Sepa Cómo Instalarenero 13, 2020
muro-trombe.jpg

5min28

Existen soluciones válidas y posibles de ser consideradas en el momento de definir un proyecto. Una de las tantas disponibles para aumentar la captación de la energía solar renovable y no contaminante, conservarla y distribuirla para lograr condiciones de confort en el interior de una obra, es el muro Trombe, llamado así en honor al ingeniero Félix Trombe que lo impulsó en los años 60 del siglo pasado, a pesar de que la patente de los primeros diseños fue realizada por Edward Morse en el año 1881.

El denominado “Muro Trombe” conforma un dispositivo el cual puede construirse con un mínimo de conocimientos en la materia. Aunque dependiendo del acabado y de los materiales empleados -concretamente los cristales y aislantes-, puede brindar un óptimo rendimiento.

Funcionamiento del “Muro Trombe”

Su funcionamiento se basa en la diferencia de densidad del aire caliente y el aire frío, provocándose corrientes en una u otra dirección, dependiendo de las rejillas abiertas. Estas corrientes de aire caliente o templado calientan o refrescan introduciendo o extrayendo el aire caliente del edificio o las habitaciones donde se instale.

El sistema es sumamente sencillo. Se trata de un muro (de unos 20 a 40 cm de espesor) orientado hacia la posición del Sol, realizado con materiales, tales como hormigón, piedra o adobe, los cuales permitan absorber el calor como masa térmica.

El muro, a su vez, se pinta de negro o de un color oscuro mate y se deja un espacio para colocar un vidrio (lo más grueso posible) para generar un espacio pequeño o cámara de aire, en la cual no se pueda producir efectos conductivos. Ello provoca un invernadero a partir de la incidencia del Sol. De esta forma, la luz atraviesa el cristal y se convierte en calor, alcanzando temperaturas más altas por el efecto invernadero (la radiación de onda larga emitida por el muro no puede atravesar otra vez el vidrio -y por consiguiente- calienta el aire que queda atrapado en la cámara).

El muro cuenta con dos grupos de conductos (superiores e inferiores), cada uno de los cuales presenta su respectiva compuerta. Adicionalmente, es posible colocar una película oscura sobre la pared -en la parte exterior para absorber una porción del espectro solar visible- y emitir una pequeña cantidad del rango infrarrojo. Esta absorción transforma la luz en calor en la superficie de la pared, disminuyendo la reflexión.

 “Bucle convectivo”

En la versión original del muro Trombe se incluyen dos conjuntos de orificios en la pared de masa, uno en la parte superior y otro en la base, de forma que cuando el aire de la cámara se calienta por la energía solar aportada, asciende por convección natural y, atravesando el muro por los orificios superiores, ingresa al interior del local.

El vacío creado en la cámara de aire succiona, a través de los orificios inferiores del muro, el aire frío del interior del local, el cual se encuentra estratificado por su temperatura. De esta forma, se crea el llamado “bucle convectivo” o “termosifón”, capaz circular el aire frío de un local a la cámara de aire, se calienta y vuelve a ingresar en el interior del local. De esta forma, el aire continuará circulando y calentando la vivienda.

Si se espera que el recalentamiento sea un problema (por ejemplo, durante el verano en las zonas templadas), deben incluirse respiraderos exteriores -salvo que se utilicen aislantes móviles-. En el caso de que no se hayan previsto perforaciones en la pared de masa, se deben incluir ventilaciones en el vidrio, tanto en la parte superior como en la inferior, a los fines de evitar que la masa térmica se caliente demasiado.


estudio-de-suelos.jpg

5min45

La información proporcionada por el cliente, la obtenida por el profesional y la resultante de los estudios necesarios, será procesada para facilitar su apreciación y definir prioridades y jerarquizar valores, procedimiento útil también para detectar y superar omisiones o demasías del programa de necesidades. En ocasiones, las evaluaciones preliminares concluyen en la necesidad de modificar el programa de necesidades, el presupuesto asignado o algún otro requerimiento para poder ubicar al proyecto en un nivel que podría denominarse de prefactibilidad. Esta es una tarea que el profesional debe encarar conjuntamente con su comitente a quien debe brindar asesoramiento para la toma de decisiones, como por ejemplo, el ajuste de la envergadura de la obra, la búsqueda de terrenos alternativos, la construcción de la obra en etapas o el aumento del presupuesto asignado.

En todos los casos, y previo al comienzo de las etapas de diseño, se recomienda que el comitente revise el programa de necesidades finalmente consolidado y le otorgue su conformidad, preferentemente por escrito. El profesional estará entonces en condiciones de iniciar las tareas de croquis preliminares, que son las que le permitirán una primera comprobación de la factibilidad del proyecto pues incorpora dos nuevos factores: la idea básica propuesta por el arquitecto y la posterior aceptación de la misma por parte del comitente.

Estudios y tareas en relación con el proyecto

Previo a la ejecución de un proyecto suelen ser necesarios estudios y tareas para completar la información que al profesional, o su comitente, pueden necesitar para iniciar o proseguir con el proyecto, los cuales usualmente no están comprendidos en los servicios de proyecto y dirección por ser independientes de ellos y cuyos honorarios deben sumarse a los del encargo original. Algunos pueden ser realizados por el arquitecto, previa autorización y acuerdo de los honorarios con el comitente; otros requieren la participación de otros profesionales, entre ellos:

  • Amojonamiento del terreno, tarea que requiere la participación de un Agrimensor.
  • Estudios de suelos, tarea que requiere la participación de un Ingeniero especializado.
  • Estudios de impacto ambiental los cuales pueden ser realizados por arquitectos u otros profesionales.

Algunos de estos estudios pueden ser necesarios desde un primer momento, pues de su resultado dependerá la decisión de proseguir o cancelar el proyecto, otros pueden realizarse más adelante. Se recomienda informar estas cuestiones al comitente desde un primer momento sin diferirlas para una posterior ocasión, lo que luego podría originar desacuerdos o conflictos.

Los estudios y tareas para evaluar la factibilidad del proyecto tienen por objeto obtener o producir y evaluar información necesaria para el proyecto y facilitar al arquitecto y a su cliente la toma de decisiones para proceder con el mismo. Estos estudios y tareas pueden consistir, entre otros:

  • Estudios y tareas para la redacción de un programa de necesidades.
  • Estudios de antecedentes históricos y/o constructivos.
  • Estudios de mercado, inmobiliarios, técnico-legales, económico-financieros.
  • Estudios de impacto ambiental, estudios de pasivo ambiental.
  • Estudios del costo de uso y operación del edificio terminado.

Sepa Cómo Instalardiciembre 18, 2019
enfriamiento.jpg

5min81

La denominada “Fracción Sensata de Calefacción” (o en inglés, The Sensible Heating Fraction, SHF); señala la porción de la carga de enfriamiento capaz de reducir las temperaturas del interior (enfriamiento sensato). Por ejemplo, en una unidad de aire acondicionado y ventilación con un SHF de 0,75, el 75% de la energía consumida por la unidad se emplea para enfriar la temperatura del aire interior.

El 25% restante va a remover el calor latente, es decir, extrae la humedad del aire en el lugar. A los fines de estimar exactamente la carga de enfriamiento, el proyectista de un sistema de aire acondicionado y ventilación calculará el SHF deseado, y de esta manera, la carga latente.

Para un funcionamiento apropiado, un sistema de aire acondicionado y ventilación se encontrará correctamente diseñado, su tamaño resultará el adecuado, siendo instalado observando un efectivo rigor técnico.

Importancia de un sistema eficiente en energía

Un sistema apropiado proporcionará un mejor ambiente interior y acotará al mínimo el costo de su funcionamiento. En el proceso de diseño para una obra eficiente en energía, se analizarán las variables responsables de reducir -en todo lo posible- la carga de calefacción y enfriamiento.

No se recomienda la disposición en el proyecto de calentadores no ventilados capaces de quemar gas natural, propano, kerosene u otros combustibles. Mientras esos dispositivos funcionan -generalmente- sin problemas, las consecuencias de una falla amenazan la vida, ya que dejan escapar monóxido de carbono directamente en el aire interior.

Los calentadores no ventilados también pueden causar serios problemas de humedad dentro del ambiente. La mayoría de los dispositivos modernos se encuentran equipados con alarmas diseñadas para detectar problemas de la calidad del aire. Sin embargo, los expertos en la materia opinan que no les parece bien poner en riesgo a una familia ante un posible envenenamiento con monóxido de carbono y no aprecian ninguna razón lógica para aplicar esas unidades dentro del hogar, más allá que su instalación interior se encuentre prohibida.

Las unidades no ventiladas

Ejemplos de unidades no ventiladas que se deben evitar incluyen chimeneas a gas donde no existe chimenea y los productos de combustión ingresan en el cuarto habitado. En vez de ello, aplicar la combustión sellada mediante unidades con sistemas directos de ventilación.

Cuando se toma en consideración un sistema de aire acondicionado y ventilación para una unidad de vivienda, vale recordar que los hogares eficientes en energía y los hogares con energía solar pasiva desarrollan menos demanda en calefacción y enfriamiento. Se logran así ahorros substanciales mediante la instalación de unidades más pequeñas con un tamaño correcto para la carga solicitada.

Las facturas de energía en hogares más eficientes son más bajas, por ende, los sistemas de eficiencia más alta no proporcionarán tantos ahorros anuales en el valor de la energía y puede que no resulten tan rentables como en hogares menos eficientes.

No sólo cuesta más el equipo de gran tamaño, sino también, puede desperdiciar energía. Dichos sistemas son capaces de disminuir la comodidad. Por ejemplo, un acondicionador de aire de gran tamaño enfría una casa pero puede que no proporcione la deshumidificación adecuada. Este aire fresco, pero húmedo, crea un ambiente incómodo.

La determinación apropiada del tamaño incluye el diseño del sistema de enfriamiento para proporcionar una óptima deshumidificación. En un clima de humedad mezclada, es importante calcular la carga latente. Se trata de la cantidad de deshumidificación necesaria para el ambiente. De obviarse la carga latente, el área puede ponerse incómoda debido a un exceso de humedad.


Sepa Cómo Instalardiciembre 4, 2019
conductos.jpg

5min144

El mejor método para asegurarse que los conductos de un circuito de aire acondicionado sean herméticos es llevar a cabo la prueba de presión del sistema completo, incluyendo todas las conexiones, transiciones de metal de surtido de aire, conductos, plenos y el gabinete de control del aire. Muy similar a una prueba de presión requerida para las instalaciones, se deben ejecutar ensayos de la canalización durante la construcción, para así corregir fácilmente los problemas acaecidos.

En la mayoría de los procedimientos, un técnico sella temporalmente los conductos poniendo cinta sobre los registros de surtido y en las parrillas de retorno. Entonces, los conductos se presurizan a una presión dada, generalmente, de 25 Pascales, disponiendo de un ventilador de prueba del conducto.

Dicha presión resulta comparable a la media que los conductos experimentan cuando el control de aire se encuentra funcionando. Mientras los conductos permanecen presurizados, el técnico puede leer el escape total del sistema de aire acondicionado y ventilación.

Programas de eficiencia en energía

Algunos programas de eficiencia en energía requieren que los pies cúbicos por minuto de escape del conducto, medido en una presión de 25 Pascales (CFM25), sean menores al 3% respecto del área de la superficie censada. Por ejemplo, una casa de 2.000 pies cuadrados debe tener menos de 60 CFM25 de escape del conducto. Otra prueba radica en utilizar una puerta del soplador más un ventilador de prueba del conducto, a los fines de medir el escape del sistema luego de la finalización de la construcción.

Este procedimiento brinda la medida más exacta del escape del conducto al exterior. Se puede efectuar una prueba del escape del conducto, generalmente, en un período aproximado de una hora para un espacio de tamaño medio. Los estudios llevados a cabo han concluido que una canalización mal sellada desarrolla problemas, frecuentemente, de fácil solución. La filtración del conducto influye en un 10% a 30% en las cargas de calefacción y enfriamiento, complicando su funcionamiento. Además, el escape de la canalización puede disminuir el confort y poner en peligro la salud y la seguridad de los ocupantes del ambiente.

La localización de conductos en espacios acondicionados elimina muchos problemas de infiltración. Los conductos a menudo están instalados en tubos, las vías de aire con maderas de apoyo (forradas) situadas detrás de cielorraso o en plenos dentro de la pared.

Los tubos están conectados más directamente con el espacio no acondicionado respecto del espacio interior. Por lo tanto, es crítico sellar totalmente los tubos y otras áreas ocultas de los espacios no acondicionados.

Los sistemas de aire forzado de calefacción y enfriamiento serán equilibrados. La cantidad de aire suministrado por los conductos surtidores será igual a la cantidad de aire tirado a través de los conductos de retorno.

Los desequilibrios de presión

Si los dos volúmenes de aire resultan desiguales, entonces, la presión del proyecto puede verse afectada. Los desequilibrios de presión son responsables de incrementar el escape de aire dentro o fuera de los diversos ambientes.

El Código Internacional de Ahorro de Energía (The International Energy Conservation Code, IECC) requiere que los profesionales en sistemas de aire acondicionado y ventilación utilicen materiales eficientes para sellar los escapes de conductos. Dichos materiales incluyen la masilla para sellar conductos con cinta de malla.

La disposición de la IECC refleja el reconocimiento universal para limitar escapes, lo cual no solamente ahorra energía, sino también, mejora el confort y convierte a nuestros espacios en ámbitos más sanos para vivir.

Paralelamente, los constructores asegurarán la calidad del sistema de conductos formalizando una prueba de tensión del mismo.

Lentamente, aparecen en nuestro mercado una variedad de especialistas en eficiencia en energía y evaluadores, quienes desarrollan distintos test de aire e infiltraciones en los conductos y redes.


Sepa Cómo Instalarnoviembre 20, 2019
manodeobra.jpg

5min179

La mano de obra representa el esfuerzo humano interviniente en el proceso de trasformar las materias primas en productos terminados. Los sueldos, salarios y prestaciones sociales del personal, abonados por la empresa; así como todas las obligaciones a que den lugar, conforman el costo de la mano de obra. Dicho costo debe clasificarse de manera adecuada.

La nómina es el resumen de los ingresos y deducciones que se realizan a un trabajador y las obligaciones del empleador. En una planilla de nómina se determina el valor a pagar a los trabajadores de acuerdo con las condiciones contractuales y se distribuyen de acuerdo con el centro de costos a los cuales pertenecen.

Un centro de costos constituye una división interna llevada a cabo en la empresa constructora para clasificar los costos y gastos, aplicándolos a las órdenes de producción. Normalmente esos centros de costos se clasifican en: Administrativos, de Ventas y de Producción.

Características del costo de la mano de obra

En el costo de la Mano de Obra (personal directo) deben incluirse todos los valores incurridos en función del hecho de tener un trabajador en plantilla.

Desde los más evidentes, como son el sueldo (con prorrateo del aguinaldo), la paga variable pactada (si existe, estimando la cifra), comidas, beneficios, Seguridad Social y componentes similares; pero también, otros que a menudo no se contabilizan como directos, como puede ser la parte proporcional de aquellos gastos de formación, uniformes y ropa de trabajo, elementos de protección personal, etc.

De esta manera, el Costo de la Mano de Obra puede tratarse por persona, por perfil profesional o por área. Adoptaremos una de esas variantes cuando verifiquemos diferencias importantes. Si históricamente se registran sumatorias de horas extra, sumaremos su costo y prorrateo.

El costo estándar deberá incluirlas si se producen regularmente. La valuación del costo de la mano de obra en la industria de la construcción se asume con un factor dinámico y bastante complejo. Su carácter dinámico lo determina el desarrollo de los procedimientos de construcción, todos ellos diferentes debido a la aparición en el mercado de nuevos materiales, herramientas, tecnologías, etc.

Su complejidad, varía conforme a la dificultad o facilidad de realización, la magnitud de la obra a materializar, el riesgo o la seguridad estimados durante el proceso, el sistema de pago, las relaciones de trabajo, entre otros aspectos sumamente significativos.

Más aún, las condiciones climáticas, las costumbres locales, la idiosincrasia propia de los métodos constructivos y, en general, todas las características que definen una forma de vida, afectan directa o indirectamente el valor de la mano de obra.

La mano de obra en Argentina

En líneas generales, en Argentina, la Industria de la construcción emplea poco personal altamente calificado. El mayor porcentaje de trabajadores pertenecen al grupo del salario mínimo.

El mismo se comprende como la menor cantidad que debe percibir en efectivo el trabajador, por los servicios prestados en una jornada de trabajo. El salario mínimo “deberá ser suficiente para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia en el orden material, social, cultural y para proveer la educación obligatoria de los hijos”.

Por consiguiente, si un porcentaje muy importante de obreros de la construcción, percibe el salario mínimo, cualquier sistema de valuación de la mano de obra deberá tomar muy en cuenta las variaciones del mismo.

En cuanto a las condiciones específicas de un proceso productivo, su facilidad o dificultad se reflejarán en un mayor o menor rendimiento del trabajador.

 


Sepa Cómo Instalarnoviembre 4, 2019
piso-radiante-3.jpg

4min154

Los polímeros más utilizados en nuestro país para cañerías aplicadas en los sistemas de Pisos Radiantes son el polietileno reticulado (PER o Pex) y el Polietileno Copolímero Octeno PECO. El PER materializa la transformación del polietileno de alta densidad por medio de la modificación de la estructura molecular, la cual vista en un microscopio se aprecia a partir de un entrelazado o reticulado entre las moléculas de carbono. De esta manera, se logra un notable incremento de la resistencia mecánica del plástico, con lo cual, es factible reducir los espesores de las paredes y obtener mayores presiones, confiriéndole una óptima resistencia a las altas temperaturas y a la degradación o envejecimiento. El PECO conforma un polietileno de media densidad sin reticular que brinda a la temperatura de trabajo una excelente resistencia mecánica por la modificación de su estructura molecular de 8 átomos de carbono. Su principal ventaja radica en admitir la termofusión a diferencia del PER quien demanda de bridas metálicas como unión, ya que la superficie interna de la cañería -extremadamente lisa- opone escasa resistencia a la circulación del líquido, permitiendo una impulsión por bomba de menor caída de presión o con igual bomba, circuitos de mayor extensión.

Es importante tener en cuenta la dilatación y la ejecución de juntas cuando los contrapisos superen los 40 m² o los 8 m de lado. Para ello, se debe tender la red de caños a fin de evitar este inconveniente mediante la realización de juntas de poliestireno expandido u otro material el cual cumpla la misma función. Existen diferentes tipos de distribución de los tubos según su forma de colocación:

  • En serpentín: El tubo empieza en un extremo para terminar en el lado opuesto. Es una de las formas más sencillas de colocación, aunque su defecto es que no tiene un reparto parejo de las temperaturas, ya que a medida que se avanza con la serpentina va disminuyendo la temperatura.
  • En espiral: Es el método más recomendable, puesto que es el que mejor iguala la temperatura en todo punto del ambiente. Se comienza a colocar desde el extremo de afuera hacia adentro, dejando un espacio doble para retomar por él al punto de partida.
  • Combinada: Admite distintas separaciones de la serpentina, con mayor densidad de tubos en las denominadas “zonas marginales”. Estas zonas presentan mayor pérdida de calor, normalmente ubicadas en las cercanías de las ventanas, paredes con orientación sur, etc. Puede ejecutarse de dos maneras: Con dos circuitos independientes dentro de la misma habitación o reforzando la densidad de la serpentina a medida que el circuito se acerca a las ventanas o puertas balcón para volver a la separación de cálculo luego de dos o tres espiras de tubo.

Sepa Cómo Instalaroctubre 21, 2019
aguadelluvia.jpg

5min193

El concepto de “arquitectura sustentable”, hace mención al hecho de contar con tecnologías capaces de convertir diversas formas de energía y recursos naturales en fuentes aprovechables y utilizables por las sociedades del siglo XXI. En cuanto a los distintos usos que se le puede brindar al agua para colaborar con una vivienda sustentable, describiremos a continuación brevemente tres sistemas, habiendo sido los mismos seleccionados por cubrir significativas necesidades.

El primer caso a especificar es el conocido como “Muro de agua”, sistema definido como “Muros que almacenan agua, los cuales integran un sistema de calefacción al combinar captación y acumulación”.

El segundo es el “Panel solar”. Se trata de un dispositivo el cual aprovecha la radiación solar para generar agua caliente para uso doméstico. Mediante energía térmica se calienta un líquido contenido en su interior, el cual transfiere la temperatura a un depósito con agua para su disposición final. La energía recibida naturalmente no es constante durante todo el año debido al cambio climático. En invierno los días son más cortos, por lo tanto, existen menos horas de Sol. Además, por el frío los dispositivos pueden mermar en cuanto a su rendimiento. Se entiende que en verano éstos, en las mismas condiciones de instalación, presentan la capacidad de calentar un volumen mucho mayor de agua. Por ello mismo, el consumo de agua caliente solar debe llevarse a cabo mediante su acumulación, y así utilizar lo producido en ciertas horas en cualquier momento del día y la noche. Dicha tecnología disminuye notablemente los costos de gas y electricidad, siendo factible de implementar tanto para uso residencial como industrial.

Por último, una de las soluciones para el aprovechamiento directo y eficiente del agua como recurso natural radica en la captación pluvial. Se conoce de forma global como uso racional del agua y “consiste básicamente en conducir el agua de lluvia desde las cubiertas por medio de canalizaciones (canaletas, pluviales, gargantas, bocas de lluvia, etc.) hacia equipos de filtrado y depósitos de almacenamiento o cisternas”.

A partir de allí, el proceso continúa al igual que el tradicional (alimentación de agua por red), una bomba toma el agua de la cisterna y la dirige a un tanque de reserva elevado exclusivo para agua no potable, desde el cual se distribuirá a los distintos artefactos y griferías.

El agua recolectada no puede emplearse para beber, únicamente se destina para la alimentación de depósitos de inodoros, lavarropas, piletas de lavar, riego o para limpieza de patios y autos, debiendo permanecer correctamente indicada en las fuentes de provisión. Gracias a los citados sistemas, el consumo de agua potable puede verse reducido hasta en un 50%, siempre y cuando los esquemas de diseño se desarrollen en zonas geográficas donde cuenten con las condiciones adecuadas de suficiente precipitación como para garantizar su rendimiento diario.

El anterior itemizado de casos constituye tan solo una síntesis acerca de una política tendiente al empleo económico del agua en los hogares, el cual podemos tomar como ejemplo, incorporando sus apartados dentro de un esquema de factibilidad financiera.

Resulta vital tomar conciencia sobre cómo obtener y alcanzar un manejo cuidadoso de los mecanismos de reutilización, captación y almacenamiento del agua, ya que ello nos permitirá contar con un líquido relativamente limpio, de menor costo y sin un desmedido consumo de energía para su empleo cotidiano.

 

Por el Arq. Gustavo Di Costa

Editor de Revista Sepa Cómo INSTALAR


Sepa Cómo Instalaroctubre 11, 2019
estufas1.jpg

4min261

Este tipo de sistemas calefactores presenta una cámara estanca, vale decir, aislada respecto del ambiente a atemperar, lo cual la vuelve apta para utilizar en recintos cerrados, como por ejemplo, habitaciones, estar, comedores, baños, etc., y dejar encendida durante la noche. Es recomendada para ambientes poco ventilados, dado que elimina los gases de la combustión al exterior y no disminuye la calidad de aire interior del ambiente.

La circulación de los gases a través de la estufa es producida naturalmente por efecto de la convección, es decir, ingresa aire (oxígeno) a través del conducto externo, y luego de circular por la cámara de combustión, egresan los gases quemados al exterior a partir del tubo concéntrico. La calefacción se produce en forma similar, dado que el aire del ambiente ingresa por la parte inferior de la estufa y egresa caliente desde la parte superior, luego de permanecer en contacto con la cámara de combustión.

Equipamiento de las estufas de tiro balanceado

Las estufas de tiro balanceado se encuentran equipadas, en cuanto a su puesta en marcha, con un dispositivo piezoeléctrico el cual habilita el encendido del piloto en forma automática. Como sistema de prevención, posee un equipo de corte de gas o válvula de seguridad mediante una termocupla la cual, cuando se apaga la llama o desvía por acción de corrientes de aire, el sistema se enfría y produce la obturación del ingreso de gas. En el momento del encendido se observará que la llama del piloto permanezca siempre en contacto con la termocupla, a fin de permitir el funcionamiento del sistema de seguridad.

El fluido utilizado para producir la combustión del gas es tomado desde el exterior a través de un conducto el cual atraviesa el muro lindero. Mediante este artilugio, los gases de combustión son derivados al exterior mediante otro conducto, generalmente, concéntrico respecto del anterior. Toda vez que se desee instalar una estufa de tiro balanceado con salida a la vía pública, la misma no podrá ventilar a una altura menor a 2,50 metros por sobre el nivel de la acera, cuando el plano de la fachada coincida con la Línea Municipal (de acuerdo con lo legislado en el Código de Edificación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires) y en los reglamentos pertinentes.

Eficiencia de las estufas de tiro balanceado

Las estufas de tiro balanceado presentan un rendimiento térmico (denominado “Eficiencia”) bastante inferior en relación con las estufas convencionales, el mismo, en base a las reglamentaciones del Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS), no debería ser inferior al 65%, respecto al calor total aportado por el combustible cuando trabajan en su punto máximo, para aquellas estufas de menos de 5.000 kcal/h (5.815 W).

La potencia calórica declarada por cada artefacto se relaciona con el volumen de gas natural consumido por hora en su punto máximo. En el caso de disminuir la presión de suministro de gas, descenderá proporcionalmente la capacidad de potencia declarada. En ese contexto, el poder calorífico debe registrarse entre 8.850 y 10.200 kcal/m³, de acuerdo a la normativa vigente (Resolución ENARGAS 622/98: “Calidad del Gas Natural”).


Sepa Cómo Instalarseptiembre 18, 2019
seguidad-en-obra.jpg

6min196

Las condiciones de seguridad e higiene para Instaladores se rigen en todo el territorio nacional por diferentes leyes, decretos y resoluciones, las cuales en conjunto, determinan las medidas de prevención a adoptar, las obligaciones y derechos de las distintas partes involucradas, y también, las sanciones a aplicar en caso del no cumplimiento de esa normativa. Desarrollaremos brevemente los alcances de las normativas vigentes:

  • Ley Nacional 19.587/72: Establece las condiciones de HIGIENE Y SEGURIDAD a las cuales se ajustarán todas las actividades en el territorio Nacional.
  • Decreto 911/96: Establece las condiciones de HIGIENE Y SEGURIDAD a las que deben ajustarse todas las actividades de la CONSTRUCCION en el territorio Nacional. Menciona además la obligatoriedad de la contratación por parte del EMPLEADOR de un seguro de riesgo del trabajo (ART) en los términos de la Ley Nacional 24.557.
  • Resolución 231/96 (Superintendencia de Riesgos del Trabajo): Pauta las condiciones mínimas que debe cumplir las obras en construcción.
  • Resolución 051/97(Superintendencia de Riesgos del Trabajo): Dicta la obligatoriedad por parte de la EMPRESA de comunicar a su ART, en forma fehaciente y con cinco días de anticipación, el inicio de la obra, y la confección de un PROGRAMA DE SEGURIDAD, donde consten las tareas a realizar, los riesgos y las medidas de control.
  • Resolución 035/98 (Superintendencia de Riesgos del Trabajo): Acuerda la obligatoriedad por parte del CONTRATISTA PRINCIPAL o el COMITENTE de la confección de un PROGRAMA DE SEGURIDAD UNICO, desprendiéndose del mismo los distintos programas de cada SUB CONTRATISTA que cada una de estos debe presentar según la Resolución 051/97.

En cuanto a los organismos de control, dentro de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires podemos mencionar:

  • Superintendencia de Riesgos del Trabajo: Realiza inspecciones; intima a modificar situaciones riesgosas.
  • Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Igual que en el caso anterior, las inspecciones son periódicas. Aplica sanciones económicas y suspende tareas en forma parcial o total.
  • ART: Efectúa inspecciones; intima a modificar situaciones riesgosas; denuncia incumplimientos a la Superintendencia de Riesgos del Trabajo; aumenta o disminuye la prima de seguros según riesgos y/o accidentes ocurridos.
  • UOCRA: Realiza inspecciones; denuncia situaciones riesgosas ante la Superintendencia de Riesgos del Trabajo o el Gobierno de la Ciudad.

En la provincia de Buenos Aires encontramos:

  • Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires: Realiza inspecciones; intima a modificar situaciones riesgosas; suspende tareas en forma parcial o total; infracciona; aplica sanciones económicas.
  • ART: Lleva a cabo inspecciones; intima a modificar situaciones riesgosas; denuncia incumplimientos a la Superintendencia de Riesgos del Trabajo; aumenta o disminuye la prima de seguros según riesgos y/o accidentes ocurridos.
  • UOCRA: Realiza inspecciones; denuncia situaciones riesgosas ante el Ministerio de Trabajo de la Provincia o ante la Superintendencia de Riesgos del Trabajo.

Condiciones de ingreso a la obra

Las empresas Contratistas, Subcontratistas, Monotributistas, etc., deberán observar ciertas condiciones legales que les permitirán cumplimentar los aspectos necesarios para su ingreso a la obra. Las empresas se deberán contar con:

  • Carta compromiso detallando el conocimiento y el cumplimiento de toda la legislación vigente, aplicable a la industria de la construcción.
  • Acreditación de la contratación de una ART.
  • Certificado de cobertura y nómina del personal asignado a la obra, emitido por la ART. actualizado a la fecha de ingreso a obra, mes a mes, y al momento de producirse altas de personal.
  • Cláusula de No Repetición, actualizada mes a mes, o por el plazo que indique la ART. Debe mencionarse expresamente la dirección de la obra para la cual es solicitada.
  • Aviso de Inicio de obra presentado frente a la ART.
  • Legajo Técnico y Programa de Seguridad, según corresponda, “APROBADO POR LA ART”. Deberán contemplar específicamente las tareas a desarrollar, con su correspondiente análisis de riesgos y plan de prevención.
  • Acreditación de la contratación de un profesional en Seguridad e Higiene.
  • Constancia de capacitación al personal en temas referidos a: riesgos propios y específicos de la actividad, y riesgos generales de obra.
  • Constancia de la entrega de los Elementos de Protección Personal (EPP).

Sepa Cómo Instalaragosto 26, 2019
seguridadobra1.jpg

6min232

La mayoría de los accidentes acaecidos dentro de la industria de la construcción pueden evitarse empleando el sentido común y medios prácticos adecuados para su prevención. Además de los beneficios prácticos obtenidos al mejorar las condiciones laborales, por ejemplo, una mayor producción, se aporta en la disminución de los costos involucrados en los accidentes. Dado que no es posible eliminar totalmente los siniestros, y adicionado a ello la peligrosidad inherente a ciertas actividades desempeñadas, en ocasiones se presentan algunas dificultades para implementar las medidas adecuadas en cuanto a prevención. La prevención de accidentes, en gran parte, depende de la educación, el control y la cooperación. Más que un problema de ingeniería lo es de relaciones humanas, excepto en lo atinente a las protecciones mecánicas de los equipos; ya que está demostrado que los mismos evitan un porcentaje relativamente reducido de accidentes.

Los reglamentos, aún los más estrictos, no pueden garantizar la seguridad en el trabajo. Ésta es obtenida mediante el constante control y cuidado de todos los niveles de responsabilidad de la obra, junto con la colaboración de los trabajadores. La capacitación posibilita un desarrollo armónico el cual minimiza la cantidad y gravedad de los riesgos existentes. El objetivo radica en lograr un cambio de actitud e integrar a todos los niveles de la empresa en las tareas preventivas. Es fundamental contar con un adecuado Plan de Capacitación en materia de prevención de riesgos, incluido en el Programa de Seguridad Empresarial. El mencionado Plan de Capacitación se debe adaptar correctamente al tipo de obra a ejecutar, cubriendo todos los riesgos posibles. Se desarrolla mediante la educación de los niveles involucrados (directivo, supervisión y operativo).

La capacitación, entonces, es la herramienta necesaria para lograr un cambio de actitud en el personal de la empresa, permitiendo así alcanzar una reducción de los accidentes. La metodología necesaria para lograr el objetivo propuesto se fundamenta en una evaluación permanente del plan de capacitación, cuantificando sus resultados y alcances, para lograr un nivel que permita la correcta difusión y organización de la seguridad. La formación se canaliza a través de cursos de instrucción para el personal ingresante y charlas breves en los puestos de trabajo de acuerdo a los riesgos detectados.

La capacitación puede ser colectiva o individual y debe tener en cuenta el nivel de formación de los trabajadores. Uno de los sistemas de comunicación individual es el cartel o afiche de temas de carácter pasivo y optimista, mediante el cual, se brinda un mensaje constantemente y el trabajador lo capta, recordando un gráfico o foto. El cartel debe contener imágenes (dibujos o gráficos) y su texto debe ser corto y de gran tamaño. Estos carteles, mostrando qué debe hacerse y qué no, serán instalados en puestos de trabajo específicos o en locales con gran afluencia de trabajadores (obrador, comedor, vestuarios).

Las instrucciones, cartillas o folletos serán breves, comprensibles y de textos claros. Las exposiciones explicitarán los posibles riesgos ante los cuales se encuentra expuesto el trabajador en la obra, evitarán las generalizaciones superfluas y se complementarán con recomendaciones. Resaltamos que, para evitar prácticas inseguras promotoras de accidentes, se actuará sobre el trabajador. Para ello es importante la función del encargado de seguridad e higiene, quien debe mejorar las condiciones de trabajo. Es la persona indicada para impedir los actos inseguros cometidos por los trabajadores. Es posible obtener éxitos en el programa de prevención si los mencionados expertos son capaces de desarrollar las tareas de capacitación en materia de seguridad, instruyendo a los trabajadores en los hábitos seguros. Para capacitar a dichos encargados es necesario desarrollar un estudio de materias relacionadas con sus funciones y los riesgos posibles dentro del área que dirige; formalizar cursos accesibles y simples relacionados con sus tareas y acciones periódicas de actualización y adecuación a las características cambiantes propias de la industria de la construcción. Cabe destacarse que quien se encuentra a cargo de la seguridad e higiene puede comprender y controlar a los trabajadores.

 



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter