¿Cuáles son los procesos para el tratamiento de aguas grises?

Los experimentos de tratamiento de aguas grises y su implementación en casos reales comenzaron desde hace más de una década. Aunque algunos tuvieron éxito, un cuarto de los sistemas implementados en Alemania, por ejemplo, resultaron sumamente insatisfactorios. Los procesos de tratamiento de las aguas pueden clasificarse según el modo de operación: Físicos, químicos y biológicos, o más de uno a la vez. La mayoría de esas tecnologías se aplican a partir de una etapa previa de separación sólido-líquido como pre-tratamiento, sumada a una fase posterior de desinfección. Los tratamientos físico-químicos se aplican desde el siglo XVIII. Sin embargo, su gran desarrollo se produjo durante los años treinta del siglo XX. Por su parte, los primeros tratamientos físico-biológicos surgen a principios del siglo XX, logrando sorprendentes éxitos para la época. Analizaremos, a continuación, dos de las formas de tratamiento de las aguas grises, a partir de la descripción de los Procesos Químicos y Físicos.

  Procesos químicos: En comparación con los procesos físicos, los procesos químicos son capaces de reducir, en cierta medida, la presencia orgánica y turbidez del agua gris de baja carga orgánica, pero no lo suficiente como para cumplir las normas de reutilización no potable.

Las soluciones químicas, tales como la coagulación y el intercambio iónico seguidos de una etapa de filtración por membrana, pueden destinarse al tratamiento de aguas grises de baja carga orgánica, cumpliendo de esta manera, con la sumatoria de requisitos de reutilización de agua urbana no potable, sin restricciones. Alternativamente a la etapa de filtración por membrana, el  efluente puede completarse a partir de una etapa de filtración de arena, capaz de cumplir con los requisitos menos estrictos de reutilización urbana no potable restringida. Además, si tras esa etapa de filtración de arena procedemos a una desinfección del efluente resultante, las aguas grises recuperadas serán capaces de satisfacer el nivel de las reutilización urbana no potable sin restricciones.

  Procesos físicos: Los procesos físicos directos se aplican normalmente en pequeñas escalas, siendo ampliamente demostrada su eficacia y eficiencia en la eliminación de los sólidos, pero son menos activos en la depuración de sustancias orgánicas. Obviamente, la filtración simple no es capaz de reducir las concentraciones de microorganismos para ingresar dentro de los estándares de reutilización. La filtración de membrana MF/UF proporciona una eliminación limitada de los compuestos orgánicos disueltos, pero garantiza una excelente neutralización de los sólidos en suspensión, turbidez y patógenos. Los residuos orgánicos presentes en el agua regenerada pueden resultar responsables de una reaparición de las sustancias biológicas en los sistemas de almacenamiento y distribución, limitar el efecto de la desinfección química y producir subproductos de la desinfección. Para prevenir los mencionados problemas, los procesos físicos se complementarán, generalmente, con un proceso de desinfección.

Comentarios

Sepa Cómo Instalar



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter








Comentarios