Conceptualización de las Instalaciones Sanitarias

Los servicios de provisión de agua potable y de desagües cloacales y pluviales constituyen la base del saneamiento urbano.

Forman un conjunto unitario el cual comienza con la captación del agua natural y continúa con su potabilización, conducción y distribución hasta llegar al usuario mediante la conexión domiciliaria.

La instalación de provisión de agua, de desagüe cloacal y de desagüe pluvial, son de carácter obligatorio en todos los casos.

La instalación sanitaria interna debe garantizar la distribución del agua potable en el interior, a cada punto de utilización, manteniendo la calidad  y  la cantidad necesaria. Dicha instalación incluye los artefactos y cañerías receptoras de los líquidos residuales originados en el inmueble y del agua de lluvia que recibe.

A través de la conexión domiciliaria de cloacas y de los albañales, los líquidos residuales y las aguas de lluvia son recibidos por las redes externas y alejadas de la zona urbanizada por las cloacas máximas y emisarios, hasta su destino final.

A fin de que el sistema de saneamiento funcione normalmente y cumpla con el objetivo, las instalaciones y obras internas deben ser proyectadas de forma que uso y mantenimiento aseguren un correcto funcionamiento.

Para ello se definirán los requerimientos del diseño de la instalación y sus condiciones de funcionamiento en los Reglamentos Técnicos.

El proyecto de Instalaciones Sanitarias debe impedir la contaminación directa o indirecta de las fuentes de provisión de agua, superficial o subterránea, el correcto drenaje de los fluidos, asegurando la normal utilización de las mismas.

 

Clasificación de las Instalaciones Sanitarias

 

Las instalaciones de provisión de agua y de desagüe se dividen en externas e internas.

Son externas las materializadas en la vía pública para conectar las cañerías distribuidoras de agua y las colectoras de desagües con las instalaciones internas, se ejecutan hacia el interior de las propiedades, desde los enlaces.

Los puntos de enlace, dividen las responsabilidades de construcción y mantenimiento entre propietarios (desde el enlace hacia el interior del inmueble) y prestadores de servicios (desde el enlace hacia el espacio público). La llave maestra y el medidor forman parte de la conexión externa.

El punto de enlace de las instalaciones sanitarias de provisión de agua, de desagüe en colectora cloacal o en conducto pluvial, es el extremo de la conexión externa correspondiente a cada servicio con la línea oficial del predio.

Los desagües pluviales prolongados hacia afuera de los límites del inmueble, con destino a cordón cuneta, son partes integrantes de las instalaciones internas, por lo tanto,  responsabilidad del propietario en cuanto a su construcción y mantenimiento, sujetos a fiscalización por parte de la Autoridad de Aplicación.

 

Importancia del saneamiento

 

Actualmente, la Organización de Naciones Unidas (ONU) informó que la cuarta parte de la población mundial carece de agua potable salubre y esa proporción se duplicará dentro de veinte años.

Del total de los recursos hídricos del planeta, el agua dulce solamente representa el 3%, distribuida en un 2% en casquetes de hielo, glaciares y aguas subterráneas, mientras que tan sólo el 1% aflora en aguas superficiales.

Como se advierte, el agua dulce continúa siendo uno de los recursos naturales no renovables más preciados, por lo tanto, de su adecuado suministro y gestión dependen la agricultura, la ganadería, la salud y alimentación de las personas, los ecosistemas, la industria, la energía, el mantenimiento de la paz y la estabilidad social.

Comentarios

Alejandra



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter







Comentarios