Sepa Cómo Instalarnoviembre 11, 2019
calentador3.jpg

6min39

Los costos para calentar el agua pueden ser tan altos como los relativos a los sistemas de calefacción, para un hogar eficiente en energía emplazado en una región de clima templado (moderado). El cálculo del uso de agua caliente en un hogar resulta difícil de cuantificar, debido a las amplias diferencias de hábitos en el uso del recurso.

No obstante, los cálculos aproximados para una familia de cuatro miembros, con una persona en el hogar, podrían ser tan altos como 333 litros de agua caliente demandados por día. Para una familia de dos integrantes, con ambos miembros trabajando, el consumo será de solamente 185 litros por día, estimando valores promedio. Ante este contexto, resulta posible disminuir el costo del calentamiento del agua disponiendo simples medidas de conservación y alternativas de sistematización.

Factor de la Energía

Los calentadores de agua se comercializan en una amplia gama de eficiencias, garantías, y fuentes de combustible. Sus rendimientos son medidos a partir de un índice conocido como el Factor de la Energía (EF, por sus siglas en idioma inglés). Dicho coeficiente constituye una medida de la eficiencia total de un calentador de agua e incluye la eficiencia de recuperación, pérdida de calor conductiva y pérdidas de ciclo.

La etiqueta de eficiencia energética de un calentador de agua se puede usar para comparar el costo estimado de energía anual para un calentador de agua específico con modelos comparables.

No importa qué tipo de fuente de energía se utiliza para calentar el agua, siempre nos aseguraremos de aprovechar los ahorros derivados de las medidas de conservación. Para los nuevos hogares se recomienda mantener la longitud de las cañerías de agua caliente tan corta como sea posible, un meticuloso diseño puede dar lugar a longitudes de menos de 10 metros; considerar un sistema de cañerías múltiple a fines de reducir el tamaño de los tendidos de agua caliente; y disponer electrodomésticos de buen rendimiento térmico, los cuales, reducen los requerimientos de agua caliente.

En cuanto al descenso del ajuste de temperatura en el calentador de agua, las consecuencias logran un ahorro de energía y proporcionan suficiente agua caliente, acotando el riesgo de lesiones por quemaduras.

Toda vez que se demanden temperaturas más calientes para el lavaplatos, deberemos seleccionar lavaplatos con calentadores internos de agua.

También, se recomienda envolver el exterior del tanque del calentador de agua con una cubierta de aislamiento. Simple de instalar, el reembolso tiene lugar en menos de un año.

Calentadores de agua a gas con eficiencia energética

Los calentadores de agua a gas con eficiencia energética ofrecen factores de energía de 0,62 cuando esos índices entran en acción. Además de las variaciones en aislamiento, la eficiencia del calentador de agua a gas permanece afectada por el diseño del quemador, la forma de la cañería del tubo que demoran los gases de escape calientes para incrementar la transferencia del calor del agua, y la cantidad de superficie verificada entre los gases del tubo y del agua.

Los calentadores de agua encendidos por combustible, situados en un espacio acondicionado, deberán permanecer en un cuarto mecánico sellado con las entradas de aire fresco desde afuera.

Para evitar la necesidad de un cuarto mecánico sellado, otra opción válida radica en disponer de un calentador de agua encendido por combustible, el cual incluye provisiones para combustión del aire exterior, tal como una unidad de ventilación directa. Los citados sistemas presentan una cañería de tubo doble, la cual incluye una toma para aire de combustión y un tubo para gases de escape.

Los calentadores de agua a gas de más alta eficiencia poseen sopladores para ventilar y para el suministro de aire de combustión, conjuntamente con características energéticas más sofisticadas, tales como encendido electrónico, reguladores de la cañería de escape e intercambiadores de calor de condensación. Estos calentadores de agua a gas de alta eficiencia pueden alcanzar factores de energía superiores a 0,90.

 


Sepa Cómo Instalarnoviembre 7, 2019
construccion5.jpg

4min63

Los materiales de construcción cada día son más resistentes, sostenibles y adaptativos. Esto gracias a los avances tecnológicos en la industria de los materiales y las nuevas tendencias en arquitectura y construcción.

En este momento ya se dispone de nanotecnología que ofrece la posibilidad de explorar nuevas cualidades que alargan la vida útil de los materiales y mejoran sus propiedades. Entre estos se encuentra el cemento termocrómico y el hormigón autorreparable.

El cemento termocrómico

Es un revestimiento aplicado generalmente en cementos eco-eficientes que cambia de color en función de la temperatura. Su objetivo es el de disminuir o aumentar la temperatura superficial de la fachada y mejorar la eficiencia energética del interior. Con bajas temperaturas, el cemento adquiere un color más oscuro, mientras que con una temperatura más alta tendrá un color más claro, buscando bajar la demanda energética de los edificios en los que se utiliza.

La combinación de materiales como el cemento y otros pigmentos innovadores permite nuevas aplicaciones, mejora las prestaciones actuales y ayuda al cuidado del medio ambiente.

