¿Qué es el coeficiente de conductibilidad térmica?

22.09.17 - Casoteca
ampliar tamaño texto  reducir tamaño texto  recomendar 
La transmisión de calor y calor negativo, es decir frío, se pone en evidencia mediante tres fenómenos: La conducción, convección y radiación. En la conducción, el calor pasa a través de un material de molécula a molécula, desde los lugares de temperatura elevada hasta los más fríos. La conducción del calor es posible en medios sólidos, líquidos y gaseosos. Por su parte, la convección del calor sólo es posible en líquidos y gases. Aquí se transforma el calor, al entrar en movimiento masas de partículas de líquidos o gases y transportar la cantidad de calor en ellas almacenadas (corrientes).

En cuanto a la radiación de calor, todos los cuerpos que permanecen a temperaturas superiores al cero absoluto (-273 ºC) ceden calor en forma de radiación calorífica, y tanto más cuanto mayor sea su temperatura. Dos cuerpos a distinta temperatura intercambian por radiación el calor, si permanecen separados entre sí por un medio permeable a las radiaciones (por ejemplo, el aire). La cantidad de calor intercambiado depende, además, de la temperatura de ambos cuerpos, de la cantidad de calor que absorben, reflejan o dejan pasar. Si la fuente de radiación se encuentra a temperaturas inferiores a los 200 ºC, los materiales usuales en la construcción absorben el 90% -aproximadamente- de la radiación calorífica (a excepción de los metales, en especial, aquellos con superficie pulida).
 
En el caso de temperaturas elevadas, la cantidad absorbida disminuye generalmente a favor de la reflejada o de la conducida. Por ejemplo, una ventana de cristal permite dar paso a la mayor parte de la luz solar, pero es poco permeable a la radiación calorífica de los objetos dispuestos en el interior con temperatura inferior. A causa de las radiaciones caloríficas solares, la temperatura de los paramentos exteriores de los edificios, en verano, es muy superior a la del aire ambiente. Por lo tanto, un material aislante ideal debe poseer propiedades capaces de evitar, de manera efectiva, la transmisión del calor por todos los medios. Dicha transmisión entre dos cuerpos húmedos, a distinta temperatura, puede acelerarse con respecto a la transmisión entre cuerpos secos, cuando en los más calientes se evapora agua; el vapor formado se difunde hacia el más frío y allí se condensa.

De esta manera, con el vapor se transporta calor en forma latente, desde el cuerpo más caliente al más frío. Un proceso de este tipo interviene, por ejemplo, en la transmisión del calor a través de los materiales de construcción porosos y húmedos.

El agua se evapora en la parte caliente de los poros y se condensa en la fría. Con ello aumenta el transporte de calor a través del material húmedo, respecto al producido en el material seco. Al contrario del aire, el agua es un buen conductor del calor, y a ello se debe que en todos los materiales aislantes se empeoran notablemente las propiedades de aislamiento térmico en estado húmedo. Cualquier material o elemento aislante se puede humedecer por absorción de agua, por difusión y condensación del vapor. Cierto es que se puede impedir una absorción del agua mediante la colocación de una barrera de vapor, ubicándola en el lado caliente del aislamiento térmico.

Con todos los datos mencionados, podemos mejorar la aislación de nuestras obras, cuestión fundamental para generar instalaciones de climatización y refrigeración más sustentables, que como valor agregado, permitan a nuestros clientes ahorrar dinero.

0 Comentarios sobre:
¿Qué es el coeficiente de conductibilidad térmica?

Debe iniciar sesión o registrarse para poder comentar esta nota.


Registrese

Registrese

 
 
 
Manual del Instalador
Grupo Dema Lateral
Industrias Saladillo Lateral
Duke
CALLSEG
Grundfos
FV
FERRUM2
piazza
Latyn
Sodimac
BTM
Concorplast
Peisa
TIGRE
Insumos plasticos
Ecotermo
Fundicion Delta
wilo
Genebre new
Durlock
Modulos Sanitarios
Ideal Sanitarios