Consolidación del Programa de Necesidades

La información proporcionada por el cliente, la obtenida por el profesional y la resultante de los estudios necesarios, será procesada para facilitar su apreciación y definir prioridades y jerarquizar valores, procedimiento útil también para detectar y superar omisiones o demasías del programa de necesidades. En ocasiones, las evaluaciones preliminares concluyen en la necesidad de modificar el programa de necesidades, el presupuesto asignado o algún otro requerimiento para poder ubicar al proyecto en un nivel que podría denominarse de prefactibilidad. Esta es una tarea que el profesional debe encarar conjuntamente con su comitente a quien debe brindar asesoramiento para la toma de decisiones, como por ejemplo, el ajuste de la envergadura de la obra, la búsqueda de terrenos alternativos, la construcción de la obra en etapas o el aumento del presupuesto asignado.

En todos los casos, y previo al comienzo de las etapas de diseño, se recomienda que el comitente revise el programa de necesidades finalmente consolidado y le otorgue su conformidad, preferentemente por escrito. El profesional estará entonces en condiciones de iniciar las tareas de croquis preliminares, que son las que le permitirán una primera comprobación de la factibilidad del proyecto pues incorpora dos nuevos factores: la idea básica propuesta por el arquitecto y la posterior aceptación de la misma por parte del comitente.

Estudios y tareas en relación con el proyecto

Previo a la ejecución de un proyecto suelen ser necesarios estudios y tareas para completar la información que al profesional, o su comitente, pueden necesitar para iniciar o proseguir con el proyecto, los cuales usualmente no están comprendidos en los servicios de proyecto y dirección por ser independientes de ellos y cuyos honorarios deben sumarse a los del encargo original. Algunos pueden ser realizados por el arquitecto, previa autorización y acuerdo de los honorarios con el comitente; otros requieren la participación de otros profesionales, entre ellos:

  • Amojonamiento del terreno, tarea que requiere la participación de un Agrimensor.
  • Estudios de suelos, tarea que requiere la participación de un Ingeniero especializado.
  • Estudios de impacto ambiental los cuales pueden ser realizados por arquitectos u otros profesionales.

Algunos de estos estudios pueden ser necesarios desde un primer momento, pues de su resultado dependerá la decisión de proseguir o cancelar el proyecto, otros pueden realizarse más adelante. Se recomienda informar estas cuestiones al comitente desde un primer momento sin diferirlas para una posterior ocasión, lo que luego podría originar desacuerdos o conflictos.

Los estudios y tareas para evaluar la factibilidad del proyecto tienen por objeto obtener o producir y evaluar información necesaria para el proyecto y facilitar al arquitecto y a su cliente la toma de decisiones para proceder con el mismo. Estos estudios y tareas pueden consistir, entre otros:

  • Estudios y tareas para la redacción de un programa de necesidades.
  • Estudios de antecedentes históricos y/o constructivos.
  • Estudios de mercado, inmobiliarios, técnico-legales, económico-financieros.
  • Estudios de impacto ambiental, estudios de pasivo ambiental.
  • Estudios del costo de uso y operación del edificio terminado.
Comentarios

Sepa Cómo Instalar



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter







Comentarios