El hormigón autorreparable, es un hormigón reformulado que es capaz de repararse así mismo. Es eficaz con fisuras de hasta 150 micrómetros de ancho. Tiene mayor resistencia a agentes externos y esto aumenta la durabilidad y el ahorro en los costos de mantenimiento.

Sin embargo, ¿de qué depende estas innovaciones?

1. Es fundamental que cumplan con los beneficios objetivos esperados, más allá del aumento del costo en la obra. Ahora se están realizando investigaciones para el desarrollo de nanopartículas a partir de residuos industriales que permitan reducir su costo.

2. Conocer cuales son los beneficios que trae esta tecnología a largo plazo, como el hecho de que mejora la eficiencia del edificio a lo largo de su ciclo de vida, ayuda a la venta del inmueble porque esto compensa su alto costo.

La demanda de estas nuevas materias primas va en crecimiento. El litio, por ejemplo, es una materia prima que ayuda al cambio energético y es necesaria para la eficiencia de las baterías eléctricas y para el almacenamiento de electricidad eólica y solar. El colbato es otra materia que de no ser sustituida no podrá cubrir la demanda para las baterías móviles. Por eso se busca materiales más sostenibles y que no generen tantos residuos en el planeta.

Teniendo en cuenta esto, este es un cambio que ya se está generando en todo el mundo y del cual los constructores deben de estar enterados para no quedarse atrapados en los modelos de operación antiguos, sino que vayan acorde de la vanguardia y las necesidades que tiene el mundo en el momento.

Por: Alejandra Salazar / www.contratistas.co


Sepa Cómo Instalarnoviembre 6, 2019
bombillosled.jpg

5min50

El concepto básico de un hotel más ecológico se centra en las formas de mantener su funcionamiento de manera más sostenible. Tanto el gerente de un hotel como los clientes pueden ver de primera mano el uso derrochador de los recursos que las instalaciones generan a diario. Está demostrado que el uso de prácticas ecológicas puede reducir sus costes operativos. La iluminación, por ejemplo, demanda grandes cantidades de energía, pero a la vez, es un área fácil para reducir costes. El uso de LEDS genera un ahorro considerable. Muchos hoteles están utilizando energía solar en sistemas para proporcionar energía térmica y luminosa. Por ejemplo, los hoteles pueden usar paneles fotovoltaicos para calentar la piscina y la sauna, disminuyendo la factura y reduciendo la vulnerabilidad a las fluctuaciones en los precios de la energía.

El consumo de agua es otra área donde los hoteles tienen una gran capacidad para ahorrar recursos y dinero. Hay numerosas acciones para reducir costes como, por ejemplo, bajar la temperatura del agua de la lavadora en 20 grados, cabezales de ducha de bajo caudal, aireadores de grifos, inodoros de doble descarga, el uso de toallas.

Muchos hoteles dudan en establecer programas ecológicos en la gestión de residuos sólidos, como los programas de reciclaje, debido a la gran cantidad de cooperación necesaria entre el personal y los huéspedes. Sin embargo, el reciclaje y el compostaje de material de desecho sólido puede proporcionar grandes beneficios para las empresas; sobre todo para los restos de comida sobrante.

Hay muchas otras formas de ahorrar recursos y dinero. La compra de alimentos locales elimina al intermediario, estimula la economía local y reduce los costes de transporte y el desperdicio de energía a largo plazo. Los techos verdes con plantas ayudan con la gestión del agua pluvial, mejoran la calidad del aire, ayudar a reducir la temperatura del aire y pueden proporcionar aislamiento para su edificio. De esta manera también contribuye a mejorar la comunidad alrededor de su hotel.

Gestionar un hotel sosteniblemente consiste en hacer las cosas correctas de la mejor manera posible, es decir, examinar las oportunidades que la gestión sostenible aporta con respecto al ahorro de costes, sin afectar a la percepción de valor por parte del cliente.

Para conseguir un plan sostenible en un hotel sea eficaz, necesita que esté bien elaborado y formalizado, a través de la certificación del sistema de gestión ambiental, parte importante en los informes de sostenibilidad. El coste elevado del proceso de certificación y verificación constituye sin duda un factor de disuasión para hoteles mediados y pequeños. Sin embargo, aquellos que tienen certificado su sistema de gestión ambiental obtienen un mayor rendimiento económico y los recursos financieros consecuentes.

Hay un número considerable de certificaciones ambientales según la ubicación y actividad del hotel. Desde la conocida certificación ISO o LEED hasta la más sofisticada, como la Green Key. El proceso de certificación es más sencillo cuando las prácticas ambientales se han ido haciendo paulativamente, integrándolas en el trabajo cotidiando de la plantilla, en las obras de reformas, etc.

Como conclusión, la dirección del hotel que quiera gestionar su negocio de manera sostenible tiene que empezar por realizar un autodiagnóstico de la actividad para decidir por dónde comenzar, qué es capaz de hacer el personal, dónde obtendría el mayor rendimiento en el impacto ambiental y en el ahorro de costes (conservación de energía, agua, residuos, etc) y, sobre todo, cómo comunicar sus esfuerzos y logros. Para dar este primer paso, puede contar con la asesoría especializada y formación/capacitación escribiendo a mariateresaperez@icasal.com

Por: MARÍA TERESA PÉREZ / www.tribunasalamanca.com


Sepa Cómo Instalaroctubre 28, 2019
llave-de-caño.jpg

5min50

Las herramientas manuales son instrumentos de trabajo empleados de forma individual, que solo requieren de la fuerza motriz humana para su accionamiento. Entre la gran cantidad de herramientas de mano que conocemos, hoy nos centraremos en la llave de caño.

Esta herramienta abarca una amplia gama de sectores de trabajo como la construcción, la instalación sanitaria, el ámbito industrial y automotriz, entre otros. Y a pesar de ser una herramienta fácil de utilizar, trabajar con ella implica algunos riesgos, por lo que se deben tener en cuenta ciertas medidas de seguridad para su correcto uso.

Riesgos del uso de la llave de caño

  • Golpes.
  • Lesiones por proyección de partículas u objetos.
  • Esguinces por sobreesfuerzos o movimientos violentos.
  • Cortes o pinchazos.
  • Explosión o incendio por chispas en espacios explosivos o inflamables.

Recomendaciones generales de seguridad

  • Debes utilizar la llave de caño adecuada en dimensiones para el trabajo a realizar.
  • Debes comprobar el buen estado de la herramienta antes de su uso. Verifica que mangos, filos, partes móviles, quijadas, zonas de ajuste, dientes, etc., se encuentren en buen estado.
  • Valida que las mordazas de agarre no estén desgastadas.
  • Debes mantener la llave limpia y en buenas condiciones.
  • No debes hacer uso de una llave de caño deteriorada o con daños.
  • No debes lanzar la herramienta bajo ningún concepto.
  • Evita exponer la llave de caño al calor excesivo.
  • Las llaves de caño nunca deben ser golpeadas.

Seguridad durante el uso de la llave de caño

  • No debes utilizar la llave de caño para martillar o para hacer palanca.
  • Debes usar la llave que ajuste perfectamente a la pieza a apretar o desapretar.
  • El esfuerzo sobre la llave debes hacerlo tirando, nunca empujando. En caso de que no exista la posibilidad de tirar, empuja con la mano abierta.
  • Debes colocar la mandíbula fija del lado opuesto de la dirección de tiro o empuje. De tal forma que la quijada que soporte el esfuerzo sea la quijada fija.
  • Nunca debes alterar el diseño de la llave para adaptar su abertura.
  • No debes utilizar tubos o algún otro elemento para extender el brazo de palanca de la llave.
  • No debes utilizar elementos adicionales en la boca de la llave de caño para ajustarlas a la tuerca o tubo.
  • Evita utilizar cuñas.
  • Al girar la llave asegúrate de que tus nudillos no se golpean contra algún objeto.
  • Utiliza la llave de tal forma que esté totalmente abrazada y asentada a la pieza, y dibujando un ángulo recto con el eje de la pieza que aprieta.

Mantenimiento y transporte de la llave de caño

  • Debes transportar la llave de caño en su estuche, bolsa o en un cinturón diseñado para ello.
  • No debes llevar la herramienta en los bolsillos.
  • En caso de trabajos en alturas que impliquen ascenso o descenso, la llave de caño debe transportarse de forma segura y las manos del usuario deben quedar libres.
  • El mantenimiento de la llave es sencillo, asegúrate de limpiarla luego de cada uso y de que sus piezas estén completas.
  • Al finalizar el trabajo, debes almacenar la llave en una caja de herramientas o en su estuche individual para evitar cualquier daño.
  • Mantén la herramienta en un lugar libre de humedad.

Considerando estos criterios de seguridad podrás hacer un uso correcto y seguro de la llave de caño en todos tus trabajos.

 

FUENTE: www.demaquinasyherramientas.com


Sepa Cómo Instalaroctubre 24, 2019
asbesto.jpg

9min84

El amianto o asbesto es un término que agrupa a una serie de metasilicatos de hierro, aluminio y magnesio que se presentan en forma de haces de fibras (fibroso). Si atendemos a la etimología de las palabras nos será fácil entender por qué se extendió su uso en construcción: amianto y asbestos proceden del griego incorruptible e inextinguible respectivamente.

Y es que al añadirlo a otros materiales le conferimos unas propiedades físico-químicas muy deseables, como resistencia mecánica, resistencia a la abrasión, aislamiento térmico-acústico, baja conductividad eléctrica, incombustibilidad, y resistencia a agentes químicos, además de ser un material no biodegradable. Es por ello que desde mediados del siglo XIX se extendió su uso industrial, y no solo en elementos constructivos pues se considera que se usó en más de 3000 materiales distintos. Desgraciadamente no podemos hablar siempre en pasado pues no todos los países han prohibido totalmente su comercialización o uso.

Los tipos utilizados en construcción, sus características y usos comunes, son los siguientes:

Asbestos blanco: Crisolito.

Mineral del grupo de los Silicatos, subgrupo Filosilicatos y dentro de ellos es una serpentina-caolinita. Es un hidroxi-silicato de magnesio (silicato de magnesio hidratado) con sustituciones parciales del magnesio por hierro. Fórmula: 3MgO.2SiO2.2H2O. Aspecto: Fibras delgadas y curvadas, flexibles y sedosas. No resistente a los ácidos. Es el material más usado en construcción. De menor toxicidad que el resto.

Asbestos marrón: Grunerita. Variedad fibrosa: Amosita.

Mineral del grupo de los Silicatos, subgrupo Inosilicatos y dentro de ellos pertenece a los anfíboles. Es un hidroxi-silicato de hierro-magnesio de composición variable. Fórmula común: FeSiO3.xH2O/FeO.SiO2.xH2O. Aspecto: fibras rectas y largas de color grisáceo o pardusco. Resistente a los ácidos. Se ha utilizado en aislamientos térmicos.

Asbestos azul: Riebeckita. Variedad fibrosa: Crocidolita.

Mineral del grupo de los silicatos, subgrupo Inosilicatos y dentro de ellos pertenece a los anfíboles. Silicato hidratado de hierro y sodio de composición variable. Fórmula común: 3H2O.2Na2O.6(Fe,Mg)O.2Fe2O3.17SiO2. Aspecto: Fibras rectas, largas y finas de color azul o azul verdoso. Muy resistente a los ácidos, por lo que se destinó a la fabricación de tubos de fibrocemento y como material ignífugo. Es el más tóxico de los tres.

Riesgos para salud

En la actualidad, se ha eliminado su uso al ser responsable de cáncer de pulmón y asbestosis. La asbestosis se define como una fibrosis intersticial difusa de los pulmones. Los afectados sufren cicatrices en el pulmón que le generan deficiencia respiratoria y, en casos graves, dilatación del corazón.

El Asbesto ocasiona enfermedad cuando es inhalado. La ingestión o el contacto con la piel no son vías de ingreso demostradas como causa de enfermedad. Las partículas de asbesto no se evaporan al aire ni se disuelven en agua y pueden permanecer suspendidas en el aire por largo tiempo y ser transportadas largas distancias por el viento y el agua antes de depositarse. Esto abre también la vertiente de peligrosidad a materiales menos friables pero dispuestos en zonas manipulables o con posibilidad de recibir impactos, e indiscutiblemente a cualquier disposición o material que vaya a ser demolido.

Estadísticamente, las construcciones donde existe un mayor riesgo de presencia se sitúan temporalmente entre los años 1965 y 1985, especialmente en edificios no destinados a viviendas. La tipología habitual de los materiales la engloban las placas y depósitos de fibrocemento, las conducciones sanitarias y los aislantes.

Por su modo de uso diferenciamos:

– Fibras sueltas puras o mezcladas con otras de origen mineral: Rellenos aislantes en puertas cortafuegos, cámaras de aire y falsos techos. Aislante de revestimiento en conducciones. Material friable pero que queda generalmente confinado. Alto riesgo en demoliciones.

– Asbesto proyectado (flocage): Técnica patentada en los años 30 como “Máquina de Roberts” que consiste en proyectar una primera capa de fibras de amianto y agua, generalmente con un aglomerante para dar estabilidad tras el fraguado (cemento o yeso). Su aplicación principal era la protección frente al fuego en estructuras metálicas y como aislante termoacústico. Tiene la particularidad de haber utilizado la crocidolita (la variante más tóxica) en alguna de sus patentes. Material friable en función de su contenido en aglomerante. Alto riesgo en demoliciones.

– Morteros de asbesto: Se recurrió a esta solución para para revestir/aislar fachadas o para dar estabilidad a las mantas de fibras de amianto mediante una capa exterior. La dosificación suele situarse entre un 50-60% de cemento en peso de la mezcla. Su friabilidad depende de la consistencia y grado de deterioro superficial. Alto riesgo en demoliciones.

– Mantas y fieltros: Utilizados sobre todo para revestir conducciones. Elevado potencial de desprendimiento de fibras si no están revestidas.

– Cartón o placas de baja densidad: Los cartones y placas de baja densidad se utilizaron principalmente para proteger estructuras metálicas o calderas.

– Asbesto trenzado: Manta de fibras de amianto trenzadas con las que se envolvían instalaciones de agua caliente. En las juntas de cañerías se puede encontrar alguna solución de amianto-caucho.

– Placas acústicas: Algunos sistemas llevaban una manta de fibra de asbestos detrás de un panel perforado. Posteriormente se siguieron fabricando las mismas placas perforadas sin presencia de amianto lo que puede originar cierta confusión.

– Mezclado en pinturas y masillas: Buena parte de las masillas llevaban una adición de asbestos especialmente las de sellado de cristales antes de la aparición de la silicona.

– Mezclado con material plástico: Los pavimentos vinílicos fabricados a partir de los años 50 tenían un contenido de amianto del 10-25% para mejorar la resistencia a la abrasión. Poco riesgo si no hay manipulación.

– Fibrocemento: La principal fuente de elementos fabricados con asbesto. Aunque se fabricasen algunas placas con asbestos azul o crocidolita (la variedad más peligrosa), lo más común es la presencia de asbestos blanco en un porcentaje entre el 10 y el 15 % en los siguientes elementos constructivos:

Placas de fibrocemento onduladas y planas para cubiertas
Tuberías de alta presión para canalizaciones de agua
Cañerías para bajantes
Depósitos de agua
Conductos de impulsión y retorno de aire acondicionado
Conductos de humo y shunts
Jardineras
Placas decorativas
Lamas fijas

Entran en alto riesgo cuando se deterioran por envejecimiento y pueden pasar las fibras al aire cuando se fracturan las piezas en la demolición.

 

FUENTE: www.patologiasconstruccion.net


Sepa Cómo Instalaroctubre 23, 2019
calefaccion5-1280x720.png

6min52

La eficiencia de una unidad de calefacción a gas es medida por la Utilización Eficiente Anual de Combustible (o en inglés, Annual Fuel Utilization Efficiency -AFUE-), una clasificación que toma en consideración las pérdidas por la llama de los pilotos, del arranque y de las paradas. El mínimo AFUE, para la mayoría de las unidades de calefacción, asciende a un 78%, con eficiencias lindantes al 97% en las unidades de calefacción con cambiadores de calor de condensación. El AFUE no considera el uso de electricidad de la unidad para los ventiladores y los sopladores. Un índice AFUE del 78% implica que por cada U$1.00 de combustible demandado por la unidad, se produce aproximadamente U$0,78 de calor útil. El resto, vale decir U$0,22 de energía, se pierde como calor residual y gas de escape.

Las unidades de calefacción con AFUE del 78% al 87% suman componentes tales como igniciones electrónicas, cambiadores de calor eficientes, mejores controles del aire de ingreso y sopladores de aire inducidos a productos de combustión de gases de escape. Los modelos con eficiencias superiores al 90%, comúnmente llamados “Unidades de calefacción de condensación”, incluyen cambiadores de calor secundarios especiales, los cuales en realidad, enfrían los gases de la tubería logrando su condensación parcial, a efectos de prácticamente eliminar las pérdidas de calor mediante el tubo de escape. Una línea de drenaje será conectada con el tubo para recoger el efluente condensado.

La eficiencia permanece al más alto nivel si la unidad de calefacción funciona en prolongados períodos. Las unidades de gran tamaño funcionan intermitentemente y muestran reducidas eficiencias. Se encuentra en el mercado una importante variedad de unidades de calefacción de condensación disponibles. Algunas de ellas dependen -principalmente- del cambiador de calor secundario para potenciar su eficiencia, mientras que otros, tales como la unidad de calefacción de pulso, han renovado el proceso completo de combustión.

Varios productos utilizan bombas centrales de calor a efectos de calentar el agua, la calefacción del espacio y para el aire acondicionado. Dichas unidades integradas permanecen disponibles en modelos de fuente de aire y geotérmicos. Para conformar una opción viable, los sistemas integrados deberán proporcionar -por lo menos- una garantía de cinco años; su costo económico ser casi igual, si no menos, respecto de los sistemas comparables de calefacción y los de agua caliente; representar un correcto tamaño, tanto para una carga de calefacción como para agua caliente; garantizar que la unidad no sea substancialmente más costosa respecto de una bomba de calor eficiente en energía separada y un calentador de agua eléctrico; y ofrecer un historial comprobado en el campo.

Una unidad de calefacción de pulso alcanza eficiencias superiores al 90% aplicando una bujía para lograr estallar los gases, remitiendo una onda de choque mediante un tubo de escape del extractor. La onda crea una succión para atraer más gas a través de las válvulas de aleta unidireccionales, mientras el proceso se repite. Toda vez que la unidad de calefacción se calienta, no requiere la acción de la bujía, dado que el calor procedente de la combustión encenderá el siguiente suministro de gas. El problema más importante radica en el ruido, por lo tanto, debemos asegurar disponer de un buen silenciador a la unidad de calefacción, y no instalar el tubo de escape donde el ruido resulte particularmente molesto.

Debido a la gran variedad de unidades de calefacción de condensación disponibles en el mercado, debemos comparar sus precios, garantías y servicios. También, equiparar cuidadosamente los factores económicos respecto de las unidades con eficiencia moderada. Los sistemas de condensación pueden mostrar reembolsos económicos a más largo plazo en relación con lo esperado para aquellos hogares eficientes en energía, debido a las reducidas cargas de calefacción.


Sepa Cómo Instalaroctubre 7, 2019
aguas-grises.jpg

5min83

Las aguas grises se generan como resultado de los hábitos de vida de la población, los productos utilizados y la naturaleza de la instalación, por ello, sus características resultan ser variables. En edificios residenciales, la reutilización de aguas grises tratadas podría representar una reducción del 40 al 50% del consumo total de agua. Sin embargo, esa proporción varía según la tipología analizada. De las dos tipologías residenciales, las viviendas urbanas producen un menor porcentaje de aguas grises respecto de las viviendas unifamiliares, pero las superan en la generación de aguas negras.

