Alejandraseptiembre 22, 2021
heating-463496_1920-1280x960.jpg

5min13

Existen dos tipos diferentes de instalación de calefacción convencional en el sistema por radiadores. La elección de cualquiera de los mismos dependerá, en gran medida, de las necesidades particulares de cada usuario.

Sistema de Calefacción Monotubular

En este sistema de instalación, los emisores se encuentran acoplados en serie, es decir, el retorno del primer radiador hace de ida del segundo, y a su vez, el retorno de éste hace de ida del tercero, y así sucesivamente, hasta regresar a la caldera. A medida que el agua caliente circula por los radiadores, la temperatura disminuye, provocando un diferencial en la marca térmica de cada radiador. Este hecho debe compensarse sobredimensionando ligeramente los últimos radiadores del circuito, para equilibrar el descenso de temperatura. Como limitación, cada circuito de calefacción monotubular podrá alimentar cinco radiadores como máximo. Si es necesario conectar más de cinco radiadores, se instalarán diversos circuitos, separando las conexiones a cada circuito en base a su uso (por ejemplo, seccionando locales por su empleo diurno o nocturno). Este esquema demanda menos tubería, acotándose sensiblemente el costo de la instalación. El funcionamiento es sencillo, en posición totalmente abierta, la válvula deriva al radiador el 100% del caudal de agua que circula por el circuito, y en posición totalmente cerrada, impide el paso del agua al radiador, recirculando el 100% del caudal por la red. La válvula se suministra con una sonda capaz de regular en el radiador los flujos de ida y retorno. El equilibrado del sistema se lleva a cabo mediante el detentor de la válvula. Existen también válvulas termostáticas para instalaciones monotubulares de calefacción. Este esquema demanda la instalación de un elemento purgador en el radiador.

Calefacción bitubular

Este sistema de calefacción dispone de dos circuitos independientes para transportar el agua caliente hasta los radiadores, uno de mando y otro de retorno. El agua que egresa de cada radiador es conducida de nuevo a la caldera por la tubería de retorno y no pasa al siguiente radiador lo cual lo diferencia del sistema monotubular. Aunque se requieren tramos de tubería más extensos, las mismas pueden reducirse gradualmente al alejarse de la caldera, incrementando en su ruta de retorno a la caldera. Ello proporciona una mejor distribución del calor en el sistema, demandando menos control para unificar la distribución.
Existen dos variantes de instalación atendiendo al retorno de la red: Retorno simple y Retorno invertido. En el sistema de calefacción bitubular para radiadores de retorno simple se empieza a retornar el agua hacia el generador desde el último radiador. En el retorno invertido, el agua comienza el retorno desde el primer radiador. La principal diferencia entre ambos sistemas de retorno surge a la hora de equilibrar el circuito. El retorno simple, al desarrollar un recorrido bastante más corto entre el radiador más próximo y la caldera que el más alejado, origina un desequilibrio del sistema. En cambio, en el retorno invertido, las pérdidas de carga en los emisores más próximos y más alejados de la caldera resultan compensadas. La instalación del sistema bitubular con retorno invertido requiere el uso de una válvula para radiador en la parte superior, más un detentor en la parte inferior, así como la instalación de un elemento purgador. La válvula regula el ingreso de agua caliente en el radiador, pudiendo clausurarlo en caso de necesidad, mientras el detentor desempeña la función de equilibrado del sistema.


Alejandraseptiembre 15, 2021
kitchen-1336160_1920-1280x850.jpg

5min29

Mucho se ha escrito sobre la construcción sustentable y sus potencialidades, todas ellas ampliamente verificadas. Las mismas se incrementan incorporadas en un diseño acorde para explotar sus vitales características. Por caso, un sistema eficaz de barrera contra la humedad mantiene libre los marcos de madera y el interior del espacio.

Para garantizar dicha barrera, se deberá drenar el agua lejos de los cimientos, instalar intervalos capilares y alinear cuidadosamente los detalles del techo, alrededor de las ventanas, puertas y cualquier otro tipo de abertura ubicada en la cubierta o pared, a través de las cuales, pueda ingresar la lluvia impulsada por el viento. Los sistemas de calefacción y enfriamiento eficientes en energía utilizan equipos de alta prestación diseñados para el clima local. Esos sistemas serán apropiadamente adaptados por tamaño e instalados correctamente, para ello, localizar el equipo en espacios acondicionados e instalar los dispositivos sellados de combustión para eliminar el potencial reingreso del gas al interior. En cuanto a los sistemas de barrera de aire, eliminar el escape o fuga entre los espacios acondicionados y no acondicionados. Allí debemos sellar todas las aberturas entre las áreas habitables y los espacios de arrastre, los sótanos, áticos y garajes sin calefacción.
Un sistema continuo del aislamiento crea una capa lo más sellada posible entre los espacios acondicionados y no acondicionados, por ejemplo, las paredes de los cimientos, los muros con marcos exteriores, los pisos sobre los espacios exteriores o no acondicionados, los cielorrasos debajo de los espacios exteriores o no acondicionados (incluyendo las cubiertas); áreas de la pared adyacentes a espacios del sótano, tales como paredes bajas y paredes interiores altas lindantes al exterior; detrás de áreas de la pared entre los espacios acondicionados y no acondicionados, tales como viguetas, paredes del garaje, escaleras al sótano y paredes a cuartos los cuales albergan aparatos mecánicos.

Sistemas pasivos de Radón

Recomendamos instalar un sistema pasivo de radón a efectos de reducir al mínimo los costos de un posible problema. Vale señalar que el radón conforma un gas carcinógeno y radioactivo. El costo de convertir un sistema pasivo en un sistema activo es mucho menor respecto de instalar un sistema completo de eliminación del radón. Las ventanas y puertas eficientes deben ser instaladas correctamente, para ello, diseñar la casa con un área de vidrio mínima hacia las orientaciones más desfavorables; disponer la superficie vidriada adicional del lado conveniente a efectos de lograr una calefacción pasiva en los meses de invierno; considerar los diseños solares pasivos para reducir la necesidad de calefacción; diseñar las ventanas con Doble Vidriado Hermético (DVH) y otras características de alto rendimiento (Factores “K” menores a 0,35) de baja transferencia de calor; sombrear las ventanas en el verano con proyecciones o persianas.
Finalmente, una canalización eficiente en energía suministra una circulación de aire apropiada si el tamaño y disposición de la misma resultan correctos. El diseño preverá medir la circulación de aire para garantizar equilibrio y confort; ubicar la canalización en espacios acondicionados; sellar todos los escapes del conducto -excepto aquellos componentes desprendibles- con masilla o masilla más acoplamiento de fibra; obturar los escapes alrededor de los componentes desprendibles con cintas especiales y llevar a cabo una prueba de tensión de la canalización para establecer la tirantez.


Alejandraagosto 18, 2021
wc-548408_1920-1280x853.jpg

6min86

Las personas con necesidades físicas especiales suelen padecer diversas dificultades para poder vivir como el resto de la población. En muchas oportunidades, se encuentran en situaciones de desventajas para acceder a los sanitarios ubicados en lugares tanto públicos como privados

 

Ante el problema de las discapacidades físicas vale preguntarnos cuántas y qué personas se encuentran en tales circunstancias.

Se estima que más del 30% de la población actual sufre algún tipo de discapacidad física, más o menos severa, siendo algunos de los más notorios los siguientes casos: Incapacitados motrices derivadas de accidentes traumáticos, personas con problemas espásticos o espasmódicos, poliomielíticos, distróficos o enfermos de esclerosis múltiples. Ancianos, mujeres embarazadas, niños, e invidentes, conforman -también- importantes grupos demandantes de la necesidad, temporal o definitiva, de vivir en medio de un ambiente adecuado.

La dura realidad nos muestra que el número total de esos ciudadanos tiende a aumentar cada vez con mayor frecuencia, sea por el progreso de la medicina, que actualmente salva la vida de muchas personas antes destinadas a perecer, como todavía más, por la progresión de los accidentes que nuestra sociedad produce en el trabajo, el tránsito vehicular, e incluso en ocasiones, el deporte y el ocio. Todos ellos se encuentran, por lo tanto, con la cotidiana necesidad de afrontar situaciones frecuentemente insalvables y, con mayor recurrencia, de gran desventaja. En este contexto, los locales sanitarios conforman una gran barrera.

Un relevamiento recientemente efectuado arroja que cerca del 57% de los sanitarios analizados son inaccesibles para discapacitados, y otro 27% cuenta con adaptaciones mal ejecutadas, por lo tanto, una persona en silla de ruedas necesitará, imprescindiblemente, de ayuda para poder usarlos.

Se entiende por Accesibilidad, a la posibilidad, incluso por parte de personas con capacidad motriz o sensorial reducida o impedida, de llegar al edificio y a sus unidades individuales inmobiliarias y ambientales, de acceder fácilmente a los mismos y de disfrutar de sus espacios y enseres en adecuadas condiciones de seguridad y autonomía.

Por ende, “Accesibilidad” implica poder circular, franquear los ingresos, aproximarse a equipamientos para utilizarlos, contar con el espacio para llevar a cabo transferencias de la silla de ruedas a la cama o a otro asiento; o de sentado a parado, por ejemplo, utilizando bastones o muletas. También, implica ubicarse en un espacio y recorrido desconocido, aun siendo ciego; comunicarse con personas desconocidas aún siendo sordo; implica alcanzar el accionamiento de instalaciones, aún siendo de baja talla; o utilizar algún asiento aún siendo obeso. La “Accesibilidad” constituye un concepto capaz de abrir, cada vez más, el abanico de situaciones inclusivas para un colectivo de personas con una amplia gama de características.

Las personas ancianas, aunque sufran minusvalías, están aquejadas de reducción en sus distintas capacidades, aún cuando la importancia de dicha reducción depende de múltiples factores difíciles de generalizar y de diversa índole, como por ejemplo, el campo visual o la sujeción horizontal o vertical.

La posibilidad de acercarse al lavatorio, depende de diversos factores tales como la altura de su ubicación, el espacio libre existente por debajo y las dimensiones de la silla de ruedas y el usuario. En todos los casos, vale recordar que este espacio requiere de una zona lateral para un posible acompañante y/o para realizar la maniobra de salida con rotación de 90º de la silla de ruedas. La grifería debe ser del tipo monocomando.

El sifón será embutido o adosado a la pared y el tubo del desagüe flexible o acodado debe disponerse directamente desde la pileta. El espejo será preferentemente reclinable y dotado de accesorios capaces de incrementar la comodidad, como jabonera, portarollo, etc.

El traslado de la bañera debe efectuarse con una cierta disponibilidad de espacio, más una atenta ubicación del pasamanos y las agarraderas, permitiendo al usuario ingresar y egresar de ella con facilidad. El traslado a la ducha por parte del usuario de una silla de ruedas se efectuará directamente, siempre y cuando el plato de la ducha permanezca enrasado con el solado.

También, se puede llevar a cabo una transferencia a un asiento abatible adosado a la pared, o colgado de un manillón.


Alejandraagosto 5, 2021
water-2614538_1920-1280x853.jpg

5min92

Los servicios de provisión de agua potable y de desagües cloacales y pluviales constituyen la base del saneamiento urbano.

Forman un conjunto unitario el cual comienza con la captación del agua natural y continúa con su potabilización, conducción y distribución hasta llegar al usuario mediante la conexión domiciliaria.

La instalación de provisión de agua, de desagüe cloacal y de desagüe pluvial, son de carácter obligatorio en todos los casos.

La instalación sanitaria interna debe garantizar la distribución del agua potable en el interior, a cada punto de utilización, manteniendo la calidad  y  la cantidad necesaria. Dicha instalación incluye los artefactos y cañerías receptoras de los líquidos residuales originados en el inmueble y del agua de lluvia que recibe.

A través de la conexión domiciliaria de cloacas y de los albañales, los líquidos residuales y las aguas de lluvia son recibidos por las redes externas y alejadas de la zona urbanizada por las cloacas máximas y emisarios, hasta su destino final.

A fin de que el sistema de saneamiento funcione normalmente y cumpla con el objetivo, las instalaciones y obras internas deben ser proyectadas de forma que uso y mantenimiento aseguren un correcto funcionamiento.

Para ello se definirán los requerimientos del diseño de la instalación y sus condiciones de funcionamiento en los Reglamentos Técnicos.

El proyecto de Instalaciones Sanitarias debe impedir la contaminación directa o indirecta de las fuentes de provisión de agua, superficial o subterránea, el correcto drenaje de los fluidos, asegurando la normal utilización de las mismas.

 

Clasificación de las Instalaciones Sanitarias

 

Las instalaciones de provisión de agua y de desagüe se dividen en externas e internas.

Son externas las materializadas en la vía pública para conectar las cañerías distribuidoras de agua y las colectoras de desagües con las instalaciones internas, se ejecutan hacia el interior de las propiedades, desde los enlaces.

Los puntos de enlace, dividen las responsabilidades de construcción y mantenimiento entre propietarios (desde el enlace hacia el interior del inmueble) y prestadores de servicios (desde el enlace hacia el espacio público). La llave maestra y el medidor forman parte de la conexión externa.

El punto de enlace de las instalaciones sanitarias de provisión de agua, de desagüe en colectora cloacal o en conducto pluvial, es el extremo de la conexión externa correspondiente a cada servicio con la línea oficial del predio.

Los desagües pluviales prolongados hacia afuera de los límites del inmueble, con destino a cordón cuneta, son partes integrantes de las instalaciones internas, por lo tanto,  responsabilidad del propietario en cuanto a su construcción y mantenimiento, sujetos a fiscalización por parte de la Autoridad de Aplicación.

 

Importancia del saneamiento

 

Actualmente, la Organización de Naciones Unidas (ONU) informó que la cuarta parte de la población mundial carece de agua potable salubre y esa proporción se duplicará dentro de veinte años.

Del total de los recursos hídricos del planeta, el agua dulce solamente representa el 3%, distribuida en un 2% en casquetes de hielo, glaciares y aguas subterráneas, mientras que tan sólo el 1% aflora en aguas superficiales.

Como se advierte, el agua dulce continúa siendo uno de los recursos naturales no renovables más preciados, por lo tanto, de su adecuado suministro y gestión dependen la agricultura, la ganadería, la salud y alimentación de las personas, los ecosistemas, la industria, la energía, el mantenimiento de la paz y la estabilidad social.


Alejandrajulio 29, 2021
ruido-autopista-1280x851.png

4min102

La Organización Mundial de la Salud (OMS) escribió “Guías para el ruido urbano”, que pretende consolidar el conocimiento científico de las consecuencias del ruido urbano en la salud.

Intenta orientar a las autoridades y profesionales de la salud ambiental,  sobre las formas de proteger a la población de los efectos del ruido en ambientes no industriales.

El ruido urbano

También llamado ambiental, residencial o doméstico,  es el emitido por todas las fuentes menos las de áreas industriales.

Los más comunes en exteriores son:

  • El tránsito de los vehículos a motor.
  • El transporte ferroviario y aéreo.
  • La construcción y las obras públicas.

En cambio en interiores: 

  • Sistemas de ventilación.
  • Máquinas de oficina.
  • Aparatos domésticos y vecinos.

En las grandes ciudades, es un problema cada vez mayor.  La población está cada vez más expuesta y en consecuencia a sus efectos sobre la salud.

 

Principales efectos adversos
  • Efectos sobre la audición: más frecuentes, en países desarrollados, donde el ruido interfiere a menudo en la comunicación oral. Extensas exposiciones a altos niveles de ruido reducen la capacidad auditiva, pudiendo llegar a la sordera.
  • Efectos sobre el sueño.
  • Efectos sobre las funciones fisiológicas: puede representar un impacto definitivo sobre las funciones fisiológicas de los trabajadores y las personas que viven cerca de aeropuertos, industrias y calles ruidosas. Luego de una exposición prolongada, los individuos susceptibles pueden desarrollar efectos permanentes (hipertensión y cardiopatías asociadas a los altos niveles de sonido).
  • Efectos sobre la salud mental: no causa directamente enfermedades mentales, pero se presume puede acelerar e intensificar el desarrollo de trastornos latentes, e incluso, presentar efectos adversos sobre la salud mental de las personas.
  • Efectos sobre el rendimiento: puede perjudicar el rendimiento de los procesos cognitivos, en trabajadores y niños. La exposición crónica  durante la primera infancia es responsable de dificultar el aprendizaje de la lectura y reducir la motivación.
  • Efectos sociales y sobre la conducta: El ruido por encima de los 80 dB(A) reduce la actitud cooperativa e incrementa notoriamente el comportamiento agresivo en individuos predispuestos.

 

Para combatir esta problemática, es necesario analizar los aspectos claves de las fuentes emisoras , opciones para reducir, modelos de predicción y evaluación. Además establecer normas de emisión de ruidos para fuentes existentes.

La actual edificación, con elevados niveles de aislamiento y alta estanqueidad, nos permite aislarnos del ruido exterior, y reducir los niveles de contaminación acústica ambiental.


Alejandrajulio 23, 2021
Techos-lluvia-1280x960.jpg

6min131

Repetidas veces, se verifican daños en techados, debido a una deficiente ejecución de las juntas de dilatación, o directamente, a su ausencia; tanto sea en la capa hidrófuga, como así también, en las coberturas como baldosas cerámicas, etc.

Se producen desplazamientos por dilatación térmica, debido a importantes incrementos de temperatura, dada la notable incidencia del sol. Estas dilatan y ejercen sus fuerzas sobre medianeras y parapetos perimetrales, luego, contraen al enfriarse, originando fisuras que dan paso a infiltraciones.

Impermeabilización de techos

Una forma de impermeabilizar, es mediante la colocación de membranas hidrófugas, bituminosas y plásticas, sobre las cuales se realizan coberturas de cemento o cerámicas.

Muchas veces, aparecen fallas por encontrarse mal construidas o mal diseñadas. Tampoco se considera el grado de exposición al sol y a las sombras.  En algunos casos, las membranas hidrófugas actúan como aislantes térmicos e impiden una normal disipación de calor, con lo cual, los aumentos de temperatura resultan mayores.

 

Juntas

El material con el cual se materializa la junta, experimenta dilataciones y contracciones permanentemente, alcanzando un punto donde se deteriora por fatiga y llega al fin de su vida útil.

Este es el caso de las juntas bituminosas termoplásticas, que con el efecto de calor, evaporan sus partes más volátiles, dando como resultado la pérdida de sus propiedades mecánicas.

También, se disponen juntas de elastómeros, que, con el tiempo, envejecen volviéndose rígidas.

En muchos casos, se colocan carpetas de morteros de cemento sobre las membranas hidrófugas fusibles al calor. Mientras recibe los rayos solares, se calientan, y transmiten presión que deforma el material, evaporan sus solventes volátiles, posteriormente se resecan, perdiendo su elasticidad, y finalmente, se agrietan al transcurrir ciclos de calentamiento y enfriamiento. La acción bacteriana también influye en la degradación de las membranas.

El uso de “llaves” o bridas metálicas es solo un paliativo momentáneo, ya que, el sistema de fuerza resultante ocasionará nuevas grietas. Las fisuras denominadas “Cargas”, se producen en la parte inferior, a la altura de la unión con el solado. Especialmente, cuando se trata de vínculos rígidos entre dichos componentes.

Estos no resisten el esfuerzo lateral que ejercen los solados sobre el paramento, debido a las dilataciones térmicas. Se trata de una fuerza de corte responsable de provocar rajaduras y desplazamientos laterales. La patología descripta se denomina: Cizallamiento.

Otros daños

Otros daños, son originados debido a la “cupla de deformación”. Esto se produce gracias a asentamientos diferenciales producto de variaciones de compacidad de las masas murarias, o a diferencias de conductividad térmica.

En las obras materializadas por etapas, sucede que la formulación de los morteros nunca resulta exactamente igual a la anterior; por el cual, se observará la precaución de crear un efectivo sistema de anclaje capaz de asegurar una correcta vinculación entre un tramo constructivo y el siguiente.

Se logra así que el sistema actúe en forma conjunta.

Con estos cuidados descriptos, se podrá evitar o disminuir al mínimo la aparición de fisuras de consideración.

La infiltración del agua pluvial es proporcional a la temperatura ambiente, y también, a la temperatura del medio. Esta será más pronunciada cuando la incidencia del sol sea evidente.

El agua penetra a través de las vías que encuentra a su paso, arrastrando las partículas disgregables. Esto, termina generando corrosión a las zonas ferrosas que son alcanzadas por la humedad.

Es muy importante que él o los profesionales intervinientes puedan determinar si las fisuras son de origen estructural o no.

Las primeras derivan del desequilibrio de los elementos portantes integrantes de los suelos, las sobrecargas y de la calidad de los elementos componentes de la obra.

Las rajaduras aparecidas en obras debido a esta problemática son muchas veces muy importantes, y peor aun cuando son alcanzadas por el agua pluvial con facilidad. La morfología del agrietamiento se manifiesta en líneas que acompañan la estratificación de los ladrillos sobre las juntas, sean verticales u horizontales. Es decir, producen surcos paralelos y/o escalonados.

Con el paso del tiempo, la rugosidad interna expuesta por las fisuras da lugar a asentamiento de tierras y partículas donde se desarrollan vegetaciones, capaces de producir mayores daños cuando se expanden, durante su crecimiento.


Alejandrajulio 8, 2021
Licitación-Abierta-1280x721.png

5min139

La licitación abierta es una modalidad de licitación donde se pueden presentar todas las firmas o empresas interesadas, las cuales cumplan con los requerimientos de las bases. En el ámbito privado practican esta modalidad entes, empresas o corporaciones obligados por sus estatutos o por reglamentaciones internas, especialmente, cuando el monto a contratar supera ciertos valores preestablecidos.

 

En el ámbito público, practican esta modalidad los organismos y empresas nacionales, provinciales y municipales para sus adquisiciones y contrataciones de bienes y servicios cuando se superan ciertos montos establecidos. Estas licitaciones reciben el nombre de licitaciones públicas, aunque en ciertos casos no sean “abiertas”, pues suelen estar restringidas a empresas inscriptas en registros o a aquellas las cuales, previamente, debieron presentar sus antecedentes para su preselección. En una licitación abierta, y especialmente en licitaciones públicas, resulta imprescindible asegurar el cumplimiento de ciertas formalidades durante todo el proceso, desde la difusión y convocatoria de la licitación hasta la adjudicación y firma del contrato. Este accionar impone al arquitecto y a los comitentes privados ciertas reglas de juego que, si bien no tienen por qué alcanzar la rigidez propia de las licitaciones públicas, tampoco pueden manejarse con la flexibilidad característica de las licitaciones restringidas o por invitación. A efectos de facilitar los procedimientos, y evitar cuestionamientos, se recomienda adoptar algunas medidas como por ejemplo: Efectuar la apertura de sobres en privado y con representantes del comitente, no permitir el conocimiento de las propuestas ajenas por otros oferentes, lo que indefectiblemente, originaría una cadena de cuestionamientos e impugnaciones capaces de trabar el proceso de adjudicación, y en general, flexibilizar las formalidades que no comporten violación a las normas éticas. El hecho de que bajo esta modalidad exista admisión ilimitada de participantes, obliga en todos los casos a proceder a la calificación de las empresas, obligándolas al cumplimiento de ciertos requerimientos cuya exigencia debe guardar relación con la envergadura de los trabajos licitados. La calificación de los oferentes puede realizarse de distintas formas y en diferentes oportunidades.

 

Adjudicación directa

 

Esta modalidad presenta las particularidades siguientes:

 

  • Para llegar a la contratación de los trabajos no median los procedimientos ni las formalidades de cumplimiento más o menos estricto propias de una licitación,
  • La posibilidad de llevar a cabo negociaciones tendientes a ajustar y convenir una propuesta ventajosa.
  • La modalidad admite pedido de ofertas a más de una empresa en forma reservada e independientemente. En caso de llevar a cabo negociaciones con una única empresa, a falta de otros elementos de comparación, resulta conveniente requerir análisis de precios que justifiquen los valores cotizados de los rubros más significativos.

Conviene recurrir a esta modalidad cuando media alguna de las siguientes razones:

 

  • Necesidad de adjudicar los trabajos a determinada empresa, dado que no existen otras con la tecnología requerida o que puedan asegurar la provisión de ciertos diseños, materiales o equipos necesarios para las obras o determinados rubros de la construcción.
  • En obras a contratar por coste y costas
  • Cuando razones de urgencia obligan a reducir los plazos requeridos por los procedimientos de licitación.
  • Cuando se requieren máximas garantías de confiabilidad o eficiencia, ya sea en capacidad técnica, potencial operativo o solvencia económico-financiera.
  • Cuando media algún tipo de relación previa entre el comitente y la empresa o cuando la empresa se encuentra asociada con el comitente para la ejecución de la obra.

 

Más que en cualquier otro caso, durante la tramitación y negociación precedente a una adjudicación directa, el profesional asegurará la máxima transparencia en su gestión, enmarcándola exclusivamente dentro del ámbito técnico y preservando los principios éticos.


Alejandrajunio 22, 2021
Licitaciones-1280x853.png

5min177

El trámite más habitual para adjudicar una obra, o uno o varios rubros de la misma, consiste en solicitar cotizaciones a varias empresas mediante procedimientos como los concursos de precios, las licitaciones y la adjudicación directa o por negociación.

 

Las compulsas de precios pueden instrumentarse con distintos niveles de exigencia, desde sencillos concursos de precios entre varios oferentes con antecedentes sufi­cientemente conocidos, hasta complicados procedimientos como los que caracteri­zan a ciertas licitaciones públicas. Cuando se solicitan varias cotizaciones, se recomienda que la documentación de licitación incluya un texto denominado “Bases y condiciones para la licitación”, cuyas disposiciones tienen por objeto poner en pie de igualdad a todos los oferentes para que sus propuestas sean comparables entre sí y la adjudicación recaiga en empresas debidamente calificadas. La solicitud y obtención de ofertas, ya sea para la ejecución de los trabajos, prestación de servicios o provisión de materiales, será encarada sobre bases y condiciones prees­tablecidas, uniformes para todos los interesados. Justas o “lícitas”, responsables de determinar derechos y obligaciones bilaterales entre el propietario y quienes formulen ofertas. La intervención del arquitecto como planificador y controlador del procedimiento de licitación y evaluador de las propuestas recibidas, debe otorgar idéntico trata­miento a todos los participantes, asegurando a ellos y al propietario, la máxima equi­dad en el análisis de las propuestas y en la redacción del informe con la evaluación de las propuestas para la adjudicación del contrato por parte del Comitente. En síntesis, los procedimientos elegidos, las normas estipuladas y los comportamientos, tanto del arquitecto como de su comitente, garantizarán la ausencia de arbitrarie­dades que puedan significar el otorgamiento de ventajas a determinada empresa, sea cual fuere el momento de la gestión: Antes, durante o después del procedimiento de licitación. A continuación, se comentan distintas modalidades para la licitación y adjudicación de obras o de rubros de las mismas. Todas se proponen como objetivo obtener coti­zaciones completas por parte de empresas calificadas, cuyas propuestas respeten las bases y condiciones de licitación.

 

Licitación restringida o por invitación

 

La licitación restringida o por invitación es una modalidad de licitación, muy difundi­da en el ámbito privado, donde se pueden presentar solamente las firmas o empre­sas invitadas expresamente. La licitación restringida se caracteriza por la privacidad con que se desarrolla la substan­ciación de la licitación y adjudicación, enmarcando sus instancias en formalidades de cumplimiento menos estricto respecto de otros casos, y permitiendo, tanto al arquitecto como al comitente, un accionar y la adopción de decisiones con reglas de juego más flexi­bles en las etapas de revisión de las propuestas y adjudicación de los trabajos. Dado que la obtención de propuestas se logra mediante un concurso restringido en el cual participan una cantidad limitada de firmas o empresas, la selección de las mismas considerará cuestiones como las comentadas a continuación:

 

  • En lo relacionado con la cantidad de empresas a invitar, no puede establecerse un número preciso, pero la práctica aconseja que para lograr una compulsa final entre, por lo menos, tres propuestas, conviene invitar entre ocho a diez empresas, pues debe estimarse que a menudo sucede que por cualquier razón, firmas in­vitadas no presentan propuestas y/o la existencia de propuestas con fallas técnicas que obligan a desecharlas. En la mayoría de los casos, también por razones prácti­cas no es conveniente exceder la cantidad de empresas ya mencionada.
  • En cuanto al criterio para su selección, las empresas deben ser escogidas entre aquellas que gocen de prestigiosa tradición en plaza, y en lo referido a su potencial, teniendo en cuenta su adecuación con la envergadura, tecnología y grado de complejidad de los trabajos licitados.

Alejandrajunio 15, 2021
selección-de-contratista-1280x850.png

5min133

Del eficiente desempeño de los contratistas depende la correcta materialización de los distintos trabajos delegados y el cumplimiento de los plazos de construcción. Para que esas condiciones puedan ser cumplidas, es necesario que los contratistas posean probada capacidad técnica, legal y económico-financiera. A tales efectos, resulta conveniente tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

 

  • Seleccionar firmas con capacidad técnica, legal y económico-financiera, adecuadas a la magnitud y complejidad de la obra.
  • Invitar a un número de firmas acorde con la importancia de los trabajos licitados y evitar a aquellas cuya capacidad ejecutiva pueda verse desbordada por la cantidad de obras en ejecución o compromisos adquiridos.
  • Proporcionar documentaciones de licitación completas, incluyendo plazos de ejecución, formas de pago y toda otra información que reduzca al mínimo las incógnitas y mantenga a todas las firmas invitadas en un riguroso pie de igualdad.
  • Complementar la evaluación de las ofertas con una ronda de entrevistas con los posibles adjudicatarios para efectuar el casi siempre necesario ajuste y nivelación de ofertas.

 

Los procedimientos recomendables para los distintos tipos de concursos de precios o licitaciones y las rutinas para la revisión, comparación y evaluación de las propuestas, son sugeridas por el profesional en su rol de Director de Obra. Un cursograma esquematiza el proceso de una obra, desde el inicio del proyecto hasta su terminación, y se refiere especialmente a las tareas y decisiones vinculadas con los aspectos económicos, siendo organizado en tres columnas, con el siguiente criterio: En la primera columna se indican las tareas que el arquitecto va ejecutando, en la columna central se informan las etapas del proceso y en la tercera columna se indican las acciones desarrolladas en relación con los costos. Todo el procedimiento se ordena mediante líneas de avance de trazo lleno o de retroceso de trazo discontinuo, las cuales determinan los cursos de acción y llevan a las bifurcaciones o nodos capaces de representar las instancias de comparación entre los costos estimados en cada oportunidad y el monto de inversión previsto. A partir de cada nodo, si el resultado es positivo, el proceso continúa avanzando hacia la tarea siguiente, y si es negativo, debe retroceder siguiendo una línea discontinua para recomenzar en algunas de las tareas o decisiones superadas previamente, a las cuales conviene acceder respetando el mismo orden de prelación. Se analizarán los distintos procedimientos capaces de definir las instancias que usualmente se suceden para apreciar el costo de una obra:

 

  • Estimaciones preliminares.
  • Presupuesto global estimativo.
  • Evaluación de variantes y presupuestos alternativos, cuando se considere
  • Presupuesto desagregado por rubro.
  • Cómputo y presupuesto detallado por rubros de ítems, necesario para proyectos de obras públicas, cuando es un requerimiento contractual, cuando el arquitecto lo considera conveniente, o a pedido del comitente.
  • Los presupuestos de los contratistas, una vez adjudicado los contratos.

 

De todas maneras, ya se trate de una valoración rápida o de una más laboriosa, toda estimación o presupuesto preparado por el profesional, será considerado como aproximado y al solo efecto de informar al comitente. El presupuesto final, certero y válido, es el monto adjudicado al contratista, el cual incorpora variables específicas propias del momento y del adjudicatario, como lo son las condiciones del mercado, el mark-up aplicado por el contratista, y su interés por ganar el encargo y/o el cliente.


Alejandramayo 24, 2021
Permisos-obras-1280x839.jpg

4min184

La Autoridad de Aplicación podrá determinar requisitos específicos para el registro de obras las cuales presenten características especiales. En estos casos, los permisos en cualquiera de sus clasificaciones, podrán tener el carácter de:

 

  1. Permisos de Obra en una Misma Parcela.
  2. Permiso de Obra de Uso Particularizado.
  3. Permiso de Obra para Inmuebles de Protección Patrimonial.

 

Permisos de Obra en una Misma Parcela

En caso de solicitarse más de un permiso de obra en una misma parcela, los responsables de la misma deben delimitar el alcance y ámbito de su incumbencia. En caso de no definirse claramente, la Autoridad de Aplicación establecerá el desarrollo de cada una de ellas.

 

Permiso de Obra de Uso Particularizado

Este permiso comprende aquellos usos con un tratamiento administrativo diferenciado de los requisitos particulares establecidos por la Autoridad de Aplicación. Estarán comprendidas: las Obras del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, del Estado Nacional, de Entes autárquicos, de las empresas con participación del Gobierno de la Ciudad y asimilables a éstas, las Embajadas, representaciones diplomáticas extranjeras u organismos gubernamentales internacionales y los Establecimientos de Salud y Educación y de las Pequeñas y Medianas Empresas.

 

Permiso de Obra de Protección Patrimonial

En los casos de edificios con protección patrimonial se contará con el visado correspondiente del organismo competente en la materia.

 

Permisos de Obra en Etapa de Proyecto

Los permisos de obra en etapa Proyecto se corresponden con un anteproyecto que no resulta apto para construir. Pueden aplicarse sobre futuros permisos de micro obra, de obra menor, obra media y obra mayor. Su plazo de vigencia será de 180 días corridos.

 

Obras Adyacentes a Edificios Catalogados

En toda solicitud de permiso de obra a realizarse en parcelas con frente adyacente a inmuebles incluidos en el Registro de Inmuebles Catalogados debe darse intervención al Organismo competente en materia de interpretación urbanística, en lo relativo al tratamiento de fachadas, muros medianeros y al contexto patrimonial.

 

Permisos de Obra en Barrios en Proceso de Reurbanización

Alcanza a aquellas obras materializadas o proyectadas a fin de regularizar la infraestructura edilicia en barrios en proceso de re-urbanización. En caso de solicitarse permisos de obra para re-adecuación de viviendas existentes, la Autoridad de Aplicación podrá determinar los requisitos exigibles y las excepciones admisibles. En caso de contar dichos predios con la identificación parcelaria, titularidad de dominio, y que a su vez, demande trabajos constructivos en las viviendas finalizadas, se exigirán requisitos especiales sujetos a diversos niveles de adaptabilidad.



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter