Economía de las instalaciones

25.09.17 - Del editor
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto  recomendar 
Dentro de la Ingeniería Sanitaria y con el objetivo de racionalizar sistemas, la problemática de la economía de recursos aparece en forma muy diferente en cuanto al saneamiento y depuración de las aguas residuales. Entendemos por “Saneamiento” al conjunto de instalaciones sanitarias dispuestas en el interior de una vivienda y la red de conducción de los líquidos residuales (alcantarillado), desde la unidad hasta la planta depuradora. En el saneamiento podemos distinguir dos partes: la red interior de la vivienda, con los aparatos domésticos, sanitarios y desagües correspondientes y la red de alcantarillado. Las opciones existentes se encuentran normalizadas, tanto para los elementos sanitarios como para los componentes empleados. De cualquier forma, los ahorros de agua no implican una economía en los costos de las instalaciones sanitarias.

Por el Arq. Gustavo Di Costa, editor de la Revista Sepa Cómo INSTALAR.

En el tipo de red de saneamiento exterior verificamos dos posibles alternativas, dependiendo de las características del núcleo ocupacional (separación entre viviendas, dimensión de las parcelas, número de unidades), red individual o colectiva. El saneamiento colectivo es el más empleado, debido a sus ventajas económicas y mayores garantías sanitarias. Centraliza la zona de tratamiento de las aguas residuales, cualquiera sea el sistema de depurado adoptado. El saneamiento individual se lleva a cabo en la misma parcela y generalmente no ofrece grandes rendimientos. En el mercado europeo se comercializan equipos industriales compactos capaces de recoger -en un mismo recinto- las fases anaerobia y aerobia del proceso de saneamiento, logrando vislumbrar soluciones muy prometedoras. El sistema de depuración a implantar debe ser adecuado al núcleo poblacional y su entorno. En grandes emprendimientos no existe otra alternativa que los sistemas convencionales, pero en núcleos de menos de 20.000 habitantes se considerarán aquellos sistemas alternativos con posibilidades de menores costos.

Para la depuración de las aguas residuales en zonas rurales -y en general en municipios pequeños y medianos-, deberán evitarse las instalaciones intensivas y no integradas en su contexto, propias del modelo urbano de grandes núcleos, los cuales, en diversos casos se han implantado en el medio rural con resultados poco positivos. 

En la búsqueda de economía del agua y sus instalaciones, hemos encontrado dos bloques con una problemática muy diferenciada: El de los países desarrollados y subdesarrollados.

En el caso extremo de regiones devastadas con escasa o ninguna infraestructura de suministro de agua ni saneamiento, la prioridad radica en proveer -al menos- el suministro de agua mínimo para la población con las debidas garantías sanitarias y establecer sistemas de evacuación de las aguas residuales los cuales aseguren condiciones de higiene adecuadas. Ante esa perspectiva de necesidades básicas, evidentemente, la economía del agua no presenta el mismo objetivo ni se puede plantear en idénticos términos.

En los países desarrollados se disponen importantes inversiones en infraestructura sanitaria, de tecnología acorde con la calidad de vida y economía, dirigida al mantenimiento y explotación de los sistemas, mientras que en los países subdesarrollados la falta de recursos limita -incluso- la instalación de la infraestructura básica, marcando como tendencia intentar proporcionar soluciones sencillas y económicas, tanto de construcción como de mantenimiento y explotación.

0 Comentarios sobre:
Economía de las instalaciones

Debe iniciar sesión o registrarse para poder comentar esta nota.


Registrese

Registrese

 
 
 
Manual del Instalador
Grupo Dema Lateral
Industrias Saladillo Lateral
Duke
GALVYLAM
Grundfos
FV
FERRUM2
piazza
CALLSEG
Latyn
Sodimac
BTM
Concorplast
Peisa
TIGRE
Insumos plasticos
Ecotermo
Fundicion Delta
wilo
Triangular
Durlock
Ideal Sanitarios
Modulos Sanitarios