¿Cómo se unen mediante adhesivos los tubos de PVC?

Por definición, el adhesivo para tubos de PVC constituye un pegamento elaborado a base de disolventes con resina de PVC en solución. La mencionada descripción, por obvia que sea, se considerará especialmente dado que los productos comercializados en nuestro mercado, no siempre posee ni los adecuados disolventes ni la suficiente presencia de resina de PVC.

La descripción de la función descripta en la norma IRAM Nº 13.385, en lo concerniente a la especificación de la función, destaca lo siguiente: “Pegamento adhesivo, siguiendo las técnicas correctas para el pegado, actúa disolviendo las superficies a adherir, formando una unión continua entre las partes en contacto, similar a una soldadura, de modo que constituyen esencialmente una parte”. Entonces, es imprescindible observar que el producto a utilizar cumpla con estos lineamientos básicos. Concretamente, el adhesivo colocado en las partes a vincular actúa “ablandando” las dos superficies. Dicho “ablandamiento”, no es otra cosa que preparar el tubo o accesorio para recibir el aporte de PVC disuelto en el adhesivo, quien “rellena” el intersticio o pequeño espacio el cual, habitualmente, queda comprendido entre el tubo macho y la hembra. La identificación práctica de la presencia de PVC en el adhesivo es fácil y cómoda de realizar por cualquier instalador.

Para analizar la calidad del producto se deberá colocar sobre un vidrio, o superficie lisa, un poco de adhesivo, esperar que los solventes se evaporen y observar la superficie. Sobre la misma se conformará una lámina flexible de PVC cristalina. En ciertos casos se va a notar la ausencia del PVC y en otros se detectará la presencia de una lámina realmente significativa. En esa diferencia radica una de las bases de la seguridad de la aplicación del adhesivo para PVC. Resulta imprescindible tomar las siguientes precauciones antes de lograr una operación de pegado correcta; en primer lugar, las superficies a unir deben encontrarse limpias; pueden ser lijadas o preferentemente limpiadas con un trapo embebido con solución limpiadora eliminando, de esta manera, grasas, polvos o cualquier otro elemento extraño capaz de dificultar o entorpecer la operación. La cantidad de adhesivo a aplicar no debe resultar excesiva, ya que en el caso disponerse un producto de buena calidad se pueden debilitar las paredes del tubo y, si además, el espesor del mismo no es el adecuado, puede llegar a perforarse. En el mercado internacional -y en el local- existe una clasificación de adhesivos para distintos espesores de tubos. Normalmente 3,2 es el espesor de referencia límite en nuestro medio, a partir del cual mayores espesores necesitan de un adhesivo de ataque superior para poder lograr un trabajo seguro. La denominación corriente de este tipo de adhesivo es “PLUS”, resultando sumamente recomendable para ser aplicado en operaciones con caños de 3,2 como mínimo, resultando no recomendable para diámetros inferiores.

En cuanto a la presentación de los adhesivos disolventes para PVC en nuestro país, por lo general, se expenden en envases de hojalata. El envase de hojalata es el más indicado para la conservación del contenido, al ofrecer la cualidad de lograr un almacenamiento prolongado del mismo, sin alterar sus características, aunque su costo es superior a las otras alternativas.

El mensaje de esta nota radica en la necesidad de diferenciar los buenos adhesivos del resto. Cabe aclarar que, dado su costo, el adhesivo para PVC participa insignificantemente en el monto global de la obra, pero una incorrecta elección de la marca puede provocar grandes pérdidas y un innecesario desprestigio del instalador.

 

Comentarios

Sepa Cómo Instalar



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter







Comentarios