Sepa Cómo Instalarjunio 22, 2020
contratista-obra.jpg

5min43

Del eficiente desempeño de los contratistas depende la correcta materialización de los distintos trabajos delegados y el cumplimiento de los plazos de construcción. Para que estas condiciones puedan ser cumplidas, es necesario que los contratistas posean probada capacidad técnica, legal y económico-financiera. A tales efectos, resulta conveniente tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Seleccionar firmas con capacidad técnica, legal y económico-financiera, adecuadas a la magnitud y complejidad de la obra.
  • Invitar un número de firmas acorde con la importancia de los trabajos licitados y evitar a aquellas cuya capacidad ejecutiva pueda estar desbordada por la cantidad de obras en ejecución o compromisos adquiridos.
  • Proporcionar documentaciones de licitación completas, incluyendo plazos de ejecución, formas de pago y toda otra información que reduzca al mínimo las incógnitas y mantenga a todas las firmas invitadas en un riguroso pie de igualdad.
  • Complementar la evaluación de las ofertas con una ronda de entrevistas con los posibles adjudicatarios para efectuar el casi siempre necesario ajuste y nivelación de ofertas.

Los procedimientos recomendables para los distintos tipos de concursos de precios o licitaciones y las rutinas para la revisión, comparación y evaluación de las propuestas son propuestas por el profesional en su rol de Director de Obra.

Un cursograma esquematiza el proceso de una obra, desde el inicio del proyecto hasta su terminación, y se refiere especialmente a las tareas y decisiones vinculadas con los aspectos económicos y está organizado en tres columnas, con el siguiente criterio: En la primera columna se indican las tareas que el arquitecto va ejecutando, en la columna central se indican las etapas del proceso y en la tercera columna se indican las acciones que se van sucediendo en relación con los costos.

Todo el procedimiento se ordena mediante líneas de avance de trazo lleno o de retroceso de trazo discontinuo, las cuales determinan los cursos de acción y llevan a las bifurcaciones o nodos que representan las instancias de comparación entre los costos estimados en cada oportunidad y el monto de inversión previsto. A partir de cada nodo, si el resultado es positivo el proceso continúa avanzando hacia la tarea siguiente y si es negativo debe retroceder siguiendo una línea discontinua para recomenzar en algunas de las tareas o decisiones ya superadas previamente, a las que conviene acceder respetando el mismo orden en que se van presentando. Se analizarán los distintos procedimientos capaces de definir las instancias que usualmente se suceden para apreciar el costo de una obra:

  • Estimaciones preliminares.
  • Presupuesto global estimativo.
  • Evaluación de variantes y presupuestos alternativos, cuando se considere  conveniente.
  • Presupuesto desagregado por rubro.
  • Cómputo y presupuesto detallado por rubros de ítems, necesario para proyectos de obras públicas, cuando es un requerimiento contractual, cuando el arquitecto lo considera conveniente o a pedido del comitente.
  • Los presupuestos de los contratistas, una vez adjudicado los contratos.

De todas maneras, ya se trate de una valoración rápida o de una más laboriosa, toda estimación, todo presupuesto preparado por el profesional debe ser considerado como aproximado y al solo efecto de informar al comitente. El presupuesto final, certero y válido es el monto adjudicado al contratista, el cual incorpora variables específicas propias del momento y del adjudicatario, como son las condiciones del mercado, el mark-up aplicado por el contratista y su interés por ganar el encargo y/o el cliente.

 


moho-negro.jpg

7min135

Todos hemos tenido la desafortunada sorpresa de encontrar algo de moho en nuestras casas. Los indeseables puntos negros y verdosos, generalmente observados en rincones oscuros y húmedos, pueden parecer inofensivos al principio, pero plantean un problema importante para los edificios y sus ocupantes. Principalmente, porque sabemos que su tendencia es de propagarse cada vez más, contaminando otros materiales y superficies, causando un olor característico y contaminando el aire. ¿Cómo es posible controlarlo y, principalmente, evitar que surjan a través del diseño arquitectónico?

El moho es un tipo de hongo y está presente en casi todos los lugares, incluido el aire. Existe una multitud de especies. Cuando se usa el término “moho negro”, generalmente se está hablando del llamado Stachybotrys chartarum. Existen otras especies muy comunes, como las llamadas Alternaria, Aureobasidium, y Chaetomium. Es importante tener en cuenta que si bien la concentración de humedad es el hongo en su etapa inicial, más superficial y más fácil de eliminar, el moho corresponde a su etapa avanzada, con puntos negros enraizados y más difíciles de eliminar. Los hongos se reproducen a través de sus esporas y prosperan en superficies húmedas y ricas en celulosa, como tableros de fibra, maderas, y paneles de yeso. En lugares con pequeñas filtraciones, también puede aparecer moho.

El moho negro es toxigénico, es decir, libera micotoxinas que pueden ser extremadamente dañinas para los ocupantes del edificio. Por supuesto, algunas personas son más sensibles a las esporas de hongos que otras, y pueden desarrollar síntomas respiratorios después de inhalar una pequeña cantidad de esporas. Pero un ambiente con una alta concentración de micotoxinas puede causar envenenamiento por hongos, incluso en individuos sanos, dependiendo de su nivel de concentración, la cantidad de tiempo en exposición a ella y otros factores.

En el caso de los bebés y los niños, la exposición al moho es aún más dañina. Un estudio mostró que los niños expuestos al moho pueden tener más probabilidades de desarrollar asma. En 2009, la Organización Mundial de la Salud publicó un documento llamado WHO Guidelines for Indoor Air Quality: Dampness and Mould, con una revisión exhaustiva de la investigación científica sobre los problemas de salud asociados con la humedad y los agentes biológicos en edificios.

El informe concluye que los efectos más llamativos son una mayor prevalencia de síntomas respiratorios, alergias y asma, así como una interrupción del sistema inmunitario. El documento también resume la información disponible sobre las condiciones que determinan la presencia de moho y las medidas para controlar su crecimiento en interiores. La forma más importante de evitar efectos adversos para la salud es prevenir (o minimizar) la humedad persistente y el crecimiento microbiano en las superficies interiores y las estructuras de los edificios.

Como arquitectos, nuestro deber es desarrollar proyectos que hagan que la vida de los ocupantes sea lo más saludable posible. Por lo tanto, no es exagerado tener especial cuidado con la impermeabilización de los techos y paredes, asegurándose de especificar los productos adecuados. Detalles precisos y el monitoreo durante el proceso constructivo son vitales para certificar la estanqueidad de las estructuras. Además, es importante considerar que la abundante luz solar y la ventilación adecuada son las formas más fáciles, baratas y (generalmente) efectivas de controlar la humedad en el interior. Analizar y proponer soluciones apropiadas para la luz solar y la ventilación natural, y desarrollar estrategias pasivas, pueden ser las medidas más inteligentes en la mayoría de los casos, especialmente cuando el edificio no se ubica en zonas con climas extremos.

Sin embargo, por más complejo que sea evitar la aparición de estos microorganismos dañinos en los edificios, existen algunas precauciones básicas que pueden ayudar:

  • Realizar inspecciones de rutina para encontrar y reparar pequeñas grietas y áreas dañadas en techos e impermeabilizaciones que puedan desarrollar una infiltración.
  • Asegurar un bajo nivel de humedad al interior de los espacios.
  • Permitir el ingreso de la brisa y el sol al interior del edificio siempre que sea posible.
  • Si aún sigue apareciendo moho, es importante eliminarlo de raíz. Si el problema es demasiado grave, es prudente buscar ayuda profesional. Sin embargo, existen varias recetas caseras en Internet, que generalmente utilizan lejía, que deberían funcionar para eliminar florecimientos pequeños.

Por: Eduardo Souza | www.plataformaarquitectura.cl


construccion2-1.jpg

5min97

Los profesionales deben permanecer inscriptos en el Registro de Profesionales del GCBA. En ese registro se constarán los datos identificatorios, las sanciones, inhibiciones o incompatibilidades para ejercer cualquiera de las funciones establecidas en el Código de Edificación de la ciudad de Buenos Aires. Los profesionales deben firmar todos los documentos en los cuales se describen las actividades proyectadas o ejecutadas en las etapas de la obra donde intervengan. Son responsables por la veracidad de los datos volcados en aquellos documentos, que revisten el carácter de Declaración Jurada.

Constructor o Contratista

Se considera Constructor a aquella persona, humana o jurídica que efectúe tareas comprendidas en una obra en sus distintas especialidades, tales como: Excavación, demolición, construcción propiamente dicha, ejecución de instalaciones sanitarias, eléctricas, electromecánicas, térmicas, inflamables, elevadores, de prevención y extinción de incendios, así como toda actividad que en el futuro pueda integrarse a las enumeradas o sean reglamentadas por la Autoridad de Aplicación. Son obligaciones del constructor, entre otras:

  1. Inscribirse en el Registro de Constructores o Contratistas, conforme el modo y la forma en que sea reglamentado por la Autoridad de Aplicación.
  2. Contratar Profesionales habilitados que actuarán como Representantes Técnicos.
  3. Suscribir la documentación y el Proyecto de los cuales resulte manifiesta su intervención.

Registro de Constructores o Contratistas del GCBA

Para el Registro de Constructores y Contratistas dentro del ámbito de la Subsecretaría de Registro, Interpretación y Catastro del GCBA, las personas humanas o jurídicas que participen en cualquiera de las etapas de obra deben inscribirse en este Registro, conforme la modalidad y requisitos establecidos por la Autoridad de Aplicación en los Reglamentos Técnicos. Son entidades de control de calidad de la edificación aquéllas capacitadas para prestar asistencia técnica en la verificación de la calidad del proyecto, de los materiales y de la ejecución de la obra y sus instalaciones de acuerdo con el proyecto y la normativa aplicable. Son obligaciones de las entidades y de los laboratorios de control de calidad:

  1. Prestar asistencia técnica y entregar los resultados de su actividad al agente autor del encargo.
  2. Justificar la capacidad suficiente de medios materiales y humanos necesarios para realizar adecuadamente los trabajos contratados, en su caso, a través de la correspondiente acreditación oficial otorgada por el Sistema Nacional de Normas, Calidad y Certificación o Autoridad local.

La Autoridad de Aplicación se encuentra facultada para exigir la intervención de más de un profesional en el proceso de una obra, en los casos de:

  1. Permisos de Obra Mayor, cuando existan distintos Proyectos de los profesionales intervinientes. En la etapa de Ejecución, cuando se requiera organizar la logística y coordinación de las distintas actividades que se desarrollen y las mismas requieran coordinación e integración.

Toda Empresa que intervenga en el Proyecto o Ejecución de una Obra puede autorizar a otro Profesional o Empresa registrados en una categoría igual o superior para reemplazarla transitoriamente en las actividades por ella desempeñadas, previa conformidad expresa y fehaciente del Propietario. Un Profesional o una Empresa pueden delegar en terceras personas la realización de las diligencias y gestiones relativas al trámite administrativo de cada una de sus obras siempre que no exista disposición en contrario. Debe informarse a la Autoridad de Aplicación sobre la autorización o delegación conferida. Su vigencia y validez se extenderá hasta la presentación de la Declaración Jurada de Finalización de las obras de Edificación o de las obras de Edificación no concluidas.


grietas-1.jpg

4min176

Cuando estás habitualmente en obras no puedes dejar de ver grietas en paredes, a veces en obras propias o ajenas, a veces sorpresa y a veces esperadas. Hablo de esperadas cuando, por ejemplo, hacemos alguna intervención en edificación existente, véase refuerzos, apeos, aperturas de huecos… Lo que si debemos de ser precavidos y estar bien seguros de la manera en la que intervenimos en la construcción existente, y ya no solo en la propia, sino también en la colindante.

Las obras que acometemos en un edificio pueden provocar movimientos en edificios cercanos, hay que tenerlo presente. Es habitual el realizar una inspección previa de los edificios colindantes antes de realizar alguna obra que previsiblemente les pueda afectar, asegurándose, muchas veces ante notario, de la presencia de fisuras y grietas en un estado previo a las obras, para evitar posibles denuncias a la constructora.

Una de las consecuencias directas de las grietas, cuando aparecen en la envolvente de la edificación, es la presencia de humedades, las cuales no se ven en ocasiones desde el interior, en las que el agua penetra desde el exterior empapando el muro. De los tipos habituales de entrada de humedad, las grietas están presentes en la filtración (entrada directa desde una zona inundada hacia el interior a través de una abertura en forma de grieta hacia el interior, por gravedad) y aumenta en ocasiones la entrada de agua por capilaridad desde el terreno.

Cuando intervenimos en un edificio es habitual que modifiquemos su peso, nunca «nos lo parece», pero un recrecido en todas las plantas, pavimento nuevo, alicatado sobre alicatado, y «vaya usted a saber» incrementa el peso repartido del edificio, una vez que ya había asentado. Esto provoca grietas a lo largo y alto del edificio, especialmente en las zonas altas y las zonas próximas al terreno. Ya hablé alguna vez sobre alguna empresa especializada en cimentaciones, habituadas a hacer recalces con resinas expansivas, inyecciones, etc.

Cuando la estructura se mueve todo empieza a fallar. Pequeñas deformaciones que provocan desplomes de carpinterías, empiezan a rascar, a no abrir… En ese momento lo que se debe de hacer es colocar unas galgas extensométricas, o como mínimo unas pelladas de yeso fino, para ver si la grieta continúa su avance o simplemente fue un movimiento «controlado». Estos momentos son cruciales y se debe de contar con un técnico capaz de interpretar los movimientos de la estructura.

Cuando las grietas derivan en elementos secundarios, como tabiques, y la estructura se mantiene firme el problema no es tan serio. Las reparaciones son más sencillas. Basta con seguir los procesos habituales de limpieza y apertura de la grieta, con el posterior grapado y relleno de la grieta.

La recomendación para las grietas son el contacto con el técnico para que evalúe la importancia y el origen de las mismas, pasando posteriormente por la solución, más compleja o sencilla en función de hasta donde se ha llegado con la patología, y la resolución de las entradas de auga, bien sea reparando las superficies dañadas o bien sea evitando la entrada de agua con impermeabilizaciones y drenajes.

Por: Luis Santalla | teoriadeconstruccion.net


Sepa Cómo Instalarabril 20, 2020
extincion-incendio.jpg

6min118

Las grandes ventajas que presenta el agua como agente extintor, originadas básicamente por sus propiedades físicas, son motivo de análisis. Desde el punto de vista físico resulta importante destacar ciertas propiedades del agua como un óptimo agente extintor: A temperatura ambiente es un líquido estable, el calor de fusión del hielo es de 80 cal/gr, se requiere 1 caloría para elevar en 1 ºC la temperatura de 1 gramo de agua (14,5 a 15,5 ºC Caloría media), el calor de vaporización del agua a presión atmosférica normal es de 540 cal/gr, entre otras valiosas propiedades.

La extinción de un fuego sólo se consigue si se aplica un agente efectivo en el punto donde se produce la combustión. Durante siglos, el método empleado ha sido dirigir un chorro compacto de agua desde una distancia segura hacia la base del fuego; sin embargo, un método más eficaz consiste en aplicar agua en forma pulverizada, incrementando el efecto refrigerante del agua y su conversión en vapor.

Demanda 100 kilocalorías elevar 1 Kg de agua de 0 ºC a 100 ºC (punto de ebullición) y desde allí, para llevarla al estado de vapor total, se requieren 540 Kilocalorías más. En consecuencia, si consideramos que el agua se encuentra a temperatura ambiente (20 ºC) absorberá en total 620 Kilocalorías para transformarse en vapor (vapor el cual puede sobrecalentarse).

Es esa extraordinaria capacidad de absorción del calor, lo que permite su potente acción de enfriamiento, reduciendo considerablemente la temperatura de muchas sustancias en combustión y la velocidad de transferencia del calor de la combustión a las capas de combustible.

Otro factor de importancia es que al pasar un cierto volumen de agua del estado líquido a vapor, dicho volumen se incremente 1.800 veces, y esa gran masa de vapor formada desplaza la fracción de aire equivalente sobre la superficie del fuego, acotando de esta forma la cantidad de oxígeno disponible para el combustible.

Apreciando las distintas formas de actuación del agua se aprecia que el líquido actúa físicamente sobre el calor, el oxígeno y el combustible. Por último, vale recordar que el calor escapa continuamente por radiación, conducción y convección, sólo es necesario absorber una pequeña parte de la cantidad total de calor generada por el fuego para extinguirlo mediante “enfriamiento”.

El agua como agente extintor no ha perdido validez y puede ser considerada como el elemento básico de toda técnica de extinción combinada.

En la mayoría de los casos, el fuego se apaga cuando la superficie del material en combustión se enfría por debajo de la temperatura mediante la cual produce suficiente vapor para mantener la combustión.

El enfriamiento superficial no es normalmente efectivo sobre productos gaseosos y líquidos inflamables -con puntos de inflamación por debajo de la temperatura del agua aplicada-. Generalmente, no es recomendable emplear agua para líquidos con puntos de inflamación por debajo de los 37,8 ºC.

La cantidad de agua necesaria para extinguir un fuego depende del calor desprendido por el mismo. La velocidad de extinción depende de la rapidez en la aplicación del agua, del caudal y del tipo de agua dispuesta. Lo más efectivo es descargar agua de manera que absorba el máximo calor.

El líquido logra ese efecto cuando se transforma en vapor y ello se consigue con mayor facilidad sí se aplica pulverizada en vez de un chorro compacto. Entonces, la aplicación de agua pulverizada se basa en los siguientes principios: La velocidad de transmisión del calor es proporcional a la superficie expuesta de un líquido, la velocidad de transmisión de calor depende de la diferencia de temperatura entre el agua y el material en combustión o el aire que lo rodea, la velocidad de transmisión de calor depende del contenido en vapor del aire, especialmente, en cuanto a la propagación del fuego y, finalmente, la capacidad de absorción de calor del agua depende de la distancia recorrida y de su velocidad en la zona de combustión.

En el citado factor debe tenerse en cuenta la necesidad de descargar un volumen adecuado de agua sobre el fuego.


Sepa Cómo Instalarmarzo 25, 2020
arquitectos.jpg

6min160

Mediante las denominadas “conversaciones preliminares” se inicia el proceso de acercamiento entre el cliente y el profesional, necesario para establecer las bases de la relación, intercambiar información y considerar la viabilidad del proyecto. Destacamos en esta nota algunas tareas preliminares las cuales, junto a las mencionadas conversaciones, conforman el desarrollo de la etapa de “Proyecto” para una obra.

Cuando no media conocimiento previo, el cliente evalúa la personalidad del profesional y si puede depositar su confianza en él. Con iguales propósitos se le aconseja al profesional proceder a la evaluación de su posible cliente, ya sea un particular, una pequeña empresa, una corporación o un ente de la administración pública. Durante las conversaciones preliminares el cliente proporciona información sobre sus necesidades básicas y sobre el terreno o lugar de ejecución de los trabajos, pero no siempre informan sus limitaciones presupuestarias, en cuyo caso el profesional debe abordar el tema para poder evaluar preliminarmente la viabilidad del proyecto, principal interrogante a develar.

Muchos clientes son reacios a expresar claramente el monto que disponen para encarar su proyecto. Si el profesional no consigue superar esta valla difícilmente podrá encuadrar correctamente su propuesta inicial y perderá tiempo hasta que, finalmente, conozca un dato que debería haber sido uno de sus puntos de partida. Se aconseja al profesional que durante esta etapa informe al cliente:

  • Los honorarios a percibir por el cumplimiento del encargo, actitud conveniente en esta instancia para evitar malgastar tiempo y esfuerzos en gestiones y tareas para un cliente cuya idea del honorario a pagar puede distar mucho del justipreciado y no quedar en desventaja en futuras negociaciones, a las cuales puede arribar con parte del trabajo realizado.
  • Que no se encuentran incluidos dentro de los honorarios tres servicios profesionales necesarios para la ejecución del proyecto: La planialtimetría del terreno, el ensayo y el estudio de suelos y el relevamiento físico y del estado de las medianeras, si las hay, incluyendo actuación notarial y toma de fotografías.

También se recomienda destacar ante el cliente que el honorario planteado mantiene estrecha relación con el servido profesional y simultáneamente proporcionarle el detalle de las tareas y obligaciones a cumplir. El propósito es concientizar al cliente acerca de la estrecha relación que debe prevalecer entre prestación y retribución y poner de relieve el sin sentido de las propuestas que no detallan claramente ambos términos.

El Programa de Necesidades

Para emitir una opinión preliminar sobre la viabilidad del proyecto, el profesional necesita un mínimo de información referente a la ubicación y medidas del terreno, un programa básico de necesidades y el monto asignado. Comprobada la viabilidad en forma preliminar y tentativa, requiere contar con información adicional, la cual generalmente guarda relación con el grado de elaboración del programa de requerimiento y la envergadura y complejidad del proyecto. Un modo práctico es tomar anotaciones durante las distintas conversaciones.

La información que suministra el comitente se complementa con la que debe obtener el profesional, especialmente la vinculada con el terreno o lugar de ejecución de los trabajos, el entorno y los códigos de planeamiento y edificación. Una visita al terreno permite apreciar su topografía, forestación, condiciones de linderos y vecindad, los medios locales disponibles para la construcción, etc. Toda esta información conviene registrarla mediante croquis, notas, fotografías, etc.

Cuando el proyecto es de refacción y/o ampliación, a la información mencionada en el párrafo precedente debe sumarse el estado de la construcción, de su estructura e instalaciones, la existencia o no de los planos respectivos, restricciones para el acceso a la construcción y similares. Esta etapa de recopilación de información se debe complementar con el estudio de las normas oficiales y la obtención de información ante las empresas prestatarias de servicios con jurisdicción sobre el terreno o superintendencia sobre las actividades que tendrán lugar en el edificio proyectado. En muchos casos resulta útil la consulta a vecinos respecto de modalidades, circunstancias o problemas propios del lugar, por ejemplo, posibles fuentes de ruido o escurrimiento del agua en lluvias torrenciales.


piso-ceramico.jpg

7min261

La humanidad ha dominado la fabricación de cerámicas durante unos 15 mil años. Hasta el día de hoy, es un material ampliamente utilizado en áreas como la construcción civil, la artesanía e incluso en industrias altamente tecnológicas. Debido a que son opciones duraderas y resistentes, y con una gran variedad de dimensiones, patrones y acabados, las baldosas cerámicas son revestimientos extremadamente populares. Producidas a partir de la mezcla de arcilla y materias primas inorgánicas, después de secarse y quemarse a altas temperaturas (superiores a los 1000°C), las piezas adquieren superficies impermeables, fáciles de limpiar y con diferentes acabados y colores.

Además de las preguntas más comunes sobre baldosas cerámicas, que abordamos anteriormente en este artículo, Corona ha compartido con nosotros algunos factores clave que deben considerarse al especificar o elegir un piso cerámico.

La primera pregunta a considerar es si el producto deseado está certificado y cumple con los estándares técnicos locales. De esa forma, el consumidor puede estar más seguro de lo que está comprando y la garantía de un producto que ha sido fabricado seriamente. También es posible comparar productos y decidir cuál es el más adecuado para sus necesidades. Cada país tiene sus clasificaciones, por lo que aclararemos solo los parámetros importantes a tener en cuenta:

Tipos

Primero, es importante comprender las diferencias entre cerámica, gres porcelánico y baldosas hidráulicas.

Las baldosas cerámicas se producen a partir de una mezcla de arcilla y otras materias primas inorgánicas (como caolín, cuarzo, feldespato, calcita, dolomita, entre otras), quemadas a altas temperaturas. Las baldosas de porcelana son más homogéneas y densas que las cerámicas convencionales, además de ser menos porosas. Se fabrican a través de una mezcla de arcillas seleccionadas y varios minerales, quemados a más de 1200 grados centígrados. La porcelana y la cerámica son dos de los revestimientos más utilizados en la actualidad.

La baldosa hidráulica utiliza la misma técnica manual, y sus pequeñas imperfecciones y rusticidad le agregan un atractivo estético. El nombre “hidráulico” proviene del antiguo proceso de fabricación de baldosas de cemento, caracterizado por el uso de moldes de metal para la aplicación de colores, los cuales se fijaban a la base de cemento mediante una prensa hidráulica. Sin embargo, son bastante porosos y requieren de mayor mantenimiento para evitar manchas.

Durante la fabricación, después de aplicar el esmalte sobre la pieza, es posible imprimir cualquier tipo de diseño sobre la pieza cerámica. Es bastante común que las piezas se inspiren en los diseños geométricos y orgánicos tradicionales de baldosas hidráulicas, utilizando técnicas de fabricación más modernas. Patrones que imitan fielmente la textura de la madera, el concreto e incluso las piedras naturales, también están ganando espacio en el diseño de interiores, ya que se han vuelto cada vez más realistas y eficientes.

Nivel de absorción de agua

Es esencial que los pisos cerámicos utilizados en áreas húmedas presenten un bajo índice de absorción de agua, además de una baja expansión debido a la humedad. Es importante tener en cuenta que la resistencia mecánica está directamente relacionada con esta propiedad: cuanto menor sea la absorción de agua, mayor es la resistencia de la pieza.

Coeficiente de fricción

Este es el índice que determina el nivel de seguridad de una superficie (plana o en pendiente), especialmente en presencia de agua, aceite u otras sustancias. Para la aplicación en áreas húmedas, es ideal que el piso tenga un coeficiente de fricción mayor a 0.4. En áreas húmedas externas e inclinadas, es esencial que la superficie presente un alto nivel de fricción.

Resistencia a la abrasión

La resistencia a la abrasión es lo que determina qué tipo de tráfico puede “soportar” un piso. Por lo tanto, es importante considerar este índice al especificar pisos para área públicas de alto tránsito.

Acabados superficiales

Como se mencionó anteriormente, además de la diversidad de diseños disponibles en el mercado, las piezas cerámicas pueden dividirse en acabados esmaltados, mates o naturales, proporcionando así apariencias rústicas, tridimensionales o incluso altamente pulidas.

Es importante considerar que el proceso por el que pasan las baldosas cerámicas durante su fabricación puede producir pequeños cambios de color en algunas piezas, ya sea en la cerámica tradicional o incluso en el porcelanato. Por lo tanto, si la intención es mantener la uniformidad, se recomienda comprar todas las piezas de una misma partida, para evitar variaciones indeseadas.

Por:  Eduardo Souza | Traducido por José Tomás Franco | www.plataformaarquitectura.cl


Sepa Cómo Instalarfebrero 21, 2020
encamisado.jpg

5min241

En los últimos años, la rehabilitación de tuberías sin zanja se ha puesto de “moda” en el sector del mantenimiento de redes de saneamiento o alcantarillado. Esto se debe, entre otros, a los siguientes factores:

  • Produce menos inconvenientes para los ciudadanos y las áreas ambientalmente sensibles como pantanos, ríos, parques públicos, parajes históricos y naturales.
  • Fortalecimiento de imagen entre la comunidad, ya que producen menos molestias. Es una clara muestra de iniciativa en obras públicas.
  • Los proyectos de rehabilitación sin apertura de zanja pueden realizarse en unos días, frente a las semanas y meses que requieren los métodos de excavación y sustitución tradicionales.
  • Ofrece mayor seguridad que los métodos convencionales.

¿Qué es el encamisado de tuberías? 

El encamisado de tuberías permite la reparación de tuberías enterradas en mal estado en un plazo menor y sin necesidad de realizar obras. Esto es posible gracias a que no es necesario romper el pavimento y excavar hasta alcanzar la tubería, para posteriormente reponerla.
Se trata de una técnica que permite la reparación de tuberías enterradas de saneamiento o alcantarillado en mal estado. Esto sin necesidad de tener que romper el pavimento y excavar hasta alcanzar la tubería, para posteriormente reponerlo. De esta manera, se consigue realizar la reparación de la tubería deteriorada en un plazo menor y con un coste más reducido. Se evitan este tipo de obras auxiliares.
El proceso en cuestión, consiste en encamisar el interior de la tubería, a través de un acceso a la misma (pozo, arqueta etc.), con una manga impregnada de resina.  Se introduce un tubo nuevo de menor diámetro en el interior de la tubería deteriorada. De esta forma, las aguas serán conducidas por este nuevo tubo en lugar de por el antiguo. Así se evita las grietas o roturas que el tubo dañado pudiera presentar.
La resina que se emplea en esto proceso permite la completa recuperación y mejora de la capacidad hidráulica de la tubería, así como el perfecto funcionamiento de la red de saneamiento.
Además, esta metodología, permite atajar clásicos problemas que se producen en la red de saneamiento como; las juntas entre tubos y la aparición de raíces en la red, quedando estos completamente anulados.
Mediante este proceso conseguimos mejorar la integridad estructural de la tubería, la fluidez del agua, aumentar la elasticidad frente a presiones de la tubería y, sobre todo, hacer que desaparezcan las juntas de la conducción, que son los puntos más problemáticos en lo que a fugas se refiere.
En la producción actual de tuberías de hormigón, estos revestimientos internos ya se colocan desde el inicio y se moldean. Donde cada unión de tubería se suelda por extrusión para garantizar una protección monolítica contra la corrosión a lo largo del tiempo.

¿Se pueden rehabilitar tuberías sin obra en todos los casos?

En términos generales la rehabilitación de tuberías sin obra no sería aplicable en los casos en los que la tubería antigua está totalmente destruida o aplastada. En el encamisado es necesario utilizar la tubería deteriorada como receptáculo por el que introducir la manga que una vez curada, formará la nueva tubería.

FUENTE: www.netjet.es


Sepa Cómo Instalarfebrero 3, 2020
immersion-cooling.jpg

5min334

La refrigeración por inmersión, o immersion cooling por su terminología anglosajona, es un nuevo escenario que se está imponiendo en los centros de datos.

La refrigeración de servidores por inmersión en líquido es ya una realidad utilizada en muchos casos. Es una nueva estrategia de refrigeración que da respuesta a una exigencia del sector: centros de datos ultra compactos, de alta densidad y con la máxima eficiencia energética. La enorme cantidad de datos que genera la sociedad digitalizada está transformando el sector de los data centers, que debe almacenar y procesar todos estos datos en gigantescas infraestructuras o, en otros casos, cerca del usuario con baja latencia (Edge Data Center). Los sistemas de refrigeración convencionales, basados en movimiento de aire a través de los servidores, en ocasiones no van a ser capaces de disipar el calor de los racks. En esos casos, tenemos que implantar nuevas tecnologías como es el caso de la refrigeración por inmersión, que además, permite reducir un 90% el consumo de un sistema de climatización tradicional.

Con la evolución de las necesidades de los centros de datos en función de altas densidades, cargas variables, requerimientos de eficiencia y de fiabilidad, se está impulsando un enfoque radicalmente distinto en las estrategias de refrigeración. La refrigeración por inmersión se está planteando como una alternativa de enfriamiento para los data centers, especialmente, para los centros de datos de alta densidad. La reducción significativa de los costes, un menor impacto medioambiental y, sobre todo, una mejor respuesta a los desafíos del momento -Inteligencia artificial o Internet de las Cosas -, son sus principales beneficios.

Tecnología de enfriamiento de próxima generación

Romper con estándares de refrigeración vigentes durante las últimas décadas tiene mucho de transgresor. Máxime, cuando se trata de acercar los recursos frigoríficos a la verdadera fuente de calor y sustituir el aire acondicionado por inmersión líquida. Son nuevos procedimientos, nuevos escenarios que tratan de dar respuesta a nuevas realidades, entre ellas, avances en la computación intensiva, realidad aumentada, internet de las cosas, la arquitectura de microservicios en IT, etc Pero quizá se necesiten conceptos revolucionarios para todos los desafíos del momento. Hemos pasado de refrigerar salas a racks y, ahora, a servidores. Se ha comprobado que acercar los recursos frigoríficos a la misma fuente de calor – microprocesador con temperaturas entre 70ºC y 90ºC – incrementa el intercambio térmico y mejora la eficiencia.

Con la refrigeración por inmersión, se da un paso más. Los servidores se colocan dentro del sistema de refrigeración, hasta el punto que pasan a formar parte del circuito frigorífico. Desaparece el evaporador siendo el microprocesador y resto de componentes electrónicos los que van a producir la evaporación del refrigerante.

Eficiencia y menor huella medioambiental

La refrigeración por inmersión permite a los operadores reducir drásticamente el consumo de energía a través de la eliminación de la costosa infraestructura de climatización tradicional que incluye ventiladores en servidores, compresores, ventiladores de circulación de aire, y otros sistemas auxiliares activos como humectador y deshumidificadores. Estos sistemas se sustituyen por eficientes bombas de circulación de líquidos de baja velocidad e intercambiadores de calor y/o aerorefrigeradores.

La reducción de consumo que se puede lograr mediante el uso de enfriamiento por inmersión es del 90% en refrigeración y un 40% en el consumo total del data center.

Futuro de un nuevo estándar de refrigeración

Mantenerse por delante de la tendencia es ganar competitividad y garantizar soluciones en un mundo que genera datos, demanda conectividad y reclama menor impacto medioambiental.

FUENTE: RAC&V.


Sepa Cómo Instalarenero 31, 2020
pasacables2.jpg

6min238

La guía pasacables de nylon es una de las herramientas básicas en la rutina del instalador y a pesar de que se trata de una herramienta poco complicada, tanto si te dedicas al mundo de la instalación profesionalmente como si te estás planteando comprar una guía pasacables de nylon para alguna instalación doméstica, vale la pena fijarse en algunos aspectos para poder contar con una herramienta básica de calidad:

Una guía pasacables de nylon te solucionará las tareas de pasar cables y que nos dure en buenas condiciones, cuanto más tiempo mejor.

Si te has comprado alguna vez una guía pasacables de nylon, habrás comprobado que en el mercado hay decenas de modelos disponibles y aunque parece que todas son más o menos iguales, no te dejes engañar, por que también habrás visto que tienen precios muy dispares y será por algo. Vamos a descubrir por qué:

1.- La importancia de la punta en una guía pasacables de nylon

Casi el 100% de la utilidad de una guía pasacables de nylon depende del tipo de punta que lleve: de muelle, de metal, recubierta, con ojal, sin ojal….

Es posible que incluso puedas encontrar solo la tira de nylon sin ningún tipo de punta acoplada.

Estas guías pasacables de nylon sin punta, para nosotros están descartadas definitivamente. La punta ideal debería cumplir las siguientes características:

  • Ser muy flexible
  • Ser resistente
  • Tener buen deslizamiento
  • Estar recubierta a ser posible y reforzada por dentro con un alma de acero
2. La calidad del nylon

No es lo más importante, pero está directamente relacionado con la vida útil de la guía pasacables de nylon. La calidad del material, te proporcionará mayor resistencia, el cuerpo de la guía se marcará menos por lo que la podrás usarla mas tiempo sin que se encalle al pasar por las instalaciones.

3. Diámetro de la guía

Deberías seleccionarlo teniendo en cuenta el diámetro de tubo con el que sueles trabajar. La más habitual es la de ø4mm pero se pueden encontrar más finas y más gruesas.

  • Cuanto mayor sea el diámetro, mayor fuerza de empuje obtendrás.
  • Cuanto más fina sea más precisión te proporcionará la guía, algo muy útil cuando hay cables preinstalados y el tubo está bastante lleno.
4. Longitud de la guía pasacables de nylon

Como en el punto anterior la longitud dependerá de cómo son de largas tus instalaciones habituales.

En este punto recomendamos tener al menos 2 guías de nylon con longitudes distintas, sobre todo si eres un profesional de la instalación, ya que trabajar con una sola medida de guía pasacables, que normalmente suele ser la larga para poder cubrir todas longitudes, es especialmente engorroso para las instalaciones cortas.

Las guías de nylon largas cuestan más de manipular, tienden a enredarse en el suelo cuestan más de recoger y en definitiva se pierde más tiempo, por eso te recomendamos que te compres una guía pasacables de nylon corta (5-10m) y otra más larga (15-25) para que te puedas adaptar mejor al tipo de instalación que tengas en cada momento.

5.- Que la guía disponga de un ojal en la punta

Para poder atar los cables con facilidad una vez haya llegado al otro lado de la instalación. Siempre en proporción al diámetro de la guía cuanto más amplio sea el ojal, más cables podrás estirar de una sola vez.

6. Que el otro extremo de la guía acabe en rosca

Para que le puedas acoplar distintos accesorios (otras puntas, ganchos, imanes, mallas tiracables…)

7. Que la punta principal, la flexible, esté encolada y prensada a la guía, no enroscada

Si la punta esta enroscada a la guía es muy posible que acabes perdiéndola tarde o temprano en alguna instalación, lo que dejará a tu guía pasacables en una herramienta prácticamente inútil.

FUENTE: www.microzanjas.com

 



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter