¿Cómo se ejecuta la prueba hidráulica?

Una vez terminada la realización de una instalación, y antes de taparla o de habilitarla para su uso definitivo, resulta conveniente llevar a cabo una prueba de presión en la misma. Ella permitirá evaluar la perfección del cierre y ajuste en las uniones, y pondrá en evidencia la existencia de daños, ya sea en los tubos o en las conexiones que no hayan sido observados antes de realizar la instalación. Además, es importante efectuar esta prueba hidráulica, dado que de esa forma, estamos sometiendo a la instalación a un esfuerzo superior al que deberá realizar en su trabajo cotidiano, y se comprobará la resistencia de todos los elementos constitutivos de la misma, vale decir, tubos, conexiones, válvulas, llaves, etc.

Para realizar la prueba, necesitaremos de una bomba manual, que nos permita ejercer una presión de aproximadamente un 50% más que la que presenta nominalmente el tubo instalado. Así, estaremos en condiciones de asegurar la resistencia, no sólo en un corto plazo, sino también, después de un período en el cual se comienza a producir el desgaste de la instalación. Corno recaudo, antes de comenzar la prueba, es necesario instalar tapones o tapas en todas las salidas a canillas y artefactos.

En cuanto al procedimiento, en primer lugar, las tuberías deben ser llenadas en forma integra con agua limpia. No deben quedar restos de aire en la instalación. Una vez realizado dicho proceso, se debe comenzar la prueba ejerciendo una presión, como dijimos, del 50% superior de la presión nominal del caño utilizado. Esta prueba es conveniente realizarla durante aproximadamente 15 minutos, reducirla a cero y repetir el proceso dos veces más.

Con un resultado satisfactorio de esta verificación, estamos en condiciones de pasar a la prueba más completa, que radica en ejercer presión sobre la instalación durante 24 horas, pero en este caso, debemos hacerlo con la presión nominal del tubo instalado. Esta prueba deberá realizarse hasta su total satisfacción, vale decir, 24 horas sin ningún tipo de pérdidas ni fisuras.

De acuerdo al tipo de instalación que realizamos, se podrán llevar a cabo las siguientes tareas: Para grandes instalaciones horizontales, se deberán realizar pruebas cada 200 m., y luego, una prueba final general. En viviendas de más de una planta, resulta conveniente realizar, en primer lugar, una prueba por piso, y con un resultado satisfactorio, la prueba final general de toda la instalación.

Para finalizar, en viviendas de una sola planta, se realizará la prueba con el procedimiento anteriormente mencionado.

Comentarios

Sepa Cómo Instalar



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter







Comentarios