¿Cómo mantener el agua en una piscina?

Al iniciarse la temporada resulta imprescindible desagotar la pileta y limpiarla muy bien eliminando el verdín (hongos y algas), pero también se puede conservar el agua durante el resto del año —sobre todo si la hemos climatizado— si tomamos en cuenta su tratamiento con los productos que a continuación se detallan:

Cloro estabilizado: este producto tiene varias presentaciones y se dosifican medidos en gramos.

  • Granulado: Disolución rápida, se dosifica manualmente y actúa desde el piso del natatorio. Su adición debe ser en forma diaria, 10 gramos por cada 10 m3 de agua
  • Pastilla: De disolución lenta, se coloca en la boya a fin de actuar en el espejo del agua. Luego de la carga inicial (50 gr por cada 10 m3), y a medida que la pastilla va siendo consumida, adicionar en la boya la cantidad de pastillas necesarias para mantener en forma regular el gramaje de cloro (equivalente a 50 gr. por cada 10 m3 de agua).

 

Cloro sintético estabilizado en polvo: Es muy práctico para aplicar y dosificar. Se puede esparcir con suma facilidad por toda la piscina empleando la cuchara que se presenta en el envase y que sirve de medida. Por ser estabilizado no es eliminado por la acción del Sol con la facilidad que se evapora el cloro líquido. Su composición se integra con un 90% de cloro activo, y como libera el cloro desde el fondo de la pileta hacia la superficie, la acción es más efectiva respecto de otros tipos de cloro. Dosis: Esparcir en distintos lugares de la pileta dos cucharadas (20 gr por cada 10.000 litros de agua) todos los días al anochecer. Después de lluvias o en días que la temperatura supere los 30 ºC, duplicar dicha dosis. En invierno, las dosis de mantenimiento pueden aplicarse dos veces por semana. Durante la temporada de verano cuando el uso de la piscina es más intenso, además de la dosificación indicada, conviene efectuar cada 10 o 15 días una supercloronación o shock de cloro aplicando ese día una dosis doble.

Cloro en pastilla: Se proveen de pastillas de disolución rápida, de acción similar a las del cloro en polvo, pastillas de disolución lenta. Se utilizan empleando una boya. Las pastillas de disolución constituyen el sistema ideal para aquellas piscinas que son utilizadas sólo los fines de semana. De cualquier manera, se aconseja reforzar este tratamiento agregando semanalmente cloro en polvo, que siempre es más efectivo.

Hipoclorito de sodio: Es el tradicional cloro que hoy en día se sigue utilizando como bactericida. Debe utilizarse en la proporción de litro por cada 40.000 litros de agua, cada 24 horas. Conviene también diluirlo previamente en un recipiente con agua sin proporción específica, al solo efecto de distribuirlo sobre la superficie. Para este tipo de cloro conviene recordar aplicarlo sobre la hora del crepúsculo y a la noche. Duplicar la proporción después de lluvias o de días de más de 30 ºC.

Solución reguladora: Es conveniente controlar la alcalinidad del agua de las piscinas. Ello se realiza en una forma muy sencilla utilizando un colorizador (comparador colorimétrico) que determinará el pH de aquellas. La solución reguladora disminuye esa alcalinidad y con ello hará más efectiva la acción del cloro. Dosis: se emplean 2,5 litros de solución cada 40.000 litros de agua cada 15 días. Esta tarea debe efectuarse en horas de la mañana para distanciarla de la adicción al cloro.

Alguimine 05: Amina cuaternaria importada de EE.UU., es el producto más efectivo para evitar la formación de hongos y algas. Dosis: 1 litro de alguimine 05 por cada 50.000 litros de agua que se aplica de la siguiente forma: la mitad de esa cantidad, o sea 1/2 litro de alguimine se diluye en un recipiente con un poco de agua (no importa la proporción) y se distribuye en distintos lugares de la piscina. El resto del alguimine 05 se agregará al agua de la pileta en pequeñas dosis (dos tapitas del envase) cada 48 horas.

Azul piscina: Tiene una acción complementaria con los productos antes mencionados. Anula el efecto del polen de las plantas para mantener la pureza del agua, anula también el efecto orgánico del orín y brinda al agua una hermosa coloración azulada sin quitarle la transparencia. Dosis: Se utiliza 1 mg. cada 40.000 litros de agua. Se debe aplicar del siguiente modo: espolvorear el envase, el cual es una talquera. Se realiza dos veces sobre un recipiente preferentemente de plástico, que contenga unos 4 o 5 litros de agua. Revolver bien durante por lo menos dos minutos y verter luego en distintos lugares de la pileta en horas de Sol. Repetir esta operación cada 4 o 5 días.

Floculante (Decantante): Precipita todas las impurezas que provocan la turbidez del agua. Debe usar 1 litro de agua por cada 50.000 litros. Diluir en un recipiente de 10 litros y rociar a los largo del borde de la pileta. Dejar reposar 24 a 48 horas, según cada caso. Una vez decantada toda la suciedad, proceder a retirar el elemento filtrante. Conectar la aspiradora, pasarla en forma lenta sobre toda la superficie del piso, mandando el agua fuera de la pileta.

Comentarios

Sepa Cómo Instalar



Auspician Sepa Cómo Instalar




Newsletter







Comentarios