Las viviendas urbanas son, junto a los edificios administrativos, las que menor cantidad de aguas residuales desarrollan. La tasa de generación de aguas grises varía considerablemente a lo largo del día. Para evitar disponer de un tanque de almacenamiento, el tratamiento será diseñado para contemplar diferentes tasas de carga. Los procesos deberán lidiar con un flujo intermitente y variaciones de las condiciones climáticas, al igual de resultar sencillas en su operación, a partir de un mínimo consumo de energía. Las aguas grises muestran bajas concentraciones de nitrógeno y fósforo en comparación con las aguas negras, debido a la inexistencia de heces y orina. El agua gris tratada o desinfectada inadecuadamente presenta un riesgo de contaminación a sus usuarios. Hasta la fecha, no se ha registrado ninguna incidencia de enfermedades vinculadas a la reutilización de aguas grises, atento a ello, los riesgos para la salud resultan ser bajos.

Los diferentes peligros asociados con la reutilización del agua urbana se reflejan en diversas normas. Ante una mayor probabilidad de exposición pública, los criterios resultan normalmente más estrictos. Se cuantifican datos limitados sobre patógenos específicos presentes en las aguas grises. Sin embargo, se han detectado bacterias como Pseudomonas aeruginosas y Staphylococcus aureus, y protozoos (Cryptosporidium y Giardia) en ciertas aguas grises analizadas. El nivel de tratamiento y/o desinfección de dichos líquidos se encuentra determinado por la evaluación de riesgos de transmisión potencial de los citados patógenos.

Las aguas residuales domésticas se dividen en dos, atendiendo a su calidad, el volumen producido y el origen dentro de la actividad del edificio: Aguas Negras, vale decir, aquellas procedentes de las descargas de inodoros y urinarios, colada (tanto manual como automática) y la generada en la cocina (pileta y lavavajillas), caracterizadas por su alta carga orgánica (DBO/DQO ≥ 0,40). En paralelo, se encuentran las citadas Aguas Grises, esto es, las canalizadas a partir de la ducha o baño, lavabos, etc. (0,40 ≥ DBO/DQO ≥ 0,20). Ciertos especialistas estiman que las aguas grises también incluyen, además de los artefactos y sistemas mencionados anteriormente, a las lavadoras, lavavajillas y piletas de cocina, excluyendo únicamente a los inodoros.

En ese caso, las aguas grises pueden llegar a constituir del 50 al 80% del agua residual total del hogar. Según esa clasificación, las aguas procedentes de la ducha, baño o lavabo serían aguas de baja carga orgánica, mientras que las originadas en la lavadora, lavavajillas y piletas de cocina corresponderían a aguas de alta carga orgánica. Debido a los bajos niveles de patógenos contaminantes y nitrógeno, la reutilización y reciclaje de las aguas grises atrae cada vez más la atención de muchos investigadores.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el agua gris muestra las características idóneas para el reciclaje, ya que constituye la mayor parte del volumen del flujo de los residuos domésticos; no contiene gases; ofrece una reducida carga de patógenos; aporta un contenido de nutrientes que, aunque es bajo, se puede utilizar beneficiosamente para el riego de los cultivos; y lo más importante, puede ser utilizada para reducir la demanda de agua primaria.

 


Sepa Cómo Instalarseptiembre 13, 2019
arquitectura-sostenible.jpg

6min97

Según el diccionario de la Real Academia Española, sustentable significa “que se puede sustentar o defender con razones”. En Wikipedia, se explicita: “Los principios de la arquitectura sustentable incluyen la consideración de las condiciones climáticas, la hidrografía y los ecosistemas del entorno donde se construyen los edificios, para obtener el máximo rendimiento con el menor impacto. Además, pondera la eficacia y moderación en el uso de materiales de construcción, primando los de bajo contenido energético frente a los de alto contenido energético; la reducción del consumo de energía para calefacción, refrigeración, iluminación y otros equipamientos, cubriendo el resto de la demanda con fuentes de energía renovables; la minimización del balance energético global de la edificación, contemplando las fases de diseño, construcción, utilización y final de su vida útil; el cumplimiento de los requisitos de confort higrotérmico, salubridad, iluminación y habitabilidad de las edificaciones”.

En nuestro contexto, el término sustentable es mucho más complejo, pero diremos que se encuentra extremamente ligado al concepto de desarrollo sustentable. La definición formulada por la Comisión Mundial de Ambiente y Desarrollo (World Comisión on Enviroment and Development) dice ser “el desarrollo que satisface las necesidades del presente, sin comprometer la capacidad para que las futuras generaciones puedan satisfacer sus propias demandas”.

A su vez, la sustentabilidad está definida por tres pilares que se retroalimentan: El social, el económico y el ambiental. Cada uno de estos pilares permanecerá en igualdad de condiciones, fomentando un modelo de crecimiento sin exclusión (social), equitativo (económico) y capaz de resguardar los recursos naturales (ambiental). Entonces, el desarrollo sustentable debe contemplar una superación de la idea de desarrollo entendido como crecimiento económico desmedido; respondiendo a la sumatoria de nuevas variables y dimensiones de la idea de “desarrollo”.

Desde luego que el ejercicio de la arquitectura, por sí sola, no puede solucionar los graves problemas ambientales del mundo, pero puede contribuir significativamente a la creación de un hábitat humano más sostenible. Vale recordar que, en el mundo, la industria de la construcción es responsable del 40% de las emisiones de CO2, 60% del consumo de materias primas, 50% de la demanda de agua, 35% de los residuos generados.

Construir de forma sustentable implica dar un giro a los sistemas convencionales. Para ello, resulta indispensable la innovación tecnológica, el desarrollo técnico y científico, la creatividad y los cambios culturales. Construcción sustentable no es volver al pasado, sino producir con calidad. Agregar a nuestros proyectos estudios más profundos, analizar la obra desde todos los puntos de vista: Social, económico y ambiental para superar el desmedido crecimiento insostenible.

Al hablar de arquitectura sustentable, haremos mención al hecho de contar con tecnologías capaces de permitir convertir diversas formas de energía y recursos naturales en fuentes aprovechables y utilizables por el hombre. Vale decir, la llegada del auge por la sustentabilidad y con ella, el desarrollo tecnológico en otras ciencias, fueron impulsoras en el mundo de una notoria transformación de la tecnología constructiva. Gracias a los avances y estudios realizados en el campo eólico, por ejemplo, se ha permitido progresar sustancialmente en el manejo de las corrientes eólicas a fin de, no solo generar energía eléctrica para el consumo doméstico e industrial, sino también, modificar la manera de concebir las estructuras para aprovechar las cualidades climáticas propias del hábitat, tales como la orientación de las edificaciones, su ventilación natural, o el uso de los espacios verdes. La arquitectura debe reencontrase con su entorno natural.

En palabras de Antonio Gaudí: “La originalidad consiste en el retorno al origen, así pues original es aquello que regresa a la simplicidad de las primeras soluciones”.

 


Sepa Cómo Instalarseptiembre 9, 2019
pisoradiante3-1280x960.jpg

5min108

Solados

Los sistemas de piso radiante admiten la colocación de cualquier tipo de solado de terminación, mientras que éste se encuadre dentro de ciertos límites de resistencia al paso de calor R (R = e / λ). Cada tipo de solado posee una resistencia al paso de calor propia del material constitutivo, por ende, es de suma importancia en el estudio del proyecto conocer el tipo de terminación del piso, ya que éste incidirá en el cálculo de la separación de serpentinas.

Altura entre plantas

El piso térmico necesita de un espacio superior al de un piso normal debido a la aislación térmica y al espesor del mortero de relleno. Por eso es tarea del proyectista de arquitectura contemplar esta variación en las alturas mínimas entre piso terminado y techo.

Espesor del Contrapiso

El espesor total del hormigón es aconsejable que sea de 3 veces el diámetro del tubo utilizado. Se aconseja un mínimo entre 3,5 a 4 cm de espesor por encima del extradós superior o lomo del tubo. A la mezcla de cemento y arena es imprescindible adicionar un aditivo especial para mejorar el envolvente del tubo y la resistencia a la compresión del mortero. Espesores mayores de la loseta de hormigón no son convenientes al aumentar la inercia térmica del sistema. En cambio, espesores menores reducen su capacidad de resistencia. Es importante que el hormigón sea compacto, de dosificación 1:3:3, con agregado grueso de baja granulometría compuesto de arena y canto rodado de diámetro no superior a los 8 mm y que la superficie de contacto con el tubo sea completa para lograr una adecuada transmisión del calor, evitando la formación de burbujas dentro de la masa.

Una vez aplicado el hormigón, es conveniente que no sea transitado durante 3 días, que no se lo exponga a cargas innecesarias y que no se instalen los revestimientos antes de los 30 días. Es de fundamental importancia mantener los tubos cargados con agua potable y sometidos a una presión constante de 3 Bar al momento de ejecutar el hormigón y durante toda la etapa de fraguado. Concluido este período, antes de proceder a instalar los pisos y ejecutar el conexionado con los colectores.

Cruces con desagües

Es importante prever la altura que ocuparán los desagües, para sumarla a la del piso térmico terminado, en el momento de calcular el espesor de la losa. Deben cubrirse los caños de desagüe con un primer contrapiso, para luego realizar la instalación del piso térmico según el procedimiento ya mencionado. De no ser así, los desagües deberán colocarse por debajo de la losa (sistema suspendido).

Regulación de temperatura

Podemos englobar dentro de la regulación, por un lado, los componentes para independizar el sistema, y por otro lado, los equipos hidráulicos de mezcla y bombeo. Debemos independizar el sistema mediante termostatos y cabezales o actuadores electrotérmicos que abren o cierran el paso del agua a los circuitos y se disponen en el colector. En ocasiones se independizan zonas o plantas enteras mediante válvulas de zona. En cuanto a los equipos de mezcla y bombeo, los más sencillos establecen una temperatura de impulsión fija mediante una mezcladora mientras que los equipos climáticos impulsan el agua a temperatura variable, en función de la temperatura exterior y mediante una centralita que gobierna el servomotor de una mezcladora con los datos que registra una sonda exterior y/o una sonda ambiente. Aunque hoy en día las calderas y otros generadores ya trabajan a baja temperatura, existen regulaciones que permiten el control total de la calefacción, por sistemas y con diferentes temperaturas diarias, control de la humedad etc., y donde el usuario puede variar las condiciones ambientales de su vivienda a distancia desde un celular.


Sepa Cómo Instalarseptiembre 2, 2019
hydrobid.jpg

6min95

Latinoamérica es una de las regiones con mayor disponibilidad de agua dulce en el planeta y su economía se encuentra muy vinculada al agua dada la producción agropecuaria o de energía eléctrica. Dicha disponibilidad varía a lo largo del territorio y se encuentra fuertemente influenciada por el comportamiento del clima. Por ejemplo, Brasil, Paraguay, Argentina y Uruguay tienen una de las mayores reservas de agua subterránea, el Acuífero Guaraní, con 1.195.700 km2 y una capacidad estimada de almacenamiento de 40.000 km3, suficiente para satisfacer la demanda de agua de 360 millones de habitantes (300 litros por persona) durante 100 años, agotando apenas el 10% de sus reservas. Sin embargo, ello no impidió que Brasil experimente una de sus peores sequías en el año 2014-2015, causando severas restricciones en el uso a sus pobladores. Un informe de las Naciones Unidas acerca del desarrollo de los recursos hídricos en el mundo destaca que si bien la región cuenta con alrededor de un tercio de las existencias mundiales de agua, el uso intensivo por parte de las economías regionales y su dependencia de los recursos naturales y de los precios internacionales de las materias primas, plantean importantes desafíos al crecimiento económico y la generación de empleo. De esta manera, se presenta un conflicto cuya temática se resume en mucha agua pero mala gestión.

Hay agua pero la distribución a lo largo de la misma no resulta igualitaria, además existen otros factores capaces de incrementar la vulnerabilidad, como la falta de una cultura preventiva y los efectos de los fenómenos climáticos extremos. Invertir en generar información, desarrollar infraestructuras eficientes y procesos adecuados relacionados al agua, puede significar elevados rendimientos para el desarrollo económico y la creación de empleo en la población. Atendiendo a ello, el Banco Interamericano de Desarrollo ha lanzado una herramienta para el manejo y planificación del recurso hídrico en América Latina y El Caribe denominada Hydro-BID. El plan, básicamente, consiste en un sistema integrado y cuantitativo para simular hidrología y gestión del recurso hídrico bajo escenarios de cambio relacionados a clima, uso de suelo y población. La herramienta permite, entre otros aspectos: Desarrollar planes de gestión de recursos hídricos; pronosticar los efectos del cambio climático sobre la disponibilidad y variabilidad de los recursos hídricos; simulación de las aguas subterráneas; gestión de riesgos para inundaciones y sequías; pronóstico de cambios en la calidad del agua atribuibles a modificaciones de las aguas superficiales (transporte de sedimentos); realizar cálculos de balance y flujos de agua a nivel de escala regional, cuenca o sub-cuenca; gestión de embalses y capacidades generales de asignación de agua; entre otros aspectos de gran importancia.

La aplicación de Hydro-BID ha sido exitosa y está siendo extendida en varios países de la región, siendo Perú el primero que la ha dispuesto como herramienta de planificación del agua a nivel nacional a través de la Autoridad Nacional del Agua (ANA). Argentina lo ha aplicado en la cuenca del río Bermejo para evaluar el impacto del cambio climático en una región que ya sufre de escasez de agua y para evaluar las opciones posibles de adaptación. Este caso de estudio arrojó varias conclusiones, una de ellas es que los datos disponibles y los modelos climáticos futuros indican un moderado y constante incremento de la temperatura media en la cuenca del Río Grande/Río San Francisco Superior, hasta el año 2060.

La precipitación media no muestra ninguna tendencia constante, aunque la variación interanual se mantendrá alta. Se espera que otras partes de Argentina experimenten diferentes cambios climáticos futuros, en base a las mismas herramientas de modelaje climático. Adicionalmente, Hydro-BID incorporará un modelo económico el cual permitirá analizar los costos-beneficios de los proyectos relacionados con el agua. Uno de los inconvenientes que enfrenta la región es la falta de información sobre la temática, principalmente, dada la ausencia de mediciones. Ello debe ser superado para convertir a América Latina en un ejemplo de planificación hídrica. En este contexto, Hydro-BID conforma una oportunidad importante para los países a fin de generar información útil y diversa para planificar los riesgos relacionados con el agua, principalmente, sequías e inundaciones, al tiempo de incentivar a las instituciones a realizar mediciones hidrológicas.

 Fuente: www.iagua.es



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter