Alejandrajulio 7, 2021
water-3853492_1920-1280x955.jpg

5min54

Su uso a nivel global se ha multiplicado por seis durante el siglo pasado y, de mantenerse esa tendencia, se enfrentará un déficit mundial de agua del 40 % para 2040.(Unesco)

En 20 años, la demanda global de agua potable será mayor al suministro. Su utilización se ha multiplicado por 6 y según un trabajo de la UNESCO, el mundo se enfrentará a un déficit global de agua del 40% para el 2040.  (Fuente)

Las ciudades no solo son grandes consumidoras de agua, sino que también ejercen la mayor presión sobre los sistemas e infraestructura. Utilizarla de manera eficiente y económica nunca ha sido más importante que en la actualidad y, sin embargo, seguimos tratando el agua como un bien inagotable.  La pérdida del 50 % de agua a través de fugas en redes de distribución obsoletas no es infrecuente en las zonas urbanas. Agua que, si se ahorra, podría abastecer hasta 20 millones de habitantes de zonas urbanas (Fuente). Para ello, es importante adaptar nuestras ciudades para hacer frente a la escasez hídrica de forma eficaz lo cual es posible, pero requiere una mentalidad radicalmente diferente.

En Argentina la pérdida de agua por fuga equivale al 40%. En los EE. UU., un promedio del 13% del agua doméstica se pierde a través de inodoros, canillas y electrodomésticos con fugas. Puede que esto no parezca mucho, pero todas esas gotas ascienden a casi 25 mil litros por año por hogar (Fuente). Los daños causados por fugas cuestan a los propietarios de viviendas en el Reino Unido un promedio de £ 13,6 mil millones cada año. En otras palabras, reparar las fugas no solo es bueno para el medio ambiente, sino también para el bolsillo.

El aumento de la población urbana va de la mano de un incremento de la demanda de agua para la fabricación, la generación de energía térmica y el uso doméstico. Sin embargo, nuestra infraestructura de agua actual no es capaz de distribuir de manera segura y eficiente esta cantidad de agua a través de nuestras ciudades. Los sistemas de suministro y plomería obsoletos continúan mostrando signos del paso del tiempo y deterioro, y gran parte de nuestra valiosa agua potable está muy contaminada o ni siquiera llega a nuestras canillas. (Fuente)

 

“En las áreas urbanas, el agua está disponible de la canilla, lo que crea la ilusión de que el agua limpia y el agua potable no son recursos. Existe una necesidad evidente de un cambio de paradigma en la forma en que pensamos y manejamos el agua limpia. Las ciudades ya no pueden tratar el agua como una mercancía”, explicó Víctor Guajardo, Gerente General de Amanco Wavin Argentina.

 

“Los problemas del agua se abordan generalmente como un tema global cuando, en realidad, estos desafíos deben resolverse a nivel local. Todos somos parte de este cambio, desde ciudadanos individuales, iniciativas locales, empresas, gobiernos, hasta instituciones del conocimiento”, agregó Guajardo.

 

“En Amanco Wavin estamos redefiniendo la industria de las tuberías con soluciones innovadoras a largo plazo y que requieren un menor tiempo de instalación. Disponemos además, de los mejores expertos para ayudar a las ciudades a planificar sus sistemas de abastecimiento de agua potable y saneamiento para prepararse para el futuro”, finalizó.


Alejandramarzo 30, 2021
condensación-vapor-1280x853.jpg

11min177

Los muros de una obra constituyen el abrigo de sus habitantes, complementando la vestimenta humana. Su función protectora estructural es auxiliar dadas las características que transmiten un bienestar físico. Detalles para evitar sobre sus superficies los efectos del fenómeno físico denominado “Condensación”.

 

Los cerramientos, tanto sean verticales u horizontales, en permanente contacto con el exterior deberán garantizar, por definición, condiciones de habitabilidad, vale decir, especificaciones térmicas, hidrófugas, acústicas y ópticas. Entonces, dichas superficies deberán tener la capacidad de:

 

  • Amortiguar los cambios de temperatura por su inercia térmica, la cual depende de su masa y conductividad térmica.
  • Permitir el intercambio de la presión del vapor existente, siempre por diferencia de temperatura, especialmente en invierno desde adentro hacia fuera.
  • Regular la humedad del ambiente al absorber cierta cantidad de agua de condensación y devolverla al ambiente oportunamente.

Sabemos por experiencia que, en las zonas climáticas templadas de la Argentina, se cumple la misión expuesta más arriba con un muro de ladrillos comunes de 30 cm de espesor, revocando Ias dos caras con un revestimiento a la cal, aparte del revoque impermeable, sobre la cara correspondiente. En cambio, el muro de medio ladrillo, o de 15 cm de espesor, no cumple esa misión, pues se enfría tanto en invierno que provoca una excesiva condensación de vapor de agua, al principio dentro del muro, y una vez que éste se encuentra humedecido, también sobre su superficie interna. Lo mismo puede ocurrir también en los muros de 30 cm de espesor, cuando se humedecen por fallas del revoque impermeable, de la capa aisladora horizontal o de otras fuentes de humedad, como las pérdidas en las cañerías de agua.

 

Condensación y “punto de rocío”

 

EI aire, según su temperatura, puede absorber cierta cantidad de agua en forma de vapor, hasta saturarse. Con 20 ºC, aproximadamente, 20 gr/m3 o con 15 ºC, 15 gr/m3, lo que representa un 100% de humedad relativa. Cuando desciende la temperatura de 20 a 15 ºC debe condensarse la diferencia de 5 gr/m3. Este es el caso de Ia humedad absoluta, con una humedad relativa Inferior debe calcularse la humedad real contenida y definir así el punto de rocío, de saturación o de 100% de humedad relativa, donde comienza la condensación. Este punto puede encontrarse tanto dentro del muro, o sobre su superficie. En el primer caso, se habla de condensación intersticial. Si el aire, con unos 20 ºC de temperatura, contiene menos vapor de agua de los 20 gr/m3 de saturación, por ejemplo, 15 gr/m3; se habla de humedad relativa a la saturada, en este caso, del 75%, y en consecuencia, eI punto de rocío se encuentra a los 15 ºC con los 15 gr/m3 de vapor de aqua, vale decir, su punto de saturación. Sí, en cambio, la temperatura de verano se eleva hasta unos 35 ºC, con un porcentaje de humedad relativa del 80% y la temperatura interior del ambiente es de 20 ºC, el flujo de vapor va del exterior hacia el Interior, y el punto de rocío se encuentra a los 28 ºC en el interior del muro. Es el caso que se observa también en una cámara frigorífica, donde existe igualmente calor de afuera para adentro, con el consiguiente flujo de vapor, y donde resultará necesario tomar las medidas correspondientes, para evitar la condensación según el punto de rocío.

La solución del problema de condensación de muros es, en consecuencia, tomar medidas para evitar la saturación del vapor de agua en el aire, y que el mismo pueda enfriarse debajo de su punto de rocío. Las medidas posibles son las siguientes:

 

  • Elevar la temperatura del ambiente con una calefacción adecuada.
  • Una aislación térmica suficiente, para que el muro no se enfríe debajo del punto de rocío.
  • Ubicación de una barrera de vapor del lado caliente del muro, para evitar que el vapor de agua llegue a la zona fría, para condensarse.

Musgo sobre paredes exteriores y techos

 

Con el transcurso del tiempo, las paredes exteriores y, fundamentalmente, los techos de placas plásticas se ponen grisáceos, a veces, hasta negros. Amén del hollín y las suciedades acumuladas, aparecen verdaderas plantaciones de musgos; cada vez más gruesas y espesas, que con el tiempo se ponen verdes. Estos musgos encuentran su medio ambiente, al igual que los hongos, cuando los favorecen la humedad y la baja alcalinidad, o en el caso de los hongos, acidez. Un remedio para evitar la formación de musgos, es la reiterada aplicación de pintura a la cal, pues su alta alcalinidad no permite la implantación de esos musgos, al restarles la posibilidad de un medio ambiente favorable. Para limpiar frentes y techos afectados por musgos se debe aplicar 1 o 2 manos de un fungicida rebajado en dos partes de agua. Cuando la superficie se encuentre seca se la limpia con un cepillo de acero, eliminando con toda facilidad el musgo destruido por la acción del fungicida.

Hongos en ambientes interiores

 

La formación de hongos sobre paredes es consecuencia de condiciones favorables para el crecimiento de esos microorganismos, cuyas esporas se encuentran permanentemente en el aire. No pueden desarrollarse en un medio alcalino, pero sí en un medio ligeramente ácido. Por esta razón, no se observan hongos en aquellos ambientes pintados a la cal, pero sí a menudo en ambientes pintados al látex, especialmente, en cocinas y baños, donde los vapores condensados sobre las paredes frías ayudan para crear un ambiente ideal para los hongos. Su presencia se advierte en las citadas “superficies negras”, detectándose así a los lugares de mayor condensación. Como los hongos, según el tipo, pueden afectar a los seres humanos, es necesario combatirlos. Una medida preventiva es, como siempre, la más ejecutiva. La más sencilla y efectiva consiste en pintar ambientes húmedos como cocinas, baños y lavaderos a la cal, dada su alta alcalinidad que no admite la formación de colonias de hongos, colaborando para regular la humedad del ambiente por su capacidad de absorción.

Como todas las pinturas sintéticas son de origen orgánico, por ende, requieren una protección contra el ataque de microorganismos. Para este uso, existe una variable cantidad de substancias. Algunas muy efectivas, presentan una duración activa limitada, otras son duraderas, pero también, dañinas para las personas. Depende entonces del fabricante la elección del protector más indicado para su producto, siendo en paralelo, inofensivo para el usuario. Una vez en presencia de las manchas negras indicativas de la existencia de colonias de hongos, se los suele combatir con las distintas líneas de fungicidas ofertadas en el mercado. Diluido en la proporción dictada en las instrucciones del fabricante, se lo aplica con una esponja sobre la superficie afectada, lavando la misma posteriormente con abundante agua limpia. Para el repintado de esa superficie, se recomienda reforzar la nueva pintura con un 2% del fungicida aplicado para la limpieza.

Como medida adicional, se procurará que el ambiente permanezca lo mejor ventilado posible. En ese sentido, un extractor puede mejorar considerablemente las condiciones del ambiente. Recordamos que los hongos crecen y se multiplican rápidamente solo cuando cuentas con las condiciones favorables para su desarrollo, o sea, cuando se encuentran en un medio húmedo, ácido y caluroso.

 


Alejandramarzo 19, 2021
chess-4794265_1920-1280x853.jpg

5min178

Planificación: “Plan general, metódicamente organizado y frecuentemente de gran amplitud, para obtener un objetivo determinado”.

 

La planificación de una obra de construcción constituye el conjunto de actividades tendientes a simular la realización de un trabajo, ordenándolo de la manera más económica posible y previendo todas las acciones para la ejecución del mismo. Una planificación contiene:

 

  • Un programa detallado del proceso de ejecución elegido.
  • Las necesidades de recursos físicos situados en tiempo y espacio.
  • La valoración del costo del proceso constructivo elegido.
  • Un plan de calidad.
  • Un plan de seguridad.
  • Un plan de control de producción.

