todos los conceptos que por su incidencia en el precio de la obra y por su posibilidad de afectar directamente otros intereses del comitente, deben contar con su acuerdo antes de ser establecidos en la documentación de proyecto:

• Adopción del régimen de contratista único o contratos separados.
• En caso de contratos separados, definición de los rubros a cargo del contratista principal y los rubros o paquetes de rubros y/o provisiones que se contratarán por separado.
• En caso de contratos separados, asignación de las responsabilidades por la construcción de la obra y la coordinación de contratistas al contratista principal o a un profesional quien asuma el rol de ejecutor de obra.
• Definición de la modalidad de contratación del contrato único o de cada uno de los contratos separados.
• Reserva del derecho del comitente de proveer ciertos materiales.
• Definición de la forma de pago y plazo para el pago de los certificados.
• Existencia o no de regímenes de anticipos para la compra de materiales y en su caso, de los rubros o ítems afectados.
• Existencia o no de un régimen de anticipos financieros y en su caso, montos o porcentajes y la oportunidad para su formalización.
• Determinación del plazo de ejecución de la obra y, cuando corresponda, plazos parciales, por etapas constructivas o por sectores de obra.
• Fijación del porcentaje y forma de constitución de la garantía de contrato.
• Fijación del porcentaje y forma de constitución del fondo de reparo. Definición del plazo de garantía.
• Existencia o no de premios y/o penalidades referidos al cumplimiento de los plazos contractuales.
• Requerimientos en materia de seguros.

En este listado aparecen varios conceptos sobre los cuales conviene, informar oportunamente al comitente, a quien en todos los casos corresponde decidir al respecto.

Forma de pago

Los gastos financieros a afrontar por los contratistas de la industria de la construcción motivan las formas de pago y los plazos para hacerlos efectivos y en su caso, el pago de anticipos. Todos ellos constituyen factores a los cuales los contratistas le asignan significativa relevancia en el momento de fijar los precios de sus ofertas. En épocas de inflación, los mencionados aspectos adquieren una máxima importancia. La fijación de formas y plazos de pago razonables facilita la obtención de buenas propuestas; por oposición: formas y plazos de pago desusados generan sobreprecios desmedidos y pueden provocar la abstención de las empresas a presentar sus propuestas.

Por otra parte, se aconseja no dejar librado a los oferentes la propuesta de estos conceptos pues dificultaría la comparación y evaluación de sus ofertas en un plano de total igualdad. Un instrumento vinculado con la forma de pago, usual en las obras privadas con buenos resultados, es el llamado “anticipo financiero”, por medio del cual el propietario adelanta al contratista determinadas sumas de dinero para facilitarle la gestión financiera, con ello puede, inclusive, obtener una mejora en los precios cotizados.

Otro instrumento vinculado con la forma de pago, también usual en las obras privadas con buenos resultados y que puede contribuir a obtener mejoras en los precios cotizados, es el “anticipo para la compra de materiales”, mediante el cual, el propietario adelanta al contratista determinadas sumas de dinero a los efectos de fijar el precio de la provisión y facilitar su gestión, anticipo amparado por una garantía a favor del comitente. El procedimiento permite fijar el precio de la provisión, si simultáneamente, se establece que no se reconocerá modificación del precio de los materiales o provisiones que hubieren sido objeto de anticipo para su compra.

Es sabido que la liquidación de jornales en la industria de la construcción se efectúa quincenalmente, y en ciertos casos, semanalmente, y que la compra de materiales acepta pagos diferidos en plazos cortos, los cuales a su vez, originan pérdidas de descuentos y bonificaciones. En base a ello se aconseja que, salvo casos especiales, los contratos de construcción dispongan liquidaciones y certificaciones mensuales, y se recomienda a la DO diligencia en esta gestión, ya sea en la medición de los trabajos realizados, revisión de las liquidaciones, emisión de los certificados y su elevación en tiempo y forma al propietario.

El cumplimiento de las obligaciones de pago contraídas por el propietario es condición casi excluyente para evitar atrasos o la suspensión de los trabajos por parte del contratista y asegurar la continuidad y terminación de la obra en condiciones normales.

Plazos de ejecución y planes de inversión

El plazo de ejecución de una obra tiene una marcada y directa incidencia sobre su precio, razón por la cual, será encuadrado dentro de términos técnicamente razonables e informado a los oferentes como un dato importante a ser tenido en cuenta para la preparación de sus propuestas.

Una de las causas de incumplimientos en la construcción de las obras se origina en la fijación de plazos técnicamente inadecuados o de difícil cumplimiento, dando lugar además a costos adicionales que pueden alterar la ecuación económico-financiera de la obra. Cuando se estipulan plazos de ejecución más breves que los aconsejables según los estándares habituales, su cumplimiento además de requerir una perfecta programación y coordinación de los trabajos y gran eficiencia por parte de los contratistas, puede llegar a requerir la incorporación de equipos especiales, habilitación de turnos de trabajo especiales u horas extra y en casos y como efecto no deseado, puede dar lugar a la pérdida de calidad en la ejecución de los trabajos, especialmente, en las terminaciones.

Si en cambio, se estipulan plazos de ejecución más extensos de lo necesario se pueden originar costos adicionales para la empresa por amortización de equipos e instalaciones de obrador, vigilancia, supervisión con bajos rendimientos y otros conceptos por gastos improductivos, que la empresa trasladará a su propuesta.

Comentarios

Alejandra



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter







Comentarios