Clasificación de los gases

Gas de hulla

Los procesos de gasificación de hulla más importantes están destinados, especialmente, a la producción del gas denominado “de tipo gasoducto”, cuyas propiedades son más o menos equivalentes a las del gas natural. El gas procedente de la hulla, además de cumplir las especificaciones de bombeo y calentado, responderá ante estrictos límites en cuanto al contenido de monóxido de carbono, azufre, gases inertes y agua. Para cumplir esas normas, la mayoría de los procesos de gasificación de hulla culminan con operaciones de limpieza y metanación del gas. En la actualidad, se aplican diversos métodos de hidrogasificación, donde el hidrógeno reacciona directamente con el carbón para formar metano. Dichos procesos evitan el paso intermedio consistente en producir gas de síntesis, hidrógeno y monóxido de carbono, antes de producir metano. Otros métodos son el de aceptores de dióxido de carbono, el cual emplea dolomita, un material calizo, y el proceso de sal fundida. Otros gases fabricados en el pasado a partir de carbón y coque, como el gas del alumbrado o el gas de horno de coque, apenas tienen importancia actualmente.

Gas natural

 

Los yacimientos de petróleo casi siempre llevan asociados una cierta cantidad de gas natural, que egresa a la superficie junto con él cuando se perfora un pozo. Sin embargo, ciertos pozos proporcionan solamente gas natural. Éste contiene elementos orgánicos importantes como materias primas para la industria petrolera y química. Antes de emplear el gas natural como combustible se extraen los hidrocarburos más pesados, como el butano y el propano. El gas que queda, el llamado gas seco, se distribuye a usuarios domésticos e industriales como combustible. Este gas, libre de butano y propano, también se encuentra en la naturaleza. Está compuesto por los hidrocarburos más livianos, metano y etano, y también, se emplea para fabricar plásticos, fármacos y tintes.

Gas envasado

 

Varios hidrocarburos como el propano, el butano y el pentano, o mezclas de esos gases, se licuan para emplearlos como combustible. Gracias a los llamados gases embotellados, almacenados en bombonas o tanques metálicos, pueden utilizarse cocinas o estufas en localidades carentes de suministro centralizado de gas. Estos gases embotellados se producen a partir del gas natural y el petróleo. El Metano, llamado gas de los pantanos, compuesto de carbono e hidrógeno, de fórmula CH4, es un hidrocarburo, el primer miembro de la serie de los alcanos. Es más liviano que el aire, incoloro, inodoro e inflamable. Se encuentra en el gas natural, como en el gas grisú de las minas de carbón, en los procesos de las refinerías de petróleo, y como producto de la descomposición de la materia en los pantanos. Es uno de los principales componentes de la atmósfera de los planetas Saturno, Urano y Neptuno. El metano puede obtenerse mediante la hidrogenación de carbono o dióxido de carbono, por la acción del agua con carburo de aluminio o también, al calentar etanoato de sodio con álcali. El metano es apreciado como combustible y para producir cloruro de hidrógeno, amoníaco, ético y formaldehído. El metano presenta un punto de fusión de -182,5 ºC y un punto de ebullición de -161,5 ºC. El Nitrógeno, de símbolo N, es un elemento gaseoso que compone la mayor parte de la atmósfera terrestre. Su número atómico es 7 y pertenece al grupo 15 (o VA) de la tabla periódica. El nitrógeno fue aislado por el físico británico Daniel Rutherford en 1772 y reconocido en 1776 como gas elemental por el químico francés Antoine Laurent Lavoisier.

 

Comentarios

Alejandra



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter







Comentarios