Alejandrafebrero 4, 2021
ceiling-ventilation-199201_1920-1280x851.jpg

7min304

¿Qué tipos de sistemas de renovación de aire existen en el sector residencial? En este artículo te explicamos cómo clasificarlos y las claves de cada uno.

 

Ventilacion

Existen varios sistemas de ventilación básicos en el ámbito residencial, clasificados de la siguiente manera:

  • Ventilación natural (tiro natural): Entrada natural y extracción natural.
  • Ventilación mecánica:
    • Entrada mecánica y extracción natural.
    • Entrada natural y extracción mecánica.
    • Entrada mecánica y extracción mecánica.
    • Sistemas combinados (En la práctica, existe la posibilidad de buscar la mejor solución para un proyecto haciendo combinaciones de los distintos sistemas, los cuales pueden ser perfectamente válidos).

Ventajas y desventajas de la ventilación natural y mecánica

Ventilación natural (tiro natural): Entrada natural y extracción natural.

En los sistemas de ventilación natural sin ventiladores, la renovación del aire se produce exclusivamente por la acción del viento o por la existencia de un gradiente de temperaturas entre el punto de entrada y el de salida.

Ventilación mecánica: Entrada mecánica y extracción natural.

En este sistema de ventilación, la admisión del aire se realiza de forma mecánica por medio de un ventilador a través de conductos, mientras que la extracción se produce de forma natural por rejillas en las zonas húmedas.

Ventajas:

  • Se puede controlar mejor la admisión de aire.
  • Se puede filtrar el aire exterior.
  • Se puede evitar la entrada de ruido de la calle.
  • Se puede aplicar algún control bajo demanda.

Desventajas:

  • No se le pueden instalar elementos importantes de ahorro energético.
  • Se tienen que calcular y equilibrar bien los conductos de admisión de aire y bocas para evitar un nivel sonoro molesto.
  • Se hará obligatoriamente una limpieza periódica de los conductos de admisión.
  • Se producen molestias en invierno debido a las corrientes de aire generadas por las diferencias de temperatura.

Ventilación mecánica: Entrada natural y extracción mecánica.

 En este sistema, la admisión de aire se realiza a través de rejillas situadas en las fachadas de las paredes del comedor, las salas de estar y los dormitorios, y la extracción del aire se efectúa por medio de un extractor conectado con conductos a las zonas húmedas (baños, aseos y cocina), por donde se expulsa el aire viciado al exterior.

Ventajas:

  • Es un sistema bastante sencillo.
  • Gracias a la extracción forzada, los caudales necesarios están garantizados.
  • Requiere un mínimo mantenimiento.

Desventajas:

  • Se tienen que calcular y equilibrar bien conductos y bocas para evitar un nivel sonoro molesto.
  • Con viento contra la fachada genera malestar y un caudal excesivo que aumenta el consumo energético.
  • Se producen molestias en invierno debido a corrientes de aire por diferencias de temperatura.
  • Debido a las exigencias actuales en materia de ahorro energético y calidad de aire interior, este sistema ha evolucionado con nuevos sistemas de control, y se han instalado:
  • Rejillas de admisión pasivas autorregulables, que permiten obtener caudales constantes de ventilación, independientemente de la presión del viento en la fachada.
  • Rejillas de admisión activas higrorregulables. Limitan el exceso de ventilación por la presión del viento en la fachada y, equipadas con un sensor de humedad, ajustan el caudal de ventilación según la contaminación higrométrica.

Ventilación mecánica: Entrada mecánica y extracción mecánica.

En este sistema, tanto la admisión como la extracción de aire son mecánicas, por lo tanto, los caudales de ventilación quedan garantizados. Existen en el mercado varias versiones:

  • Admisión mecánica centralizada y extracción mecánica centralizada. En este sistema, la admisión de aire y la extracción se centralizan en un punto y se utiliza una red de conductos por toda la vivienda que recibe el nombre de “Sistema de Doble Flujo”.
  • Admisión mecánica descentralizada y extracción mecánica descentralizada. Este sistema se denomina habitualmente “Single-Room”, pues se instala en la pared exterior de cada local una unidad de ventilación compuesta por un ventilador de admisión y otro de extracción.

Tanto el sistema de Doble Flujo como el Single-Room permiten la instalación de un equipo recuperador de calor compuesto por un intercambiador de calor, filtros de aire, un ventilador para impulsión y otro para extracción. El aire del exterior es atemperado por el intercambio con el aire extraído del interior sin mezclarse, lo cual reduce la carga por ventilación de calefacción en invierno y de climatización en verano. De esta forma, se recupera del 40% al 75% de la energía del aire expulsado e, incluso, el 90% con recuperadores de alto rendimiento.

 


Alejandraenero 11, 2021
filtraciones-fuga-agua-edificio-1024x576.jpg

8min152

El agua puede convertirse en una pesadilla, si no se toman ciertos importantes recaudos. La complicación puede ser generada por causas del exterior, como humedad ambiente, lluvias, o cambios de temperatura exterior-interior. Pero también puede deberse a problemas en el interior de las viviendas, como uniones defectuosas de cañerías o dilataciones de los materiales por cambios bruscos de temperatura.

Sin embargo y gracias a nuevos productos que día tras día llegan al mercado de la construcción, los avances tecnológicos permitieron controlar el agua, tanto en lo relacionado con la humedad como en lo estrictamente relativo a los problemas de uniones o soldaduras.

Enemigos implacables: la humedad de cimientos y la humedad ascendente

La conocida humedad de cimientos conforma un problema que se manifiesta, por lo general, en viviendas antiguas. Las manchas comienzan a aparecer desde los zócalos y asciende hasta no más de 1,50 m de alto, aproximadamente. Como en todos los casos de humedad, es importante descartar los diferentes motivos que pudieron haber generado esa húmeda; en ese caso, la pérdida de cañerías, falta de revoque exterior o su rajadura, etc.

En tanto, la humedad ascendente conforma una patología de dificultosa solución, ya que ella tiende a subir por capilaridad a través del muro. Una solución parcial, recomendada por algunos constructores (fundamentalmente ante la falta de recursos o conocimientos), radica en remover el revoque humedecido, hasta llegar al ladrillo, y luego, revocar con un mortero hidrófugo. En primera instancia, esta solución parece eficaz, pero no lo es del todo. Esto se debe a que la humedad seguirá ascendiendo por detrás del nuevo revoque, y si bien por un tiempo bastante prolongado (en ocasiones demora años) la humedad no aparece, finalmente, por encima del revoque hidrófugo que se realizó a media altura, vuelve a aflorar la humedad.

Existen productos específicos para detener la humedad de cimientos, y empresas especializadas en su aplicación, las cuales garantizan los trabajos por varios años. Por lo general, se trata de bloqueadores hidrostáticos líquidos a base de siliconas, combinados químicamente con componentes de mezcla cementicia, reestableciendo las capas aisladoras horizontales.

De esta forma, los productos impiden el “efecto capilar”, es decir, el ascenso del agua. Su aplicación demanda de una serie de perforaciones oblicuas, ejecutadas mediante taladores de mechas de gran diámetro y longitud (para llegar lo más profundo posible), regulares en altura y distancia, para permitir de ese modo, interceptar el agua en su intento por ascender. El proceso se repite hasta que el muro se encuentra saturado con el producto, dependiendo la distancia y altura de las perforaciones del tipo de muro tratado.

Goteras y filtraciones

La humedad, desde los cimientos, parece no ofrecer muchas alternativas en lo referido al origen y su directa solución. Pero no ocurre lo mismo cuando hablamos de “humedad superior”. Esto es, en la mayoría de los casos, agua de lluvia amenazando nuestros techados, y que estos últimos, no logran detener y eliminar en su totalidad.

Al tratar adecuadamente las impermeabilizaciones se deben considerar varios factores:

  • Si la cubierta es plana o inclinada, transitable o inaccesible.
  • Qué tipo de terminación tiene en cada caso.
  • La antigüedad de la cubierta: si es de chapa, si presenta una membrana asfáltica.
  • La intensidad y la forma de ingreso del agua en nuestro techado en cuestión, si gotea sólo cuando llueve, si se generan manchas de humedad que demoran en secar, si se producen fisuras en los cielorrasos, etc.
  • La accesibilidad de la cubierta para efectuar un mantenimiento periódico y una reparación en caso de alguna falla en la protección.

En el caso de cubiertas planas es importante verificar las pendientes de la misma; si cumplen con la mínima inclinación necesaria para desagotar correctamente, y si cuenta con la cantidad necesaria de tomas (embudos, etc.) para desaguar, dependiendo de los metros cuadrados a cubrir y de su distribución.

Debemos considerar que el efecto del cambio climático ha provocado la “tropicalización de nuestro clima”, generando lluvias muy intensas y con breves lapsos de duración. Por ello, aumentar la cantidad de embudos se vuelve crucial a efectos de evitar el “estacionamiento” del agua en nuestras cubiertas. El diámetro de las cañerías de bajada responderá a un cálculo estimado según las precipitaciones promedio de la zona, y deben encontrarse siempre limpias y destapadas.

  • Membranas líquidas: Estas se comercializan con fibras incorporadas, posibilitando una mayor resistencia al tránsito, autoreticulantes, obteniendo absoluta impermeabilidad al paso del agua y una buena elasticidad. Se pueden colocar sobre cerámica de una terraza con pérdidas.
  • Reparadores de membranas: Permiten reparar las membranas dañadas o en mal estado, posibilitando, por su configuración, una perfecta adherencia sobre superficies de aluminio y asfaltos deteriorados o envejecidos.
  • Tapagoteras: Transparentes, facilitan aplicarse por ser un plástico líquido, para el sellado de techos, terrazas, azoteas. Por su transparencia no afectan la apariencia del sustrato, y obtienen la consistencia necesaria una vez que se secan, permitiendo obstruir las fisuras.
  • Impermeabilizantes para muros: Los hay específicamente para ladrillos (en base acrílica o siliconada), o para proteger tejas, con película de protección ultravioleta.

Si tomamos como guía los puntos arriba mencionados, podremos eliminar probables razones de generación de las mencionadas pérdidas. De este modo, acotaremos el tema para poder atacar en el lugar exacto y con el método más adecuado.

Para ello, contamos con el asesoramiento de las diversas compañías especializadas en el país, que producen, casi “una solución para cada uno de los problemas”, como podrían argumentar a nivel publicitario. Desde la conocida membrana asfáltica de 2, 3 o 4 mm, con aluminio o sin él, o protección para hacerla más transitable, son varios los nuevos productos que ingresan permanentemente en el mercado de la construcción.


Alejandraenero 6, 2021
aguas-grises.jpg

10min158

Los tratamientos para la regeneración de aguas grises comprenden tanto los procesos primarios físicos como los secundarios biológicos. Tras esos tratamientos, hablamos de aguas residuales regeneradas, es decir, aquellas inocuas para el ambiente en el caso de vertido de las mismas (excepto en Zonas Sensibles).

Se aconseja que los elementos para el tratamiento base de la red sean prefabricados (Hormigón, PRFV, PEHD, etc.). Sin embargo, si se diseñan y ejecutan correctamente, los elementos in-situ suplen perfectamente a los prefabricados. Dentro de los procesos de tratamiento base para pequeños caudales, analizaremos los siguientes:

Decantación, Digestión, Biofiltración (DB)

La decantación-digestión anaerobia de lodos sedimentados con filtración biológica, o percolación, mediante lechos fijos aireados, responde a lo denominado comúnmente como “Biopelícula con lechos bacterianos, precedida de decantación”. Consta de las siguientes fases:

  1. Decantador-digestor anaerobio: Este decantador se incorpora en la parte superior el separador de grasas. En esta fase se reduce hasta un 40% del DBO, y un 75% de los sólidos en suspensión. Un decantador-digestor prefabricado de bajo caudal consta de:
  2. Filtro biológico: Se trata de un proceso de biopelícula como medio soporte fijo, donde se alberga la biomasa degradadora. El afluente procedente del decantador-digestor, y un flujo de aire a contracorriente, circulan a través de los huecos existentes entre el material de relleno. Los microorganismos aerobios que recubren la masa filtrante, oxidan y degradan la masa orgánica, convirtiendo el nitrógeno orgánico en inorgánico (Nitrato). Es muy importante asegurar la ventilación y proliferación microbiana capaz de degradar la materia orgánica y posibilitar la nitrificación. La ventilación puede ser natural (mediante canales o chimeneas) o mecánica (a partir de un ventilador o inyector). Estas últimas suponen un costo energético adicional y un mantenimiento añadido. Sin embargo, se garantiza el perfecto funcionamiento y rendimiento de la instalación. Esta fase consigue reducciones del 60 al 70%, tanto para la DBO como para los sólidos en suspensión, por lo tanto, junto con la fase anterior, los porcentajes de reducción serán del 80 al 85% y 70 al 80%, respectivamente.

Estos sistemas utilizan como masa filtrante materiales que consiguen la máxima superficie específica y el mayor número de huecos, capaces de aumentar la superficie de fijación de la biomasa degradante. Y al mismo tiempo , logran mantener una buena circulación de aire. Los materiales más usados son escorias, gravas, puzolana, polipropileno y otros plásticos (descartando el PVC).

Se ha demostrado que las características del plástico, y en especial del PP, son superiores: Bajo costo, alta resistencia química a los disolventes, alta resistencia a la fractura por flexión o fatiga, buena resistencia al impacto ante temperaturas superiores a los 15 ºC, buena estabilidad térmica. Además, se trata de un material muy liviano el cual favorece la limpieza periódica y sustitución del lecho por el propio usuario de la instalación, no demandando así de mano de obra especializada.

Super-Oxidación u Oxidación Total (OT)

La decantación aerobia con introducción de aire, con posterior depuración biológica del lecho suspendido o inundado, responde a la tecnología llamada “Fangos activos con aireación prolongada”. Las fases fundamentales de la Oxidación Total (OT), son: Aireación prolongada, recirculación y purga de fangos. Este sistema puede mejorarse si la fase de decantación se produce posteriormente en un compartimiento independiente: La mezcla de agua y fango pasa a una zona de clarificación. El fango decantará en la parte inferior del compartimiento, recirculándose al compartimiento de aireación y sometiéndose nuevamente al ciclo biológico.

El decantador-clarificador podrá presentarse compartimentado en un módulo compacto, junto al de aireación, o bien, tratarse de módulos individuales. Ello dependerá de aspectos espaciales. En el primero de los casos, la evacuación final se lleva a cabo mediante una bomba temporizada y coordinada, pero sin necesidad de recircular los fangos. En el segundo, la evacuación del efluente se efectúa por sí sola, pero con la necesidad de recircular los lodos desde el decantador-clarificador hasta el compartimiento de aireación. Casi todos los modelos comercializados incorporan una bomba de recirculación de fangos. El rendimiento final puede ser del 90%, tanto para la DBO como para la reducción de los sólidos en suspensión.

El sistema DB se diferencia con el OT -básicamente- en cuatro aspectos:

  • El costo energético no resulta ser elevado, por lo tanto, es adaptable en pequeñas edificaciones (Viviendas unifamiliares aisladas o agrupadas en no más de diez unidades).
  • La producción de fangos es superior, por lo tanto, además de prever su destino, han de retirarse periódicamente (una vez al año). Por ello, suponiendo que esa tarea la lleve a cabo el usuario de la instalación, serán las tipologías edificatorias del ámbito rural o que dispongan de zonas verdes las que amorticen más este sistema.
  • Ocupan más espacio que el sistema OT, por ello, será necesario disponer de un local habilitado o zonas exteriores con espacio suficiente para su colocación.
  • El efluente final es de peor calidad. Sin embargo, dada la necesidad de someter las aguas residuales regeneradas a nuevos tratamientos, este aspecto no se constituye en primordial.

En el tratamiento de aguas grises, el sistema DB puede ser suficiente, siempre que después se sometan a una filtración física para la retención de los sólidos en suspensión. En tal caso, no es necesario recircular los fangos. En cuanto al bombeo de las aguas grises regeneradas, utilizaremos -de ser posible- una maquinaria sumergida compacta, debido a las siguientes razones:

  • El agua amortigua el ruido generado por las bombas, aspecto interesante al localizarse éstas, en muchos casos, dentro de la edificación.
  • La gran inercia térmica del agua actúa como refrigerante.
  • Al anular los problemas de aspiración, se reducen las averías y los riesgos de cavitación que destruyen el impulsor.
  • Se acota el espacio necesario, pues la bomba se encuentra instalada directamente en el interior del pozo.
  • El agua actúa como elemento de protección de los mecanismos de la bomba.
  • Su diseño previene la aparición de problemas de alineación de eje.
  • Al encontrarse inmersas en el agua, no se visualizan. Su manipulación y accesibilidad se garantizan con el simple izado mediante unos raíles verticales.

Concluyendo: las bombas sumergidas originan un ahorro en la ejecución de la obra, del espacio y cierta garantía en su funcionamiento y mantenimiento, frente al único inconveniente de su precio inicial. No obstante, su amortización a corto plazo permanece asegurada. Las bombas sumergidas de pequeño tamaño presentan potencias de motor de 0,30 kW, hasta las grandes de 600 kW. Por ello, permanecen cubiertas todas las posibilidades. Estos gastos energéticos pueden asumirse fácilmente mediante una instalación de celdas fotovoltaicas.


Alejandradiciembre 21, 2020
humedad-edificios.jpg

4min219

Todas las construcciones asentadas en suelos húmedos, experimentan el fenómeno de absorción de agua por capilaridad, que en general, es mayor mientras más profundo se encuentren sus fundaciones, es decir, más cerca de las napas freáticas. Se verifican múltiples casos dónde la humedad proviene de conductos sanitarios y su detección se verifica en la zona afectada por su aspecto característico (se trata de hongos puntiformes con reproducción en progresión geométrica, limitados estrictamente a los bordes de la aureola húmeda. Son de color pardo negruzco y en recintos con escasa ventilación se percibe un fuerte olor a humedad.

La saturación de agua en los cimientos es inversamente proporcional al grado de porosidad del terreno, si se trata de granos grandes el efecto de capilaridad disminuye. En el mismo sentido, mientras más pequeños sean los conductos capilares, mayor será la altura afectada. El ladrillo común posee una gran capacidad de absorción de agua. Puede llegar a absorber hasta 200 litros de agua por metro cúbico de masa muraria.

El tránsito de agua es constante, ya que la humedad ascendente evapora continuamente, principalmente, por la cara exterior del muro. Ese fenómeno vehiculiza sales que se encuentran disueltas en el agua y terminan cristalizándose sobre la superficie del muro. El deterioro se manifiesta por las caídas de revoques y la erosión de los ladrillos. Una práctica muy frecuente es el cubrimiento de la superficie exterior de los muros con capas hidrófugas, aunque ello trae consecuencias desfavorables, ya que la humedad de ascenso termina aflorando y condensando del lado interior, ocasionando perjuicios al mobiliario, ropas, alfombras, empapelados, y a otras paredes o cielorrasos que permanezcan en contacto.

Los pisos de madera lindantes con muros y carpetas sin hidrófugos se deterioran progresivamente, dado el ataque biológico. Esto sucede especialmente cuando se las trata con barnices los cuales bloquean completamente los poros de las maderas, impidiendo la evaporación natural de la humedad. El fenómeno natural de evaporación depende de varios factores climatológicos, como ser: La humedad relativa ambiente, la incidencia del viento, la temperatura ambiente y la presión atmosférica. Tomando un valor promedio de 100 cm3 por metro cuadrado cada tres minutos.

En climas calurosos y/o secos la evaporación aumenta sustancialmente. Las humedades ascendentes llegan a afectar materiales aplicados como revestimientos (por ejemplo, el Mármol) donde se verifican las patologías por acción hídrica y posterior arrastre de sales, o también, cuando se produce el congelamiento del agua alojada en los intersticios capilares.

La extensión de la zona afectada depende de los factores climáticos, el agua ascendente arrastra, en ocasiones, detritos de aguas servidas que dan lugar a la formación de hongos, bacterias e insectos. Los muros humedecidos tienden a enfriar los ambientes interiores por efectos de irradiación. En paralelo, se incrementa dicho efecto térmico si se producen corrientes de aire.


Alejandradiciembre 19, 2020
casa-certificado-energetico-1280x1000.jpg

6min215

El ahorro y la eficiencia energética en el hogar determina las medidas a tomar para llevar a cabo un buen uso de la energía, y también, de los equipos y tecnologías adoptados a la hora de abordar una obra nueva o una reforma.

La eficiencia energética es una cuestión compartida entre todos los agentes participantes en el ciclo de vida de un edificio, desde el profesional encargado de su diseño hasta quien lo ocupa. Los habitantes son responsables de reconocer las estrategias para el buen uso energético de los edificios, convirtiéndose así en sujetos activos capaces de alcanzar los objetivos previstos en el ahorro energético.

Las recomendaciones respecto del buen uso de la energía en la esfera doméstica han sido ampliamente difundidas desde hace años por parte de diferentes organismos quienes apelan a capacitar al consumidor y mejorar sus conocimientos sobre el impacto del uso cotidiano de la vivienda en el consumo energético y su consecuente costo económico.

Recordaremos, a continuación, algunas de las citadas estrategias:

  • Evitar el consumo fantasma de los electrodomésticos, vale decir, no utilizar el sistema Stand By.
  • Se recomienda una renovación progresiva de los aparatos eléctricos por otros con etiqueta energética, tratando siempre de elegir las clasificaciones más eficientes.
  • En la misma lógica, las lámparas de bajo consumo, ya completamente instaladas en nuestros hogares, serán más interesantes respecto de las tradicionales incandescentes. Existen de tres tipos: LED, halógenas y fluorescentes.
  • Incluir termostatos y/o reguladores automáticos para la calefacción, de manera que podemos mantener fácilmente la temperatura interior de los locales en el rango de confort (19 a 21 ºC). Vale considerar bajar la temperatura en el horario nocturno, ya que cada grado menos supone un ahorro de energía de un 9%.
  • Prescribir ventiladores de aire en lugar de sistemas de aire acondicionado.
  • Cocinar con los recipientes tapados, de manera de no disipar el calor, cuidando que el diámetro de las sartenes o cacerolas no sea menor respecto del fuego.
  • En lavarropas y lavavajillas, brindar prioridad a los programas cortos con agua fría y los clasificados como ECO.
  • Conocer el consumo real para contar con una tarifa de potencia adecuada a las necesidades.
  • Cambiar de hábitos en estos usos domésticos, puede aligerar nuestra factura en torno a un 15%, según datos estadísticos.

El ahorro energético supone una economía, siendo atractivo considerar este factor cuando vamos a diseñar un proyecto o la reforma de un espacio. Entendemos que el usuario también debe conocer la posibilidad de ahorro que supone adoptar medidas o tecnologías más sofisticadas respecto de las tradicionales.

En este sentido, cabe señalar que la denominada “Arquitectura bioclimática”, constituye la mejor estrategia para conseguir una mayor eficiencia energética. Dicha estrategia es igualmente interesante, aunque no se trate de una obra nueva, cuando se decide llevar a cabo una reforma, si bien es posible que no se puedan ejecutar algunos de sus principios fundamentales. Un buen diseño bioclimático logra ahorros de hasta el 70% para la climatización e iluminación de un hogar, asumiendo una garantía de economía a largo plazo.

El diseño inicial considera la importancia del entorno. Por un lado, el soleamiento, vale decir, prever tanto el aprovechamiento de la radiación solar como facilitar la posibilidad de proteger y crear zonas de sombra. Por otro lado, considerar la influencia de las corrientes de aire y el factor morfológico.

Vea también sobre eficiencia energética

Ventanas y puertas energéticamente más eficientes

Componentes de una obra energéticamente eficiente


Alejandradiciembre 16, 2020
zonificacion1-1280x768.jpg

5min217

La denominada “Fracción Sensata de Calefacción” (o en inglés, The Sensible Heating Fraction, SHF) señala la porción de la carga de enfriamiento capaz de reducir las temperaturas del interior (enfriamiento sensato). Por ejemplo, en una unidad de aire acondicionado y ventilación con un SHF de 0,75, el 75% de la energía consumida por la unidad se emplea para enfriar la temperatura del aire interior. El 25% restante va a remover el calor latente, es decir, extrae la humedad del aire en el lugar.

A los fines de estimar exactamente la carga de enfriamiento, el proyectista de un sistema de aire acondicionado y ventilación calculará el SHF deseado, y de esta manera, la carga latente. Un sistema apropiado proporcionará un mejor ambiente interior y acotará al mínimo el costo de su funcionamiento. En el proceso de diseño para una obra eficiente en energía, se analizarán las variables responsables de reducir -en todo lo posible- la carga de calefacción y enfriamiento.

No se recomienda la disposición en el proyecto de calentadores no ventilados capaces de quemar gas natural, propano, kerosene u otros combustibles. Mientras esos dispositivos funcionan -generalmente- sin problemas, las consecuencias de una falla amenazan la vida, ya que dejan escapar monóxido de carbono directamente en el aire interior. Los calentadores no ventilados también pueden causar serios problemas de humedad dentro del ambiente.
La mayoría de los dispositivos modernos se encuentran equipados con alarmas diseñadas para detectar problemas de la calidad del aire.

Sin embargo, los expertos en la materia opinan que no les parece bien poner en riesgo a una familia ante un posible envenenamiento con monóxido de carbono y no aprecian ninguna razón lógica para aplicar esas unidades dentro del hogar, más allá que su instalación interior se encuentre prohibida.

Ejemplos de unidades no ventiladas que se deben evitar incluyen chimeneas a gas donde no existe chimenea y los productos de combustión ingresan en el cuarto habitado. En vez de ello, aplicar la combustión sellada mediante unidades con sistemas directos de ventilación.

Sistemas eficientes en viviendas

Cuando se toma en consideración un sistema de aire acondicionado y ventilación para una unidad de vivienda, vale recordar que los hogares eficientes en energía y los hogares con energía solar pasiva desarrollan menos demanda en calefacción y enfriamiento. Se logran así ahorros substanciales mediante la instalación de unidades más pequeñas con un tamaño correcto para la carga solicitada.

Las facturas de energía en hogares más eficientes son más bajas, por ende, los sistemas de eficiencia más alta no proporcionarán tantos ahorros anuales en el valor de la energía y puede que no resulten tan rentables como en hogares menos eficientes.

No sólo cuesta más el equipo de gran tamaño, sino también, puede desperdiciar energía. Dichos sistemas son capaces de disminuir la comodidad. Por ejemplo, un acondicionador de aire de gran tamaño enfría una casa pero puede que no proporcione la deshumidificación adecuada. Este aire fresco, pero húmedo, crea un ambiente incómodo. La determinación apropiada del tamaño incluye el diseño del sistema de enfriamiento para proporcionar una óptima deshumidificación.

En un clima de humedad mezclada, es importante calcular la carga latente. Se trata de la cantidad de deshumidificación necesaria para el ambiente. De obviarse la carga latente, el área puede ponerse incómoda debido a un exceso de humedad.


Alejandradiciembre 14, 2020
palacio-edificio-sol-1280x853.jpg

5min242

Los procesos evolutivos del reino mineral, como así también los del reino vegetal y animal, son influenciados por la actividad solar. Lo mismo resulta con el proceso inverso, la degradación involutiva. Los rayos solares agreden toda materia expuesta, al irradiar calor, son radiaciones cósmicas, infrarrojas y ultravioleta. La acción del sol es determinante sobre la vida orgánica, que es absolutamente dependiente de él. El propósito fundamental de la presente Casoteca radica en desarrollar brevemente la problemática que conlleva la degradación de las construcciones al permanecer sometidas a la acción de los rayos solares.

Los rayos provenientes del sol, no son otra cosa que ondas electromagnéticas (energía). Estas impactan sobre la materia y son absorbidas, en algún grado, por los cuerpos, los que incrementan su temperatura, dependiendo de sus propiedades físicas como ser, el color, la conductividad térmica, etc. Diferentes materiales, con propiedades distintas, sufren alteraciones físicas como dilataciones y contracciones diferentes, lo cual genera cuplas entre materiales con distinta estructura molecular, ocasionando las clásicas fisuras capilares o estructurales.

Los materiales expuestos al sol evaporan el contenido de humedad interno, como así también todo residuo volátil, generando la pérdida de propiedades físicas como elasticidad y/o flexibilidad. Los materiales plásticos o bituminosos sufren procesos de oxidación o reducción y ya no cumplen con su función.

Los morteros frescos evaporan el agua de amase rápidamente, especialmente cuando permanecen expuestos al sol o a temperaturas ambientes elevadas. Cuando ello ocurre, el fragüe resulta ineficiente, se producen contracciones, grietas y finalmente, se verifican desprendimientos de su zona de apoyo. Por ese motivo, es fundamental el curado; consistente en mantener saturada en agua el mortero mientras se lleva a cabo el proceso de fragüe.

Para tal fin, también se recurre a cubrir el material a fraguar para limitar al máximo la evaporación del agua. Los revestimientos cerámicos obscuros absorben más radiación solar en relación a los claros, por ende, incrementan su temperatura mucho más que aquellos; motivo por el cual dilatan, se comprimen entre sí, terminan despegándose del sustrato y perdiendo fijación.

En cuanto a la acción solar sobre los perfiles de acero utilizados en la construcción de techos en bovedillas, los mismos sufren permanentes dilataciones y contracciones debido a su gran conductividad térmica. Ello produce la separación de los componentes calcáreos o cementicios; que provocan desprendimientos de enlucidos de revoques y yesos.

La pérdida de estas capas protectoras facilita la saturación de humedad ambiente y la posterior corrosión. Las cubiertas metálicas no ferrosas experimentan cambios a nivel de su estructura cristalina. El cobre sufre el proceso de oxidación y el zinc pierde maleabilidad al transformarse en quebradizo y cristalino. Las pinturas protectoras son necesarias para aumentar la vida útil de los materiales metálicos. Deben ser reemplazadas cuando pierden su estanqueidad, con el objetivo de lograr un mantenimiento periódico adecuado.

Los efectos de dilatación en piezas de vidrio, por ejemplo las baldosas y sus elementos de sostén son muy importantes. Por lo tanto, pueden afectar seriamente el sistema de contención perimetral. Existen edificios contemporáneos con cerramientos materializados con baldosas de vidrio, que han estallado al expandirse su soporte dado la acción del calentamiento producido por el sol y por otros factores. Los materiales vidriosos expuestos a la radiación solar combinada con la acción de la lluvia, van perdiendo algunos de sus componentes, comienzan a opacarse y en los procesos de recalentamiento se forman colonias fúngicas.


Alejandradiciembre 9, 2020
humedad-2.jpg

4min221

El exceso de humedad en el hogar puede promover diversas enfermedades respiratorias causadas por hongos y bacterias y, en algunos casos extremos, puede incluso afectar el mobiliario y la estructura de las propiedades. “Ventilar hace posible que el exceso de humedad que hay en el hogar se expulse a la calle y se recicle el ambiente con aire más seco procedente del exterior. Una tasa de humedad relativa elevada puede causar trastornos respiratorios, procesos alérgicos, somnolencia, etc.”, aseguró Daikin, especialista tema de la climatización.

Daikin comparte cuatro señales que debes tener en cuenta en tu hogar y que podrían indicarte que estás teniendo problemas con la humedad.

Deterioro de la madera

Un signo de la presencia excesiva de humedad en tu hogar es el deterioro de la madera presente en ventanas, pisos, puertas, molduras y otros acabados. El contacto con el agua hace que la madera se deforme o incluso se pudra.

Esto también es visible en los revestimientos de yeso y las paredes de paneles de este mismo material, que pueden romperse y causar accidentes domésticos. La humedad también puede estar presente detrás de la cerámica y recubrimientos, causando manchas y descamación.

Condensación en ventanas

¿Conoces el aspecto “sudoroso” del baño después de la ducha? ¿O cristales de ventana a temperaturas más bajas? La condensación es el proceso en el que el agua cambia de un formato gaseoso (vapor) a un estado líquido al cambiar la temperatura.

En este caso, cuanto mayor sea la presencia de humedad en el ambiente interno, más recurrente será la aparición de gotitas en los cristales. Por lo tanto, ten en cuenta que si esto ocurre de manera recurrente en tu hogar debes garantizar un ambiente más ventilado.

Electrodomésticos y electrónicos dañados

La humedad excesiva puede perjudicar el funcionamiento de tus electrodomésticos siendo uno de los principales agentes causantes de defectos y cortocircuitos. El televisor, microondas, computadoras e incluso smartphones y tablets en contacto con partículas de agua del medio ambiente pueden dañarse.

Fuerte olor a moho

El moho es causado por hongos que proliferan con la humedad y generan un olor fuerte e irritante. Incluso, puede desencadenar crisis alérgicas y la aparición de inflamación y otras enfermedades más graves en el sistema respiratorio.

Recuerda que un exceso de humedad puede derivar en infecciones respiratorias, procesos asmáticos y trastornos alérgicos debido a la mala calidad del aire interior. Incluso, empeoramiento de enfermedades óseas debido a la elevada tasa de humedad que afecta a los huesos, y malestar general como consecuencia de un ambiente poco saludable.


Alejandranoviembre 11, 2020
contratistas.jpg

5min352

Debido a que los subcontratistas tienen un gran impacto en la calidad, costos y cronogramas del proyecto, deben ser cuidadosamente seleccionados. Un subcontratista puede asegurar la provisión de sus servicios por medio de una de dos formas: Negociación directa con el contratista o por contratación directa del Estudio de arquitectura. La contratación directa de subcontratistas del Estudio de arquitectura es una oportunidad de mayor rentabilidad para el Estudio en proyectos de menor envergadura o que solo requieran de un número acotado de profesionales especializados. Para estos fines se establece un contrato directo entre el subcontratista y el Estudio de arquitectura. Posteriormente, será el Director de Obra (DO) quien se encarga de controlar los cronogramas y coordinar el trabajo de los subcontratistas a fin de asegurar que el proyecto sea completado a tiempo, dentro del presupuesto y conforme a los requerimientos del contrato.

El primer desafío es integrar a los subcontratistas, y asegurarse del completo entendimiento de lo concerniente a sus trabajos. Es recomendable que el DO establezca una relación basada en la cooperación con los subcontratistas, a fin de convenir en una fluida comunicación para discutir asuntos de trabajo que disipen cualquier duda con respecto a lo esperado. El éxito de cualquier proyecto depende de la viabilidad de su cronograma. El DO es el responsable de coordinar fechas de comienzo y cierre con cada subcontratista y asegurarse que los horarios y zonas de trabajo no obstaculicen el avance de otro gremio. El DO deberá asegurar que la zona de trabajo para el subcontratista esté lista antes de la fecha programada para el inicio de sus actividades, siendo igualmente responsable de resolver cualquier conflicto que pueda surgir entre los subcontratistas.

El DO asegurará que el trabajo de los subcontratistas cumpla con los requerimientos de calidad especificados por el contrato principal, requerimientos transmitidos a los subcontratistas antes de iniciar la materialización de las obras. Al mismo tiempo, garantizará que estos requerimientos sean comprendidos en su totalidad.

Los subcontratistas no deben construir sobre otro trabajo que ha sido mal elaborado previamente. El DO deberá revisar el trabajo de cada subcontratista cuando éste finalice, de tal manera que pueda identificar la necesidad de rehacerlo. Una identificación y corrección temprana de deficiencias es una parte clave de un programa activo de manejo de calidad.

Pueden surgir dudas en algunos aspectos del alcance del trabajo de los subcontratistas. Un procedimiento de resolución de consultas durante la ejecución deberá ser implementado. El DO revisará las preguntas y arribará a una oportuna respuesta para los subcontratistas. Pueden surgir algunas situaciones donde el alcance del trabajo necesite ser modificado. Todas aquellas transformaciones deberán ser documentadas como órdenes de cambio a los subcontratistas, a fin de identificar claramente los alcances del trabajo a considerar y el impacto en los precios del subcontrato. Algunos cambios afectan a múltiples subcontratistas, en tales casos, todas las partes afectadas intervendrán en la completa resolución de lo observado.

Por último, los subcontratistas presentan sus requerimientos de pago a medida que avanzan en su trabajo, según un cronograma de pagos establecido. Una vez aprobada la solicitud de pago, después de haber evaluado la adecuada ejecución de las tareas, se le deberá cancelar el monto previsto al subcontratista dentro del período de tiempo establecido en el contrato. 

 

 


Alejandranoviembre 9, 2020
sistema-riego.jpg

5min259

Un productor yerbatero diseñó y construyó un sistema de riego para su yerbal, utilizando un tanque de 3.000 litros y una moto bomba que tenía en su chacra. Unió las dos herramientas y dispuso un sistema de caño para disparar el agua.

Todo el equipo se puede transportar con una camioneta o un tractor y con ello consigue traer agua del arroyo, que se encuentra a un kilómetro de su plantación, logrando un mecanismo muy efectivo para combatir la intensa sequía que castiga a la provincia. Utiliza sólo un operario para realizar la tarea.

Héctor Olexyn, productor de Apóstoles, explicó que “siempre hubo un sistema con manguera y gente pasando al costado pero el costo de la mano de obra es muy elevado. Así que decidimos incorporar en una moto bomba a un tanque de 3000 litros, le hicimos un sistema de lluvia a distancia que se regula por el tamaño de la planta, entonces con un solo operario estamos haciendo el riego de los yerbales”.

En declaraciones efectuadas a FM 89.3 Santa María de las Misiones, señaló que “es efectivo mientras uno tenga el arroyo para buscar el agua cerca. Nosotros, el último yerbal que regamos teníamos el agua a un kilómetro. Si el arroyo está a 10 o 15 kilómetros no es efectivo porque se demora mucho en el traslado”.

“La ventaja es que, con la motobomba incorporada, el tanque carga 3.000 litros en 10 minutos y demora otros 20 minutos en vaciar el tanque regando”, indicó.

“Se está echando 12 mil litros de agua por hectárea plantada. Son 2.800 plantas por hectáreas, lo que equivale a 4 litros por planta”, dijo.

Aclaró que “empezamos a regar a las 5 de la tarde porque al mediodía el sol está muy fuerte y la tierra muy caliente, si regamos se cocinaría la planta”.

“Entonces estamos haciendo desde las 5 de la tarde a las 5 de la mañana, dos hectáreas por día en promedio”, añadió.

Consultado sobre el costo del sistema, Olexyn dijo que “todo fue reciclado porque el tanque lo tenía en el secadero con agua y la motobomba era parte de la cuadrilla cuando hacemos herbicida”.

Para finalizar, explicó que “surgió la idea de juntar todo, montar fijo en el tanque y hacer el sistema regulable para que desparrame el agua”.

Elementos, fuente y armado

Olexyn consideró que cualquier colono puede ingeniarse y utilizar un tanque de mil litros y una bomba para diseñar un sistema parecido. El único requisito es tener una fuente de agua cerca.

Incluso se ofreció, con su jefe de taller, a diseñar para otros productores de la zona que se acerquen con los elementos.

Tenemos nuestro jefe de taller que lo arma. Si alguien desea el equipo, se pone en contacto con nosotros, lo armamos, nada más que la gente nos traiga los elementos” dijo. “La idea es que entre todos nos demos una mano, la situación de la sequía es crítica y se debe usar la menor cantidad de gente para hacer más rápido el sistema de riego”, expresó.

Por otro lado, se lamentó porque “hay colonos que están cargando los tanques de mil litros a mano, con tacho de 20 litros, así lleva mucho tiempo y es muy cansador”.

“Con nuestro sistema se lleva el acoplado con el tanque hasta el arroyo, se conecta la manguera, se prende la moto bomba y en 10 minutos tiene los tres mil litros de agua en el tanque”, finalizó.

Con información de: www.primeraedicion.com.ar



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter