Clasificación de las redes de calefacción por radiadores

Existen dos tipos diferentes de instalación de calefacción convencional en el sistema por radiadores. La elección de cualquiera de los mismos dependerá, en gran medida, de las necesidades particulares de cada usuario.

Sistema de Calefacción Monotubular

En este sistema de instalación, los emisores se encuentran acoplados en serie, es decir, el retorno del primer radiador hace de ida del segundo, y a su vez, el retorno de éste hace de ida del tercero, y así sucesivamente, hasta regresar a la caldera. A medida que el agua caliente circula por los radiadores, la temperatura disminuye, provocando un diferencial en la marca térmica de cada radiador. Este hecho debe compensarse sobredimensionando ligeramente los últimos radiadores del circuito, para equilibrar el descenso de temperatura. Como limitación, cada circuito de calefacción monotubular podrá alimentar cinco radiadores como máximo. Si es necesario conectar más de cinco radiadores, se instalarán diversos circuitos, separando las conexiones a cada circuito en base a su uso (por ejemplo, seccionando locales por su empleo diurno o nocturno). Este esquema demanda menos tubería, acotándose sensiblemente el costo de la instalación. El funcionamiento es sencillo, en posición totalmente abierta, la válvula deriva al radiador el 100% del caudal de agua que circula por el circuito, y en posición totalmente cerrada, impide el paso del agua al radiador, recirculando el 100% del caudal por la red. La válvula se suministra con una sonda capaz de regular en el radiador los flujos de ida y retorno. El equilibrado del sistema se lleva a cabo mediante el detentor de la válvula. Existen también válvulas termostáticas para instalaciones monotubulares de calefacción. Este esquema demanda la instalación de un elemento purgador en el radiador.

Calefacción bitubular

Este sistema de calefacción dispone de dos circuitos independientes para transportar el agua caliente hasta los radiadores, uno de mando y otro de retorno. El agua que egresa de cada radiador es conducida de nuevo a la caldera por la tubería de retorno y no pasa al siguiente radiador lo cual lo diferencia del sistema monotubular. Aunque se requieren tramos de tubería más extensos, las mismas pueden reducirse gradualmente al alejarse de la caldera, incrementando en su ruta de retorno a la caldera. Ello proporciona una mejor distribución del calor en el sistema, demandando menos control para unificar la distribución.
Existen dos variantes de instalación atendiendo al retorno de la red: Retorno simple y Retorno invertido. En el sistema de calefacción bitubular para radiadores de retorno simple se empieza a retornar el agua hacia el generador desde el último radiador. En el retorno invertido, el agua comienza el retorno desde el primer radiador. La principal diferencia entre ambos sistemas de retorno surge a la hora de equilibrar el circuito. El retorno simple, al desarrollar un recorrido bastante más corto entre el radiador más próximo y la caldera que el más alejado, origina un desequilibrio del sistema. En cambio, en el retorno invertido, las pérdidas de carga en los emisores más próximos y más alejados de la caldera resultan compensadas. La instalación del sistema bitubular con retorno invertido requiere el uso de una válvula para radiador en la parte superior, más un detentor en la parte inferior, así como la instalación de un elemento purgador. La válvula regula el ingreso de agua caliente en el radiador, pudiendo clausurarlo en caso de necesidad, mientras el detentor desempeña la función de equilibrado del sistema.

Comentarios

Alejandra



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter







Comentarios