 

Suma numerosas ventajas una buena planificación, como obligar al profesional proyectista a profundizar en los medios para realizar cada unidad, con la consiguiente ventaja en cuanto a la precisión de los precios y plazos, permitir una definición más exacta de los pliegos de condiciones, ajustar los presupuestos con menores posibilidades de variaciones posteriores, evitar retrabajos en la realización de la obra y lagunas en la identificación de actividades de tipo administrativo y aprovechar mejor los recursos disponibles, entre otras. Las fases presentes en la planificación de una obra de arquitectura son las siguientes:

 

  • Determinación de las cantidades de obra a realizar.
  • Elección de las tecnologías a emplear.
  • Determinación de la productividad de los recursos aportados.
  • Cálculo de los tiempos parciales.
  • Definición del encadenamiento entre los procesos.
  • Programa fechado.
  • Suma de recursos.
  • Determinación de los costos de los recursos.

 

Un elemento diferenciador e imprescindible de toda planificación es la consecución de un fin determinado. Lo primero que debemos decidir cuando empezamos a planificar es el nivel de definición demandado por la obra. La definición queda acotada a los niveles de desglose en los cuales dividiremos las tareas. Evidentemente, no todas las obras necesitan ser definidas de la misma manera. Incluso, dentro de una obra, las tareas no tienen por qué mostrar un idéntico nivel de definición. Principalmente, el mismo resultará proporcional a la duración de la tarea. Establecido el nivel de definición, pasaremos a relacionar las tareas por orden cronológico, con sus subtareas igualmente relacionadas de manera temporal. Para ellos, realizaremos una tabla donde asignaremos los valores a controlar: Tiempos mínimos y máximos, inicio más temprano y tardío posible, número de operarios, presupuesto. Lo último a definir será el nivel de control. La planificación conforma una herramienta de trabajo, pero también, de control. El control será proporcional al nivel de definición del proyecto, y en paralelo, lo será el nivel de exigencia impuesto.

Periódicamente, semanal o mensualmente, se realizarán puntos de control donde se compruebe el desarrollo de las tareas, los plazos invertidos y la concordancia con el presupuesto inicial. A cada tarea se le asignará un encargado de la revisión (quien además será responsable sobre el criterio de aceptación, siempre dentro de la normativa correspondiente y vigente). Establecidos los tiempos óptimos para llevar a cabo cada una de las tareas, pasamos a identificar las interrelaciones entre las mismas. Luego, determinaremos el camino crítico, vale decir, la relación de las acciones cuyos retrasos alterarán los plazos totales de obra.

Sobre esas tareas deberá maximizarse el control de los plazos.


Alejandramarzo 8, 2021
2-1-1280x840.jpg

5min163

El modelado BIM (Building Information Management) supone la interacción con un modelo virtual del edificio en cuestión. Este modelo se construye geométricamente a través de situar una serie de objetos en el espacio virtual.

 

Los mencionados objetos los podemos encontrar en la mayoría de los modelos, y constituyen, por ejemplo, puertas, muros, ventanas o pisos. Además, se contabilizan una serie de objetos los cuales representan elementos no físicos, como niveles, habitaciones o áreas. Finalmente, los programas de modelado BIM incluyen una serie de objetos de anotación como líneas, texto o acotaciones que no forman parte del modelo, pero colaboran decisivamente en su comprensión. Cada objeto modelado incluye una serie de parámetros asociados que identifican y explican su funcionamiento, e inclusive, remiten a otras fuentes de información complementarias.

El objetivo del modelado BIM puede ser de distinta índole, conforme al destino o función del modelo. Un modelo de proyecto será diferente respecto de un esquema de construcción y dirección de obra o de uno de mantenimiento (Facility Management). Considerar cuál es el objetivo del modelo y cuál es la información demandada facilita la buena organización y coherencia del modelo y sus objetos, asegurando una buena calidad de la información, al tiempo de garantizar su sostenibilidad.

El modelado BIM pretende replicar, en el entorno virtual, un objeto real. Para tal fin, cada proveedor será modelador y responsable de sus productos. No obstante, las demandas que el industrial utiliza para desarrollar sus objetos lo complejizan con datos innecesarios, resultando así “pesado” para las necesidades del modelador. En la fase de proyecto, resultan necesarios los objetos “marca blanca”, vale decir, que determinen pendientes de la licitación del proyecto o de consensuar con el constructor o el promotor. El modelador deberá simplificar o replicar el modelo con los datos necesarios y consistentes con su propuesta, denominando al objeto y sus parámetros, organizando la información o simplificando su geometría. Cuando ello ocurre, se obtiene información del objeto original, el cual cambia mientras otra desaparece.

La propiedad del objeto pasa a ser del modelador, y así también, la responsabilidad de la fiabilidad de la información determinada, creando grandes cargas de trabajo superpuesto al obtenido por parte de los industriales. El modelado sin una correcta planificación supone el riesgo de administrar información insuficiente para cumplir correctamente la función, lo mismos que manejar un exceso de datos que lo haga muy pesado y torpe a la hora de su empleo, además de difícil de actualizar y controlar. Es necesario garantizar que la información, sea geométrica o paramétrica, resulte suficiente pero no excesiva y de calidad.

A los fines de sistematizar el grado de detalle demandado, existen diversos estándares capaces de definir el nivel de desarrollo de los objetos modelados. El acrónimo LOD, proviene de Level of Development, en los EEUU, y de Level of Definition en Inglaterra. El mismo es seguido de una cifra determinada, según cada uno de los estándares, la cual brinda características geométricas, datos y links a considerar en cada una de las categorías.

Las denominadas “Bibliotecas Digitales” representan a la fecha un reto a futuro. Algunas experiencias se llevan a cabo en otros países, como en el Reino Unido, dónde la Asociación Nacional de Arquitectos dispone de una biblioteca digital con determinados estándares de calidad en el modelado, donde los industriales pueden exponer sus productos. Sin duda, esta acción representa un win-win para ambos actores, ya que se requiere menos trabajo y se incrementa la fiabilidad y coherencia de la información.

 

Fuente: www.solerpalau.com


Alejandrafebrero 24, 2021
H-y-M-1280x855.jpg

8min145

Una cocina presentará un área mínima de 3 m². La luz de paso de la circulación interna no será inferior a 0,90 m. Su lado mínimo de 1,50 m. El espacio para cocinar podrá integrarse a un local de 1° Clase. Cocina y lavadero-tendedero podrán configurar un único local. En este caso, el lado mínimo será de 1,50 m y la superficie mínima de la suma de ambos. Por otra parte, toda vivienda contará con, al menos, un baño con una puerta de acceso de 0,80 m de paso libre. Cuando se proyecte un área de lavabo integrada, deberá tener un lado mínimo de 0,80 y un área mínima de 1,10 m². Las duchas se instalarán de modo que ningún artefacto se sitúe a menos de 0,40 m del eje vertical del centro de la flor. En los casos donde se proyecte un baño de servicio, se contemplarán los aspectos acordes a un baño de 3º.

Baños y retretes, para vivienda permanente, contarán con área y lado mínimos de acuerdo con los artefactos que contengan, como a continuación se detallan en el siguiente cuadro:

LocalesLado mínimo (m)Superficie mínima (m²)
Lugar de Guardado0,80
Baño 1º (In- Lo -Du c/Ba)1,503
Baño 2º (In-Lo-Du s/Ba)1,502,50
Baño 3º (In-Lo-Du)0,901,40
Baño 4º (In-Du)0,901,20
Retrete o Toilette 1º (In-Lo-Be)0,90
Retrete o Toilette 2º (In-Lo)0,90
Retrete o Toilette 3º (In)0,75

Iluminación y Ventilación

En viviendas con dos o más dormitorios, el 50% de los mismos puede recibir luz del día y ventilación de Patio Vertical. La iluminación y ventilación mínima de los locales de primera serán las siguientes:

  1. Iluminación:

 

i = 0,20 de la superficie del local

 

  1. Ventilación:

 

K = 0,05 de la superficie del local

 

Confort Visual

Se priorizará el uso de la luz natural como fuente de iluminación, de manera de permitir iluminar espacios interiores, ahorrando energía de origen fósil, reduciendo impactos ambientales negativos y contribuyendo al uso racional de los recursos no renovables. Para lograr un efectivo confort visual, se deben asegurar determinados niveles de iluminancia sobre el plano de trabajo, más una distribución homogénea de la luz en el espacio útil, cumpliendo con “Iluminación y Ventilación de Locales” del nuevo Código de Edificación de la ciudad de Buenos Aires.

 

Confort Acústico

Se implementarán acciones que permitan reducir los niveles de ruido de inmisión a partir de soluciones establecidas en los Reglamentos Técnicos, las cuales garanticen el aislamiento acústico del ruido aéreo, del ruido de impacto, del ruido de las vibraciones y del manejo de la propagación del ruido por fuentes sonoras. Los valores mínimos obligatorios de aislamiento medidos “in situ”, con la construcción totalmente terminada, incluyendo las instalaciones en funcionamiento, serán los establecidos en este Código y en la normativa vigente en materia de control de la contaminación acústica.

 

Calidad de Aire Interior

Garantizaremos un aire interior libre de contaminantes o en concentraciones que no puedan ser dañinas para la salud. Los edificios deben disponer de medios para que sus recintos puedan ventilar adecuadamente, eliminando los contaminantes generados de forma habitual durante el uso normal, de forma de aportar un caudal suficiente de aire exterior y se garantice la extracción y expulsión del aire viciado. El aire exterior podrá ser provisto a través de medios de ventilación natural, mecánica o híbrida. Las infiltraciones de aire a través de las ventanas aportan un volumen exterior al balance y serán consideradas.

 

Condiciones para determinados usos en el proyecto

Los requisitos básicos de habitabilidad, funcionalidad, seguridad y durabilidad son de aplicación para cada uso, siendo adaptados a la actividad para la cual se encuentran destinados. Serán de aplicación las prescripciones previstas para los locales en cuanto a su Dimensionamiento, Iluminación, Ventilación, Altura, salubridad, Accesibilidad, Medios de salida y Sistemas de Prevención y Extinción de Incendios del Código de Edificación y sus normas reglamentarias, salvo lo particularmente definido para cada uso. Los Usos se clasifican en:

 

  1. Residencial.
  2. Comercial.
  3. Alimentación en general y Gastronomía.
  4. Diversiones públicas, cultura, culto y recreación.
  5. Educación.
  6. Alojamiento.
  7. Sanidad.
  8. Servicios.
  9. Transporte.
  10. Depósitos.
  11. Industria.

 

En edificios de vivienda colectiva, las unidades funcionales de superficie mínima no pueden exceder más del 50% de las unidades funcionales de dicho edificio. En viviendas con dos o más locales de primera clase, es obligatorio agregar un espacio para guardado de 1 m². El lado mínimo de los locales de primera clase puede incluir armarios y roperos empotrados, en el caso de adoptarse ese tipo de soluciones.

 


Alejandrafebrero 10, 2021
1-4-1280x960.jpg

4min207

La llamada Industria de la Construcción constituye uno de los motores de la economía de nuestro país, tanto en infraestructura pública como de obras particulares, conformando un sector el cual refleja, indefectiblemente, los índices de crecimiento económico y el nivel de vida de sus ciudadanos.

La responsabilidad social de las Empresas Constructoras, asume un objetivo inseparable de las políticas empresariales. La construcción de obras no solamente permanece enfocada en la realización de un contrato, sino además, en mejorar la calidad de vida de una comunidad. El servicio al cliente deberá contemplar, más que una estructura, una estrategia encaminada a modificar los sistemas empresariales, utilizando la tecnología no solamente aplicada en los equipos de construcción, sino en esquemas de información, ofreciendo nuevas alternativas (ecológicas, económicas, tecnológicas, etc.) capaces de desarrollar mejores prácticas para lograr un cliente satisfecho, como así también, atender las expectativas y requisitos de las partes interesadas en las mismas.

Entregar los proyectos con los mejores estándares de calidad crea confiabilidad, otorgando como beneficio económico empresarial una activa y abundante cartera de clientes. Es decir, tomar como objetivo la calidad constructiva optimiza la calidad de vida del individuo, pero paralelamente, brinda y brindará, sin lugar a dudas, notables beneficios inmediatos y futuros para las empresas constructoras, cooperando para mejorar sus desempeños globales y proporcionando sólidas bases para las iniciativas de desarrollo sostenible. El costo de la no calidad, conocido también como el “precio del desvío”, permanece compuesto por aquellos gastos generados a partir de ineficiencias o errores, los cuales muchas veces resultan ser evitables, como, por ejemplo, incumplimientos, desperdicios, devoluciones, reparaciones, retrabajos, imprevistos, costos por atención ante quejas o exigencias del cumplimiento de garantías, que potencialmente, pueden convertirse en conflictos legales.

El enfoque basado en la Calidad tiende a desarrollar la capacidad de proporcionar productos y servicios responsables de satisfacer, no solo los requisitos de los clientes, sino también, los legales y reglamentarios. Este enfoque amplio permite mejorar la satisfacción de los clientes abordando riesgos y oportunidades con las particularidades de cada proyecto. En paralelo, permitirá mejorar los niveles de productividad en las obras, beneficiando la rentabilidad de las mismas y de las empresas en el largo plazo. Adoptando la definición de las Normas ISO 9000, podemos afirmar que “Calidad es el grado en el que un conjunto de características inherentes del producto o servicio cumple con los requisitos (necesidad o expectativa, generalmente implícita u obligatoria) de las partes interesadas”.

El personal encargado de cualquier fase de la obra constituye el primer eslabón en la cadena de la Calidad, puesto que cualquier fallo de la persona restará calidad al conjunto. Por ello, el compromiso de las Direcciones, tanto de las casas matrices como de cada una de las obras y las políticas de las empresas al respecto, son fundamentales para el proceso cultural que implica incorporar a la calidad como un aspecto clave del negocio y de la vida de las empresas, a efectos de cumplir los compromisos con los mayores beneficios posibles.


Alejandrafebrero 8, 2021
window-4307928_1920-1280x853.jpg

11min189

Cuando se habla de eficiencia energética en el hogar, se tiende a prestar atención a parámetros que no tienen en cuenta el nivel de calidad del aire interior, un elemento esencial en la salud de las personas. Conseguir un nivel de humedad idóneo, juega un papel muy importante a la hora de contar con óptimos niveles de calidad del aire interior.

El mantenimiento del ambiente del hogar, dentro de parámetros adecuados, garantiza un nivel de confort para los usuarios y residentes de los edificios, en particular de las viviendas, ya que es allí donde transcurre gran parte de nuestra vida. Al conformar la humedad uno de los factores más influyentes en la consecución de dicho confort, resulta importante considerar aquellos requerimientos de calidad del aire interior. Las mencionadas demandas son determinantes en la regulación de la humedad ideal de una casa y de su salubridad en general. Ello se debe a que no sólo analiza la sensación de confort de los usuarios y habitantes, sino también, vela por la salud de ellos. El dato de humedad relativa máxima del 60%, es el máximo a alcanzar si queremos evitar condensaciones responsables de la aparición de moho y microorganismos perjudiciales para la salud. La humedad ambiental se refiere a la presencia de vapor de agua en el aire. Este es uno de los parámetros a cuantificar a la hora de establecer la calidad del ambiente interior en los edificios. Para computar condiciones óptimas de confort dentro de la vivienda, no sólo se tiene en cuenta la humedad relativa, la temperatura seca del aire, la temperatura radiante media de los cerramientos del recinto y la velocidad media del aire, sino que, en paralelo, se valora la actividad metabólica y el grado de vestimenta de las personas ubicadas dentro de la estancia. Por consiguiente, las condiciones interiores óptimas de los edificios varían de la época invernal al estío. Según los parámetros establecidos en las instalaciones térmicas de los edificios, las condiciones interiores en invierno se deben situar entre los 21 a 23ºC con un 40 a 50% de humedad relativa. Durante el verano, la temperatura se dispone entre los 23 a 25ºC y la humedad relativa en 45 a 60%.

Medición de la humedad del aire

Para medir la humedad del aire se utilizan higrómetros; equipos que durante las últimas décadas han evolucionado hasta presentar un tamaño de un USB y encontrarse totalmente digitalizados. Este hecho conforma un reflejo de la cada vez mayor relevancia que toma la humedad en nuestro entorno diario. Los higrómetros más modernos miden la temperatura y humedad relativa (con fecha y tiempos de registros), calculando parámetros complementarios como el punto de rocío. Permiten hasta 17.000 registros, por ende, almacenan información para llevar a cabo un seguimiento continuo de un determinado local, concretando la medición durante un importante periodo de tiempo. En este contexto, diremos que la ventilación permanece estrechamente relacionada con el nivel de humedad dentro de la vivienda, aspecto el cual repercute en el consumo de energía demandado para arribar a un ambiente confortable y saludable en las diferentes secciones del hogar. Instalar un sistema inteligente de ventilación ayuda a evitar las concentraciones elevadas de humedad gracias a su extracción de las zonas húmedas, como baños o cocinas, manteniendo así el aire interior dentro de niveles adecuados de humedad. Una deficiente ventilación puede traer aparejados problemas de salud a los habitantes de ese espacio, ya que puede dar lugar a porcentajes elevados de humedad y favorecer la concentración de diversos elementos contaminantes. Por ejemplo, un alto porcentaje de humedad crea un aumento de la presencia de moho, sumando considerablemente el riesgo de infecciones respiratorias. Instalar un sistema inteligente de ventilación aporta los siguientes beneficios:

  • Ahorro energético.
  • Controla la calidad del aire interior.
  • Reduce la demanda energética del hogar.
  • Ayuda a mantener óptimos niveles de humedad.
  • Mejora los niveles de confort.
  • Previene problemas de salud relacionados con la presencia de humedad en la vivienda.

El poder de la humedad

Resulta coherente que antes de luchar contra un enemigo, sea necesario conocerlo para poder definir las estrategias y tácticas concretas para combatirlo definitivamente. Conceptualmente, la humedad es la cantidad de agua, en forma gaseosa, presente en el aire, en equilibrio con el resto de sus componentes. El aire es capaz de retener cierta cantidad de vapor de agua y dicha capacidad depende de la temperatura del mismo. El aire caliente, puede aunar mayor cantidad de vapor de agua respecto del aire más frío. Cuando el aire ya no puede absorber más agua, decimos que se encuentra saturado. Entonces, cada temperatura obtendrá un específico nivel de saturación. A partir de la situación descripta se suceden varios fenómenos interesantes. Si se reduce la temperatura, la capacidad de saturación del aire decrece y surgen distintos fenómenos de condensación, transformación de vapor de agua en agua líquida y la aparición de gotas de agua en ciertas superficies de los locales de la vivienda. En paralelo, en cuanto a los niveles de saturación, el aire no es capaz de absorber nuevas cantidades de vapor de agua. La medida de la cantidad de agua contenida en el aire se estudia a partir del parámetro de Humedad Relativa, vale decir, el tanto por ciento de vapor de agua presente en el aire respecto del máximo que debería contener para permanecer saturado a esa temperatura.

La presencia de cierta cantidad de agua en forma gaseosa en el aire conforma un fenómeno natural y, además, beneficioso, el cual posibilita disfrutar de una sensación de bienestar evitando problemas de sequedad de las mucosas y el funcionamiento de ciertos procesos biológicos. La propia atmósfera de la Tierra habilita un constante desequilibrio/equilibrio de aire, humedad y temperaturas. Dentro de las distintas construcciones, tanto residenciales, como comerciales o industriales, tienen lugar fenómenos generadores de humedad, transmitiéndose de forma automática al ambiente. Las personas, con su metabolismo basal, generan entre tres y cinco litros de vapor de agua cada día. Esta producción se incrementa cuando se realizan ciertas actividades capaces de acelerar la producción de sudor. Las plantas presentes en los espacios que habitamos, los animales y los procesos que tienen lugar en las zonas residenciales y de trabajo, son generadores de agua en grandes cantidades siendo absorbidas por el aire. Un grado adecuado de humedad es beneficioso para las personas. Establece uno de los factores, junto con la temperatura y la velocidad del aire, que proporcionan sensaciones de bienestar y confort, estimándose especialmente a la hora de dimensionar los diversos espacios de una vivienda. Cuando el aire llega a niveles de saturación de humedad, es decir, cuando la humedad relativa alcanza valores cercanos al 100%, ya no ofrece capacidad para absorber los incrementos de vapor de agua aportados, generándose condensaciones, sensaciones de disconfort y proliferación de microorganismos.

Demanda Controlada de Ventilación

La Demanda Controlada de Ventilación (DCV) establece automáticamente la cantidad y calidad del aire del interior de una vivienda.  Estos sistemas  introducen un volumen de aire variable en el edificio, lo cual permite maximizar el confort de la casa, al mismo tiempo de garantizar un uso de la energía más eficiente. Lo mencionado se traduce en que la Demanda Controlada de Ventilación supone un ahorro energético medio del 40%. Estos sistemas constituyen la mejor solución técnica actual para garantizar una correcta ventilación y evitar problemas vinculados a la mala calidad del aire, como la proliferación de bacterias, ácaros del polvo, hongos y humedades.


Alejandradiciembre 27, 2020
Código-de-Edificación-1280x889.jpg

7min437

Previo a la realización de cualquier tarea constructiva debe solicitarse un Aviso o Permiso de Obra conforme los alcances de los trabajos a ejecutar. Reproducimos, a continuación, las recomendaciones al respecto normadas por el nuevo Código de Edificación de la ciudad de Buenos Aires.

Aviso de Obra

El Aviso de Obra autoriza exclusivamente a ejecutar las siguientes tareas:

a. Reparar, limpiar, pintar o cambiar texturas de fachadas.
b. Ejecutar solados.
c. Ejecutar o cambiar revestimientos, revoques o trabajos similares.
d. Agregar o reemplazar equipamientos o instalaciones fijas en cielorrasos y paredes.
e. Ejecutar trabajos que no requieran permiso o cuya realización demande una valla provisoria para ocupar la vereda con materiales.
f. Ejecutar modificaciones de menor envergadura, con respecto a los alcances de los Permisos de Obra, en instalaciones mecánicas, electromecánicas, eléctricas, térmicas, de condiciones contra incendio y sanitarias.
g. Instalar vidrieras y toldos sobre la fachada en vía pública.

El Aviso de Obra se otorga contra la presentación de la documentación requerida en los Reglamentos Técnicos, a excepción de los edificios con protección patrimonial, los cuales requieren un análisis particular del Organismo competente. El procedimiento para solicitarlo es el establecido por la Autoridad de Aplicación.

Permisos de Obra

El Permiso de Obra autoriza la ejecución de los siguientes tipos de tareas -los cuales podrán efectuarse individualmente o de manera combinada-: Demolición, modificación, ampliación y obra nueva. Los Permisos de Obra requieren intervención de uno o varios profesionales, quien/es asume/n la responsabilidad técnica de la documentación presentada y de los trabajos a realizar en la medida que corresponda a los roles asumidos. El Permiso de Obra será concedido por la Autoridad de Aplicación a través del registro de la documentación correspondiente, según el tipo y clasificación de la obra, y conforme el procedimiento que reglamente a tal fin.

Clasificación de los Permisos de Obra

En función del tamaño de la obra, son clasificados de la siguiente manera:

a. Permiso de Micro Obra.
b. Permiso de Obra Menor.
c. Permiso de Obra Media.
d. Permiso de Obra Mayor.

Permiso de Micro Obra

El Permiso de Micro Obra permite ejecutar demoliciones no estructurales, modificaciones e instalaciones sin límite de superficie, y demoliciones estructurales, obra nueva y ampliaciones de hasta 30 m2, siempre y cuando la complejidad o envergadura de las mismas no ameriten la necesidad de otro tipo de tramitación de mayor alcance, conforme lo establezca la Autoridad de Aplicación.

Permiso de Obra Menor

El Permiso de Obra Menor permite ejecutar demoliciones no estructurales y modificaciones de obras e instalaciones sin límite de superficie y demoliciones estructurales, obras nuevas y ampliaciones de hasta 500 m2 y/o subsuelos de hasta 4 m de altura. El plano límite de la obra nueva o la ampliación no podrá superar los 10,50 m.

Permiso de Obra Media

El Permiso de Obra Media permite ejecutar demoliciones no estructurales y modificaciones de obras e instalaciones sin límite de superficie y demoliciones estructurales, obras nuevas y ampliaciones de hasta 2.500 m2 y/o subsuelos de hasta 6 m de profundidad total. El plano límite de la obra nueva o la ampliación no podrá superar los 23,50 m.

Permiso de Obra Mayor

El Permiso de Obra Mayor habilita a ejecutar demoliciones parciales o totales, obras nuevas, ampliaciones y modificaciones de obras e instalaciones sin límite de superficie, altura o profundidad.

Permisos de Obras en Casos Particulares

La Autoridad de Aplicación podrá determinar requisitos específicos para el registro de obras que tengan características especiales. En estos casos, los permisos en cualquiera de sus clasificaciones, podrán tener el carácter de:

a. Permisos de Obra en una misma parcela.
b. Permiso de Obra de Uso Particularizado.
c. Permiso de Obra para Inmuebles de Protección Patrimonial.

Permisos de Obra en una Misma Parcela

En caso de que se solicite más de un permiso de obra en una misma parcela, los responsables de la obra deben delimitar el alcance y ámbito de su incumbencia. En caso de no definirse claramente, la Autoridad de Aplicación establecerá el alcance de cada una de ellas.

Permiso de Obra de Uso Particularizado

El Permiso de Obra de Uso Particularizado comprende aquellos usos que deben llevar un tratamiento administrativo diferenciado con los requisitos particulares que establezca la Autoridad de Aplicación. Estarán comprendidas: Las Obras del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, del Estado Nacional, de Entes autárquicos, de las empresas con participación del Gobierno de la Ciudad y asimilables a éstas, las Embajadas, representaciones diplomáticas extranjeras u organismos gubernamentales internacionales y los Establecimientos de Salud y Educación y de las Pequeñas y Medianas Empresas.

Permiso de Obra de Protección Patrimonial

En los casos de edificios con protección patrimonial se debe contar con el visado correspondiente del organismo competente en la materia.

Permisos de Obra en Etapa Proyecto

Los Permisos de Obra en Etapa Proyecto se corresponden con un anteproyecto que no resulta apto para construir. El permiso de obra en etapa de proyecto puede aplicarse sobre futuros permisos de micro obra, de obra menor, obra media y obra mayor. El plazo de vigencia del Permiso en Etapa de Proyecto será de 180 días corridos.


Alejandradiciembre 3, 2020
pintura-fotovoltaica.jpg

7min795

¿Has oído hablar de la pintura fotovoltaica? Se están dando avances increíbles en el campo de las energías renovables, y la pintura solar es uno de ellos. Una pintura capaz de transformar la energía solar en electricidad, que se está abriendo camino en el mercado no solo para su aplicación en casas ecológicas y casas pasivas, sino para fomentar esta fuente sostenible en todo tipo de viviendas y construcciones.

Qué es la pintura fotovoltaica

La pintura fotovoltaica, también conocida como pintura solar, es un tipo de pintura que, además de tener usos estéticos, produce energía limpia. Los componentes de la pintura fotovoltaica reaccionan a la luz del sol produciendo electricidad, por lo que es una fuente de energía sostenible.

Entre sus componentes se encuentran una serie de nano-partículas productoras de energía, que son diluidas en agua y alcohol para dar lugar a la pintura fotovoltaica. Cuando aplicamos esta pintura en paredes, ventanas, techos o cualquier parte visible al sol de la casa, se genera electricidad limpia.

Aplicaciones de la pintura fotovoltaica

Hoy en día la pintura fotovoltaica es una gran opción a utilizar en la construcción de casas pasivas y ecológicas. Se trata de una alternativa a las placas solares que poco a poco va tomando terreno.

Por supuesto, aún no es tan efectiva como las placas solares, pero se están realizando nuevas investigaciones constantes para conseguir que sea una fuente de energía limpia muy eficiente. La idea es que todas las viviendas y edificios tengan acceso a la pintura fotovoltaica, de manera que se conviertan en viviendas o casas ecológicas. El fin último siempre es la sostenibilidad.

Orígenes y evolución de la pintura fotovoltaica

Somos conscientes de que existe una necesidad generalizada de encontrar fuentes de energía alternativas, limpias y sostenibles. Esta es la premisa que tomaron varios investigadores de la Universidad de Notre Dame en Estados Unidos, cuando publicaron un artículo que demostraba sus investigaciones sobre la producción de energía con pintura fotovoltaica.

A lo largo de los años, se han continuado las investigaciones sobre la producción de energía con pintura solar, que actúa de forma parecida a las placas solares. A día de hoy, la empresa SolarPaint Ltd. de Israel ha empezado a comercializarla, de forma que ya podemos utilizar esta energía limpia en edificios, casas, etc.

Sin embargo, las investigaciones de la pintura fotovoltaica no acaban ahí, sino que un estudio del Instituto Real de Tecnología de Melbourne está desarrollando una nueva forma de pintura solar. Esta nueva pintura solar puede producir combustible de hidrógeno mediante la absorción de humedad o vapor de agua y luz solar.

Es toda una revolución en las energías renovables, ya que el hidrógeno se considera una de las fuentes de energía más limpias. Sin embargo, aún está en fase de desarrollo por lo que tendremos que esperar para adquirirla en el mercado un largo tiempo.

Ventajas y beneficios de la pintura fotovoltaica

Como hemos visto, la pintura solar produce energía gracias a su red de nano-partículas que reaccionan con la luz solar.

Una de sus principales ventajas es que, al ser una pintura, se puede aplicar en todo tipo de superficies, al contrario que las placas solares. Con la pintura fotovoltaica se pueden pintar paredes, puertas, techos, ventanas e incluso se están haciendo pruebas sobre carreteras y coches.

La pintura fotovoltaica contiene un mineral llamado perovskita, que tiene una enorme capacidad de absorber la luz del sol. Debido a esto, si se utiliza como un spray puede convertirse en una especie de placa fotovoltaica, de menor capacidad por ahora.

Entre los beneficios de la pintura solar, los que más destacan son:

  • Es de fácil fabricación.
  • Más económica que los paneles solares.
  • Se aplica como cualquier pintura, de forma muy fácil.
  • Se puede aprovechar cualquier tipo de superficie independientemente de su forma.

Sin embargo, a día de hoy aún presenta algunas desventajas, que se están intentando corregir mediante la investigación de nuevos métodos:

  • Tiene un menor rendimiento con respecto a las placas solares.
  • Es necesario tener equipos tecnológicos para el almacenamiento de la energía y su gestión.
  • Se necesita de un equipo técnico que realice una instalación para aprovechar la energía.

Con información de: construccionsbim21.com


Alejandranoviembre 25, 2020
instalador-3.jpg

6min360

Los servicios de provisión de agua potable y de desagües cloacales y pluviales constituyen la base del saneamiento urbano y forman un conjunto unitario que comienza con la captación del agua natural y se continúa con su potabilización, conducción y distribución hasta llegar al usuario mediante la conexión domiciliaria.

La instalación de provisión de agua, de desagüe cloacal y de desagüe pluvial son de carácter obligatorio en todos los casos. La instalación sanitaria interna debe garantizar la distribución del agua potable en el interior del inmueble, a cada punto de utilización, manteniendo la calidad del suministro y en la cantidad necesaria. Dicha instalación interna incluye los artefactos y cañerías receptoras de los líquidos residuales originados en el propio inmueble y del agua de lluvia que recibe el predio. A través de la conexión domiciliaria de cloacas y de los albañales, los líquidos cloacales y las aguas pluviales son recibidas por las redes externas y alejadas de la zona urbanizada por las cloacas máximas y emisarios, hasta su destino final.

A fin que el sistema de saneamiento en su conjunto funcione normalmente y cumpla con aquella finalidad, las instalaciones y obras internas deben ser proyectadas para que su uso y mantenimiento aseguren un correcto funcionamiento. Se definirán los requerimientos para el diseño de la instalación sanitaria y sus condiciones de funcionamiento en los Reglamentos Técnicos. El proyecto de Instalaciones Sanitarias debe diseñarse de modo tal que impida la contaminación directa o indirecta de las fuentes de provisión de agua, superficial o subterránea, el correcto drenaje de los fluidos, asegurando la normal utilización de las mismas, evitando de este modo el deterioro de las instalaciones externas.

Clasificación de las Instalaciones Sanitarias

Las instalaciones de provisión de agua y de desagüe se dividen en externas e internas. Son externas las que se construyen en la vía pública para conectar las cañerías distribuidoras de agua y las colectoras de desagües con las respectivas instalaciones internas, que son las que se ejecutan hacia el interior de las propiedades, desde los enlaces. Los puntos de enlace son aquellos en que se dividen las responsabilidades de construcción y mantenimiento entre propietarios (desde el enlace hacia el interior del inmueble) y prestadores de servicios (desde el enlace hacia el espacio público).

La llave maestra y el medidor forman parte de la conexión externa. Se fija como punto de enlace de las instalaciones sanitarias de provisión de agua, de desagüe en colectora cloacal o en conducto pluvial el extremo de la conexión externa correspondiente a cada servicio con la línea oficial del predio. Los tramos de los desagües pluviales que se prolongan hacia afuera de los límites del inmueble con destino a cordón cuneta, se consideran partes integrantes de las instalaciones internas, por lo que quedan bajo responsabilidad del propietario en cuanto a su construcción y mantenimiento y sujetos a fiscalización por la Autoridad de Aplicación.

Importancia del saneamiento

Actualmente la Organización de Naciones Unidas informó que la cuarta parte de la población mundial carece de agua potable salubre y que esta proporción se duplicará dentro de veinte años. En el contexto analizado quisiera destacar que del total de los recursos hídricos del planeta el agua dulce solamente representa el 3%, distribuida en un 2% en casquetes de hielo, glaciares y aguas subterráneas mientras que tan sólo el 1% aflora en aguas superficiales. Como se advierte, el agua dulce continúa siendo uno de los recursos naturales no renovables más preciados, por lo tanto, de su adecuado suministro y gestión dependen la agricultura, la ganadería, la salud y alimentación de las personas, los ecosistemas, la industria, la energía, el mantenimiento de la paz y la estabilidad social. 

 



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter