Darle una mano a la obra

10.07.17 - Del editor
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto  recomendar 
Se conoce como “Mano de obra” al esfuerzo -tanto físico como mental- aplicado durante el proceso de elaboración de un bien. La misma representa el factor humano de la producción, sin cuya intervención no podría realizarse una actividad manufacturera, independientemente del grado de desarrollo mecánico o automático de los procesos desarrollados. El concepto apunta también hacia el costo de esa labor, vale decir, el dinero abonado al trabajador por sus servicios. Entonces, la mano de obra implica un sueldo, ya que cualquier operario u obrero, al prestar sus conocimientos y fuerza física o mental al servicio de la producción de un bien o servicio, percibe un salario. Alrededor del costo de la mano de obra suelen surgir controversias y polémicas, especialmente asociadas a un exceso en el valor de la misma -y en la vereda opuesta-, a la miseria que en algunos países se paga por ella.

Por el Arq. Gustavo Di Costa, editor de la revista Sepa Cómo INSTALAR.

En la industria de la construcción la “mano de obra barata” aparece principalmente por dos causas: Debido al aumento de la crisis económica -excusa que muchos empresarios toman para reducir los sueldos- y porque los empresarios se aprovechan de la llegada de mano de obra del extranjero, contratando a inmigrantes y ofreciéndoles condiciones laborales de muy baja calidad. Esos trabajadores, dada la necesidad de obtener un empleo rápidamente, están dispuestos a ejecutar labores por mínimos sueldos y obviamente, todo ello repercute en el mercado laboral, puesto que probablemente los trabajadores mejor calificados no son contratados, dado que otros operarios ejecutan ese mismo trabajo por menos dinero. Cabe resaltar que la mano de obra puede clasificarse como directa, indirecta o de gestión. Se dice que la mano de obra es directa cuando influye específicamente en la producción. Se trata de un trabajo el cual puede asociarse fácilmente a un bien determinado, como el caso de una obra de arquitectura. La mano de obra se considera indirecta, en cambio, cuando se reserva a áreas administrativas, logísticas o comerciales. No se asigna, por lo tanto, a la producción de una obra de manera directa ni presenta gran relevancia en el precio de la misma. Finalmente, la mano de obra de gestión es aquella relativa al personal directivo y ejecutivo de una compañía constructora.
 
La mano de obra es una pieza irremplazable, distintiva respecto del factor de producción por excelencia. Desarrolla una serie de actividades y tareas ayudada mediante instrumentos, infraestructura, entre otros, para generar bienes y servicios de manera satisfactoria. Es por ello que debe ser valorada y brindarle el lugar que corresponde, retribuyéndola con salarios adecuados y dignos.

0 Comentarios sobre:
Darle una mano a la obra

Debe iniciar sesión o registrarse para poder comentar esta nota.


Registrese

Registrese

 
 
 
Manual del Instalador
Grupo Dema Lateral
Industrias Saladillo Lateral
Duke
CALLSEG
Grundfos
FV
FERRUM2
piazza
Latyn
Sodimac
BTM
Concorplast
Peisa
TIGRE
Insumos plasticos
Ecotermo
Fundicion Delta
wilo
Genebre new
Durlock
Modulos Sanitarios
Ideal Sanitarios