Sepa Cómo Instalarseptiembre 4, 2020
humedad-edificios.jpg

5min77

El agua de lluvia infiltrada ocasiona daños irreversibles o de muy difícil solución en techos, cielorrasos, paredes, pisos y en otras partes del edificio. Una solución muy empleada, aunque no siempre efectiva, en zona de lluvias intensas es la colocación de membranas asfálticas, las cuales a su vez, impiden el proceso de secado natural de la humedad contenida en el edificio. El agua atrapada por la membrana hidrófuga busca dirigirse hacia el interior del edificio, causando daños a la estructura edilicia y perjuicios a la salud de los habitantes.

En el caso de los enlucidos de yeso, este material es muy sensible al contacto con el agua, ya que las moléculas que componen el yeso se expanden al hidratarse dañando las pinturas y terminaciones. También resultan afectadas las armaduras de hierro utilizadas en la construcción de los cielorrasos, éstas  generan manchas y exfoliaciones al oxidarse, que terminan haciendo estallar el material utilizado. Este fenómeno también se repite en cajas y conductos de la instalación eléctrica, con el consecuente riesgo de cortocircuito. De la misma manera pueden sufrir deterioro los aceros presentes en el hormigón armado, sobre todo si se cuenta con un medio corrosivo generado por la disolución del anhídrido carbónico, este último puede provenir de cales no fraguadas presentes en el hormigón.

El agua infiltrada desde el exterior llega frecuentemente a los niveles más bajos saturando los contrapisos, los cuales están construidos con material de relleno que se comporta como una esponja que absorbe humedad. Esto facilita los medios para el desarrollo de insectos, especialmente hormigas, las cuales si son seguidas en sus caminos probablemente conduzcan a una vía de infiltración. Pueden contener cales no fraguadas solubles en agua, al no estar en contacto con el anhídrido carbónico del aire. Esto produce un medio corrosivo que puede llegar a afectar fachadas, cerramientos, pinturas, maderas, etc.

Es importante evitar que queden restos de madera ocultos en el material, como por ejemplo bolines (utilizados en los revoques) y partes que integran el encofrado. Los fragmentos de madera actúan como esponjas que terminarán absorbiendo la humedad del entorno ocasionando daños (al expandirse rompen el mortero que los rodea) y manchan las paredes, pisos, etc. Con restos orgánicos originados en su degradación. Los cerramientos que contienen hierro deben recibir mantenimiento periódico con pinturas antióxido.

Las obras de arte construidas en Zinc, que adornan algunos edificios en grandes ciudades, han perdido gran parte de su espesor original debido a la corrosión galvánica.

Cuando la humedad relativa ambiente es alta dentro de los espacios habitados, debido al ingreso humedad del exterior, se produce el fenómeno de absorción de la misma por parte de los materiales higroscópicos, como la madera de muebles, cerramientos, pisos, lana de alfombras, etc.; dando lugar descomposiciones fácilmente detectadas odoríficamente.

Las cubiertas de tejas o pizarras, realizadas con materiales porosos, absorben el agua del ambiente, en especial en zonas saturadas de humedad. Generalmente, se trata de lugares con una densa vegetación circundante. Esto da lugar al desarrollo de musgos y líquenes, los cuales desestabilizan la estructura química de la materia y terminan por quitarle los elementos consolidantes.

En zonas climáticas con estaciones bien marcadas, el colapso de las tejas se produce al llegar el frío invernal, esto es debido al congelamiento del agua intersticial que al expandirse por congelamiento, hace estallar los poros en zonas deficientemente calcinadas. Las tejas evidencian exfoliaciones en su superficie que brindan asilo a colonias de bacterias que producen asentamiento de partículas polutivas arrastradas por los vientos.

Las tejas fabricadas con arcillas contaminadas con carbonatos (caliza, mármoles, etc.) dan lugar a reacciones químicas en medio acuoso debido a las lluvias. Dicho proceso experimenta una expansión molecular que termina haciendo estallar la rígida estructura cerámica.

Cuando las tejas resultan saturadas de humedad aumentan su peso sustancialmente, esto repercute en la estructura portante del edificio cuando es débil, siendo especialmente riesgoso en zonas donde puede acumularse gruesas capas de nieve sobre los tejados.


Sepa Cómo Instalaragosto 24, 2020
piso-radiante.jpg

5min108

Se recomienda que se practiquen dos: La primera antes del llenado del hormigón del contrapiso y la segunda antes de la colocación de los revestimientos. El procedimiento para la segunda prueba es el siguiente:

  1. Llenar los circuitos del panel radiante con agua potable.
  2. Purgar el aire de la instalación abriendo bien el grifo de purga y haciendo salir el agua y todo el aire acumulado en los distintos circuitos. A través de una manguera conectada al grifo de descarga del colector, el agua extraída puede volcarse a una pileta de patio o a una boca de desagüe abierta.
  3. Aplicar una presión de ensayo de 3,5 Bar (3,5 Kg/cm2, aproximadamente).
  4. Transcurrida 1 hora, volver a aplicar la presión de ensayo de 3,5 Bar porque debido a la dilatación de los tubos se producirá una pequeña baja en la presión, perfectamente constatable en el manómetro. Se recomienda que éste tenga la dimensión apropiada para facilitar la lectura en Bar o Kg/cm2.
  5. Transcurridas 24 horas volver a someter la instalación a 3,5 Bar durante 1 hora.
  6. La prueba se considerará aprobada si no se detecta ninguna fuga.

Tras completar la última prueba hidráulica, es decir, la inmediata anterior a la colocación de los revestimientos, es conveniente que los tubos queden cargados con agua potable a una presión constante de 2 Bar.

Puesta en marcha del sistema

  • Llenar los circuitos hasta llevarlos a la presión de trabajo (1,5 a 2 kg/cm2). Con la bomba en funcionamiento, se realiza la purga de los circuitos, mediante los purgadores automáticos incluidos en los colectores.
  • Aumentar la temperatura del agua en forma gradual (especialmente durante el período de fraguado de la losa, para evitar la pérdida prematura de la humedad de la masa). Es recomendable ejecutar este procedimiento después de 21 días de realizada la estructura de hormigón.
  • Mantener circulando el agua a 25 ºC durante 3 días. Luego, llevarla a la temperatura de diseño y mantenerla así durante 4 días más.

Mantenimiento

Las intervenciones de mantenimiento tienen como objeto verificar y asegurar el correcto funcionamiento de la instalación durante su vida útil, con un óptimo nivel de confort y de ahorro. Para ello se llevarán a cabo las siguientes tareas de comprobación del estado de la instalación:

  • Inspección de circuitos y ramales en tramos vistos.
  • Comprobación de la inexistencia de fugas y condensaciones.
  • Verificación de la estanqueidad de las llaves de paso y detentores.
  • En caso de formación de suciedad en la instalación, vaciado de los circuitos, limpieza de la misma con agua y aditivos específicos de limpieza y llenado posterior con aditivos adecuados.

Revisiones para asegurar el correcto funcionamiento:

  • Control y ajuste de caudales de circulación en los circuitos.
  • Verificación de la homogeneidad de temperaturas en las superficies radiantes.
  • Estudio de bombas y válvulas, comprobación de la actuación.
  • Inspección de purgadores, purga y eliminación de aire.
  • Chequeo de los sensores de la instalación.

Ajuste de la regulación:

  • Inspección de centralitas de regulación y control, comprobación de funcionamiento y ajuste de consignas.
  • Toma de temperaturas de ida y retorno de agua y comparación con las condiciones de diseño.

Sepa Cómo Instalaragosto 10, 2020
pliego.jpg

4min124

Los pliegos de condiciones de la documentación de proyecto deben incluir disposiciones que permitan al comitente: 

 

  • En caso de diferendos o litigios con el contratista, contar con garantías razonables ante la eventualidad de requerir resarcimientos por incumplimientos contractuales o para cubrir sus responsabilidades como propietario de la obra, inclusive por motivo de fallas propias del contratista.
  • En caso de resolución del contrato por culpa del contratista, disponer de fondos para resarcirse de los daños y perjuicios ocasionados. 

 

A medida que los pliegos de condiciones incluyen disposiciones más exigentes los precios de las ofertas se incrementan, porque tales disposiciones implican riesgos, costos o gastos adicionales para el contratista. Sería el caso, por ejemplo, de exigir la constitución de garantías en efectivo, de disponer regímenes de penalidades excesivamente severos o de establecer plazos de garantía excesivamente prolongados. El DO debe asesorar a su comitente y recomendar el nivel de requerimientos en función de la envergadura de la obra, la naturaleza de los trabajos contratados, el nivel de los antecedentes legales, técnicos y financieros de los contratistas y la posición o política del propio comitente ante todas las mencionadas cuestiones. 

En cualquier caso se aconseja la adopción de niveles de exigencias compatibles que no se aparten de los que resultan habituales en el mercado de la industria de la construcción. Recomendamos la adopción de las disposiciones de los pliegos de condiciones tipo en lo referente a: 

  • Empleo y retribución de la mano de obra de acuerdo con la normativa laboral y previsional vigente. 
  • Constitución de garantía de cumplimiento de contrato. 
  • Constitución de fondo de reparos. 
  • Lapsos de garantía. 
  • Constitución de garantías para amparar anticipos para la compra de materiales. 
  • Seguros contra accidentes del trabajo. 
  • Ejecución de las pruebas y ensayos requeridos por los reglamentos técnicos.
  • Adopción de regímenes de cargos y multas. 
  • Adopción de cláusulas equitativas y previsoras para la eventualidad de una resolución del contrato. 

Sepa Cómo Instalaragosto 3, 2020
poliuretano-proyectado-1.jpg

5min152

El poliuretano proyectado es un sistema de aislamiento muy empleado en las edificaciones, en cubiertas de todo tipo y en fachadas, además de en techos y suelos. No solo evita fugas de calor, también impermeabiliza y protege de las humedades.

¿Qué es el poliuretano proyectado?

Es la aplicación in situ por proyección, frente a la otra alternativa existente, la inyección. En el caso que nos ocupa, la espuma rígida de poliuretano se consigue con la pulverización simultánea de sus dos componentes, poliol e isocianato, sobre la superficie del sustrato.

Para la aplicación del poliuretano proyectado se necesita una máquina de proyección que cuente con una manguera calefactada. Por ella se dirigirá el producto a la pistola con la que se efectúa la pulverización. Es importante que la aplicación sea realizada por profesionales para garantizar la seguridad de la misma, así como la eficacia del resultado.

¿Qué propiedades y beneficios tiene?

La proyección del poliuretano aporta una larga lista de ventajas, como puede ser un eficaz tratamiento de los puentes térmicos. Además, la instalación es rápida —la reacción se completa en unos 10 segundos—, conformando una capa continua y sin juntas que se adapta a cualquier particularidad del soporte.

A esto hay que unir que ofrece total estanqueidad al aire, adaptabilidad a todo tipo de sustrato y alta adherencia. Todo esto hace del poliuretano proyectado el aislamiento térmico más recomendable del mercado. Pero, además, su efecto sellado es muy positivo para mejorar el aislamiento acústico de las edificaciones. Tanto para proteger de los ruidos exteriores como de los interiores.

Principales aplicaciones del poliuretano proyectado

Las propiedades del poliuretano proyectado lo convierten en un aliado imprescindible en la construcción, destacando su papel sostenible. Es muy indicado para rehabilitaciones, pero se emplea también en distintas soluciones constructivas en obra nueva. Su baja conductividad térmica le permite lograr el mayor nivel de aislamiento posible con el espesor mínimo.

Por otro lado, el poliuretano proyectado de celda cerrada, al ser un sistema continuo intermedio, cumple con el grado 5 de impermeabilidad de fachadas marcado por el CTE, que es el máximo. Es, por tanto, muy empleado para proteger de la humedad en fachadas ventiladas. Su versatilidad le permite adaptarse a todas las configuraciones, pudiéndose aplicar tanto desde el exterior como desde el interior.

Resulta también una excelente opción para cubiertas, aportando unos niveles de aislamiento y de impermeabilización excelentes. Cuenta con gran adherencia y ligereza, a la vez que permite la transpiración. Su resistencia a la compresión lo hacen especialmente útil en el aislamiento de cubiertas transitables.

La aplicación de poliuretano proyectado en suelos es otra herramienta eficaz para el aislamiento integral de las edificaciones. Favorece así la reducción del consumo energético, en particular en plantas bajas. Por su parte, en los techos, la proyección se realiza por el interior, siendo clave su contribución a la mejora de la eficiencia energética.

En resumen, las propiedades del poliuretano proyectado hacen de él una solución eficaz, económica, sostenible y duradera para aislar tanto térmica como acústicamente.

Con información de: www.construnario.com


Sepa Cómo Instalarjulio 23, 2020
control-calidad.jpg

4min157

El control de calidad durante la ejecución de una red de instalación permanece relacionado con dos amplios sectores que son: La empresa constructora y los laboratorios u organismos de control. En comparación con otras industrias, la construcción tiene la gran desventaja de que el nivel de formación de su mano de obra es relativamente bajo. Esta es una realidad en nuestro país (y en el exterior) con la que vale contar. Ligado a ello los diversos oficios que protagonizan la construcción, a nivel de mano de obra, están sin definir, salvo en su aspecto de experiencia práctica. No obstante, antes de dar un paso hacia una normativa obligatoria debe tenerse en especial consideración el carácter de movilidad de la industria analizada, ya que es errante, esencialmente versátil en hombres y equipos. 

El control de calidad sobre la ejecución de los trabajos incluirá una serie de medidas y prohibiciones a respetar por parte de la empresa constructora, en un todo de acuerdo con el pliego de condiciones y  las normas vigentes.

Deberán además, establecerse el número de verificaciones y frecuencias de control de acuerdo con la envergadura de la obra. Todas las operaciones enumeradas tienen en cuenta que la calidad de ejecución solo puede comprobarse con el muestreo (especialmente en obras de envergadura). 

Es casi imposible la supervisión continua de todos los trabajos que en caso contrario, sería altamente costoso. Es necesario tener presente que el control de calidad de la ejecución es siempre posterior o, en contadas excepciones y en el mejor de los casos, simultánea al desarrollo de los mismos, por lo tanto en general, subsanar los defectos conforma una situación costosa. Por tal motivo, se debe prestar particular atención a las condiciones (organización empresarial, calidad de los distintos insumos, métodos de trabajos utilizados, seguridad y condiciones de trabajo, protección ante los agentes atmosféricos, etc.) que deben brindar como resultado la óptima calidad de obra buscada.

  1. Verificaciones dentro del control de obra

Es necesario luego de cada verificación levantar un acta donde se señalen:

  1. Las partes de suministro pendientes a instalar, si las hubiera.
  2. Los elementos defectuosos.
  3. Los resultados de las pruebas.
  4. La entrega de manuales e instrucciones de mantenimiento y operación.
  5. La recepción provisional y el período de garantía de la obra.

La información referente al control de calidad y sus defectos, deben llegar lo más rápidamente posible a todas las personas interesadas y, sin duda alguna, el medio más idóneo es el libro de órdenes de servicios, independientemente de los informes por separado cursados para actualización del comitente.

 


impermeabilizante.jpg

5min191

La humedad, desde los cimientos, parece no ofrecer muchas alternativas en lo referido al origen y su directa solución. Pero no ocurre lo mismo cuando hablamos de “humedad superior”. Esto es, en la mayoría de los casos, agua de lluvia amenazando nuestros techados, y que estos últimos, no logran detener y eliminar en su totalidad. Al tratar adecuadamente las impermeabilizaciones se deben considerar varios factores:

  • Si la cubierta es plana o inclinada, transitable o inaccesible.
  • Qué tipo de terminación tiene en cada caso.
  • La antigüedad de la cubierta: si es de chapa, si presenta una membrana asfáltica.
  • La intensidad y la forma en que entra agua en nuestro techado en cuestión, si gotea sólo cuando llueve, si se generan manchas de humedad que demoran en secar, si se producen fisuras en los cielorrasos, etc.
  • La accesibilidad de la cubierta para efectuar un mantenimiento periódico y una reparación en caso de alguna falla en la protección.

En el caso de cubiertas planas es importante verificar las pendientes de la cubierta; si cumplen con la mínima inclinación necesaria para desagotar correctamente. Si cuenta con la cantidad necesaria de tomas (embudos, etc.) para desaguar, dependiendo de los metros cuadrados a cubrir y de su distribución. Debemos considerar que el efecto del “Cambio Climático” ha provocado la “tropicalización de nuestro clima”, generando lluvias muy intensas y con breves lapsos de duración. Aumentar la cantidad de embudos se vuelve crucial a efectos de evitar el “estacionamiento” del agua en nuestras cubiertas. 

El diámetro de las cañerías de bajada, debe responderá un cálculo estimado según las precipitaciones promedio de la zona, y deben encontrarse siempre limpias y destapadas.

  • Las membranas líquidas: Se comercializan  con  fibras incorporadas, posibilitando una mayor resistencia al tránsito, autoreticulantes, obteniendo absoluta impermeabilidad al paso del agua y una buena elasticidad. Se pueden colocar sobre cerámica de una terraza con pérdidas.
  • Reparadores de membranas: Permiten reparar las membranas dañadas o en mal estado, posibilitando, por su configuración, una perfecta adherencia sobre superficies de aluminio y asfaltos deteriorados o envejecidos.
  • Tapagoteras: Transparentes, facilitan aplicarse por ser un plástico líquido, para el sellado de techos, terrazas, azoteas. Por su transparencia no afectan la apariencia del sustrato, y obtienen la consistencia necesaria una vez que se secan, permitiendo obstruir las fisuras.
  • Impermeabilizantes para muros: Los hay específicamente para ladrillos (en base acrílica o siliconada), o para proteger tejas, con película de protección ultravioleta.

Si tomamos como guía los puntos arriba mencionados podremos eliminar probables razones de generación de las mencionadas pérdidas. De este modo, acotaremos el tema para poder atacar en el lugar exacto, y con el método más adecuado. 

Para ello, contamos con el asesoramiento de las diversas compañías especializadas que existen en el país, que producen, casi “una solución para cada uno de sus problemas”, como podrían argumentar a nivel publicitario. Desde la conocida membrana asfáltica, de 2, 3 o 4 mm, con aluminio o sin él, o protección para hacerla más transitable, son varios los productos nuevos que van ingresando permanentemente en el mercado de la construcción.

 


Sepa Cómo Instalarjunio 29, 2020
permisos-de-obra.jpg

4min188

La Autoridad de Aplicación podrá determinar requisitos específicos para el registro de obras que tengan características especiales. En estos casos, los permisos en cualquiera de sus clasificaciones, podrán tener el carácter de:

  1. Permisos de Obra en una misma parcela.
  2. Permiso de Obra de Uso Particularizado.
  3. Permiso de Obra para Inmuebles de Protección Patrimonial.

Permisos de Obra en una Misma Parcela

En caso de que se solicite más de un permiso de obra en una misma parcela, los responsables de la obra deben delimitar el alcance y ámbito de su incumbencia. En caso de no definirse claramente, la Autoridad de Aplicación establecerá el alcance de cada una de ellas.

Permiso de Obra de Uso Particularizado

El Permiso de Obra de Uso Particularizado comprende aquellos usos que deben llevar un tratamiento administrativo diferenciado con los requisitos particulares que establezca la Autoridad de Aplicación. Estarán comprendidas: las Obras del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, del Estado Nacional, de Entes autárquicos, de las empresas con participación del Gobierno de la Ciudad y asimilables a éstas, las Embajadas, representaciones diplomáticas extranjeras u organismos gubernamentales internacionales y los Establecimientos de Salud y Educación y de las Pequeñas y Medianas Empresas.

Permiso de Obra de Protección Patrimonial

En los casos de edificios con protección patrimonial se debe contar con el visado correspondiente del organismo competente en la materia.

Permisos de Obra en Etapa Proyecto

Los permisos de obra en etapa Proyecto se corresponden con un anteproyecto que no resulta apto para construir. El permiso de obra en etapa de proyecto puede aplicarse sobre futuros permisos de micro obra, de obra menor, obra media y obra mayor. El plazo de vigencia del Permiso en Etapa de Proyecto, será de 180 días corridos.

Obras Adyacentes a Edificios Catalogados

En toda solicitud de permiso de obra a realizarse en parcelas con frente adyacente a inmuebles incluidos en el Registro de Inmuebles Catalogados debe darse intervención al Organismo competente en materia de interpretación urbanística, en lo relativo al tratamiento de fachadas, muros medianeros y al contexto patrimonial.

Permisos de Obra en Barrios en Proceso de Reurbanización

Alcanza a aquellas obras que se efectúen o que se proyecten a fin de regularizar la infraestructura edilicia en barrios que se encuentren en proceso de re urbanización. En caso de solicitarse permisos de obra para re adecuación de viviendas existentes, la Autoridad de Aplicación podrá determinar los requisitos exigibles y determinará las excepciones admisibles. En caso de contar dichos predios con la identificación parcelaria, titularidad de dominio y que a la vez requiera trabajos constructivos en las viviendas ya construidas, se exigirán requisitos especiales, sujetos a diversos niveles de adaptabilidad.


permiso-obra.jpeg

5min255

Previo a la realización de cualquier tarea constructiva debe solicitarse un Aviso o Permiso de Obra conforme los alcances de la tarea. El aviso de Obra autoriza exclusivamente a ejecutar las siguientes tareas:

  1. Reparar, limpiar, pintar o cambiar texturas de fachadas.
  2. Ejecutar solados.
  3. Ejecutar o cambiar revestimientos, revoques o trabajos similares.
  4. Agregar o reemplazar equipamientos o instalaciones fijas en cielorrasos y paredes.
  5. Ejecutar trabajos que no requieran permiso o cuya realización demande una valla provisoria para ocupar la vereda con materiales.
  6. Ejecutar modificaciones de menor envergadura, con respecto a los alcances de los Permisos de Obra, en instalaciones mecánicas, electromecánicas, eléctricas, térmicas, de condiciones contra incendio y sanitarias.
  7. Instalar vidrieras y toldos sobre la fachada en vía pública.

El aviso de obra se otorga contra la presentación de la documentación requerida en los Reglamentos Técnicos, a excepción de los edificios con protección patrimonial, que requieren un análisis particular del Organismo competente. El procedimiento para solicitarlo es el que establezca la Autoridad de Aplicación.

Permisos de Obra

El Permiso de Obra autoriza la ejecución de los siguientes tipos de tareas -los cuales podrán efectuarse individualmente o de manera combinada-: demolición, modificación, ampliación y obra nueva. Los Permisos de Obra requieren intervención de uno o varios profesionales, quien/es asume/n la responsabilidad técnica de la documentación presentada y de los trabajos a realizar en la medida que corresponda a los roles asumidos. El Permiso de Obra será concedido por la Autoridad de Aplicación a través del registro de la documentación correspondiente, según el tipo y clasificación de la obra, y conforme el procedimiento que reglamente a tal fin. En función del tamaño de la obra, son clasificados de la siguiente manera:

  1. Permiso de Micro Obra.
  2. Permiso de Obra Menor.
  3. Permiso de Obra Media.
  4. Permiso de Obra Mayor.

Permiso de Micro Obra: El Permiso de Micro Obra permite ejecutar demoliciones no estructurales, modificaciones e instalaciones sin límite de superficie, y demoliciones estructurales, obra nueva y ampliaciones de hasta 30 m2, siempre y cuando la complejidad o envergadura de las mismas no ameriten la necesidad de otro tipo de tramitación de mayor alcance, conforme lo establezca la Autoridad de Aplicación.

Permiso de Obra Menor: El Permiso de Obra menor permite ejecutar demoliciones no estructurales y modificaciones  de obras e instalaciones sin límite de superficie y demoliciones estructurales, obras nuevas y ampliaciones de hasta 500 m2 y/o subsuelos de hasta 4 m de altura. El plano límite de la obra nueva o la ampliación no podrá superar los 10,50 m.

Permiso de Obra Media: El Permiso de Obra Media permite ejecutar demoliciones no estructurales y modificaciones  de obras e instalaciones sin límite de superficie y demoliciones estructurales, obras nuevas y ampliaciones de hasta 2500 m2 y/o subsuelos de hasta 6 m de profundidad total. El plano límite de la obra nueva o la ampliación no podrá superar los 23,50 m.

Permiso de Obra Mayor: El Permiso de Obra Mayor permite ejecutar demoliciones parciales o totales, obras nuevas, ampliaciones y modificaciones de obras e instalaciones sin límite de superficie, altura o profundidad.


edificacion.jpg

4min276

El Código de Edificación (CE) conforma un conjunto de definiciones, conceptos, condiciones generales y requisitos básicos que deben cumplirse en la etapa de Proyecto, en el proceso de comienzo, ejecución y finalización de la obra y en todas las prestaciones de carácter obligatorio establecidas. El CE es complementado por Reglamentos Técnicos, dictados por la Subsecretaría de Registro, Interpretación y Catastro o la que en el futuro la reemplace. Dichos Reglamentos Técnicos incluirán soluciones técnicas y soluciones técnicas alternativas generadas por los interesados.

Las soluciones técnicas alternativas deben cumplir los estándares mínimos del presente Código, debiendo ser estas equivalentes o superiores a los resultados que se obtendrían por la aplicación de la normativa vigente y debiendo acreditar, según el caso, que la solución propuesta se encuentra avalada en otras jurisdicciones nacionales o internacionales de mayor exigencia normativa que la prevista en el CE y, a la vez, se demuestre su eficacia mediante métodos de verificación. Los gráficos contenidos en el CE son de carácter ilustrativo.

Todo documento vinculado o exigido por las normas y preceptos contenidos en ese Código deben hallarse escrito en idioma nacional, salvo que se trate de tecnicismos sin equivalentes en lengua española. Cuando se acompañen antecedentes, documentación y/o comprobantes de carácter indispensable redactados en idioma extranjero, deberán ser incorporados con su respectiva traducción al idioma nacional por traductor público habilitado. Para las definiciones del CE se utiliza el sistema métrico decimal, conforme la Ley Nacional Nº 19.511 y sus modificatorias o la ley que en el futuro la reemplace.

Las medidas que eventualmente contengan los documentos en idioma extranjero y que correspondan a otros sistemas de medición, deben convertirse al de aplicación en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires al momento de su recepción por la Autoridad de aplicación.

Obligatoriedad

La observancia y el cumplimiento de las normas contenidas en el CE son obligatorias para aquellos usuarios que se encuentren en la situación en que la norma los incluya.

Carácter de Orden Público

Las normas contenidas en el presente Código tienen carácter de orden público. Las convenciones particulares no pueden dejar sin efecto sus preceptos y obligaciones. Podrán admitirse, previa conformidad de la Autoridad de Aplicación, soluciones constructivas no previstas expresamente en el presente Código cuando las mismas sean consideradas de aplicación equivalente, o bien, cumplan con mayores exigencias que las establecidas en el presente cuerpo legal.


codigo_edificacion.jpg

5min278

El nuevo Código de Edificación de la ciudad de Buenos Aires, sancionado en el mes de diciembre de 2018, tiene por objeto establecer los requisitos y procedimientos básicos para las etapas que componen una obra en cualquiera de sus variantes, tanto para la presentación y elaboración de su proyecto, la ejecución y fiscalización de la misma, y obligaciones y controles que hacen a su conservación.

El nuevo Código de Edificación (CE), el cual entró en vigencia en el mes de diciembre de 2018 en la ciudad de Buenos Aires, define los estándares constructivos, de habitabilidad, seguridad, funcionalidad, accesibilidad y sustentabilidad, así como también, establece condiciones generales para la prevención y extinción en caso de incendio. Su ámbito de aplicación territorial se acota al ejido de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Objetivos Básicos de la Edificación

Tanto en el proyecto de una obra, en cualquiera de las categorías que se establecen en el presente Código, como en las etapas de Ejecución y finalización de la misma, el proceso de la edificación, cumplirá con las siguientes exigencias:

  1. Habitabilidad: Son las condiciones establecidas conforme el uso permitido, manteniendo los requisitos básicos de espacio, iluminación y ventilación, en los ambientes que la componen.
  2. Seguridad: Toda construcción es segura cuando se toman en cuenta las siguientes condiciones:

 

  1. Seguridad Estructural, de tal forma que no se produzcan en el edificio o en partes del mismo, daños que tengan su origen o afecten a la cimentación, los soportes, las vigas, los forjados, los muros de carga u otros elementos estructurales, y/o que comprometan directamente su resistencia mecánica y/o su estabilidad.
  2. Seguridad en la utilización (SU) de técnicas constructivas del inmueble a edificar, de tal forma que su construcción y destino no supongan riesgos de accidente para las personas y/o bienes, o en su caso los atenúen.
  3. Seguridad en la Ejecución de las Obras: Son las exigencias básicas de seguridad, higiene y protección para los agentes que intervienen en el desarrollo de la ejecución.

 

  1. Funcionalidad: Son las disposiciones, dimensiones y la dotación de instalaciones que faciliten la adecuada realización de las funciones y actividades para los cuales fueron proyectados.
  2. Accesibilidad: Permite que todas las personas puedan formalizar un adecuado uso de un objeto, visitar un lugar o acceder a un servicio, independientemente de sus capacidades, cognitivas o físicas. La accesibilidad universal es condición necesaria e imprescindible para la participación de todas las personas más allá de las posibles limitaciones que puedan tener.
  3. Prevención y seguridad contra incendios: Toda construcción deberá asegurar los correspondientes medios de salida exigidos, para que los ocupantes puedan desalojar el edificio sin correr riesgo de ninguna índole, sumando las instalaciones de equipos y elementos de extinción capaces por su acción de evitar, de manera eficaz, la propagación del incendio.
  4. Sustentabilidad: En el diseño de la obra y durante todo el proceso constructivo, su finalización y su resultado se debe evitar y prevenir el deterioro del medio ambiente en su entorno inmediato y todo ello tiene como objetivo un mayor rendimiento de los recursos y un menor impacto sobre aquél.

 



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter